Miqueas

Miqueas

 

CAPÍTULO 1

La ira de Dios contra Jacob por la idolatría.

1 PALABRA de Jehová que fué á Miqueas de Morastita en días de Jotam, Acaz y Ezequías, reyes de Judá, lo que vio acerca de Samaria y de Jerusalem.

2 Oíd, pueblos todos; escucha, oh tierra, y todo lo que en ella hay; y sea el Señor Dios testigo contra vosotros, el Señor desde su santo templo.

3 Porque he aquí, el Señor sale de su lugar, y descenderá y hollará las alturas de la tierra.

4 Y los montes se derretirán debajo de él, y los valles se hendirán, como la cera delante del fuego, y como las aguas que se derraman por un precipicio.

5 Por la transgresión de Jacob es todo esto, y por los pecados de la casa de Israel. ¿Cuál es la transgresión de Jacob? ¿No es Samaria? y ¿cuáles son los lugares altos de Judá? ¿No son ellos Jerusalén?

6 Por tanto, pondré a Samaria como montones de campo, y como plantío de viña; y derramaré sus piedras en el valle, y descubriré sus cimientos.

7 Y todas sus imágenes esculpidas serán desmenuzadas, y todos sus bienes serán quemados con el fuego, y todos sus ídolos los dejaré asolados; porque ella lo cogió del salario de una ramera, y volverán al salario de una ramera.

8 Por tanto, gemiré y aullaré, iré despojado y desnudo; Haré llanto como de dragones, y lamento como de lechuzas.

9 Porque su herida es incurable; porque ha llegado a Judá; ha venido a la puerta de mi pueblo, a Jerusalén.

10 No lo anunciéis en Gat, no lloréis en absoluto; en la casa de Afra, revuélcate en el polvo.

11 Pásate, moradora de Saphir, desnuda tu vergüenza; el morador de Zaanan no salió en el duelo de Beth-ezel; él recibirá de ti su posición.

12 Porque la moradora de Marot esperaba el bien; pero el mal descendió del Señor hasta la puerta de Jerusalén.

13 Oh tú que habitas en Laquis, ata el carro a la bestia veloz; ella es el principio del pecado para la hija de Sion; porque las transgresiones de Israel se hallaron en ti.

14 Por tanto, darás presentes a Moreset-gat; las casas de Aczib serán mentira a los reyes de Israel.

15 Sin embargo, te traeré un heredero, oh morador de Mareshah; vendrá a Adulam, la gloria de Israel.

16 Hazte calvo, y muévete para tus hijos delicados; agranda tu calvicie como el águila; porque se han ido en cautiverio de ti.


CAPITULO 2

Una reprensión de la injusticia y la idolatría - Una promesa de restauración.

1 ¡Ay de los que traman iniquidad, y obran el mal sobre sus lechos! cuando la mañana es clara, la practican, porque está en el poder de su mano.

2 Y codician los campos, y los arrebatan; y casas, y lleváoslos; así oprimen al hombre y su casa, al hombre y su heredad.

3 Por tanto, así dice el Señor; He aquí, yo planeo contra esta familia un mal, del cual no quitaréis vuestro cuello; ni andaréis con altivez; porque este tiempo es malo.

4 En aquel día se hablará de parábola contra vosotros, y se endechará con lamentación, y dirá: Totalmente despojados estamos; él ha cambiado la porción de mi pueblo; ¡Cómo me la ha quitado! apartándose, repartió nuestros campos.

5 Por tanto, no tendrás quien eche cuerda por sorteo en la congregación del Señor.

6 No profeticéis, dicen los que profetizan; no les profetizarán, para que no se avergüencen.

7 Oh tú que te llamáis Casa de Jacob, ¿se ha afligido el Espíritu del Señor? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen bien mis palabras al que anda en integridad?

8 Incluso últimamente mi pueblo se ha levantado como enemigo; despojáis del manto y del manto a los que pasan seguros como hombres que no quieren la guerra.

9 A las mujeres de mi pueblo echasteis de sus casas deleitosas; de sus hijos habéis quitado mi gloria para siempre.

10 Levantaos y marchaos; porque este no es vuestro descanso; porque está contaminado, os destruirá, con una dolorosa destrucción.

11 Si un hombre que anda en el espíritu y en falsedad miente, diciendo: Te profetizaré del vino y de la sidra; él será aun el profeta de este pueblo.

12 De cierto te reuniré, oh Jacob, a todos vosotros; ciertamente recogeré el remanente de Israel; Los juntaré como ovejas de Bosra, como rebaño en medio de su redil; harán gran ruido a causa de la multitud de los hombres.

13 El rompeolas sube delante de ellos; han roto, y han pasado por la puerta, y han salido por ella; y su rey pasará delante de ellos, y el Señor sobre su cabeza.


CAPÍTULO 3

Crueldad de los príncipes — Falsedad de los profetas.

1 Y dije: Oíd, os ruego, oh cabezas de Jacob, y vosotros príncipes de la casa de Israel; ¿No te corresponde a ti conocer el juicio?

2 que odian el bien y aman el mal; que les arrancan la piel y la carne de los huesos;

3 que también comen la carne de mi pueblo, y les quitan la piel de encima; y les quebrantan los huesos, y los cortan en pedazos, como para la olla, y como carne dentro del caldero.

4 Entonces clamarán al Señor, pero él no los oirá; aun en aquel tiempo esconderá de ellos su rostro, pues se han portado mal en sus obras.

5 Así ha dicho Jehová acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, que muerden con sus dientes, y claman: Paz; y al que no pone en sus bocas, aun preparan guerra contra él;

6 Por tanto, os será de noche, y no tendréis visión; y os será oscuro, para que no adivinéis; y el sol se pondrá sobre los profetas, y el día se oscurecerá sobre ellos.

7 Entonces los videntes se avergonzarán, y los adivinos se confundirán; sí, todos ellos cubrirán sus labios; porque no hay respuesta de Dios.

8 Pero en verdad estoy lleno de poder por el Espíritu del Señor, y de juicio y de fortaleza, para declarar a Jacob su transgresión, ya Israel su pecado.

9 Oíd esto, os ruego, vosotros cabezas de la casa de Jacob, y príncipes de la casa de Israel, que aborrecéis el derecho, y pervertís toda equidad.

10 Edifican a Sión con sangre, ya Jerusalén con iniquidad.

11 Sus cabezas juzgan por salario, y sus sacerdotes enseñan por salario, y sus profetas adivinan por dinero; sin embargo, se apoyarán en el Señor y dirán: ¿No está el Señor entre nosotros? ningún mal puede venir sobre nosotros.

12 Por tanto, a causa de vosotros Sión será arada como un campo, y Jerusalén será convertida en montones de ruinas, y el monte de la casa como cumbres de bosque.


CAPÍTULO 4

La gloria, la paz y la victoria de Israel.

1 Pero en los postreros días acontecerá que el monte de la casa del Señor será establecido como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados; y la gente fluirá hacia él.

2 Y vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, ya la casa del Dios de Jacob; y él nos enseñará de sus caminos, y andaremos en sus veredas; porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.

3 Y juzgará entre muchos pueblos, y reprenderá a naciones fuertes desde lejos; y convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.

4 sino que cada uno se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera; y nadie los atemorizará; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha dicho.

5 Porque todos los pueblos andarán cada uno en el nombre de su dios, y andaremos en el nombre del Señor nuestro Dios por los siglos de los siglos.

6 En aquel día, dice Jehová, juntaré la coja, y juntaré la descarriada, y la afligida;

7 Y haré de la coja un remanente, y de la descarriada una nación fuerte; y el Señor reinará sobre ellos en el monte de Sión desde ahora y para siempre.

8 Y tú, oh torre del rebaño, la fortaleza de la hija de Sión, hasta ti vendrá, sí, el señorío primero; el reino vendrá a la hija de Jerusalén.

9 Ahora, ¿por qué clamas tan fuerte? ¿No hay rey en ti? ¿Ha muerto tu consejero? porque dolores te han tomado como a mujer de parto.

10 Sufre dolores y dolores de parto, oh hija de Sión, como mujer de parto; porque ahora saldrás de la ciudad, y habitarás en el campo, y llegarás hasta Babilonia; allí serás libertado; allí te redimirá el Señor de la mano de tus enemigos.

11 Ahora también se han juntado contra ti muchas naciones, que dicen: Sea contaminada, y miren nuestros ojos sobre Sion.

12 Mas ellos no conocen los pensamientos del Señor, ni entienden su consejo; porque él los juntará como gavillas en la era.

13 Levántate y trilla, hija de Sión; porque haré tu cuerno de hierro, y tus cascos de bronce; y despedazarás a muchos pueblos; y consagraré al Señor su ganancia, y su hacienda al Señor de toda la tierra.


CAPÍTULO 5

El nacimiento de Cristo — Remanente de Jacob.

1 Reúnete ahora en tropas, oh hija de las tropas; nos ha sitiado; al juez de Israel herirán con vara en la mejilla.

2 Mas tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; cuyas salidas son desde el principio, desde la eternidad.

3 Por tanto, los dejará hasta el tiempo en que dé a luz la que ha de dar a luz; entonces el remanente de sus hermanos volverá a los hijos de Israel.

4 Y se levantará y apacentará con el poder del Señor, con la majestad del nombre del Señor su Dios; y permanecerán; porque ahora será grande hasta los confines de la tierra.

5 Y este hombre será la paz, cuando Asiria venga a nuestra tierra; y cuando él pisare nuestros palacios, entonces levantaremos contra él siete pastores y ocho hombres principales.

6 Y asolarán la tierra de Asiria a espada, y la tierra de Nimrod en sus entradas; así nos librará de Asiria, cuando entrare en nuestra tierra, y pisare nuestros términos.

7 Y el remanente de Jacob será en medio de muchos pueblos como el rocío del Señor, como la lluvia sobre la hierba, que no espera a los hombres, ni espera a los hijos de los hombres.

8 Y el remanente de Jacob será entre los gentiles en medio de muchos pueblos, como león entre las bestias del bosque, como cachorro de león entre los rebaños de ovejas; el cual, si pasare, hollare y despedazare, y no hay quien libre.

9 Tu mano se alzará sobre tus adversarios, y todos tus enemigos serán talados.

10 Y acontecerá en aquel día, dice Jehová, que cortaré tus caballos de en medio de ti, y destruiré tus carros;

11 Y destruiré las ciudades de tu tierra, y derribaré todas tus fortalezas;

12 Y cortaré de tu mano las astucias; y no tendrás más adivinos.

13 Cortaré también tus esculturas, y tus estatuas de en medio de ti; y no adorarás más la obra de tus manos.

14 Y arrancaré tus bosques de en medio de ti; así destruiré tus ciudades.

15 Y ejecutaré venganza con ira y furor sobre las naciones, como no han oído.


CAPÍTULO 6

La controversia de Dios por la crueldad, la injusticia y la idolatría.

1 Oíd ahora lo que dice el Señor; Levántate, contiende ante los montes, y que los collados oigan tu voz.

2 Oíd, oh montes, la controversia del Señor, y vosotros, fuertes cimientos de la tierra; porque pleito tiene Jehová con su pueblo, y pleiteará con Israel.

3 Pueblo mío, ¿qué te he hecho? ¿Y en qué te he cansado? testificar contra mí.

4 Porque yo te saqué de la tierra de Egipto, y te redimí de casa de servidumbre; y envié delante de ti a Moisés, Aarón y Miriam.

5 Pueblo mío, acordaos ahora de lo que consultó Balac rey de Moab, y de lo que le respondió Balaam hijo de Beor desde Sitim hasta Gilgal; para que conozcáis la justicia del Señor.

6 ¿Con qué me presentaré ante el Señor, y me inclinaré ante el Dios alto? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año?

7 ¿Se complacerá el Señor en millares de carneros, o en diez mil ríos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi transgresión, el fruto de mi cuerpo por el pecado de mi alma?

8 Te ha mostrado, oh hombre, lo que es bueno; y ¿qué requiere el Señor de ti, sino hacer justicia, amar la misericordia y humillarte ante tu Dios?

9 La voz de Jehová clama a la ciudad, y el sabio verá tu nombre; oíd la vara, y quién la ha señalado.

10 ¿Hay todavía tesoros de iniquidad en la casa del impío, y medida escasa que es abominable?

11 ¿Los tendré por limpios con mala balanza, y con bolsa de engañosas pesas?

12 Porque sus ricos están llenos de violencia, y sus moradores hablan mentira, y su lengua es engañosa en su boca.

13 Por tanto, yo también te haré enfermar al herirte, al dejarte desolado a causa de tu pecado.

14 Comerás, pero no te saciarás; y tu caída será en medio de ti; y asirás, mas no librarás; y lo que tú entregares, yo lo entregaré a la espada.

15 Sembrarás, pero no segarás; pisarás aceitunas, pero no te ungirás con aceite; y vino dulce, pero no beberás vino.

16 Porque se guardan los estatutos de Omri, y todas las obras de la casa de Acab, y andáis en sus consejos; para convertirte en desolación, y sus moradores en burla; por tanto, llevaréis el oprobio de mi pueblo.


CAPÍTULO 7

La corrupción general — No confíes en el hombre, sino en Dios.

1 ¡Ay de mí! porque soy como cuando han recogido los frutos del verano, como las uvas rebuscadas de la vendimia; no hay racimo para comer; mi alma deseaba el primer fruto maduro.

2 El hombre bueno perece de la tierra; y no hay ninguno recto entre los hombres; todos ellos acechan la sangre; cada uno caza a su hermano con red.

3 Para hacer mal con ambas manos, pide el príncipe, y el juez pide recompensa; y el gran hombre, expresa su malévolo deseo; así lo envuelven.

4 Lo mejor de ellos es como un abrojo; el más recto es más agudo que un seto de espinos; viene el día de tu atalaya y de tu visitación; ahora será su perplejidad.

5 No confiéis en un amigo, no confiéis en un guía; guarda las compuertas de tu boca de la que yace en tu seno.

6 Porque el hijo deshonra al padre, la hija se levanta contra su madre, la nuera contra su suegra; los enemigos del hombre son los de su propia casa.

7 Por tanto, miraré al Señor; Esperaré en el Dios de mi salvación; mi Dios me escuchará.

8 No te regocijes contra mí, oh enemigo mío; cuando caiga, me levantaré; cuando esté sentado en tinieblas, el Señor me será una luz.

9 La ira del Señor soportaré, porque pequé contra él, hasta que juzgue mi causa y haga mi juicio; él me sacará a la luz, y contemplaré su justicia.

10 Entonces mi enemiga lo verá, y la cubrirá vergüenza la que me decía: ¿Dónde está Jehová tu Dios? mis ojos la contemplarán; ahora será hollada como lodo de las calles.

11 El día en que se edificarán tus muros, en aquel día será muy lejano el decreto.

12 En aquel día vendrá también a ti desde Asiria, y desde las ciudades fortificadas, y desde la fortaleza hasta el río, y de mar a mar, y de monte a monte.

13 Mas la tierra será asolada a causa de los que en ella habitan, por el fruto de sus obras.

14 Apacienta con tu vara a tu pueblo, el rebaño de tu heredad, que habita solitario en el bosque, en medio del Carmelo; apacenten en Basán y Galaad, como en los días antiguos.

15 Conforme a los días de tu salida de la tierra de Egipto, le mostraré cosas maravillosas.

16 Las naciones verán y se avergonzarán de todo su poderío; pondrán la mano sobre su boca, sus oídos ensordecerán.

17 Lamerán el polvo como serpiente, se moverán de sus agujeros como gusanos de la tierra; tendrán temor de Jehová nuestro Dios, y temerán de ti.

18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la iniquidad, y pasa por alto la transgresión del remanente de su heredad? no retiene su ira para siempre, porque se deleita en la misericordia.

19 Se volverá, se compadecerá de nosotros; él someterá nuestras iniquidades; y arrojarás todos sus pecados a lo profundo del mar.

20 Tú harás la verdad a Jacob, y la misericordia a Abraham, que juraste a nuestros padres desde los días antiguos.

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.