salmos

El Libro de los Salmos

 

CAPÍTULO 1

La felicidad de los piadosos.

1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado.

2 Mas en la ley de Jehová está su delicia; y en su ley medita de día y de noche.

3 Y será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo; su hoja tampoco se marchitará; y todo lo que hace prosperará.

4 Los impíos no son así; sino que sois como la paja que arrebata el viento.

5 Por tanto, los malos no se levantarán en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos.

6 Porque Jehová conoce el camino de los justos; mas el camino de los malos perecerá.


CAPITULO 2

Los reyes dijeron que aceptaran el reino de Cristo.

1 ¿Por qué se enfurecen las naciones, Y los pueblos piensan cosas vanas?

2 Se levantarán los reyes de la tierra, y los gobernantes consultarán juntos contra el Señor y contra su Ungido, diciendo:

3 Rompamos sus ataduras, y echemos de nosotros sus cuerdas.

4 El que mora en los cielos se reirá; el Señor los tendrá en escarnio.

5 Entonces les hablará en su ira, y los afligirá en su gran ira.

6 Sin embargo, he puesto a mi Rey sobre mi santo monte de Sion.

7 Declararé el decreto; el Señor me ha dicho: Tú eres mi Hijo; hoy te he engendrado.

8 Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra.

9 Los quebrantarás con vara de hierro; los desmenuzarás como vaso de alfarero.

10 Sed ahora pues sabios, oh reyes; instrúyanse, jueces de la tierra.

11 Servid al Señor con temor, y gozaos con temblor.

12 Besad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino, cuando se enciende un poco su ira. Bienaventurados todos los que ponen su confianza en él.


CAPÍTULO 3

La seguridad de la protección de Dios. (Salmo de David, cuando huía de Absalón su hijo.)

1 ¡Señor, cómo se multiplican los que me turban! muchos son los que se levantan contra mí.

2 Muchos son los que dicen de mi alma: No hay ayuda para él en Dios. Selah.

3 Pero tú, oh Señor, eres un escudo para mí; mi gloria, y el que levanta mi cabeza.

4 Clamé al Señor con mi voz, y él me oyó desde su monte santo. Selah.

5 Me acosté y dormí; desperté; porque el Señor me sostuvo.

6 No temeré a diez mil personas que se han levantado contra mí en derredor.

7 Levántate, oh Señor; sálvame, oh Dios mío; porque has herido a todos mis enemigos en el pómulo; los dientes de los impíos quebrantaste.

8 La salvación pertenece al Señor; tu bendición está sobre tu pueblo. Selah.


CAPÍTULO 4

David reprende a sus enemigos. (Al Músico principal de Neginoth.)

1 Escúchame cuando clamo, oh Dios de mi justicia; me ensanchaste cuando estaba angustiado; ten piedad de mí, y escucha mi oración.

2 Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo convertiréis mi gloria en vergüenza? ¿Hasta cuándo amaréis la vanidad y buscaréis el arrendamiento? Selah.

3 Pero sabed que el Señor ha apartado al que es piadoso para sí mismo; el Señor escuchará cuando lo llame.

4 Teme, y no peques; comulga con tu propio corazón en tu cama, y quédate quieto. Selah.

5 Ofreced sacrificios de justicia, y poned vuestra confianza en el Señor.

6 Son muchos los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien? Señor, eleva la luz de tu rostro sobre nosotros.

7 Has puesto alegría en mi corazón, más que en el tiempo en que abundaba su grano y su mosto.

8 En paz me acostaré y dormiré; porque tú, Señor, sólo me haces habitar seguro.


CAPÍTULO 5

Dios no favorece a los impíos. (Al Músico principal sobre Nehilot, Salmo de David.)

1 Señor, escucha mis palabras; considera mi meditación.

2 Escucha la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío; porque a ti oraré.

3 Mi voz oirás por la mañana, oh Señor; por la mañana dirigiré a ti mi oración, y miraré hacia arriba.

4 Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; ni el mal morará contigo.

5 Las insensatas no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad.

6 Destruirás a los que hablan arrendamiento; el Señor aborrecerá al hombre sanguinario y engañador.

7 Pero en cuanto a mí, entraré en tu casa por la multitud de tu misericordia; y en tu temor adoraré hacia tu santo templo.

8 Guíame, oh Señor, en tu justicia a causa de mis enemigos; endereza tu camino delante de mi rostro.

9 Porque no hay fidelidad en su boca; su interior es muy maldad; su garganta es un sepulcro abierto; halagan con la lengua.

10 Destrúyelos tú, oh Dios; que caigan por sus propios consejos; échalos fuera en la multitud de sus transgresiones; porque se han rebelado contra ti.

11 Pero alégrense todos los que en ti confían; déjalos siempre gritar de alegría, porque tú los defiendes; que también los que aman tu nombre se alegren en ti.

12 Porque tú, Señor, bendecirás a los justos; con favor lo rodearás como con un escudo.


CAPÍTULO 6

David, por la fe, triunfa. (Al Músico principal sobre Neginoth sobre Sheminith, Salmo de David.)

1 Señor, no me reprendas en tu ira, ni me castigues en tu furor.

2 Ten piedad de mí, oh Señor; porque soy débil; Señor, sáname; porque mis huesos están afligidos.

3 Mi alma también está muy afligida; pero tú, oh Señor, ¿hasta cuándo?

4 Vuélvete, oh Señor, libra mi alma; oh, sálvame por causa de tus misericordias.

5 Porque en la muerte no hay memoria de ti; en el sepulcro, ¿quién te dará gracias?

6 Estoy cansado de mi gemir; toda la noche hago mi cama para nadar; Riego mi lecho con mis lágrimas.

7 Mis ojos se consumen a causa del dolor; envejece a causa de todos mis enemigos.

8 Apartaos de mí, todos los hacedores de iniquidad; porque el Señor ha oído la voz de mi llanto.

9 El Señor ha oído mi súplica; el Señor recibirá mi oración.

10 Sean avergonzados y enfadados todos mis enemigos; que se vuelvan y se avergüencen de repente.


CAPÍTULO 7

David ora contra la malicia de sus enemigos, profesando su inocencia. (Shiggaion de David, que cantó al Señor acerca de las palabras de Cus el benjamita.)

1 Señor Dios mío, en ti confío; sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame;

2 No sea que desgarre mi alma como un león, desgarrándola en pedazos, sin que haya quien me libre.

3 Oh Señor Dios mío, si he hecho esto; si hay iniquidad en mis manos;

4 Si he pagado mal al que estaba en paz conmigo; (sí, he librado al que sin causa es mi enemigo;)

5 Que el enemigo persiga mi alma, y la tome; sí, pisotee mi vida sobre la tierra, y mi honra ponga en el polvo. Selah.

6 Levántate, oh Señor, en tu ira, levántate a causa de la furia de mis enemigos; y despiértame para el juicio que mandaste.

7 Así te rodeará la congregación de los pueblos; por ellos, pues, vuélvete a lo alto.

8 El Señor juzgará a los pueblos; júzgame, oh Señor, según mi justicia, y según mi integridad que está en mí.

9 ¡Oh, que se acabe la maldad de los impíos; pero establece al justo; porque el Dios justo prueba los corazones y los riñones.

10 Mi amparo está en Dios, que salva a los rectos de corazón.

11 Dios juzga a los justos, y Dios está enojado contra los impíos todos los días.

12 Si no se vuelve, afilará su espada; ha entesado su arco, y lo ha preparado.

13 También le ha preparado instrumentos de muerte; él ordena sus flechas contra los perseguidores.

14 He aquí, él está de parto por la iniquidad, y concibió el mal, y dio a luz la falsedad.

15 Hizo un hoyo, y lo cavó, y cayó en la zanja que hizo.

16 Su maldad volverá sobre su propia cabeza, y su violencia caerá sobre su propia cabeza.

17 Alabaré al Señor conforme a su justicia; y cantarán alabanzas al nombre del Señor altísimo.


CAPÍTULO 8

La gloria de Dios magnificada por sus obras y amor al hombre. (Al Músico principal sobre Gitit, Salmo de David.)

1 ¡Oh Señor nuestro Señor, cuán grande es tu nombre en toda la tierra! que has puesto tu gloria sobre los cielos.

2 De la boca de los niños y de los que maman has puesto fuerza a causa de tus enemigos, para aquietar al enemigo y al vengador.

3 Cuando considero tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste;

4 ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él? y el hijo del hombre, para que lo visites?

5 Porque lo has hecho un poco menor que los ángeles, y lo has coronado de gloria y de honra.

6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies;

7 Todas las ovejas y bueyes, sí, y las bestias del campo;

8 Las aves del cielo, y los peces del mar, y todo lo que pasa por los caminos de los mares.

9 ¡Oh Señor nuestro Señor, cuán grande es tu nombre en toda la tierra!


CAPÍTULO 9

David alaba a Dios por ejecutar el juicio. (Al Músico principal sobre Muthlabben, Salmo de David.)

1 Te alabaré, oh Señor, con todo mi corazón; Mostraré todas tus obras maravillosas.

2 Me alegraré y me regocijaré en ti; Cantaré alabanzas a tu nombre, oh Tú Altísimo.

3 Cuando mis enemigos se vuelvan atrás, caerán y perecerán en tu presencia.

4 Porque has defendido mi derecho y mi causa; te sentaste en el trono juzgando bien.

5 Has reprendido a las naciones, has destruido a los impíos, has borrado su nombre para siempre jamás.

6 Oh tú, enemigo, las destrucciones han llegado a su fin perpetuo; y has destruido ciudades; su memorial pereció con ellos.

7 Pero el Señor permanecerá para siempre; ha preparado su trono para el juicio.

8 Y juzgará al mundo con justicia, impartirá juicio a los pueblos con rectitud.

9 El Señor será también un refugio para los oprimidos, un refugio en tiempos de angustia.

10 Y en ti confiarán los que conocen tu nombre; porque tú, Señor, no has desamparado a los que te buscan.

11 Cantad alabanzas al Señor, que mora en Sion; proclamar entre el pueblo sus obras.

12 Cuando hace inquisición de sangre, se acuerda de ellos; no olvida el clamor de los humildes.

13 Ten piedad de mí, oh Señor; considera mi angustia que padezco de los que me aborrecen, tú que me levantas de las puertas de la muerte;

14 para que yo muestre todas tus alabanzas en las puertas de la hija de Sión; Me regocijaré en tu salvación.

15 Se hundieron las naciones en la fosa que hicieron; en la red que escondieron, fue tomado su propio pie.

16 El Señor es conocido por el juicio que ejecuta; el impío está enredado en la obra de sus propias manos. Higgion. Selah.

17 Los impíos serán trasladados al infierno, y todas las naciones que se olvidan de Dios.

18 Porque no para siempre será olvidado el necesitado; la esperanza de los pobres no perecerá para siempre.

19 Levántate, oh Señor; que no prevalezca el hombre; sean juzgadas las naciones delante de ti.

20 Hazlos temer, oh Señor; para que las naciones se conozcan a sí mismas como hombres. Selah.


CAPÍTULO 10

David profesa su fe en Dios.

1 ¿Por qué estás tan lejos, oh Señor? ¿Por qué te escondes en tiempos de angustia?

2 El impío en su soberbia persigue a los pobres; déjenlos tomar en los dispositivos que han imaginado.

3 Porque el impío se jacta del deseo de su corazón, y bendice al avaro, a quien el Señor aborrece.

4 El impío, por la soberbia de su rostro, no buscará a Dios; Dios no está en todos sus pensamientos.

5 Sus caminos son siempre ásperos; tus juicios están muy por encima de sus ojos; en cuanto a todos sus enemigos, él los infla.

6 Porque ha dicho en su corazón: No seré movido; nunca en la adversidad.

7 Su boca está llena de maldiciones y engaños; y su corazón está lleno de fraude; y debajo de su lengua hay maldad y vanidad.

8 Se sienta en los escondrijos de las aldeas; en lugares secretos asesina al inocente; sus ojos están puestos en secreto contra los pobres.

9 Acecha en secreto como un león en su guarida; está al acecho para atrapar a los pobres; arrebata al pobre cuando lo atrae a su red.

10 Se inclina hacia los fuertes, y se humilla, para que los pobres caigan por sus maquinaciones.

11 Dijo en su corazón: Dios se olvidó; esconde su rostro; nunca lo verá.

12 Levántate, oh Señor; Oh Dios, levanta tu mano; no olvides a los humildes.

13 Los impíos condenan a Dios; por lo cual dice en su corazón: No exigirás de mi mano la iniquidad.

14 Oh Señor, tú has visto todo esto, porque ves maldad y despecho, para devolverlo con tu mano. El pobre se encomienda a ti; tú eres el que ayuda a los huérfanos.

15 Oh Señor, tú quebrarás el brazo de los impíos y de los malos; y busca su maldad hasta que no encuentres ninguno que quede.

16 Y el Señor será rey eternamente y para siempre sobre su pueblo; porque los impíos perecerán de su tierra.

17 Señor, tú has oído el deseo de los humildes; prepararás su corazón, harás que tu oído oiga;

18 Para juzgar a los huérfanos y a los oprimidos, para que no opriman más al hombre de la tierra.


CAPÍTULO 11

La providencia y la justicia de Dios. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 En aquel día vendrás, oh Señor; y en ti pondré mi confianza. Dirás a tu pueblo, porque mi oído ha oído tu voz; dirás a toda alma: Huye a mi monte; y el justo huirá como ave que se suelta del lazo del cazador.

2 Porque los impíos tensan su arco; he aquí, ellos preparan su flecha sobre la cuerda, para que puedan disparar en secreto a los rectos de corazón, para destruir su fundamento.

3 Pero los cimientos de los impíos serán destruidos, y ¿qué podrán hacer?

4 Porque el Señor, cuando entre en su santo templo, sentado en el trono de Dios en el cielo, sus ojos traspasarán a los impíos.

5 He aquí, sus párpados probarán a los hijos de los hombres, y redimirá a los justos, y serán probados. El Señor ama al justo, pero al impío, y al que ama la violencia, su alma lo odia.

6 Sobre los impíos hará llover lazos, fuego y azufre, y una terrible tempestad, la porción de su copa.

7 Porque el Señor justo ama la justicia; su rostro contempla a los rectos.


CAPÍTULO 12

David es consolado con las probadas promesas de Dios.

1 En aquel día ayudarás, oh Señor, a los pobres y a los mansos de la tierra. Porque el hombre piadoso dejará de ser hallado, y los fieles faltarán entre los hijos de los hombres.

2 Vanidad hablará cada uno con su prójimo; con labios lisonjeros, con doblez de corazón hablan.

3 Pero el Señor cortará todos los labios lisonjeros, la lengua que habla cosas soberbias,

4 ¿Quiénes han dicho: Con nuestra lengua prevaleceremos, nuestros labios son nuestros, quién será Señor sobre nosotros?

5 Por tanto, así dice el Señor: Me levantaré en aquel día, me levantaré sobre la tierra, y juzgaré la tierra por la opresión de los pobres, por el gemido de los necesitados; y su clamor ha llegado a mis oídos.

6 Por tanto, el Señor se sentará a juzgar a todos los que digan en su corazón: Todos nosotros nos sentamos seguros; y le resopla. Estas son las palabras del Señor; sí, palabras puras, como plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces.

7 Tú salvarás a tu pueblo, oh Señor; los guardarás; los preservarás de la maldad de sus generaciones para siempre.

8 Los impíos andan por todas partes, y los hombres más viles son ensalzados; mas en el día de su soberbia los visitarás.


CAPÍTULO 13

La gracia y la misericordia de Dios.

1 ¿Hasta cuándo, Señor, te alejarás de mí? ¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro, para que no te vea? ¿Me olvidarás y me echarás de tu presencia para siempre?

2 ¿Hasta cuándo tomaré consejo en mi alma, afligiéndome en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo mi enemigo será exaltado sobre mí?

3 Considérame, oh Señor; y escucha mi clamor, oh Dios mío; y alumbra mis ojos, para que no duerma la muerte de los impíos; no sea que mi enemigo diga: Yo he vencido contra él.

4 Los que me afligen, se regocijan cuando me conmuevo;

5 Mas yo en tu misericordia he confiado, mi corazón se alegrará en tu salvación.

6 Cantaré al Señor, porque me ha hecho bien.


CAPÍTULO 14

Corrupción del hombre — Luz de la conciencia. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 Dijo el necio en su corazón: No hay hombre que haya visto a Dios. Porque él no se muestra a nosotros, por lo tanto, no hay Dios. He aquí, están corrompidos; obras abominables has hecho, y ninguna de ellas hace bien.

2 Porque Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, y con su voz dijo a su siervo: Buscad entre los hijos de los hombres, para ver si hay alguno que entienda a Dios. Y abrió su boca al Señor, y dijo: He aquí todos estos que dicen ser tuyos.

3 Respondió el Señor y dijo: Todos se han desviado, a una se han ensuciado, no puedes ver a ninguno de los que hacen el bien, ni a uno solo.

4 Todos los que tienen por maestros son obradores de iniquidad, y no hay conocimiento en ellos. Ellos son los que devoran a mi pueblo. Comen pan y no invocan al Señor.

5 Tienen gran temor, porque Dios habita en la generación de los justos. Él es el consejo de los pobres, porque se avergüenzan de los impíos, y acuden al Señor, para su refugio.

6 Se avergüenzan del consejo de los pobres porque el Señor es su refugio.

7 ¡Oh, que Sion fuera establecida desde el cielo, la salvación de Israel! Oh Señor, ¿cuándo establecerás a Sion? Cuando el Señor haga volver la cautividad de su pueblo, Jacob se regocijará, Israel se alegrará.


CAPÍTULO 15

La justicia de los hijos de Sión. (Salmo de David.)

1 Señor, ¿quién morará en tu tabernáculo? ¿Quién habitará en el santo monte de Sion?

2 El que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón.

3 El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, ni contra su prójimo recibe reproche.

4 A cuyos ojos se condena al vil; pero él honra a los que temen al Señor; no jura en falso hacer daño a nadie, y no cambia.

5 El que no da su dinero a usura, Ni contra el inocente toma cohecho. El que hace estas cosas no será movido jamás.


CAPÍTULO 16

David muestra la esperanza de la vida eterna. (Mictam de David.)

1 Presérvame, oh Dios; porque en ti pongo mi confianza.

2 Me has dicho que tú eres el Señor mi Dios, y Mi bondad se extiende hacia ti;

3 Y a todos los santos que moran en la tierra, y a los excelsos, en quienes es todo mi deleite.

4 Y los impíos, no hay deleite en ellos; sus dolores se multiplicarán sobre todos los que se apresuran a buscar otro dios; sus libaciones de sangre no aceptaré, ni tomaré sus nombres en mis labios.

5 Tú, pues, Señor, eres la porción de mi heredad y de mi copa; tú sustentas mi suerte.

6 Las cuerdas me han caído en lugares agradables; sí, tengo una buena herencia.

7 Bendeciré al Señor, que me ha dado consejo; mis riendas también me instruyen en las estaciones nocturnas.

8 He puesto al Señor siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré movido.

9 Por tanto, se alegra mi corazón y se regocija mi gloria; mi carne también reposará en esperanza.

10 Porque no dejarás mi alma en el infierno; ni permitirás que tu Santo vea corrupción.

11 Tú me mostrarás el camino de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; a tu diestra hay delicias para siempre.


CAPÍTULO 17

Dios la defensa de los justos. (Una oración de David.)

1 Dame palabras justas, oh Señor; habla, y tu siervo te oirá; atiende a mi clamor, y escucha mi oración. No vengo a ti por labios fingidos.

2 Salga mi sentencia de tu presencia; deja que tus ojos miren las cosas que son iguales.

3 Has probado mi corazón; me has visitado en la noche; me has probado; nada malo hallarás en mí, porque he determinado que mi boca no transgredirá en cuanto a las obras de los hombres.

4 Por la palabra de tus labios me he apartado de las sendas del destructor.

5 Sostén mis caminos en tus caminos, para que mis pasos no resbalen.

6 Te he invocado, porque tú oirás, oh Dios, mi palabra, e inclinarás a mí tu oído.

7 Muestra tu maravillosa misericordia, oh tú que salvas a los que en ti confían, por tu diestra de los que se levantan.

8 Guárdame como a la niña de los ojos. Escóndeme bajo la sombra de tus alas de los malvados que me oprimen.

9 Mis enemigos mortales me rodean;

10 Están encerrados en su propia grasa; con su boca hablan con orgullo.

11 Ahora nos han cercado en nuestros pasos; han puesto sus ojos, inclinándose a tierra;

12 Como león ávido de presa, y como cachorro de león que acecha en lugares secretos.

13 Levántate, oh Señor, desengáñalo, arrójalo.

14 Libra mi alma del impío con tu espada; de los hombres por tu mano fuerte. Sí, oh Señor, de los hombres del mundo; porque su porción está en su vida, y cuyo vientre llenas de tus cosas buenas; están llenos de hijos, y mueren y dejan el resto de su herencia a sus bebés.

15 En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; Estaré satisfecho, cuando despierte, con tu semejanza.


CAPÍTULO 18

Las múltiples bendiciones de Dios. (Al Músico principal: Salmo de David, siervo de Jehová, el cual habló a Jehová las palabras de este cántico el día que le libró Jehová de mano de todos sus enemigos, y de mano de Saúl; Y él dijo,)

1 Te amaré, oh Señor, fortaleza mía.

2 El Señor es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en quien confiaré; mi escudo, y el cuerno de mi salvación, y mi torre alta.

3 Invocaré al Señor, porque él es digno de ser alabado; así seré salvo de mis enemigos.

4 Me rodearon lazos de muerte, y torrentes de hombres impíos me atemorizaron.

5 Los dolores del infierno me rodearon; los lazos de la muerte me lo impidieron.

6 En mi angustia invoqué al Señor, y clamé a mi Dios; oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó delante de él, hasta sus oídos.

7 Entonces la tierra tembló y tembló; también los cimientos de los montes se estremecieron y se estremecieron, porque él estaba enojado.

8 Subió humo de sus narices, y fuego de su boca consumió; carbones fueron encendidos por ella.

9 Inclinó también los cielos, y descendió; y la oscuridad estaba debajo de sus pies.

10 Y cabalgó sobre un querubín, y voló; sí, voló sobre las alas del viento.

11 Hizo de las tinieblas su lugar secreto; su pabellón a su alrededor eran aguas oscuras y espesas nubes de los cielos.

12 Al resplandor que había delante de él pasaron sus espesas nubes, granizo y carbones de fuego.

13 El Señor también tronó en los cielos, y el Altísimo dio su voz; granizo y carbones de fuego.

14 Sí, envió sus flechas, y los dispersó; y lanzó relámpagos, y los desbarató.

15 Entonces se vieron los canales de las aguas, y se descubrieron los cimientos del mundo a tu reprensión, oh Señor, al soplo del aliento de tus narices.

16 Envió desde lo alto, me tomó, me sacó de muchas aguas.

17 Me libró de mi fuerte enemigo, y de los que me odiaban; porque eran demasiado fuertes para mí.

18 Me previnieron en el día de mi calamidad; pero el Señor fue mi sostén.

19 También me sacó a un lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí.

20 El Señor me recompensó conforme a mi justicia; conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado.

21 Porque he guardado los caminos del Señor, y no me he apartado impíamente de mi Dios.

22 Porque todos sus juicios estaban delante de mí, y no aparté de mí sus estatutos.

23 Yo también fui recto delante de él, y me guardé de mi iniquidad.

24 Por tanto, el Señor me ha recompensado conforme a mi justicia, conforme a la limpieza de mis manos delante de sus ojos.

25 Con los misericordiosos te mostrarás misericordioso; con el hombre íntegro te mostrarás íntegro;

26 Con los puros te mostrarás puro; y con los perversos te mostrarás perverso.

27 Porque tú salvarás al pueblo afligido; pero derribará miradas altas.

28 Porque tú encenderás mi vela; el Señor mi Dios iluminará mis tinieblas.

29 Porque por ti he corrido a través de una tropa; y por mi Dios he saltado sobre un muro.

30 Oh Dios, perfectos son tus caminos; la palabra del Señor es probada; es escudo para todos los que en él confían.

31 Porque ¿quién es Dios sino el Señor? o quién es una roca sino nuestro Dios,

32 ¿El Dios nuestro que me ciñe de fuerza, y hace perfecto mi camino?

33 El hace mis pies como de ciervas, Y sobre mis lugares altos me hace sentar.

34 Enseña mis manos para la guerra, y mis brazos quebrantan un arco de acero.

35 También me diste el escudo de tu salvación; y tu diestra me ha sostenido, y tu mansedumbre me ha engrandecido.

36 Has ensanchado mis pasos debajo de mí, para que mis pies no resbalen.

37 Perseguí a mis enemigos, y los alcancé; ni me volví hasta que fueron consumidos.

38 Los herí de tal manera que no pudieron levantarse; han caído bajo mis pies.

39 Porque me has ceñido de fuerzas para la batalla; has sometido debajo de mí a los que contra mí se levantaron.

40 Me diste también el cuello de mis enemigos; para destruir a los que me aborrecen.

41 Clamaron, y no hallaron a quien salvar; al Señor, pero él no les respondió.

42 Entonces los derribé como el polvo delante del viento; Los eché fuera como la suciedad de las calles.

43 Me has librado de las contiendas de los pueblos; y me has puesto por cabeza de las naciones; un pueblo que no he conocido me servirá.

44 En cuanto oigan hablar de mí, me obedecerán; los extraños se someterán a mí.

45 Los extraños se desvanecerán, y se atemorizarán de sus lugares cerrados.

46 El Señor vive; y bendita sea mi Roca; y sea exaltado el Dios de mi salvación.

47 Dios es el que me venga, y somete pueblos debajo de mí.

48 El me librará de mis enemigos; sí, me levantas por encima de los que se levantan contra mí; me has librado del hombre violento.

49 Por tanto, te daré gracias, oh Señor, entre las naciones, y cantaré salmos a tu nombre.

50 Gran salvación da él a su rey; y muestra misericordia a su ungido, a David ya su descendencia para siempre.


CAPÍTULO 19

La creación muestra la gloria de Dios — Oración por gracia. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 Los cielos cuentan la gloria de Dios; y el firmamento anuncia la obra de sus manos.

2 El día al día habla, y la noche a la noche manifiesta el conocimiento.

3Ningún habla ni lengua puede ser, si su voz no es escuchada.

4 Por toda la tierra salió su hilo, Y hasta los confines del mundo sus palabras. En ellos ha puesto un tabernáculo para el sol,

5 Que es como un esposo que sale de su cámara, y se regocija como un hombre fuerte para correr una carrera.

6 Su salida es desde el extremo del cielo, y su circuito hasta los confines de él; y nada hay escondido de su calor.

7 La ley del Señor es perfecta, que convierte el alma; el testimonio del Señor es fiel, que hace sabio al sencillo.

8 Los estatutos del Señor son rectos, que alegran el corazón; el mandamiento del Señor es puro, que ilumina los ojos.

9 El temor del Señor es limpio, eterno; los juicios del Señor son verdaderos y justos en su totalidad.

10 Más deseables son que el oro, sí, que mucho oro fino; más dulce también que la miel y el panal.

11 Además por ellos es advertido tu siervo; y en guardarlos hay gran recompensa.

12 ¿Quién puede entender sus errores? límpiame de las faltas secretas.

13 Preserva también a tu siervo de las soberbias; que no se enseñoreen de mí; entonces seré recto, y seré limpio de la gran transgresión.

14 Sean gratas las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Señor, fortaleza mía y redentor mío.


CAPÍTULO 20

Confianza en el socorro de Dios. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 Jehová te oiga en el día de la angustia; el nombre del Dios de Jacob te defienda;

2 Envíate ayuda desde el santuario, y fortalécete desde Sion;

3 Acuérdate de todas tus ofrendas, y acepta tu holocausto; Selah.

4 Concédete conforme a tu corazón, y cumple todo tu consejo.

5 Nos regocijaremos en tu salvación, y en el nombre de nuestro Dios levantaremos nuestras banderas; el Señor cumpla todas tus peticiones.

6 Ahora sé que el Señor salva a su ungido; lo oirá desde su santo cielo con la fuerza salvadora de su diestra.

7 Unos confían en carros, y otros en caballos; pero nos acordaremos del nombre del Señor nuestro Dios.

8 Son derribados y caídos; pero nosotros hemos resucitado y estamos de pie.

9 Salva, Señor; que el rey nos escuche cuando clamamos.


CAPÍTULO 21

Una acción de gracias por las bendiciones. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 El rey se alegrará en tu fortaleza, oh Señor; y en tu salvación ¡cuán grandemente se regocijará!

2 Le has concedido el deseo de su corazón, y no has negado la petición de sus labios. Selah.

3 Porque tú lo previenes con las bendiciones de la bondad; pusiste una corona de oro puro sobre su cabeza.

4 Vida te demandó, y se la diste, largura de días eternamente y para siempre.

5 Grande es su gloria en tu salvación; honor y majestad has puesto sobre él.

6 Porque lo has hecho bendito para siempre; lo has alegrado sobremanera con tu rostro.

7 Porque el rey confía en el Señor, y por la misericordia del Altísimo no será conmovido.

8 Alcanzará tu mano a todos tus enemigos; tu diestra alcanzará a los que te aborrecen.

9 Los harás como un horno de fuego en el tiempo de tu ira; el Señor los devorará en su ira, y el fuego los devorará.

10 Su fruto destruirás de la tierra, Y su simiente de entre los hijos de los hombres.

11 Porque pensaron mal contra ti; imaginaron un dispositivo travieso, que no pueden realizar.

12 Por tanto, les harás volver la espalda, cuando dispondrás tus saetas sobre tus cuerdas frente a ellos.

13 Sé exaltado, Señor, en tu propia fuerza; así cantaremos y alabaremos tu poder.


CAPÍTULO 22

David ora en gran angustia, pero alaba a Dios. (Al Músico principal sobre Aijeleth Shahar, Salmo de David.)

1 Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Dios mío, escucha las palabras de mi rugido; estás lejos de ayudarme.

2 Dios mío, clamo de día, y tú no respondes; y en la noche, y no callo.

3 Mas tú eres santo, que habitas los cielos; eres digno de las alabanzas de Israel.

4 En ti confiaron nuestros padres; confiaron, y los libraste.

5 Clamaron a ti, y fueron librados; confiaron en ti, y no se avergonzaron.

6 Pero yo, un gusano, no soy amado por nadie; oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

7 Todos los que me ven se burlan de mí; sacan el labio, menean la cabeza, diciendo:

8 Confió en el Señor que lo libraría; que lo libre, ya que se complace en él.

9 Pero tú eres el que me sacó del vientre; me hiciste esperar cuando estaba sobre los pechos de mi madre.

10 Sobre ti fui echado desde el vientre; tú eras mi Dios desde los pechos de mi madre.

11 No te alejes de mí; porque la angustia está cerca; porque no hay quien ayude.

12 Muchos ejércitos me han rodeado; Fuertes ejércitos de Basán me han cercado.

13 Abrieron sobre mí sus bocas, como león rapaz y rugiente.

14 Soy derramado como agua, y todos mis huesos se dislocan; mi corazón es como cera; se derrite en medio de mis entrañas.

15 Mi fuerza se secó como un tiesto; y mi lengua se pegó a mis quijadas; y me has puesto en el polvo de la muerte.

16 Porque me han cercado perros; me ha cercado la asamblea de los impíos; horadaron mis manos y mis pies.

17 Puedo contar todos mis huesos; me miran y me miran fijamente.

18 Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.

19 Pero no te alejes de mí, oh Señor; Oh fuerza mía, apresúrate a socorrerme.

20 Libra mi alma de la espada; mi amor del poder del perro.

21 Sálvame de la boca del león, porque me has oído hablar desde los lugares secretos del desierto, a través de los cuernos de los unicornios.

22 Anunciaré tu nombre a mis hermanos; en medio de la congregación te alabaré.

23 Los que teméis al Señor; alábenlo; simiente toda de Jacob, glorificadle; y temedle, descendencia toda de Israel.

24 Porque no menospreció ni aborreció la aflicción del afligido; ni escondió de él su rostro; pero cuando clamó a él, oyó.

25 Mi alabanza será de ti en la gran congregación; Mis votos pagaré delante de los que le temen.

26 Los mansos comerán y se saciarán; alabarán al Señor los que le buscan; tu corazón vivirá para siempre.

27 Todos los confines de la tierra se acordarán y se volverán al Señor; y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti.

28 Porque del Señor es el reino; y él es el gobernador entre las naciones.

29 Comerán y adorarán todos los gordos de la tierra; todos los que descienden al polvo se postrarán ante él; y ninguno puede mantener viva su propia alma.

30 Una simiente le servirá; será contada al Señor por una generación.

31 Ellos vendrán, y anunciarán su justicia a un pueblo que ha de nacer, lo que él ha hecho.


CAPÍTULO 23

Confianza en la gracia de Dios. (Salmo de David.)

1 El Señor es mi pastor; Nada me faltará.

2 En verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me guiará.

3 Él restaura mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

4 Sí, aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

5 Preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; unges mi cabeza con aceite; mi copa rebosa.

6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa del Señor moraré para siempre.


CAPÍTULO 24

Del reino de Dios. (Salmo de David.)

1 De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan.

2 Porque él la fundó sobre los mares, y la afirmó sobre los ríos.

3 ¿Quién subirá al monte del Señor? ¿O quién estará en su lugar santo?

4 El limpio de manos y puro de corazón; el que no ha elevado su alma a la vanidad, ni jurado con engaño.

5 Recibirá la bendición del Señor, y la justicia del Dios de su salvación.

6 Esta es la generación de los que le buscan, de los que buscan tu rostro, oh Jacob. Selah.

7 Alzad vuestras cabezas, oh generaciones de Jacob; y sed levantados; y el Señor fuerte y poderoso; el Señor poderoso en la batalla, que es el rey de la gloria, te afirmará para siempre.

8 Y él hará rodar los cielos; y descenderá para redimirlo pueblo; para hacerte un nombre eterno; para afirmaros sobre su roca eterna.

9 Alzad vuestras cabezas, oh generaciones de Jacob; Alzad vuestras cabezas, generaciones eternas, y el Señor de los ejércitos, Rey de reyes;

10 Aun el rey de gloria vendrá a vosotros; y redimirá a su pueblo, y lo confirmará en justicia. Selah.


CAPÍTULO 25

La oración de David por la remisión de los pecados y por la ayuda en la aflicción. (Salmo de David.)

1 A ti, oh Señor, levanto mi alma.

2 Dios mío, en ti confío; Que no me avergüence, que mis enemigos no triunfen sobre mí.

3 Sí, no sea avergonzado ninguno de los que en ti esperan; sean avergonzados los que transgreden sin causa.

4 Muéstrame tus caminos, oh Señor; enséñame tus caminos.

5 Guíame en tu verdad, y enséñame; porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti espero todo el día.

6 Acuérdate, oh Señor, de tus tiernas misericordias y de tus bondades amorosas; porque han sido siempre de la antigüedad.

7 No os acordéis de los pecados de mi juventud, ni de mis transgresiones; según tu misericordia acuérdate de mí por tu bondad, oh Señor.

8 Bueno y recto es el Señor; por tanto, enseñará a los pecadores el camino.

9 El guiará a los mansos en el juicio; y a los mansos les enseñará su camino.

10 Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad para los que guardan su pacto y sus testimonios.

11 Por amor de tu nombre, oh Señor, perdona mi iniquidad; porque es genial.

12 ¿Qué hombre es el que teme al Señor? le enseñará en el camino que él escoja.

13 Su alma morará tranquila; y su descendencia heredará la tierra.

14 El secreto del Señor está con los que le temen; y él les mostrará su pacto.

15 Mis ojos están siempre hacia el Señor; porque él sacará mis pies de la red.

16 Vuélvete a mí, y ten piedad de mí; porque estoy desolado y afligido.

17 Las angustias de mi corazón se agrandan; sácame de mis angustias.

18 Mira mi aflicción y mi dolor; y perdona todos mis pecados.

19 Consideren mis enemigos; porque son muchos; y me odian con odio cruel.

20 Oh guarda mi alma, y líbrame; no me dejes avergonzar; porque en ti confío.

21 Que la integridad y la rectitud me guarden; porque en ti espero.

22 Redime, oh Dios, a Israel de todas sus angustias.


CAPÍTULO 26

David profesa a Dios su integridad. (Salmo de David.)

1 Júzgame, oh Señor; porque en mi integridad he andado; He confiado también en el Señor; por lo tanto, no me deslizaré.

2 Examíname, oh Señor, y pruébame; prueba mis riendas y mi corazón.

3 Porque tu misericordia está delante de mis ojos; y he andado en tu verdad.

4 No me he sentado con vanidosos, ni entraré con falsos.

5 Aborrecí la congregación de los malhechores; y no se sentará con los impíos.

6 Me lavaré las manos en la inocencia; así rodearé tu altar, oh Señor;

7 Para que pueda publicar con la voz de acción de gracias, y contar todas tus maravillas.

8 Señor, he amado la morada de tu casa, y el lugar donde mora tu gloria.

9 No juntes mi alma con los pecadores, ni mi vida con los hombres sanguinarios;

10 En cuyas manos está el mal, y su diestra está llena de sobornos.

11 Pero en cuanto a mí, caminaré en mi integridad; redímeme, y ten misericordia de mí.

12 Mi pie está en un lugar llano; en las congregaciones bendeciré al Señor.


CAPÍTULO 27

David sostiene su fe con la oración. (Salmo de David.)

1 El Señor es mi luz y mi salvación; ¿A quien temeré? el Señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré miedo?

2 Cuando los impíos, mis enemigos y mis enemigos, vinieron sobre mí para devorar mi carne, tropezaron y cayeron.

3 Aunque un ejército acampe contra mí, mi corazón no temerá; aunque contra mí se levante guerra, en esto confío.

4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; para que habite en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor, y para inquirir en su templo.

5 Porque en el tiempo de la angustia me esconderá en su pabellón; en lo secreto de su tabernáculo me esconderá; él me pondrá sobre una roca.

6 Y ahora se alzará mi cabeza sobre mis enemigos en derredor mío; por tanto, ofreceré en su tabernáculo sacrificios de gozo; Cantaré, sí, cantaré alabanzas al Señor.

7 Oye, oh Señor, cuando clamo con mi voz; ten piedad también de mí, y respóndeme.

8 Cuando dijiste: Buscad mi rostro; mi corazón te dijo: Tu rostro, Señor, buscaré.

9 No escondas tu rostro lejos de mí; no alejes a tu siervo con ira; tú has sido mi ayuda; no me dejes, ni me desampares, oh Dios de mi salvación.

10 Cuando mi padre y mi madre me abandonen, entonces el Señor me recogerá.

11 Enséñame, oh Señor, tu camino, y guíame por senda llana, a causa de mis enemigos.

12 No me entregues a la voluntad de mis enemigos; porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad.

13 Si no hubiera creído ver la bondad del Señor en la tierra de los vivientes, entregarías mi alma al infierno.

14 Tú me dijiste: Espera en el Señor, sé valiente, y él fortalecerá tu corazón; Espera, digo, en el Señor.


CAPÍTULO 28

David ora por el pueblo. (Salmo de David.)

1 A ti clamaré, oh Señor, roca mía; no me calles; no sea que si me callas, venga a ser como los que descienden a la fosa.

2 Oye la voz de mis súplicas, cuando clamo a ti, cuando alzo mis manos hacia tu santo oráculo.

3 No me arrastres con los impíos y con los que hacen iniquidad, que hablan paz a su prójimo, pero el mal está en su corazón.

4 Dales conforme a sus obras, y conforme a la maldad de sus obras; dadles conforme a la obra de sus manos; dales su merecido.

5 Por cuanto no hicieron caso de las obras del Señor, ni de la operación de sus manos, él las destruirá, y no las edificará.

6 Bendito sea el Señor, porque ha oído la voz de mis súplicas.

7 El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón confió en él, y fui ayudado; por eso mi corazón se regocija en gran manera; y con mi canto lo alabaré.

8 El Señor es su fortaleza, y él es la fortaleza salvadora de su ungido.

9 Salva a tu pueblo, y bendice tu heredad; aliméntalos también, y levántalos para siempre.


CAPÍTULO 29

Príncipes exhortados a dar gloria a Dios. (Salmo de David.)

1 Dad al Señor, oh valientes, dad al Señor la gloria y el poder.

2 Dad al Señor la gloria debida a su nombre; adorar al Señor en la hermosura de la santidad.

3 La voz del Señor está sobre las aguas; el Dios de la gloria truena; el Señor está sobre muchas aguas.

4 La voz del Señor es poderosa; la voz del Señor está llena de majestad.

5 La voz del Señor quebranta los cedros; sí, el Señor quebranta los cedros del Líbano.

6 También los hace saltar como becerros; Líbano y Sirion como un joven unicornio.

7 La voz del Señor divide las llamas del fuego.

8 La voz de Jehová hace temblar el desierto; Jehová hace temblar el desierto de Cades.

9 La voz del Señor hace parir a las ciervas, y descubre los bosques; y en su templo todos hablan de su gloria.

10 El Señor se sienta sobre el diluvio; sí, el Señor se sienta Rey para siempre.

11 El Señor dará fuerza a su pueblo; el Señor bendecirá a su pueblo con paz.


CAPÍTULO 30

David alaba a Dios por su liberación. (Salmo y cántico en la dedicación de la casa de David.)

1 Te exaltaré, oh Señor; porque tú me has levantado, y no has hecho que mis enemigos se regocijen sobre mí.

2 Oh Señor Dios mío, a ti clamé, y me sanaste.

3 Oh Señor, tú sacaste mi alma del sepulcro; me has dado vida para que no descienda a la fosa.

4 Cantad al Señor, oh santos suyos, y dad gracias por la memoria de su santidad.

5 Porque su furor se enciende contra los impíos; se arrepienten, y en un momento se les quita, y están en su favor, y les da vida; por lo tanto, el llanto puede durar una noche, pero el gozo llega a la mañana.

6 Y en mi prosperidad dije: Nunca seré movido.

7 Señor, con tu favor has fortalecido mi monte; escondiste tu rostro, y yo me turbé.

8 A ti clamé, oh Señor; y al Señor hice súplica.

9 Cuando descienda a la fosa, mi sangre volverá al polvo. te alabaré; mi alma declarará tu verdad; ¿De qué me sirve si no lo hago?

10 Oye, Señor, y ten piedad de mí; Señor, sé tú mi ayuda.

11 Has cambiado mi lamento en danza; me quitaste el cilicio, y me ceñiste de alegría;

12 para que mi alma alabe tu nombre, y te cante alabanzas, y no calle. Oh Señor mi Dios, te daré gracias por siempre.


CAPÍTULO 31

David se regocija en la misericordia de Dios y lo alaba por su bondad. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 En ti, oh Señor, confío; que nunca me avergüence; líbrame en tu justicia.

2 Inclina a mí tu oído; líbrame pronto; sé tú mi roca fuerte, por casa de defensa para salvarme.

3 Porque tú eres mi roca y mi fortaleza; por tanto, por amor de tu nombre, guíame y guíame.

4 Sácame de la red que me han tendido en secreto; porque tú eres mi fuerza.

5 En tu mano encomiendo mi espíritu; tú me has redimido, oh Señor Dios de verdad.

6 Aborrecí a los que miran vanidades mentirosas; pero confío en el Señor.

7 Me gozaré y gozaré en tu misericordia; porque has considerado mi angustia; has conocido mi alma en las adversidades;

8 y no me has entregado en manos del enemigo; has puesto mis pies en una gran sala.

9 Ten piedad de mí, oh Señor, porque estoy en angustia; mis ojos se consumen de dolor, sí, mi alma y mi vientre.

10 Porque mi vida se consume en aflicción, y mis años en gemidos; mi fuerza se agota a causa de mi iniquidad, y mis huesos se consumen.

11 Fui oprobio entre todos mis enemigos, pero mayormente entre mis vecinos, y temor para mis conocidos; los que me vieron fuera huyeron de mí.

12 Soy olvidado como un muerto fuera de mi mente; Soy como un vaso roto.

13 Porque he oído la calumnia de muchos; el miedo estaba por todas partes; Mientras consultaban juntos contra mí, tramaban quitarme la vida.

14 Mas yo en ti confié, oh Señor; Dije: Tú eres mi Dios.

15 Mis tiempos están en tu mano; líbrame de la mano de mis enemigos, y de los que me persiguen.

16 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; sálvame por causa de tus misericordias.

17 No me avergüences, oh Señor; porque te he invocado; sean avergonzados los impíos, y callen en el sepulcro.

18 Que los labios mentirosos sean puestos en silencio; que hablan cosas graves con orgullo y desdén contra los justos.

19 ¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen! que has obrado para los que en ti confían delante de los hijos de los hombres!

20 En lo secreto de tu presencia los esconderás de la soberbia del hombre; los guardarás en secreto en un pabellón de la contienda de lenguas.

21 Bendito sea el Señor; porque me ha mostrado su admirable bondad en una ciudad fuerte.

22 Porque dije en mi prisa: Soy cortado de delante de tus ojos; no obstante, oíste la voz de mis súplicas cuando clamé a ti.

23 Amad al Señor, todos sus santos; porque el Señor guarda a los fieles, y recompensa abundantemente al soberbio.

24 Esfuérzate, y él fortalecerá tu corazón, todos los que esperáis en Jehová.


CAPÍTULO 32

Confesión y remisión de los pecados. (Salmo de David, Masquil.)

1 Bienaventurados aquellos cuyas transgresiones son perdonadas, y quienes no tienen pecados que cubrir.

2 Bienaventurado el varón a quien el Señor no culpa de iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño.

3 Mientras callé, mi espíritu desfalleció dentro de mí; cuando abrí mi boca, mis huesos se envejecieron de tanto hablar todo el día.

4 Porque de día y de noche tu Espíritu se agravó sobre mí; mi humedad se convierte en sequía de verano. Selah.

5 Te conocí mi pecado, y mi iniquidad no te encubrí. Dije, confesaré mis transgresiones al Señor; y perdonaste la iniquidad de mi pecado. Selah.

6 Porque todo el que es piadoso orará a ti en el momento en que te puedan encontrar; ciertamente en las inundaciones de muchas aguas no se acercarán a él.

7 Tú eres mi escondite; tú me guardarás de la angustia; me rodearás con cánticos de liberación. Selah.

8 Tú has dicho: Te instruiré y te enseñaré en el camino por el que has de andar; Te guiaré con mi ojo.

9 No seáis como el caballo, o como el mulo, que no tienen entendimiento; cuya boca debe ser reprimida con freno y freno, para que no se acerquen a ti.

10 Muchos dolores serán para los impíos; pero al que confía en el Señor, la misericordia lo rodeará.

11 Alegraos en Jehová, y gozaos, justos; y gritad de júbilo, todos los rectos de corazón.


CAPÍTULO 33

La bondad, el poder y la providencia de Dios. 

1 Alegraos en el Señor, oh justos; alabar al Señor es hermoso para los rectos de corazón.

2 Alabad al Señor con vuestra voz; cántenle con salterio y arpa, instrumento de diez cuerdas.

3 Cantadle un cántico nuevo; jugar hábilmente con un ruido fuerte.

4 Porque la palabra del Señor es dada a los rectos, y todas sus obras son hechas con verdad.

5 El ama la justicia y el juicio; la tierra está llena de la bondad del Señor.

6 Por la palabra del Señor fueron hechos los cielos; y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.

7 El junta como un montón las aguas del mar; él pone la profundidad en depósitos.

8 Tema al Señor toda la tierra; Que todos los habitantes del mundo se asombren de él.

9 Porque él dijo, y fue cumplido; mandó, y se mantuvo firme.

10 El Señor deshace el consejo de las naciones; él hace los planes de la gente de ningún efecto.

11 El consejo del Señor permanece para siempre, los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.

12 Bienaventuradas las naciones y los pueblos que el Señor Dios escogió como herencia suya.

13 El Señor mira desde los cielos; él contempla a todos los hijos de los hombres.

14 Desde el lugar de su habitación mira a todos los habitantes de la tierra.

15 El moldea sus corazones por igual; él considera todas sus obras.

16 No hay rey salvo por la multitud del ejército; el valiente no se salva con mucha fuerza.

17 El caballo es cosa vana para la seguridad; ni él librará a ninguno por su gran fuerza.

18 He aquí, el ojo del Señor está sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia;

19 para librar su alma de la muerte, y para darles vida en tiempo de hambre.

20 Nuestra alma espera en el Señor; él es nuestra ayuda y nuestro escudo.

21 Porque nuestro corazón se alegrará en él, porque hemos confiado en su santo nombre.

22 Sea tu misericordia, oh Señor, sobre nosotros, según esperamos en ti.


CAPÍTULO 34

La experiencia de David — La confianza en Dios — El temor de Dios. (Salmo de David, cuando cambió su conducta delante de Abimelec; el cual lo ahuyentó, y él se fue.)

1 Bendeciré al Señor en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca.

2 Mi alma se gloriará en el Señor; los humildes lo oirán, y se alegrarán.

3 Engrandeced al Señor conmigo, y exaltemos a una su nombre.

4 Busqué al Señor, y él me oyó, y me libró de todos mis temores.

5 Ellos miraron a él, y fueron alumbrados; y sus rostros no se avergonzaron.

6 Este pobre clamó, y el Señor lo escuchó, y lo salvó de todas sus angustias.

7 El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, y los defiende.

8 Gustad y ved que es bueno el Señor; bienaventurado el hombre que en él confía.

9 Temed al Señor, vosotros sus santos; porque nada les falta a los que le temen.

10 Los leoncillos tienen escasez, y tienen hambre; pero los que buscan al Señor no carecerán de ningún bien.

11 Venid, hijos, oídme; Te enseñaré el temor del Señor.

12 ¿Qué hombre es el que desea la vida y ama muchos días para ver el bien?

13 Guarda tu lengua del mal, y tus labios de hablar engaño.

14 Apartaos del mal, y haced el bien; Busca la paz y síguela.

15 Los ojos del Señor están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos.

16 El rostro del Señor está contra los que hacen el mal, para borrar de la tierra su memoria.

17 Los justos claman, y el Señor los escucha, y los libra de todas sus angustias.

18 Cercano está el Señor a los quebrantados de corazón; y salva a los de espíritu contrito.

19 Muchas son las aflicciones del justo; pero el Señor lo librará de todos ellos.

20 El guarda todos sus huesos; ninguno de ellos está roto.

21 El mal matará al impío; y los que aborrecen al justo serán desolados.

22 El Señor redime el alma de sus siervos; y ninguno de los que confían en él será desolado.


CAPÍTULO 35

David ora por seguridad. (Salmo de David.)

1 Defiende mi causa, oh Señor, con los que contienden conmigo; lucha contra los que luchan contra mí.

2 Echa mano del escudo y del pavés, y levántate en mi ayuda.

3 Saca también la lanza, y detén el camino contra los que me persiguen; di a mi alma, yo soy tu salvación.

4 Sean confundidos y avergonzados los que buscan mi alma; sean vueltos atrás y confundidos los que traman mi mal.

5 Que sean como tamo delante del viento; y que el ángel del Señor los persiga.

6 Sea su camino oscuro y resbaladizo; y que el ángel del Señor los persiga.

7 Porque sin causa me escondieron su red en un hoyo, el cual sin causa cavaron para mi alma.

8 Venga sobre él destrucción de improviso; y que la red que tiene escondida se enganche a sí mismo; en esa misma destrucción déjalo caer.

9 Y mi alma se alegrará en el Señor; se regocijará en su salvación.

10 Todos mis huesos dirán: Señor, ¿quién como tú, que libras al pobre del que es demasiado fuerte para él, sí, al pobre y al necesitado del que lo despoja?

11 Se levantaron falsos testigos; pusieron a mi cargo cosas que yo no sabía.

12 Me devolvieron mal por bien, con el propósito de saquear mi alma.

13 Pero en cuanto a mí, cuando ellos estaban enfermos, mi ropa era de cilicio; Humillé mi alma con ayuno; y mi oración volvió a mi propio seno.

14 Me porté como si fuera mi amigo o mi hermano; Me incliné pesadamente, como quien llora a su madre.

15 Pero ellos se regocijaron en mi adversidad, y se juntaron; sí, los abyectos se juntaron contra mí, y yo no lo sabía; me desgarraron, y no cesaron;

16 Con hipócritas escarnecedores en las fiestas, me rechinaban los dientes.

17 Señor, ¿hasta cuándo mirarás? rescata mi alma de sus destrucciones, mi amada de los leones.

18 Te daré gracias en la gran congregación; Te alabaré entre mucha gente.

19 Que los que son mis enemigos injustamente no se regocijen sobre mí; ni que guiñen el ojo los que me odian sin causa.

20 Porque no hablan de paz; pero traman engaños contra los que están quietos en la tierra.

21 Sí, abrieron su boca contra mí, y dijeron: ¡Ajá, ajá, nuestro ojo lo ha visto!

22 Esto has visto, oh Señor; no guardes silencio; Señor, no te alejes de mí.

23 Muévete y despierta para mi juicio, para mi causa, Dios mío y Señor mío.

24 Júzgame, oh Señor Dios mío, conforme a tu justicia; y que no se alegren de mí.

25 Que no digan en su corazón: Ah, así lo deseamos; no digan: Lo hemos tragado.

26 Sean avergonzados y confundidos juntamente los que se regocijan de mi mal; sean vestidos de vergüenza y de deshonra los que se engrandecen contra mí.

27 Griten de júbilo y alégrense los que favorecen mi justa causa; sí, que digan continuamente: Engrandecido sea el Señor, que se complace en la prosperidad de su siervo.

28 Y mi lengua hablará de tu justicia y de tu alabanza todo el día.


CAPÍTULO 36

Estado de los impíos — Excelencia de la misericordia de Dios. (Al Músico principal: Salmo de David, siervo de Jehová.)

1 El impío, que vive en transgresión, dice en su corazón: No hay condenación; porque no hay temor de Dios delante de sus ojos.

2 Porque se halagan a sí mismos a sus propios ojos, hasta que sus iniquidades resultan aborrecibles.

3 Las palabras de su boca están llenas de iniquidad y engaño. El impío ha dejado de ser sabio y de hacer el bien;

4 Trama el mal sobre su cama; se pone de una manera que no es buena.

5 Oh Señor, tú estás en los cielos; están llenos de tu misericordia. Y los pensamientos de un hombre justo ascienden hasta ti cuyo trono está muy por encima de las nubes.

6 Lleno está de tu justicia como los grandes montes, y de tus juicios como un gran abismo. Oh Señor, tú preservas al hombre y a la bestia.

7 ¡Cuán grande es tu misericordia, oh Dios! por eso los hijos de los hombres ponen su confianza bajo la sombra de tus alas.

8 Serán abundantemente saciados de la grosura de tu casa; y les darás a beber del río de tus delicias.

9 Porque contigo está la fuente de la vida; en tu luz veremos la luz.

10 Oh, continúa tu misericordia hacia los que te conocen; y tu justicia a los rectos de corazón.

11 No venga contra mí pie de soberbia, ni me quite la mano de los impíos.

12 Ellos son los obradores de iniquidad y caerán; serán derribados, y no podrán levantarse.


CAPÍTULO 37

David persuade a la paciencia y la confianza en Dios, por el estado diferente de los piadosos y los impíos. (Salmo de David.)

1 No te irrites a causa de los malhechores, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad.

2 Porque pronto serán cortados como la hierba, y como la hierba verde se secarán.

3 Confía en el Señor, y haz el bien; así habitarás en la tierra, y en verdad serás alimentado.

4 Deléitate también en el Señor; y él te concederá los deseos de tu corazón.

5 Encomienda al Señor tu camino; confía también en él; y él lo hará.

6 Y sacará a luz tu justicia como la luz, y tu juicio como el mediodía.

7 Descansa en el Señor, y espera en él con paciencia; no te inquietes por causa del que prospera en su camino, por causa del hombre que hace obras inicuas.

8 Cesad la ira, y dejad la ira; no te inquietes en modo alguno por hacer el mal.

9 Porque los malhechores serán exterminados; mas los que esperan en Jehová, heredarán la tierra.

10 Porque aún un poco, y los impíos no serán; sí, considerarás diligentemente su lugar, y no será.

11 Pero los mansos heredarán la tierra; y se deleitarán con la abundancia de la paz.

12 Conspira el impío contra el justo, Y rechina sobre él los dientes.

13 El Señor se reirá de él; porque ve que llega su día.

14 Los impíos desenvainaron espada, y entesaron su arco, para derribar al pobre y al menesteroso, y para matar a los de conducta recta.

15 Su espada entrará en su propio corazón, y sus arcos serán quebrados.

16 Mejor es lo poco del justo que las riquezas de muchos impíos.

17 Porque los brazos de los impíos serán quebrantados; pero el Señor sostiene a los justos.

18 El Señor conoce los días de los rectos; y su heredad será para siempre.

19 No serán avergonzados en el tiempo malo; y en los días de hambre serán saciados.

20 Pero los impíos perecerán, y los enemigos del Señor serán como la grasa de los corderos; consumirán; en humo se consumirán.

21 El impío pide prestado, y no paga; mas el justo tiene misericordia, y da.

22 Porque los benditos de él heredarán la tierra; y los que sean malditos de él serán talados.

23 Los pasos del hombre bueno son ordenados por el Señor; y se deleita en su camino.

24 Aunque caiga, no será del todo derribado; porque el Señor lo sostiene con su mano.

25 He sido joven, y ahora soy viejo; pero no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan.

26 El es siempre misericordioso, y presta; y su simiente es bendita.

27 Apartaos del mal, y haced el bien; y habita para siempre.

28 Porque el Señor ama el juicio, y no desampara a sus santos; se conservan para siempre; mas la simiente de los impíos será cortada.

29 Los justos heredarán la tierra, y habitarán en ella para siempre.

30 La boca del justo habla sabiduría, y su lengua habla juicio.

31 La ley de su Dios está en su corazón; ninguno de sus pasos resbalará.

32 El impío acecha al justo, y procura matarlo.

33 El Señor no lo dejará en su mano, ni lo condenará cuando sea juzgado.

34 Espera en el Señor, y guarda su camino, y él te exaltará para heredar la tierra; cuando los impíos sean talados, tú lo verás.

35 He visto al impío en gran poder, y extendiéndose como un laurel verde.

36 Sin embargo, pasó, y he aquí que ya no estaba; sí, lo busqué, pero no pude encontrarlo.

37 Observa al hombre perfecto, y mira al recto; porque el fin de ese hombre es la paz.

38 Mas los transgresores a una serán destruidos; llegará el fin de los impíos, y serán talados.

39 Mas la salvación de los justos es de Jehová; él es su fortaleza en el tiempo de angustia.

40 Y el Señor los ayudará y los librará; los librará de los impíos, y los salvará, porque en él confiaron.


CAPÍTULO 38

David mueve a Dios a la compasión. (Salmo de David, para recordar.)

1 Señor, no me reprendas en tu ira; ni me castigues en tu ardiente disgusto.

2 Porque tus saetas se clavan en mí, y tu mano me oprime dolorosamente.

3 No hay sanidad en mi carne a causa de tu ira; ni hay reposo en mis huesos a causa de mi pecado.

4 Porque mis iniquidades han pasado sobre mi cabeza; como una carga pesada son demasiado pesadas para mí.

5 Mis heridas apestan y se corrompen a causa de mi necedad.

6 Estoy turbado; Estoy muy abatido; Voy de luto todo el día.

7 Porque mis lomos están llenos de una abominación repugnante; y no se halla sanidad en mi carne.

8 Estoy débil, quebrantado y muy dolorido. He llorado a causa de la inquietud de mi corazón.

9 Señor, todo mi anhelo está delante de ti; y mi gemido no es oculto de ti.

10 Mi corazón suspira, mis fuerzas me desfallecen; en cuanto a la luz de mis ojos, también se ha ido de mí.

11 Mis amantes y mis amigos se mantienen alejados a causa de mi llaga; y mis parientes se paran lejos.

12 También los que buscan mi vida me tienden lazos; y los que buscan mi mal hablan cosas maliciosas, e imaginan engaños todo el día.

13 Mas yo, como sordo, no oía; y yo era como un mudo que no abre su boca.

14 Fui, pues, como un hombre que no oye, y en cuya boca no hay reproches.

15 Porque en ti, oh Señor, espero; tú oirás, oh Señor mi Dios.

16 Porque dije: Oídme, para que de otra manera no se regocijen de mí; cuando mi pie resbala, se engrandecen contra mí.

17 Porque a punto estoy de parar, y mi dolor está continuamente delante de mí.

18 Porque declararé mi iniquidad; me arrepentiré de mi pecado.

19 Pero mis enemigos son vivaces y fuertes; y los que me odian injustamente se multiplican.

20 También los que devuelven mal por bien son mis adversarios; porque sigo lo que es bueno.

21 No me desampares, oh Señor; Dios mío, no te alejes de mí.

22 Apresúrate a socorrerme, oh Señor, salvación mía.


CAPÍTULO 39

El cuidado de David de sus pensamientos. (Al Músico principal, a Jedutún, Salmo de David.)

1 Dije: Cuidaré de mis caminos, para no pecar con mi lengua; Guardaré mi boca con freno, mientras el impío esté delante de mí.

2 Enmudecí con el silencio, callé, incluso del bien; y mi tristeza se agitó.

3 Mi corazón estaba ardiente dentro de mí; mientras meditaba el fuego ardía; entonces hablé con mi lengua,

4 Señor, hazme saber mi fin, y la medida de mis días, cuál es; para que sepa lo frágil que soy.

5 He aquí, has hecho mis días como un palmo; y mi edad es como nada delante de ti; en verdad, todo hombre en su mejor estado es una completa vanidad. Selah.

6 Ciertamente todo hombre anda en vano espectáculo; ciertamente en vano se inquietan; amontona riquezas, y no sabe quién las recogerá.

7 Y ahora, Señor, ¿qué espero? mi esperanza está en ti.

8 Líbrame de todas mis transgresiones; no me hagáis el oprobio de los necios.

9 Enmudecí, y no abrí mi boca; porque me castigaste.

10 Aparta de mí tu golpe, no sea que me consuma el golpe de tu mano.

11 Cuando con reprensiones corriges al hombre por la iniquidad, haces que su hermosura se consuma como la polilla; ciertamente todo hombre es vanidad. Selah.

12 Oye mi oración, oh Señor, y presta oído a mi clamor; no calles ante mis lágrimas; porque forastero soy contigo, y advenedizo, como lo fueron todos mis padres.

13 Oh, perdóname, para que pueda recobrar fuerzas, antes de que me vaya de aquí y ya no exista más.


CAPÍTULO 40

La obediencia el mejor sacrificio. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 Pacientemente esperé en el Señor; y se inclinó hacia mí, y oyó mi clamor.

2 Me sacó también del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso, y puso mis pies sobre peña, y afirmó mis obras.

3 Y puso en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios; Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.

4 Bienaventurado el varón que pone en el Señor su confianza, y no respeta a los soberbios, ni a los que se desvían a la mentira.

5 Muchas son, oh Señor Dios mío, tus maravillas que has hecho, y tus pensamientos que están para con nosotros; no pueden contarse en orden para ti; si quisiera declarar y hablar de ellos, son más de los que se pueden enumerar.

6 Sacrificio y ofrenda no quisiste; has abierto mis oídos; holocausto y ofrenda por el pecado no has requerido.

7 Entonces dije: He aquí que vengo; en el volumen del libro está escrito de mí.

8 Me deleito en hacer tu voluntad, oh Dios mío; sí, tu ley está dentro de mi corazón.

9 He predicado justicia en la gran congregación; he aquí, no he refrenado mis labios, oh Señor, tú lo sabes.

10 No he escondido tu justicia dentro de mi corazón; He declarado tu fidelidad y tu salvación; No he ocultado tu misericordia y tu verdad de la gran congregación.

11 No retengas de mí tus tiernas misericordias, oh Señor; que tu misericordia y tu verdad me guarden continuamente.

12 Porque me han rodeado males innumerables; mis iniquidades se han apoderado de mí, de modo que no puedo mirar hacia arriba; son más que los cabellos de mi cabeza; por tanto, mi corazón me desfallece.

13 Ten a bien, oh Señor, librarme; Señor, apresúrate a socorrerme.

14 Sean avergonzados y confundidos a una los que buscan mi alma para destruirla; sean echados hacia atrás y avergonzados los que me desean el mal.

15 Sean asolados en recompensa de su vergüenza los que me dicen: ¡Ajá, ajá!

16 Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan; digan continuamente los que aman tu salvación: Engrandecido sea el Señor.

17 Pero yo soy pobre y necesitado; sin embargo, el Señor piensa en mí; tú eres mi ayuda y mi libertador; no te demores, oh mi Dios.


CAPÍTULO 41

El cuidado de Dios por los pobres: David acude a Dios en busca de socorro. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 Bienaventurado el que piensa en los pobres; el Señor lo librará en el tiempo de la angustia.

2 El Señor lo guardará y lo mantendrá con vida; y será bendito en la tierra; y no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos.

3 El Señor lo fortalecerá sobre el lecho de languidez; harás cesar todos sus dolores, cuando esté en el lecho de su enfermedad.

4 Dije: Señor, ten misericordia de mí; sana mi alma; porque he pecado contra ti.

5 Mis enemigos hablan mal de mí, ¿cuándo morirá él, y perecerá su nombre?

6 Y si viene a verme, habla vanidad; su corazón acumula iniquidad en sí mismo; cuando va al extranjero, lo cuenta.

7 Todos los que me aborrecen susurran contra mí; contra mí traman mi mal.

8 Una mala enfermedad, dicen, se le pega; y ahora que miente, no se levantará más.

9 Sí, mi propio amigo familiar, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, ha levantado contra mí su calcañar.

10 Pero tú, oh Señor, ten piedad de mí y levántame para que yo les pague.

11 En esto sé que me favoreces, en que mi enemigo no triunfa sobre mí.

12 Y en cuanto a mí, tú me sustentas en mi integridad, y me pones delante de tu faz para siempre.

13 Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde la eternidad y hasta la eternidad. Amén y Amén.


CAPITULO 42

El celo de David por servir a Dios — Su confianza en Dios. (Al Músico principal, Masquil, por los hijos de Coré.)

1 Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti mi alma; Oh Dios.

2 Mi alma tiene sed de ver a Dios, de ver al Dios vivo; ¿Cuándo vendré y me presentaré ante ti, oh Dios?

3 Mis lágrimas han sido derramadas sobre ti día y noche, mientras mis enemigos me dicen continuamente: ¿Dónde está tu Dios?

4 Cuando me acuerdo de estos mis enemigos, derramo mi alma sobre ti; porque yo había ido con la multitud; Fui también con ellos a la casa de Dios, con voz de júbilo y de alabanza, con la multitud que hacía fiesta.

5 ¿Por qué te abates, oh alma mía? ¿Y por qué te turbas en mí? Espera en Dios; porque todavía lo alabaré por la ayuda de su rostro.

6 Dios mío, mi alma está abatida dentro de mí; por tanto, me acordaré de ti desde la tierra del Jordán, y de los hermonitas, desde el monte Mizar.

7 El abismo llama al abismo al estruendo de tus trombas; todas tus ondas y tus ondas han pasado sobre mí.

8 Mas de día mandará Jehová su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, y mi oración al Dios de mi vida.

9 Diré a Dios, roca mía: ¿Por qué te has olvidado de mí? ¿Por qué ando de luto por la opresión del enemigo?

10 Como con una espada en mis huesos, mis enemigos me afrentan; mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?

11 ¿Por qué te abates, oh alma mía? ¿Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, que es la salud de mi rostro, y mi Dios.


CAPÍTULO 43

David promete servir a Dios con gozo. 

1 Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa contra una nación impía; líbrame del hombre engañoso e injusto.

2 Porque tú eres el Dios de mi fortaleza; ¿Por qué me desechas? ¿Por qué ando de luto por la opresión del enemigo?

3 Oh, envía tu luz y tu verdad; que me guíen; llévenme a tu santo monte ya tus tiendas.

4 Entonces iré al altar de Dios, a Dios mi gran gozo; sí, con el arpa te alabaré, oh Dios, Dios mío.

5 ¿Por qué te abates, oh alma mía? ¿Y por qué te turbas dentro de mí? esperanza en Dios; porque aún he de alabarle, que es la salud de mi rostro, y mi Dios.


CAPÍTULO 44

Antiguos favores y males contrastados. (A los principales músicos, por los hijos de Coré, Masquil.)

1 Con nuestros oídos hemos oído, oh Dios, nuestros padres nos han contado la obra que hiciste en sus días, en los tiempos antiguos.

2 Cómo echaste con tu mano a las naciones, y las plantaste; cómo afligiste al pueblo y lo echaste fuera.

3 Porque no tomaron posesión de la tierra por su propia espada, ni su propio brazo los salvó; sino tu diestra, y tu brazo, y la luz de tu rostro, porque tuviste favor para con ellos.

4 Tú eres mi Rey, oh Dios; ordena liberaciones para Jacob.

5 Por ti derribaremos a nuestros enemigos; en tu nombre pisotearemos a los que se levantan contra nosotros.

6 Porque no confiaré en mi arco, ni mi espada me salvará.

7 Pero tú nos has salvado de nuestros enemigos, y has avergonzado a los que nos odiaban.

8 En Dios nos gloriamos todo el día, Y alabamos tu nombre para siempre. Selah.

9 Mas tú nos echaste, y nos avergonzaste; y no sale con nuestros ejércitos.

10 Nos haces volver atrás del enemigo; y los que nos aborrecen, se despojan a sí mismos.

11 Nos diste como ovejas destinadas a la alimentación; y nos has esparcido entre las naciones.

12 Tú vendes tu pueblo por nada, y no aumentas tus riquezas por su precio.

13 Nos pones por afrenta de nuestros vecinos, por escarnio y por escarnio de los que nos rodean.

14 Nos pusiste por refrán entre las naciones, por escarnio entre los pueblos.

15 Mi confusión está de continuo delante de mí, y la vergüenza de mi rostro me ha cubierto,

16 Por la voz del que vitupera y blasfema; por causa del enemigo y vengador.

17 Todo esto nos ha venido; pero no te hemos olvidado, ni hemos hecho falsedad en tu pacto.

18 Nuestro corazón no se ha vuelto atrás, ni nuestros pasos se han apartado de tu camino;

19 aunque nos hayas quebrantado en lugar de dragones, y nos hayas cubierto con sombra de muerte.

20 Si nos olvidamos del nombre de nuestro Dios, O extendimos nuestras manos a dios extraño;

21 ¿No investigará esto Dios? porque conoce los secretos del corazón.

22 Sí, por causa de ti somos muertos todo el día; somos contados como ovejas de matadero.

23 Despierta, ¿por qué duermes, oh Señor? levántate, no nos deseches para siempre.

24 ¿Por qué escondes tu rostro, y olvidas nuestra aflicción y nuestra opresión?

25 Porque nuestra alma está inclinada hasta el polvo; nuestro vientre se ha pegado a la tierra.

26 Levántate en nuestra ayuda, y redímenos por tu misericordia.


CAPÍTULO 45

Cristo y su reino descritos. (Al Músico principal sobre Shoshannim, para el hijo de Coré, Maschil, Canción de amores.)

1 Mi corazón está pensando en un buen asunto; Hablo de las cosas que he hecho tocante al Rey; mi lengua es la pluma de un escritor listo.

2 Eres más hermoso que los hijos de los hombres; la gracia se derrama en tus labios; por tanto, Dios te ha bendecido para siempre.

3 Ciñe tu espada sobre tu muslo, oh poderoso, con tu gloria y tu majestad.

4 Y en tu majestad cabalga próspero, a causa de la verdad, la mansedumbre y la justicia; y tu diestra te enseñará cosas terribles.

5 Tus flechas son agudas en el corazón de los enemigos del Rey; por el cual el pueblo cae debajo de ti.

6 Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; el cetro de tu reino es un cetro recto.

7 Amas la justicia y aborreces la maldad; por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

8 Todas tus vestiduras huelen a mirra, a áloe ya casia, de los palacios de marfil con que te han alegrado.

9 Hijas de reyes fueron entre tus mujeres honorables; a tu diestra estaba la reina en oro de Ofir.

10 Oye, hija, y considera, e inclina tu oído; olvida también tu propio pueblo, y la casa de tu padre;

11 Así deseará el rey tu hermosura; porque él es tu Señor; y adóralo.

12 Y la hija de Tiro estará allí con un presente; aun los ricos del pueblo suplicarán tu favor.

13 La hija del rey es toda gloriosa por dentro; su ropa es de oro labrado.

14 Ella será traída al Rey con vestiduras de bordado; las vírgenes, sus compañeras que la siguen, serán traídas a ti.

15 Con alegría y regocijo serán traídos; entrarán en el palacio del rey.

16 En lugar de tus padres serán tus hijos, a quienes harás príncipes en toda la tierra.

17 Haré que tu nombre sea recordado en todas las generaciones; por tanto, los pueblos te alabarán eternamente y para siempre.


CAPITULO 46

Dios el refugio de su pueblo. (Al Músico principal de los hijos de Coré, Cántico sobre Alamot.)

1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

2 Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y aunque los montes se traspasen al corazón del mar;

3 Y bramarán sus aguas, y se turbarán, y los montes se estremecerán a causa de su ira.

4 Sin embargo, habrá un río cuyas corrientes alegrarán la ciudad de Dios, el lugar santo del tabernáculo del Altísimo.

5 Porque vendrá Sion, y Dios estará en medio de ella; ella no será conmovida; Dios la ayudará muy temprano.

6 Las naciones se enojarán, y sus reinos se estremecerán, y el Señor dará su voz, y la tierra se derretirá.

7 El Señor de los ejércitos, que estará con nosotros, el Dios de Jacob, nuestro refugio. Selah.

8 Venid, ved las obras del Señor, las desolaciones que hará en la tierra en los postreros días.

9 El hace cesar las guerras hasta los confines de la tierra; quebranta el arco, y corta en dos la lanza; quema el carro en el fuego, y dice a las naciones:

10 Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones, seré exaltado en la tierra.

11 El Señor de los ejércitos estará con nosotros, el Dios de Jacob nuestro refugio. Selah.


CAPITULO 47

El reinado de Cristo en la tierra. (Al Músico principal: Salmo para los hijos de Coré.)

1 Oh, aplaudid, pueblos todos; aclamad a Dios con voz de triunfo.

2 Porque el Señor Altísimo es terrible; él es un gran Rey sobre toda la tierra.

3 El someterá los pueblos debajo de nosotros, y las naciones debajo de nuestros pies.

4 Él escogerá nuestra heredad para nosotros, la excelencia de Jacob a quien él amó. Selah.

5 Dios ha subido con un grito, el Señor con el sonido de una trompeta.

6 Cantad alabanzas a Dios, cantad alabanzas; cantad alabanzas a nuestro Rey, cantad alabanzas.

7 Porque Dios es el Rey de toda la tierra; cantad alabanzas con entendimiento.

8 Dios reina sobre las naciones; Dios se sienta en el trono de su santidad.

9 Los príncipes de los pueblos están reunidos, el pueblo del Dios de Abraham; porque de Dios son los escudos de la tierra; él es grandemente exaltado.


CAPÍTULO 48

La situación y la gloria de Sión. (Canción y Salmo para los hijos de Coré.)

1 Grande es el Señor, y muy digno de ser alabado en la ciudad de nuestro Dios, en el monte de su santidad.

2 Hermosa por su situación, el gozo de toda la tierra, es el monte de Sión, a los lados del norte, la ciudad del gran Rey.

3 Dios es conocido en sus palacios por refugio.

4 Porque he aquí los reyes estaban reunidos, pasaron juntos.

5 Ellos lo vieron, y por eso se maravillaron; se turbaron y se fueron apresuradamente.

6 Allí se apoderó de ellos temor, y dolor, como de mujer que da a luz.

7 Tú rompes las naves de Tarsis con viento solano.

8 Como hemos oído, así hemos visto en la ciudad del Señor de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios; Dios lo establecerá para siempre. Selah.

9 Hemos pensado en tu misericordia, oh Dios, en medio de tu templo.

10 Conforme a tu nombre, oh Dios, así es tu alabanza hasta los confines de la tierra; Tu diestra está llena de justicia.

11 Alégrese el monte de Sión, alégrense las hijas de Judá a causa de tus juicios.

12 Andad alrededor de Sion, y dadle vueltas; contar las torres de la misma.

13 Observad bien sus baluartes, considerad sus palacios; para que lo hagáis saber a la siguiente generación.

14 Porque este Dios es nuestro Dios eternamente y para siempre; él será nuestro guía hasta la muerte.


CAPITULO 49

Resurrección de los muertos. (Al Músico principal: Salmo para los hijos de Coré.)

1 Oíd esto, pueblos todos; escuchad, todos los habitantes del mundo;

2 Bajo y alto, rico y pobre, juntos.

3 Mi boca hablará sabiduría; y la meditación de mi corazón será de entendimiento.

4 Inclinaré mi oído a una parábola; Abriré mi dicho oscuro sobre el arpa.

5 ¿Por qué he de temer en los días malos, cuando me rodee la iniquidad de mis talones?

6 Los que confían en sus riquezas, Y en la multitud de sus riquezas se jactan;

7 Ninguno puede en modo alguno redimir a su hermano;

8 Ni deis a Dios rescate por él, para que viva para siempre, para que no cese para siempre de ver corrupción.

9 Porque la redención de sus almas es por Dios, y preciosa.

10 Porque ve morir a los sabios; asimismo el necio y el grosero perecen, y dejan sus riquezas a otros;

11 Su interior pensó en sus casas para siempre; sus habitaciones, por todas las generaciones. Tierras a las que llamaron con sus propios nombres, y son honorables.

12 Sin embargo, el hombre en el honor no permanece, él también es como las bestias que perecen.

13 Esto digo de los que andan en su camino, y en su necedad abandonan al Todopoderoso; sin embargo, su posteridad aprueba sus dichos. Selah.

14 Como ovejas son puestos en el sepulcro; la muerte se alimentará de ellos; y los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana; y su hermosura se consumirá en el sepulcro de su morada.

15 Mas Dios redimirá mi alma del poder del sepulcro, porque él me recibirá. Selah.

16 No temas cuando alguno se enriquece; cuando la gloria de su casa se acreciente;

17 Porque cuando muera no llevará nada; su gloria no descenderá tras él.

18 Aunque mientras vivió bendijo su alma (y los hombres te alabarán, cuando te hagas bien a ti mismo),

19 Irá a la generación de sus padres; nunca verán la luz.

20 El hombre que tiene honra y no entiende, es como las bestias que perecen.


CAPÍTULO 50

La reunión de los santos - Obediencia ordenada. (Salmo de Asaf.)

1 El Dios fuerte, el Señor, ha hablado y llamado a la tierra desde el nacimiento del sol hasta su ocaso.

2 De Sión, perfección de hermosura, Dios ha resplandecido.

3 Nuestro Dios vendrá, y no callará; un fuego lo devorará delante de él, y será muy tempestuoso en derredor de él.

4 Convocará a los cielos desde arriba, y a la tierra, para juzgar a su pueblo.

5 Juntadme mis santos; los que han hecho conmigo pacto con sacrificio.

6 Y los cielos declararán su justicia; porque Dios es juez mismo. Selah.

7 Oye, pueblo mío, y hablaré; Oh Israel, yo testificaré contra ti; Yo soy Dios, incluso tu Dios.

8 No te reprenderé por tus sacrificios ni por tus holocaustos, por haber estado continuamente delante de mí.

9 No tomaré de tu casa becerro, ni machos cabríos de tus apriscos;

10 Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados.

11 Conozco todas las aves de los montes; y las fieras del campo son mías.

12 Si tuviera hambre, no te lo diría; porque mío es el mundo y su plenitud.

13 ¿Comeré carne de toros, o beberé sangre de machos cabríos?

14 Ofrece a Dios acción de gracias, y cumple tus votos al Altísimo;

15 E invócame en el día de la angustia; Yo te libraré, y tú me honrarás.

16 Pero al impío Dios dice: ¿Qué tienes que hacer para declarar mis estatutos, o para que tomes mi pacto en tu boca?

17 Porque aborreces la instrucción, y echas tras de ti mis palabras.

18 Cuando veías al ladrón, te consentías con él, y eras partícipe con los adúlteros.

19 Tu boca das al mal, y tu lengua trama engaño.

20 Te sientas y hablas contra tu hermano; tú calumnias al hijo de tu propia madre.

21 Estas cosas has hecho, y yo callé; tú pensabas que yo era completamente como tú; pero yo te reprenderé, y pondré pactos en orden delante de tus ojos.

22 Considerad ahora esto, los que os olvidáis de Dios, no sea que os desgarre y no haya quien os libre.

23 El que ofrece alabanzas me glorifica; y al que ordena bien su conducta, le mostraré la salvación de Dios.


CAPÍTULO 51

Oración por la remisión de los pecados y la renovación del Espíritu Santo. (Al Músico principal, Salmo de David, cuando vino a él el profeta Natán, después que hubo entrado en Bat-seba.)

1 Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus tiernas misericordias, borra mis transgresiones.

2 Lávame completamente de mi iniquidad, y límpiame de mi pecado.

3 Porque reconozco mis transgresiones; y mi pecado está siempre delante de mí.

4 Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho este mal delante de tus ojos; para que seas justificado cuando hablas, y seas claro cuando juzgas.

5 He aquí, en maldad he sido formado; y en pecado me concibió mi madre.

6 He aquí, tú deseas la verdad en las partes internas; y en lo oculto me harás conocer sabiduría.

7 Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve.

8 Hazme oír gozo y alegría; para que se regocijen los huesos que tú has quebrantado.

9 Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis iniquidades.

10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio; y renueva un espíritu recto dentro de mí.

11 No me eches de tu presencia; y no quites de mí tu Santo Espíritu.

12 Devuélveme el gozo de tu salvación; y sosténme con tu Espíritu libre.

13 Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos; y los pecadores se convertirán a ti.

14 Líbrame de culpa de sangre, oh Dios, Dios de mi salvación; y mi lengua cantará con júbilo tu justicia.

15 Oh Señor, abre mis labios; y mi boca publicará tu alabanza.

16 Porque tú no deseas sacrificio; de lo contrario lo daría; no te agradan los holocaustos.

17 Los sacrificios de Dios son un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y contrito, oh Dios, no despreciarás.

18 Haz bien en tu buena voluntad a Sion; edifica tú los muros de Jerusalén.

19 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto y el holocausto completo; entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.


CAPÍTULO 52

David profetiza la destrucción de Doeg. (Al Músico principal, Masquil, Salmo de David, cuando vino Doeg el edomita y dio aviso a Saúl, y le dijo: David ha venido a la casa de Ahimelec.)

1 ¿Por qué te jactas del mal, oh valiente? la bondad de Dios permanece continuamente.

2 Maldades trama tu lengua; como navaja afilada, obrando con engaño.

3 Amas el mal más que el bien; y mentir antes que hablar justicia. Selah.

4 Tú amas todas las palabras devoradoras, oh lengua engañosa.

5 Dios también te destruirá para siempre, te quitará y te arrancará de tu morada, y te desarraigará de la tierra de los vivientes. Selah.

6 Verán también los justos, y temerán, y se reirán de él.

7 He aquí el hombre que no hizo de Dios su fuerza; sino que confiaba en la abundancia de sus riquezas, y se fortalecía en su maldad.

8 Pero yo soy como un olivo verde en la casa de Dios; Confío en la misericordia de Dios por los siglos de los siglos.

9 Te alabaré para siempre, porque has hecho obras maravillosas; en tu nombre esperaré; porque eres bueno delante de tus santos.


CAPÍTULO 53

La corrupción del hombre natural. Al Músico principal sobre Mahalat, Maschil, Salmo de David.)

1 Dijo el necio en su corazón: No hay Dios. Los tales son corrompidos, y han hecho abominables iniquidades. No hay quien haga el bien.

2 Dios miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, para ver si había alguno que entendiera, que buscara a Dios.

3 Cada uno de ellos se ha vuelto atrás; todos ellos se han vuelto inmundos.

4 Los que hacen iniquidad no tienen conocimiento; comen a mi pueblo como comen pan; no han invocado a Dios.

5 No hay quien haga el bien, ni aun uno. Tuvieron gran temor, porque Dios ha esparcido los huesos del que acampa contra él.

6 Oh Señor, has avergonzado a los que en su corazón decían que no había temor, porque los has despreciado.

7 ¡Oh, que viniera Sión, salvación de Israel! porque de Sión serán juzgados, cuando Dios haga volver la cautividad de su pueblo. Y Jacob se regocijará; Israel se alegrará.


CAPÍTULO 54

Orando por la salvación, prometemos sacrificio. (Al Músico principal sobre Neginoth, Maschil, Salmo de David, cuando vinieron los Zifim y dijeron a Saúl: ¿No se esconde David con nosotros?)

1 Sálvame, oh Dios, por tu nombre, y júzgame por tu fuerza.

2 Escucha mi oración, oh Dios; prestad oído a las palabras de mi boca.

3 Porque extraños se han levantado contra mí, y opresores buscan mi alma; no han puesto a Dios delante de ellos. Selah.

4 He aquí, Dios es mi ayudador; el Señor está con los que sostienen mi alma.

5 El dará mal a mis enemigos; córtalos en tu verdad.

6 Te sacrificaré libremente; Alabaré tu nombre, oh Señor; porque es bueno.

7 Porque él me ha librado de toda angustia; y mi ojo ha visto su deseo sobre mis enemigos.


CAPITULO 55

La queja de David y la oración por la preservación. (Al Músico principal de Neginoth, Maschil, Salmo de David.)

1 Escucha, oh Dios, mi oración, y no te escondas de mi súplica.

2 Escúchame y escúchame; Me lamento en mi queja, y hago ruido;

3 Por la voz del enemigo, por la opresión de los impíos; porque echaron sobre mí iniquidad, y con ira me aborrecieron.

4 Mi corazón está dolorido dentro de mí; y los terrores de la muerte han caído sobre mí.

5 Me sobrevino temor y temblor, y me cubrió horror.

6 Y dije: ¡Ojalá tuviera alas como de paloma! porque entonces me iría volando y descansaría.

7 He aquí, entonces me alejaría y me quedaría en el desierto. Selah.

8 Quisiera apresurar mi escape de la tempestad y la tempestad.

9 Destruye, oh Señor, y divide sus lenguas; porque he visto violencia y contienda en la ciudad.

10 Día y noche la rodean sobre sus muros; también maldad y tristeza hay en medio de ella.

11 Maldad hay en medio de ella; el engaño y la astucia no se apartan de sus calles.

12 Porque no fue un enemigo el que me vituperó, ni el que me aborreció el que se engrandeció contra mí; si es así, entonces podría haberlo soportado; me habría escondido de él;

13 Pero era un hombre igual a mí, mi guía y mi conocido.

14 Tomamos dulce consejo juntos, y caminamos a la casa de Dios en compañía.

15 Que la muerte se apodere de ellos, y que desciendan pronto al infierno; porque la maldad está en sus moradas, y entre ellos.

16 En cuanto a mí, a Dios invocaré; y el Señor me salvará.

17 Tarde, mañana y mediodía oraré y clamaré; y él oirá mi voz.

18 Ha librado mi alma en paz de la batalla que había contra mí; porque había muchos conmigo.

19 Dios los oirá y los afligirá, el que permanece desde la antigüedad. Selah. Porque no tienen cambios, por lo tanto no temen a Dios.

20 Han extendido sus manos contra los que están en paz con ellos; han quebrantado el pacto del Señor.

21 Las palabras de su boca eran más suaves que la mantequilla, pero la guerra estaba en su corazón. Sus palabras eran más suaves que el aceite, pero han desenvainado espadas.

22 Echa sobre el Señor tu carga, y él te sustentará; él nunca permitirá que los justos sean conmovidos.

23 Pero tú, oh Dios, los harás descender al pozo de la destrucción; los hombres sanguinarios y engañadores no vivirán la mitad de sus días; pero en ti confiaré.


CAPITULO 56

David se queja de sus enemigos: su confianza en la palabra de Dios. (Al Músico principal sobre Jonathelem Rechokim, Michtam de David, cuando los filisteos lo tomaron en Gat.)

1 Ten piedad de mí, oh Dios; porque el hombre me tragaría; él luchando cada día me oprime.

2 Mis enemigos me devorarían cada día; porque son muchos los que pelean contra mí, oh Tú Altísimo.

3 ¡Qué! tengo miedo? confiaré en ti.

4 En Dios alabaré su palabra, en Dios he puesto mi confianza; No temeré lo que la carne pueda hacerme.

5 Todos los días tuercen mis palabras; todos sus pensamientos son contra mí para el mal.

6 Se juntan, se esconden, marcan mis pasos, cuando esperan mi alma.

7 ¿Escaparán por la iniquidad? en tu ira, derriba al pueblo, oh Dios.

8 Tú cuentas mis andanzas; pon mis lágrimas en tu odre; ¿No están en tu libro?

9 Cuando clame a ti, entonces se volverán mis enemigos; Esto lo sé; porque Dios es para mí.

10 En Dios alabaré su palabra; en el Señor alabaré su palabra.

11 En Dios he puesto mi confianza; No temeré lo que pueda hacerme el hombre.

12 Tus votos están sobre mí, oh Dios; Te rendiré alabanzas.

13 Porque tú has librado mi alma de la muerte; ¿No librarás tú mis pies de la caída, para que ande delante de Dios a la luz de los vivos?


CAPITULO 57

La confianza de David en Dios. (Al Músico principal, Al-taschith, Michtam de David, cuando huía de Saúl en la cueva.)

1 Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí, porque mi alma en ti confía; sí, a la sombra de tus alas haré mi refugio, hasta que pasen estas calamidades.

2 Clamaré al Dios altísimo; a Dios que hace todas las cosas por mí.

3 El enviará desde los cielos, y me salvará del oprobio del que me ha de tragar. Selah. Dios enviará su misericordia y su verdad.

4 Mi alma está entre leones; y yo yazco entre los que son puestos en el fuego, entre los hijos de los hombres, cuyos dientes son lanzas y saetas, y su lengua una espada afilada.

5 Sé exaltado, oh Dios, sobre los cielos; sea tu gloria sobre toda la tierra.

6 Red han preparado a mis pasos; mi alma está abatida; foso han cavado delante de mí, en medio del cual han caído ellos mismos. Selah.

7 Mi corazón está fijo, oh Dios, mi corazón está fijo; cantaré y daré alabanzas.

8 Despierta, gloria mía; vela, salterio y arpa; Yo mismo me despertaré temprano.

9 Te alabaré, oh Señor, entre los pueblos; Te cantaré entre las naciones.

10 Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, Y hasta las nubes tu verdad.

11 Sé exaltado, oh Dios, sobre los cielos; sea tu gloria sobre toda la tierra.


CAPITULO 58

Jueces malvados reprendidos — Juicio de los malvados. (Al Músico principal, Al-taschith, Michtam de David.)

1 ¿De verdad habláis justicia, oh congregación? ¿Juzgáis rectamente, oh hijos de los hombres?

2 Sí, en el corazón hacéis iniquidad; Pesáis en la tierra la violencia de vuestras manos.

3 Los impíos se apartaron desde el vientre; se descarrían desde que nacen, hablando mentiras.

4 Su veneno es como veneno de serpiente; son como la víbora sorda que tapa su oído;

5 que no escuchará la voz de los encantadores, nunca tan sabiamente encantadores.

6 Rompe sus dientes, oh Dios, en su boca; rompe los grandes dientes de los leoncillos, oh Señor.

7 Que se derritan como aguas que corren de continuo; cuando entese su arco para lanzar sus saetas, sean como despedazados.

8 Como caracol que se derrite, pase cada uno de ellos; como el parto prematuro de una mujer, para que no vean el sol.

9 Antes que vuestras ollas sientan los espinos, El los quitará como un torbellino, vivos y en su ira.

10 El justo se regocijará cuando vea la venganza; lavará sus pies en la sangre de los impíos.

11 Y dirá alguno: A la verdad hay galardón para el justo; en verdad él es un Dios que juzga en la tierra.


CAPÍTULO 59

David ora para ser librado de sus enemigos. (Al Músico principal, Al-taschith, Michtam de David; cuando Saúl envió, y vigilaron la casa para matarlo.)

1 Líbrame de mis enemigos, oh Dios mío; defiéndeme de los que se levantan contra mí.

2 Líbrame de los que hacen iniquidad, y sálvame de los hombres sanguinarios.

3 Porque, he aquí, acechan mi alma; los poderosos se juntan contra mí; no por mi transgresión, ni por mi pecado, oh Señor.

4 Corren y se preparan sin mi culpa; despierta para socorrerme, y he aquí.

5 Tú, pues, oh Señor Dios de los ejércitos, Dios de Israel, despierta para visitar a todas las naciones; no seas misericordioso con ningún malvado transgresor. Selah.

6 Regresan al anochecer; hacen un ruido como un perro, y dan vueltas por la ciudad.

7 He aquí, eructan con su boca; espadas hay en sus labios; porque ¿quién, dicen ellos, oye?

8 Pero tú, oh Señor, te reirás de ellos; te burlarás de todas las naciones.

9 A causa de su fuerza esperaré en ti; porque Dios es mi defensa.

10 El Dios de mi misericordia me prevendrá; Dios me permitirá ver mi deseo sobre mis enemigos.

11 No los matéis, para que mi pueblo no se olvide; dispérsalos con tu poder; y derríbalos, oh Señor, nuestro escudo.

12 Por el pecado de su boca y las palabras de sus labios sean tomados en su orgullo; y por las maldiciones y mentiras que hablan.

13 Consúmelos con ira, consúmelos, para que no sean; y sepa que Dios gobierna en Jacob hasta los confines de la tierra. Selah.

14 Y a la tarde déjenlos volver; y hagan ruido como un perro, y rodeen la ciudad.

15 Déjenlos vagar de un lado a otro por comida, y que se enojen si no están satisfechos.

16 Mas yo cantaré de tu poder; sí, cantaré en voz alta de tu misericordia por la mañana; porque tú has sido mi amparo y refugio en el día de mi angustia.

17 A ti, oh fuerza mía, cantaré; porque Dios es mi defensa, y el Dios de mi misericordia.


CAPITULO 60

David, sobre una mejor esperanza, ora por liberación. (Al Músico principal sobre Sushane-duth, Michtam de David, para enseñar; cuando peleó con Aram-naharaim y con Aram-zoba, cuando Joab volvió, y derrotó a los de Edom en el valle de la sal a doce mil.)

1 Oh Dios, nos has desechado, nos has dispersado, has sido disgustado; Oh, vuélvete a nosotros otra vez.

2 Tú hiciste temblar la tierra; lo has quebrantado; sanar sus brechas; porque tiembla.

3 Has mostrado a tu pueblo cosas duras; nos has hecho beber el vino del asombro.

4 Has dado un estandarte a los que te temen, para que lo enarbolen a causa de la verdad. Selah.

5 Para que sea librado tu amado; salva con tu diestra, y escúchame.

6 Dios ha hablado en su santidad; Me regocijaré, dividiré a Siquem y mediré el valle de Sucot.

7 Galaad es mío, y Manasés es mío; Efraín es también la fortaleza de mi cabeza; Judá es mi legislador;

8 Moab es mi cántaro; sobre Edom echaré mi calzado; Filistea, triunfa por mí.

9 ¿Quién me llevará a la ciudad fuerte? ¿Quién me llevará a Edom?

10 ¿No lo harás tú, oh Dios, que nos has desechado? y tú, oh Dios, que no saliste con nuestros ejércitos?

11 Danos auxilio en las tribulaciones; porque vana es la ayuda del hombre.

12 En Dios haremos proezas; porque él es quien hollará a nuestros enemigos.


CAPITULO 61

El servicio de David a Dios basado en su experiencia en las promesas. (Al Músico principal sobre Neginah, Salmo de David.)

1 Escucha mi clamor, oh Dios; atiende a mi oración.

2 Desde los confines de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón se desmaye; llévame a la roca que es más alta que yo.

3 Porque tú has sido para mí un refugio, y una torre fuerte contra el enemigo.

4 Moraré en tu tabernáculo para siempre; Confiaré en la cubierta de tus alas. Selah.

5 Porque tú, oh Dios, has oído mis votos; me has dado la heredad de los que temen tu nombre.

6 Prolongarás la vida del rey; y sus años como muchas generaciones.

7 Estará delante de Dios para siempre; oh, prepara misericordia y verdad, que lo preserven.

8 Así cantaré alabanzas a tu nombre para siempre, y cumpliré mis votos cada día.


CAPITULO 62

Sólo en Dios está la salvación. (Al Músico principal, a Jedutún, Salmo de David.)

1 Verdaderamente mi alma espera en Dios; de él viene mi salvación.

2 El solo es mi roca y mi salvación; él es mi defensa; No me conmoveré mucho.

3 ¿Hasta cuándo pensará maldad contra un hombre? seréis muertos todos vosotros; como muro inclinado seréis, y como cerca que se tambalea.

4 Sólo consultan para derribarlo de su excelencia; se deleitan en la mentira; bendicen con la boca, pero maldicen por dentro. Selah.

5 Alma mía, espera solamente en Dios; porque de él es mi esperanza.

6 El solo es mi roca y mi salvación; él es mi defensa; Preferiría que no me movieran.

7 En Dios está mi salvación y mi gloria; la roca de mi fortaleza, y mi refugio, está en Dios.

8 Confía en él en todo momento; Pueblos, derramad vuestro corazón delante de él; Dios es un refugio para nosotros. Selah.

9 Ciertamente los hombres de bajo nivel son vanidad, y los hombres de alto nivel son una mentira; para ser puestos en la balanza, son del todo más ligeros que la vanidad.

10 No confíes en la opresión, ni te vuelvas vano en el robo; si aumentan las riquezas, no pongas tu corazón en ellas.

11 Dios ha hablado una vez; dos veces he oído esto; ese poder pertenece a Dios.

12 También a ti, oh Señor, pertenece la misericordia; porque tú pagas a cada uno según su obra.


CAPITULO 63

El deseo de David por Dios. (Salmo de David en el desierto de Judá).

1 Oh Dios, tú eres mi Dios; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela en una tierra seca y árida, donde no hay agua;

2 Para ver tu poder y tu gloria, así como te he visto en el santuario.

3 Porque mejor es tu misericordia que la vida, mis labios te alabarán.

4 Así te bendeciré mientras viva; Levantaré mis manos en tu nombre.

5 Mi alma se saciará como de tuétano y grosura; y mi boca te alabará con labios de júbilo;

6 Cuando me acuerde de ti sobre mi lecho, Y medito en ti en las vigilias de la noche.

7 Porque tú has sido mi ayuda, por eso a la sombra de tus alas me regocijaré.

8 Mi alma te sigue con afán; tu diestra me sostiene.

9 Pero los que buscan mi alma para destruirla, irán a las profundidades de la tierra.

10 Caerán a espada; serán parte de las zorras.

11 Pero el rey se regocijará en Dios; todo el que jura por él se gloriará; mas la boca de los que hablan mentira será tapada.


CAPITULO 64

La oración de David por liberación y confianza en Dios. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 Oye mi voz, oh Dios, en mi oración; preserva mi vida del temor del enemigo.

2 Escóndeme del consejo secreto de los impíos; de la insurrección de los obradores de iniquidad;

3 que afilan su lengua como espada, y entesan sus arcos para arrojar sus saetas, palabras amargas;

4 Para disparar en secreto a los perfectos; de repente le disparan, y no teme.

5 Se animan a sí mismos en un asunto malo; comulgan de tender trampas en secreto; dicen: ¿Quién los verá?

6 Buscan iniquidades; realizan una búsqueda diligente; tanto el pensamiento interior de cada uno de ellos, como el corazón, es profundo.

7 Pero Dios les disparará con saeta; de repente serán heridos.

8 Y harán que su propia lengua caiga sobre sí mismos; todos los que los vean huirán.

9 Y todos los hombres temerán, y proclamarán la obra de Dios; porque sabiamente considerarán sus obras.

10 El justo se alegrará en el Señor, y confiará en él; y todos los rectos de corazón se gloriarán.


CAPITULO 65

La bienaventuranza de los elegidos de Dios. (Al Músico principal, Salmo y Cántico de David.) 

1 La alabanza te espera, oh Dios, en Sion; ya ti se cumplirá el voto.

2 Oh tú que oyes la oración, a ti vendrá toda carne.

3 Las iniquidades prevalecen contra mí; en cuanto a nuestras transgresiones, tú las limpiarás.

4 Bienaventurado el varón a quien tú escoges y haces acercarse a ti, para que habite en tus atrios; nos saciaremos del bien de tu casa, de tu santo templo.

5 Con cosas terribles en justicia nos responderás, oh Dios de nuestra salvación; que eres la confianza de todos los términos de la tierra, y de los que están lejos en el mar;

6 el cual con su fuerza asienta los montes; siendo ceñido con poder;

7 que aquieta el estruendo de los mares, el estruendo de sus olas, y el tumulto de los pueblos.

8 También los que habitan en los confines temen tus señales; haces que las salidas de la mañana y de la tarde se regocijen.

9 Tú visitas la tierra, y la riegas; en gran manera lo enriqueces con el río de Dios, que está lleno de agua; tú les preparas maíz, cuando así lo has provisto.

10 Tú riegas abundantemente sus camellones; tú estableces sus surcos; lo ablandas con aguaceros; bendices su nacimiento.

11 Tú coronas el año con tu bondad; y tus caminos destilan grosura.

12 Caen sobre los pastos del desierto; y los collados se regocijan por todos lados.

13 Los pastos se visten de rebaños; los valles también están cubiertos de maíz; gritan de alegría, también cantan.


CAPITULO 66

Dios sea alabado — Razones para ello. (Al Músico principal, Una Canción o Salmo.)

1 Aclamad con júbilo a Dios, todas las tierras;

2 Cantad el honor de su nombre; haz gloriosa su alabanza.

3 Di a Dios: ¡Cuán terrible eres en tus obras! por la grandeza de tu poder se someterán a ti tus enemigos.

4 Toda la tierra te adorará, y te cantará; cantarán a tu nombre. Selah.

5 Venid y ved las obras de Dios; es terrible en sus obras para con los hijos de los hombres.

6 Convirtió el mar en tierra seca; atravesaron la inundación a pie; allí nos regocijamos en él.

7 El gobierna con su poder para siempre; sus ojos contemplan las naciones; no se exalten los rebeldes. Selah.

8 Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, y haced oír la voz de su alabanza;

9 el cual retiene nuestra alma en vida, y no deja que nuestros pies se muevan.

10 Porque tú, oh Dios, nos probaste; nos has probado como se prueba la plata.

11 Nos metiste en la red; aflicción pusiste sobre nuestros lomos.

12 Hiciste cabalgar hombres sobre nuestras cabezas; pasamos por el fuego y por el agua; pero tú nos sacaste a un lugar rico.

13 Entraré en tu casa con holocaustos; Te pagaré mis votos,

14 Lo que pronunciaron mis labios, y habló mi boca, cuando estaba en angustia.

16 Venid y oíd, todos los que teméis a Dios, y os contaré lo que ha hecho por mi alma.

17 A él clamé con mi boca, y fue ensalzado con mi lengua.

18 Si miro la iniquidad en mi corazón, el Señor no me escuchará;

19 Pero en verdad Dios me ha oído; atendió a la voz de mi oración.

20 Bendito sea Dios, que no apartó de mí mi oración, ni su misericordia.


CAPITULO 67

Una oración por el establecimiento universal del reino de Dios. (Al Músico principal en Neginoth, Salmo o Cántico.)

1 Dios, ten misericordia de nosotros y bendícenos; y haz resplandecer su rostro sobre nosotros; Selah;

2 para que sea conocido en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salud salvadora.

3 Que los pueblos te alaben, oh Dios; que todo el pueblo te alabe.

4 ¡Alégrense las naciones y canten de júbilo; porque tú juzgarás a los pueblos con justicia, y gobernarás las naciones sobre la tierra. Selah.

5 Que los pueblos te alaben, oh Dios; que todo el pueblo te alabe.

6 Entonces la tierra dará su fruto; y Dios, nuestro propio Dios, nos bendecirá.

7 Dios nos bendecirá; y todos los términos de la tierra le temerán.


CAPITULO 68

Una exhortación a alabar a Dios por sus misericordias y sus grandes obras. (Al Músico principal, Salmo o Cántico de David.)

1 Levántese Dios, sean esparcidos sus enemigos; huyan también de su presencia los que le aborrecen.

2 Como el humo es ahuyentado, así ahuyéntalos; como se derrite la cera delante del fuego, así perezcan los impíos delante de Dios.

3 Mas alégrense los justos; que se regocijen delante de Dios; sí, que se regocijen en extremo.

4 Cantad a Dios, cantad alabanzas a su nombre; Ensalzad al que cabalga sobre los cielos por su nombre JAH, y alegraos delante de él.

5 Padre de los huérfanos y juez de las viudas es Dios en su santa morada.

6 Dios pone a los solitarios en familias; él saca a los que están atados con cadenas; mas los rebeldes habitan en tierra seca.

7 Oh Dios, cuando saliste delante de tu pueblo, cuando marchaste por el desierto; Selah;

8 La tierra tembló, los cielos también se desplomaron ante la presencia de Dios; incluso el mismo Sinaí se conmovió ante la presencia de Dios, el Dios de Israel.

9 Tú, oh Dios, enviaste abundante lluvia, con la cual confirmaste tu heredad, cuando estaba cansada.

10 Tu congregación ha morado en ella; tú, oh Dios, has dispuesto de tu bondad para los pobres.

11 El Señor dio la palabra; grande fue la compañía de los que lo publicaron.

12 Los reyes de los ejércitos huyeron rápidamente; y la que se quedó en casa repartió el botín.

13 Aunque os hubiereis acostado entre las ollas, seréis como las alas de una paloma cubiertas de plata, y sus plumas de amarillo oro.

14 Cuando el Todopoderoso esparció reyes en ella, era blanca como la nieve en salmón.

15 El monte de Dios es como el monte de Basán; una colina alta como la colina de Basán.

16 ¿Por qué saltáis, montes altos? este es el monte en el cual Dios desea habitar; sí, el Señor morará en ella para siempre.

17 Los carros de Dios son veinte mil, aun millares de ángeles; el Señor está en medio de ellos, como en Sinaí, en el lugar santo.

18 Subiste a lo alto, llevaste cautiva la cautividad; has recibido dones para los hombres; sí, también por los rebeldes, para que el Señor Dios habite entre ellos.

19 Bendito sea el Señor, que cada día nos colma de beneficios, el Dios de nuestra salvación. Selah.

20 El que es nuestro Dios, es Dios de salvación; ya Dios el Señor pertenecen los asuntos de la muerte.

21 Mas Dios herirá la cabeza de sus enemigos, Y el cuero cabelludo del que anduviere quieto en sus pecados.

22 Dijo el Señor: De Basán haré volver, haré volver a mi pueblo de lo profundo del mar;

23 Para que tu pie sea mojado en la sangre de tus enemigos, y la lengua de tus perros en ella.

24 Han visto tus pasos, oh Dios; las idas de mi Dios, mi Rey, en el santuario.

25 Los cantores iban delante, los que tocaban instrumentos los seguían; entre ellos estaban las doncellas jugando con panderos.

26 Bendecid a Dios en las congregaciones, al Señor, desde la fuente de Israel.

27 Allí está el pequeño Benjamín con su príncipe, los príncipes de Judá, y su consejo, los príncipes de Zabulón y los príncipes de Neftalí.

28 Tu Dios ha mandado tu fuerza; fortalece, oh Dios, lo que has hecho por nosotros.

29 Por causa de tu templo en Jerusalén los reyes te traerán presentes.

30 Reprended la compañía de lanceros, la multitud de toros, y los becerros del pueblo, hasta que todos se sometan con monedas de plata; dispersa a los pueblos que se deleitan en la guerra.

31 Príncipes saldrán de Egipto; Etiopía pronto extenderá sus manos hacia Dios.

32 Cantad a Dios, reinos de la tierra; oh cantad alabanzas al Señor; Selah.

33 Al que cabalga sobre los cielos de los cielos, que eran desde la antigüedad; he aquí, él da su voz, y es una voz poderosa.

34 Atribuid fuerza a Dios; su majestad está sobre Israel, y su fuerza está en las nubes.

35 Oh Dios, eres terrible fuera de tus lugares santos; el Dios de Israel es el que da fuerza y poder a su pueblo. bendito sea dios


CAPITULO 69

La aflicción de David: Su oración por liberación. (Al Músico principal sobre Shoshannim, Salmo de David.)

1 Sálvame, oh Dios; porque las aguas han entrado en mi alma.

2 Me hundo en lodo profundo, donde no hay pie; He venido a aguas profundas, donde las corrientes me arrollan.

3 Estoy cansado de mi llanto; mi garganta está seca; mis ojos desfallecen mientras espero a mi Dios.

4 Los que me aborrecen sin causa son más que los cabellos de mi cabeza; los que quieren destruirme, siendo mis enemigos injustamente, son poderosos; luego devolví lo que no quité.

5 Oh Dios, tú conoces mi necedad; y mis pecados no te son ocultos.

6 No se avergüencen por mí los que en ti esperan, oh Señor Dios de los ejércitos; No se avergüencen por mí los que te buscan, oh Dios de Israel.

7 Porque por causa de ti he soportado oprobio; vergüenza ha cubierto mi rostro.

8 He llegado a ser un extraño para mis hermanos, y un extraño para los hijos de mi madre.

9 Porque el celo de tu casa me ha consumido; y los vituperios de los que te vituperaban cayeron sobre mí.

10 Cuando lloraba, y castigaba mi alma con ayuno, eso era para mi oprobio.

11 También hice de cilicio mi vestido; y me convertí en proverbio para ellos.

12 Los que se sientan en la puerta hablan contra mí, y yo era la canción de los borrachos.

13 Pero en cuanto a mí, mi oración es para ti, oh Señor, en un tiempo aceptable; Oh Dios, en la multitud de tu misericordia escúchame, en la verdad de tu salvación.

14 Sácame del lodo, y no me dejes hundir; sea yo librado de los que me aborrecen, y de las aguas profundas.

15 Que las aguas de la inundación no me abrumen, ni me trague el abismo, ni el pozo cierre su boca sobre mí.

16 Heme aquí, oh Señor; porque tu misericordia es buena; vuélvete a mí conforme a la multitud de tus tiernas misericordias.

17 Y no escondas tu rostro de tu siervo; porque estoy en problemas; escúchame rápidamente.

18 Acércate a mi alma, y redímela; líbrame a causa de mis enemigos.

19 Has conocido mi oprobio, y mi vergüenza, y mi deshonra; mis adversarios están todos delante de ti.

20 El oprobio ha quebrantado mi corazón; y estoy lleno de pesadumbre; y busqué a quien compadecerse, pero no lo hubo; y de consoladores, pero no los hallé.

21 También me dieron hiel por comida; y en mi sed me dieron a beber vinagre.

22 Vuelvase su mesa en lazo delante de ellos; y lo que debería haber sido para su bienestar, que se convierta en una trampa.

23 Sean oscurecidos sus ojos para que no vean; y haz que sus lomos se estremezcan continuamente.

24 Derrama sobre ellos tu ira, y que tu furor se apodere de ellos.

25 Que su morada sea asolada; y que nadie habite en sus tiendas.

26 Porque persiguen al que tú has herido; y hablan del dolor de aquellos a quienes has herido.

27 Añade iniquidad a su iniquidad; y no los dejes entrar en tu justicia.

28 Que sean borrados del libro de los vivos, y no se escriban con los justos.

29 Pero yo estoy pobre y triste; Que tu salvación, oh Dios, me ponga en alto.

30 Alabaré el nombre de Dios con cántico, y lo exaltaré con acción de gracias.

31 Esto también agradará al Señor más que un buey o un becerro que tiene cuernos y pezuñas.

32 Los humildes verán esto y se alegrarán; y vivirá vuestro corazón que busca a Dios.

33 Porque el Señor oye a los pobres, y no desprecia a sus presos.

34 Alábenle los cielos y la tierra, los mares y todo lo que en ellos se mueve.

35 Porque Dios salvará a Sion, y edificará las ciudades de Judá; para que habiten allí y la posean.

36 También la descendencia de sus siervos la heredará; y los que aman su nombre morarán en ella.


CAPITULO 70

David ora a Dios por la pronta destrucción de los impíos y la preservación de los piadosos. (Al Músico principal, Salmo de David, para recordar.)

1 Apresúrate, oh Dios, a librarme; apresúrate a socorrerme, oh Señor.

2 Sean avergonzados y confundidos los que buscan mi alma; sean vueltos atrás y confundidos los que desean mi mal.

3 Sean vueltos atrás en pago de su vergüenza los que dicen: ¡Ajá, ajá!

4 Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan; y que los que aman tu salvación digan continuamente: Sea engrandecido Dios.

5 Pero yo soy pobre y necesitado; apresúrate a mí, oh Dios; tú eres mi ayuda y mi libertador; Señor, no te demores.


CAPITULO 71

David, con fe, ora por sí mismo y contra los enemigos de su alma: promete constancia.

1 En ti, oh Señor, confío; que nunca me confundan.

2 Líbrame en tu justicia, y hazme escapar; inclina a mí tu oído, y sálvame.

3 Sé tú mi habitación fuerte, a la cual pueda recurrir continuamente; tú has dado mandamiento para salvarme; porque tú eres mi roca y mi fortaleza.

4 Líbrame, oh Dios mío, de la mano del impío, de la mano del hombre injusto y cruel.

5 Porque tú eres mi esperanza, oh Señor Dios; eres mi confianza desde mi juventud.

6 Por ti he sido sostenido desde el vientre; tú eres el que me sacó de las entrañas de mi madre; mi alabanza será continuamente de ti.

7 Soy como una maravilla para muchos; pero tú eres mi fuerte refugio.

8 Sea llena mi boca de tu alabanza y de tu gloria todo el día.

9 No me deseches en el tiempo de la vejez; no me desampares cuando mis fuerzas decaen.

10 Porque mis enemigos hablan contra mí; y los que acechan mi alma consultan juntos,

11 diciendo: Dios lo ha desamparado; persíguelo y tómalo; porque no hay quien lo libre.

12 Oh Dios, no te alejes de mí; Oh Dios mío, apresúrate por mi ayuda.

13 Sean avergonzados y consumidos los que son adversarios de mi alma; sean cubiertos de afrenta y deshonra los que buscan mi mal.

14 Pero yo esperaré continuamente, y aún te alabaré más y más.

15 Mi boca publicará tu justicia y tu salvación todo el día; porque no sé sus números.

16 Iré con la fuerza del Señor Dios; Haré mención de tu justicia, aun de la tuya sola.

17 Oh Dios, tú me enseñaste desde mi juventud; y hasta aquí he declarado tus maravillas.

18 Ahora también en mi vejez y canas, oh Dios, no me desampares; hasta que haya mostrado tu fuerza a esta generación, y tu poder a todos los venideros.

19 Muy alta es también tu justicia, oh Dios, que has hecho grandes cosas; ¡Oh Dios, quién es como tú!

20 Tú, que me mostraste grandes y dolorosas aflicciones, me vivificarás de nuevo, y me harás subir de nuevo de las profundidades de la tierra.

21 Tú aumentarás mi grandeza y me consolarás por todas partes.

22 También te alabaré con salterio, tu verdad, oh Dios mío; a ti cantaré con el arpa, oh tú, Santo de Israel.

23 Mis labios se regocijarán en gran manera cuando te cante; y mi alma, que tú has redimido.

24 Mi lengua hablará también de tu justicia todo el día; porque se avergüenzan, se avergüenzan los que buscan mi mal.


CAPITULO 72

David muestra la gloria del reino de Cristo. (Un Salmo para Salomón.) 

1 Oh Dios, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey.

2 El juzgará a tu pueblo con justicia, ya tus pobres con juicio.

3 Los montes traerán paz a los pueblos, y los collados justicia.

4 Juzgará a los pobres del pueblo, salvará a los hijos de los necesitados, y quebrantará al opresor.

5 Te temerán mientras duren el sol y la luna, por todas las generaciones.

6 Descenderá como la lluvia sobre la hierba segada; como aguaceros que riegan la tierra.

7 En sus días florecerá la justicia; y abundancia de paz mientras dure la luna.

8 Dominará también de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra.

9 Los que habitan en el desierto se inclinarán ante él; y sus enemigos lamerán el polvo.

10 Los reyes de Tarsis y de las islas traerán presentes; los reyes de Saba y Seba ofrecerán presentes.

11 Sí, todos los reyes se postrarán delante de él; todas las naciones le servirán.

12 Porque él librará al necesitado cuando clame; también al pobre, y al que no tiene quien lo ayude.

13 El perdonará al pobre y al necesitado, y salvará las almas de los necesitados.

14 Redimirá su alma del engaño y de la violencia; y preciosa será la sangre de ellos delante de sus ojos.

15 Y vivirá, y se le dará del oro de Sabá; también se orará por él continuamente; y diariamente será alabado.

16 Habrá un puñado de trigo en la tierra sobre la cumbre de los montes; su fruto se estremecerá como el Líbano; y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra.

17 Su nombre permanecerá para siempre; su nombre será continuado mientras el sol; y los hombres serán benditos en él; todas las naciones lo llamarán bienaventurado.

18 Bendito sea el Señor Dios, el Dios de Israel, que sólo hace maravillas.

19 Y bendito sea su glorioso nombre para siempre; y que toda la tierra se llene de su gloria. Amén y Amén.

20 Se acabaron las oraciones de David, hijo de Isaí.


CAPITULO 73

La liberación del profeta de la tentación: el propósito de Dios en destruir a los malvados y sostener a los justos. (Salmo de Asaf.)

1 En verdad, Dios es bueno con Israel, incluso con los limpios de corazón.

2 Pero en cuanto a mí, mis pies casi se habían ido; mis pasos casi habían resbalado.

3 Porque tuve envidia de los necios, Cuando vi la prosperidad de los impíos.

4 Porque no hay ataduras en su muerte; pero su fuerza es firme.

5 No están en aflicción como los demás hombres; ni son azotados como los otros hombres.

6 Por tanto, la soberbia los rodeará como a una cadena; la violencia los cubre como a un vestido.

7 Sus ojos están saltones de gordura; tienen más de lo que el corazón podría desear.

8 Se han corrompido y hablan mal de la opresión; hablan con altivez.

9 Ponen su boca contra los cielos, y su lengua anda por la tierra.

10 Por tanto, su pueblo vuelve acá; y se les exprime el agua de una copa llena.

11 Y dicen: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en el Altísimo?

12 He aquí, estos son los impíos, que prosperan en el mundo; aumentan en riquezas.

13 En verdad he limpiado mi corazón en vano, y lavado mis manos en inocencia.

14 Porque todo el día he sido azotado, y castigado cada mañana.

15 Si digo, así hablaré; he aquí, ofenderé a la generación de tus hijos.

16 Cuando pensé en saber esto, fue demasiado doloroso para mí;

17 Hasta que entré en el santuario de Dios; entonces comprendí su fin.

18 Ciertamente los pusiste en lugares resbaladizos; los arrojaste a la destrucción.

19 ¡Cómo son llevados a la desolación, como en un momento! están completamente consumidos por los terrores.

20 Como un sueño cuando uno se despierta; por eso, oh Señor, cuando despiertes, despreciarás su imagen.

21 Así se entristeció mi corazón, y me compungieron los riñones.

22 Tan necio e ignorante fui; Yo era como una bestia delante de ti.

23 Sin embargo, yo estoy continuamente contigo; me has agarrado de mi mano derecha.

24 Con tu consejo me guiarás, y después me recibirás en gloria.

25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? y no hay nadie sobre la tierra que yo desee fuera de ti.

26 Mi carne y mi corazón desfallecen; pero Dios es la fortaleza de mi corazón, y mi porción para siempre.

27 Porque he aquí, los que están lejos de ti perecerán; has destruido a todos los que se prostituyen de ti.

28 Pero bueno es para mí acercarme a Dios; He puesto mi confianza en el Señor Dios, para contar todas tus obras.


CAPITULO 74

El profeta se queja de la desolación del santuario: mueve a Dios para que lo ayude. (Masquil de Asaf.)

1 Oh Dios, ¿por qué nos has desechado para siempre? ¿Por qué humea tu furor contra las ovejas de tu prado?

2 Acordaos de vuestra congregación, la cual adquiristeis desde tiempos antiguos; la vara de tu heredad, que redimiste; este monte de Sion, en el cual has habitado.

3 Alza tus pies a las desolaciones perpetuas; aun todo lo que el enemigo ha hecho impíamente en el santuario.

4 Tus enemigos braman en medio de tus congregaciones; pusieron sus insignias por señales.

5 Un hombre era famoso por haber levantado hachas sobre los frondosos árboles.

6 Pero ahora derriban su obra tallada en seguida con hachas y martillos.

7 Han echado fuego en tu santuario, han profanado derribando por tierra la morada de tu nombre.

8 Dijeron en su corazón: Destruyámoslos a una; han quemado todas las sinagogas de Dios en la tierra.

9 No vemos nuestras señales; ya no hay más profeta; ni hay entre nosotros quien sepa hasta cuándo.

10 Oh Dios, ¿hasta cuándo os reprochará el adversario? ¿blasfemará el enemigo tu nombre para siempre?

11 ¿Por qué retraes tu mano, aun tu diestra? Sácalo de tu seno.

12 Porque Dios es mi Rey desde la antigüedad, que obra salvación en medio de la tierra.

13 Dividiste el mar con tu fuerza; tú quebrantas las cabezas de los dragones en las aguas.

14 Tú quebrantaste las cabezas del leviatán, y lo diste por comida al pueblo que habita en el desierto.

15 Tú abriste la fuente y el torrente; tú secaste ríos caudalosos.

16 Tuyo es el día, tuya es también la noche; tú has preparado la luz y el sol.

17 Tú fijaste todos los términos de la tierra; Tú hiciste el verano y el invierno.

18 Acuérdate de esto, que el enemigo te ha vituperado, oh Señor, y que el pueblo necio ha blasfemado tu nombre.

19 No entregues el alma de tu tórtola a la multitud de los impíos; no te olvides de la congregación de tus pobres para siempre.

20 Ten respeto al pacto; porque los lugares tenebrosos de la tierra están llenos de moradas de crueldad.

21 ¡Oh, que los oprimidos no vuelvan avergonzados; que los pobres y necesitados alaben tu nombre.

22 Levántate, oh Dios, defiende tu propia causa; acuérdate de cómo te vitupera cada día el necio.

23 No olvides la voz de tus enemigos; el tumulto de los que se levantan contra ti crece de continuo.


CAPITULO 75

El profeta alaba a Dios y promete hacer justicia. (Al Músico Principal, Al-taschith, Salmo o Cántico de Asaf.)

1 A ti, oh Dios, te damos gracias, a ti te damos gracias; porque tu nombre está cerca de tus maravillas declara.

2 Cuando reciba a la congregación, juzgaré con rectitud.

3 La tierra y todos sus habitantes están disueltos; Yo sostengo los pilares de ella. Selah.

4 Dije a los necios: No hagáis locuras; y al impío: No levantéis el cuerno;

5 No levantes tu cuerno en alto; no hables con rigidez de cerviz.

6 Porque la promoción no viene ni del este, ni del oeste, ni del sur.

7 Pero Dios es el juez; a uno derriba y a otro levanta.

8 Porque en la mano del Señor hay una copa, y el vino es tinto; está lleno de mezcla; y derrama de lo mismo; mas sus heces, las exprimirán y beberán todos los impíos de la tierra.

9 Pero lo declararé para siempre; Cantaré alabanzas al Dios de Jacob.

10 Cortaré también todos los cuernos de los impíos; pero los cuernos de los justos serán exaltados.


CAPITULO 76

La majestad de Dios en la iglesia — Exhortación a servirle con reverencia. (Al Músico principal en Neginoth, Salmo o Cántico de Asaf.)

1 En Judá es conocido Dios; su nombre es grande en Israel.

2 En Salem también está su tabernáculo, y su morada en Sion.

3 Allí quebró las flechas del arco, el escudo, la espada y la batalla. Selah.

4 Eres más glorioso y excelente que los montes de rapiña.

5 Los valientes están despojados, han dormido su sueño; y ninguno de los hombres de poder halló sus manos.

6 A tu reprensión, oh Dios de Jacob, tanto el carro como el caballo caen en un profundo sueño.

7 Tú, aun tú, eres temible; ¿Y quién podrá estar delante de tus ojos una vez que estés enojado?

8 Hiciste oír juicio desde los cielos; la tierra temió, y se quedó quieta,

9 Cuando se levantó Dios para juzgar, para salvar a todos los mansos de la tierra. Selah.

10 Ciertamente la ira del hombre te alabará; reprimirás el resto de la ira.

11 Vota y paga al Señor tu Dios; que todos los que están alrededor de él traigan presentes a él que debe ser temido.

12 Cortará el espíritu de los príncipes; es terrible para los reyes de la tierra.


CAPITULO 77

Las meditaciones del salmista: las obras grandes y llenas de gracia de Dios. (Al Músico principal, a Jedutún, Salmo de Asaf.)

1 A Dios clamé con mi voz, a Dios con mi voz, y él me escuchó.

2 En el día de mi angustia busqué al Señor; mi llaga corrió en la noche, y no cesó; mi alma se negó a ser consolada.

3 Me acordé de Dios y me turbé; Me quejé, y mi espíritu estaba abrumado. Selah.

4 Tú sostienes mis ojos despiertos; Estoy tan angustiado que no puedo hablar.

5 He considerado los días de antaño, los años de la antigüedad.

6 Llamo a la memoria mi canción en la noche; comulgo con mi propio corazón; y mi espíritu buscó diligentemente.

7 ¿Desechará el Señor para siempre? ¿Y no será más favorable?

8 ¿Ha desaparecido para siempre su misericordia? ¿Falla para siempre su promesa?

9 ¿Se ha olvidado Dios de tener piedad? ¿Ha cerrado con ira sus tiernas misericordias? Selah.

10 Y dije: Esta es mi enfermedad; pero me acordaré de los años de la diestra del Altísimo.

11 Me acordaré de las obras del Señor; ciertamente me acordaré de tus maravillas de antaño.

12 Meditaré también en toda tu obra, y hablaré de tus hechos.

13 Tu camino, oh Dios, es en el santuario; ¿Quién es un Dios tan grande como nuestro Dios?

14 Tú eres el Dios que hace maravillas; has declarado tu poder entre los pueblos.

15 Con tu brazo redimiste a tu pueblo, los hijos de Jacob y de José. Selah.

16 Las aguas te vieron, oh Dios, las aguas te vieron; Ellos estaban asustados; los abismos también se turbaron.

17 Las nubes derramaron agua; los cielos lanzaron un sonido; tus flechas también se fueron lejos.

18 La voz de tu trueno estaba en el cielo; los relámpagos alumbraron el mundo; la tierra tembló y tembló.

19 Tu camino está en el mar, y tu senda en las muchas aguas, y tus pasos no son conocidos.

20 Condujiste a tu pueblo como a un rebaño por mano de Moisés y de Aarón.


CAPITULO 78

Una exhortación a aprender y enseñar la ley de Dios: la ira de Dios contra los desobedientes. (Masquil de Asaf.)

1 Escucha, pueblo mío, mi ley; inclinad vuestros oídos a las palabras de mi boca.

2 Abriré mi boca en una parábola; Pronunciaré dichos tenebrosos de antaño;

3 Lo cual hemos oído y conocido, y nuestros padres nos lo han dicho.

4 No las esconderemos de sus hijos, mostrando a la generación venidera las alabanzas del Señor, y su fuerza, y las maravillas que ha hecho.

5 Porque él estableció un testimonio en Jacob, y estableció una ley en Israel, la cual mandó a nuestros padres, para que la dieran a conocer a sus hijos;

6 para que la generación venidera los conozca, aun los niños que han de nacer; quién debe levantarse y declararlos a sus hijos;

7 para que pongan su esperanza en Dios, y no se olviden de las obras de Dios, sino que guarden sus mandamientos;

8 y no sean como sus padres, una generación obstinada y rebelde; una generación que no arregló su corazón, y cuyo espíritu no fue firme con Dios.

9 Los hijos de Efraín, armados y armados con arcos, se volvieron el día de la batalla.

10 No guardaron el pacto de Dios, y rehusaron andar en su ley;

11 Y se olvidaron de sus obras, y de sus prodigios que les había mostrado.

12 Cosas maravillosas hizo él a la vista de sus padres, en la tierra de Egipto, en el campo de Zoán.

13 Dividió el mar, y los hizo pasar; e hizo que las aguas se detuvieran como un montón.

14 También de día los guió con una nube, y toda la noche con una luz de fuego.

15 Partió las peñas en el desierto, y les dio a beber como de grandes abismos.

16 Sacó también arroyos de la peña, e hizo correr aguas como ríos.

17 Y pecaron aún más contra él, provocando al Altísimo en el desierto.

18 Y tentaron a Dios en su corazón, pidiendo comida para su concupiscencia.

19 Sí, hablaron contra Dios; Dijeron: ¿Podrá Dios poner mesa en el desierto?

20 He aquí, él hirió la peña, y corrieron aguas, y torrentes se desbordaron; ¿Él también puede dar pan? ¿Podrá él proveer carne para su pueblo?

21 Por tanto, el Señor oyó esto, y se enojó; y se encendió fuego contra Jacob, y subió también la ira contra Israel;

22 Porque no creyeron en Dios, ni confiaron en su salvación;

23 Aunque hubiera mandado a las nubes desde arriba, y abierto las puertas de los cielos,

24 Y había hecho llover sobre ellos maná para comer, y les había dado del grano del cielo.

25 El hombre comió pan de ángeles; les envió carne hasta saciarse.

26 Hizo soplar en el cielo un viento solano; y con su poder trajo el viento del sur.

27 Hizo llover sobre ellos carne como polvo, y aves emplumadas como la arena del mar;

28 Y lo dejó caer en medio de su campamento, alrededor de sus habitaciones.

29 Y comieron, y se saciaron bien; porque les dio su propio deseo;

30 No se apartaron de su lujuria; pero estando aún la comida en sus bocas,

31 La ira de Dios vino sobre ellos, y mató a los más gordos de ellos, y derribó a los escogidos de Israel.

32 Con todo esto pecaron todavía, y no creyeron a causa de sus maravillas.

33 Por tanto, consumió sus días en vanidad, y sus años en angustia.

34 Cuando los mataba, ellos lo buscaban; y volvieron y preguntaron temprano por Dios.

35 Y se acordaron de que Dios era su Roca, y el Dios alto su Redentor.

36 Sin embargo, lo lisonjearon con su boca, y le mintieron con su lengua.

37 Porque su corazón no estaba bien con él, ni fueron firmes en su pacto.

38 Mas él, lleno de compasión, perdonó la iniquidad de ellos, y no los destruyó; sí, muchas veces apartó su enojo, y no despertó toda su ira.

39 Porque se acordó de que no eran más que carne; un viento que pasa y no vuelve.

40 ¡Cuántas veces lo irritaron en el desierto, y lo entristecieron en la soledad!

41 Sí, se volvieron atrás y tentaron a Dios, y limitaron al Santo de Israel.

42 No se acordaron de su mano, ni del día en que los libró del enemigo;

43 Cómo había hecho sus señales en Egipto, y sus prodigios en el campo de Zoán;

44 Y había convertido sus ríos en sangre; y sus inundaciones, que no pudieron beber.

45 Envió entre ellos diversas clases de moscas, que los devoraron; y ranas, que los destruyó.

46 Dio también su fruto a la oruga, y su trabajo a la langosta.

47 Destruyó sus vides con granizo, y sus higuerales con escarcha.

48 Entregó también sus ganados al granizo, Y sus rebaños a los rayos ardientes.

49 Echó sobre ellos el furor de su ira, ira, indignación y angustia, enviando entre ellos ángeles malos.

50 Dio paso a su ira; no eximió su alma de la muerte, sino que entregó su vida a la pestilencia;

51 e hirió a todo primogénito en Egipto; el jefe de su fuerza en los tabernáculos de Cam;

52 sino que hizo salir a su pueblo como ovejas, y los guió por el desierto como a un rebaño.

53 Y los condujo con seguridad, para que no temieran; pero el mar abrumó a sus enemigos.

54 Y los llevó hasta el término de su santuario, hasta este monte que su diestra había ganado.

55 Echó también de delante de ellos a las naciones, y les repartió heredad con cordel, e hizo habitar en sus tiendas a las tribus de Israel.

56 Sin embargo, tentaron y provocaron al Dios Altísimo, y no guardaron sus testimonios;

57 Pero se volvieron y fueron infieles como sus padres; fueron desviados como un arco engañoso.

58 Porque lo provocaron a ira con sus lugares altos, y lo movieron a celos con sus imágenes talladas.

59 Cuando Dios oyó esto, se enojó y aborreció mucho a Israel.

60 Así que dejó el tabernáculo de Silo, la tienda que puso entre los hombres;

61 Y entregó en cautiverio su fuerza, Y su gloria en mano del enemigo.

62 Entregó también a su pueblo a la espada; y se enojó con su heredad,

63 El fuego consumió a sus jóvenes; y sus doncellas no fueron dadas a matrimonio.

64 Sus sacerdotes cayeron a espada; y sus viudas no hicieron lamentación.

65 Entonces despertó el Señor como quien duerme, y como un valiente que grita a causa del vino.

66 E hirió a sus enemigos en las partes traseras; los sometió a un oprobio perpetuo.

67 Además rehusó el tabernáculo de José, y no escogió la tribu de Efraín;

68 sino que escogió de la tribu de Judá, el monte de Sión que amó.

69 Y edificó su santuario como palacios altos, como la tierra que él ha afirmado para siempre.

70 Escogió también a David su siervo, y lo sacó de los rediles;

71 De seguir las ovejas preñadas lo trajo para apacentar a Jacob su pueblo, ya Israel su heredad.

72 Y los sustentó conforme a la integridad de su corazón; y los guió con la destreza de sus manos.


CAPITULO 79

La desolación de Jerusalén: David ora por su liberación. (Salmo de Asaf.)

1 Oh Dios, las naciones han llegado a tu heredad; Tu santo templo han profanado; han puesto a Jerusalén sobre montones.

2 Los cuerpos muertos de tus siervos han dado por comida a las aves del cielo, la carne de tus santos a las bestias de la tierra.

3 Su sangre derramaron como agua alrededor de Jerusalén; y no hubo quien los enterrara.

4 Hemos llegado a ser afrenta de nuestros vecinos, Escarnio y escarnio de los que nos rodean.

5 ¿Hasta cuándo, Señor? ¿Estarás enojado para siempre? ¿Arderán como fuego tus celos?

6 Derrama tu ira sobre las naciones que no te conocen, y sobre los reinos que no invocan tu nombre.

7 Porque han devorado a Jacob, y han asolado su morada.

8 Oh, no te acuerdes contra nosotros de las iniquidades pasadas; deja que tus tiernas misericordias nos prevengan rápidamente; porque estamos muy abatidos.

9 Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre; y líbranos, y limpia nuestros pecados, por amor de tu nombre.

10 ¿Por qué han de decir las naciones: ¿Dónde está su Dios? sea conocido entre las naciones delante de nosotros por la venganza de la sangre de tus siervos que es derramada.

11 Llegue delante de ti el gemido del preso; conforme a la grandeza de tu poder preserva a los que están destinados a morir;

12 Y da a nuestros prójimos en su seno siete veces su oprobio, con el cual te han vituperado, oh Señor.

13 Así nosotros, tu pueblo y las ovejas de tu pasto, te daremos gracias para siempre; proclamaremos tu alabanza a todas las generaciones.


CAPITULO 80

Una queja para Israel: David ora por liberación. (Al Músico principal sobre Shoshannim-Eduth, Salmo de Asaf.)

1 Escucha, Pastor de Israel, tú que pastoreas a José como a un rebaño; tú que moras entre los querubines, resplandece.

2 Delante de Efraín, de Benjamín y de Manasés, despierta tu fuerza, y ven y sálvanos.

3 Haznos volver, oh Dios, y haz resplandecer tu rostro; y seremos salvos.

4 Oh Señor, Dios de los ejércitos, ¿hasta cuándo estarás enojado contra la oración de tu pueblo?

5 Los alimentas con pan de lágrimas; y les diste a beber lágrimas en gran medida.

6 Nos pusiste por contienda a nuestros vecinos; y nuestros enemigos se ríen entre ellos.

7 Haznos volver, oh Dios de los ejércitos, y haz resplandecer tu rostro; y seremos salvos.

8 Tú sacaste una vid de Egipto; tú echaste fuera las naciones, y la plantaste.

9 Preparaste lugar delante de ella, e hiciste que echara profundas raíces, y llenó la tierra.

10 Las colinas se cubrieron con su sombra, y sus ramas eran como los hermosos cedros.

11 Echó sus ramas al mar, Y sus ramas al río.

12 ¿Por qué, pues, has derribado sus vallados, para que todos los que pasan por el camino la arranquen?

13 El jabalí del bosque la asolará, y la fiera del campo la devorará.

14 Vuélvete, te rogamos, oh Dios de los ejércitos; mira desde el cielo, y mira, y visita esta vid;

15 y la viña que plantó tu diestra, y el sarmiento que tú mismo fortaleciste.

16 Se quema con fuego, se corta; perecen a la reprensión de tu rostro.

17 Sea tu mano sobre el varón de tu diestra, sobre el hijo de hombre que para ti fortaleciste.

18 Así no nos volveremos atrás de ti; vivifícanos, e invocaremos tu nombre.

19 Haznos volver, oh Señor, Dios de los ejércitos, haz resplandecer tu rostro; y seremos salvos.


CAPITULO 81

Una exhortación a alabar a Dios: Dios exhorta a la obediencia. (Al Músico principal sobre Gitit, Salmo de Asaf.)

1 Cantad en voz alta a Dios, nuestra fortaleza; aclamad con júbilo al Dios de Jacob.

2 Entonad salmo, y traed el pandero, el arpa agradable con el salterio.

3 Tocad la trompeta en la luna nueva, en el tiempo señalado, en el día de nuestra fiesta solemne.

4 Porque estatuto era para Israel, y ley del Dios de Jacob.

5 Esto puso en José por testimonio, cuando salió por la tierra de Egipto; donde escuché un idioma que no entendía.

6 Retiré su hombro de la carga; sus manos fueron libradas de las ollas.

7 En la angustia me llamaste, y yo te libré; Te respondí en el lugar secreto del trueno; Te probé en las aguas de Merribah. Selah.

8 Oye, pueblo mío, y te testificaré; Oh Israel, si me oyeres;

9 No habrá en ti dios extraño; ni adorarás a ningún dios extraño.

10 Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto; abre bien tu boca, y yo la llenaré.

11 Pero mi pueblo no escuchó mi voz; e Israel no quiso nada de mí.

12 Así que los entregué a la lujuria de sus propios corazones; y anduvieron en sus propios consejos.

13 ¡Oh, si mi pueblo me hubiera escuchado, e Israel hubiera andado en mis caminos!

14 Habría subyugado pronto a sus enemigos, Y vuelto mi mano contra sus adversarios.

15 Los que odian al Señor deberían haberse sometido a él; pero su tiempo debería haber durado para siempre.

16 Debió haberlos alimentado también con lo mejor del trigo; y con miel de la roca te saciaría.


CAPITULO 82

Una oración de juicio. (Salmo de Asaf.)

1 Dios está en la congregación de los poderosos; él juzga entre los dioses.

2 ¿Hasta cuándo les dejaréis juzgar injustamente, y aceptar las personas de los impíos? Selah.

3 Defiende al pobre y al huérfano; haz justicia a los afligidos y necesitados.

4 Libra al pobre y al necesitado; librarlos de la mano de los impíos.

5 No saben, ni quieren entender; caminan en la oscuridad; todos los cimientos de la tierra están fuera de curso.

6 He dicho: Vosotros sois dioses; y todos vosotros sois hijos del Altísimo.

7 Mas como hombres moriréis, y como uno de los príncipes caeréis.

8 Levántate, oh Dios, juzga la tierra; porque tú heredarás todas las naciones.


CAPITULO 83

Una oración contra los que oprimen. (Canción o Salmo de Asaf.)

1 No calles, oh Dios; No calles, ni te quedes quieto, oh Dios.

2 Porque he aquí, tus enemigos hacen tumulto; y los que te aborrecen han alzado la cabeza.

3 Con astucia han tomado consejo contra tu pueblo, y han consultado contra tus escondidos.

4 Han dicho: Venid, y destruyámoslos para que no sean una nación; para que no haya más memoria del nombre de Israel.

5 Porque se han consultado de común acuerdo; están confederados contra ti;

6 Las tiendas de Edom y de los ismaelitas; de Moab y de los agarenos;

7 Gebal, Amón y Amalec; los filisteos con los habitantes de Tiro;

8 Assur también se une a ellos; han ayudado a los hijos de Lot. Selah.

9 Háganles como a los madianitas; como a Sísara, como a Jabín, en el arroyo de Cisón;

10 que pereció en En-dor; se convirtieron en estiércol para la tierra.

11 Pon a sus nobles como a Oreb ya Zeeb; sí, todos sus príncipes como Zeba y como Zalmuna;

12 que dijo: Tomemos para nosotros las casas de Dios en posesión.

13 Oh Dios mío, hazlos como una rueda; como la hojarasca delante del viento.

14 Como fuego que quema la leña, y como llama que quema los montes;

15 Persíguelos, pues, con tu tempestad, y estímalos con tu tempestad.

16 Llena sus rostros de vergüenza; para que busquen tu nombre, oh Señor.

17 Sean avergonzados y turbados para siempre; sí, sean avergonzados y perezcan.

18 para que los hombres sepan que tú, cuyo único nombre es JEHOVÁ, eres el Altísimo sobre toda la tierra.


CAPITULO 84

Bienaventuranza de la comunión con Dios. (Al Músico principal sobre Gitit: Salmo para los hijos de Coré.)

1 ¡Cuán amables son tus tabernáculos, oh Señor de los ejércitos!

2 Mi alma anhela, sí, incluso desfallece los atrios del Señor; mi corazón y mi carne claman por el Dios vivo.

3 Sí, el gorrión ha hallado casa, y la golondrina nido para sí, donde poner sus crías, tus altares, oh Señor de los ejércitos, Rey mío y Dios mío.

4 Bienaventurados los que habitan en tu casa; todavía te alabarán. Selah.

5 Bienaventurado el hombre cuya fuerza está en ti; en cuyo corazón están sus caminos.

6 que pasando por el valle de Baca lo hacen un pozo; la lluvia también llena los estanques.

7 Van de fortaleza en fortaleza, cada uno de ellos en Sión se presenta ante Dios.

8 Oh Señor, Dios de los ejércitos, escucha mi oración; escucha, oh Dios de Jacob. Selah.

9 He aquí, oh Dios, nuestro escudo, y mira el rostro de tu ungido.

10 Porque mejor es un día en tus atrios que mil. Prefiero ser portero en la casa de mi Dios, que habitar en las tiendas de maldad.

11 Porque el Señor Dios es sol y escudo; el Señor dará gracia y gloria; ningún bien negará a los que andan en integridad.

12 Oh Señor de los ejércitos, bendito el hombre que en ti confía.


CAPITULO 85

Regreso del cautiverio predicho - Reino de justicia. (Al Músico principal: Salmo para los hijos de Coré.)

1 Señor, tú has sido favorable a tu tierra; tú hiciste volver la cautividad de Jacob.

2 Has perdonado la iniquidad de tu pueblo; has cubierto todo su pecado. Selah.

3 Has quitado toda tu ira; te apartaste del furor de tu ira.

4 Conviértenos, oh Dios de nuestra salvación, y haz cesar tu ira contra nosotros.

5 ¿Estarás enojado contra nosotros para siempre? ¿Descargarás tu ira por todas las generaciones?

6 ¿No volverás a darnos vida? para que tu pueblo se regocije en ti?

7 Muéstranos tu misericordia, oh Señor, y concédenos tu salvación.

8 Oiré lo que hablará Dios el Señor; porque hablará paz a su pueblo, ya sus santos; pero que no se vuelvan otra vez a la necedad.

9 Ciertamente cercana está su salvación a los que le temen; para que habite la gloria en nuestra tierra.

10 La misericordia y la verdad se encuentran juntas; la justicia y la paz se han besado.

11 La verdad brotará de la tierra; y la justicia mirará desde el cielo.

12 Sí, el Señor dará lo que es bueno; y nuestra tierra dará su fruto.

13 La justicia irá delante de él; y nos pondrá en el camino de sus pasos.


CAPITULO 86

Triunfo final del gobierno de Dios. (Una oración de David.)

1 Inclina, oh Señor, tu oído, escúchame; porque soy pobre y necesitado.

2 Guarda mi alma; porque soy santo; Oh tú, Dios mío, salva a tu siervo que en ti confía.

3 Ten piedad de mí, oh Señor; porque a ti clamo todos los días.

4 Alegra el alma de tu siervo; porque a ti, oh Señor, levanto mi alma.

5 Porque tú, Señor, eres bueno y estás dispuesto a perdonar; y grande en misericordia para con todos los que te invocan.

6 Escucha, oh Señor, mi oración; y atiende a la voz de mis súplicas.

7 En el día de mi angustia te invocaré; porque tú me responderás.

8 Entre los dioses no hay ninguno como tú, oh Señor; ni hay obras como las tuyas.

9 Todas las naciones que tú hiciste vendrán y adorarán delante de ti, oh Señor; y glorificaré tu nombre.

10 Porque eres grande y haces maravillas; tú eres Dios solo.

11 Enséñame tu camino, oh Señor; caminaré en tu verdad; une mi corazón para temer tu nombre.

12 Te alabaré, oh Señor Dios mío, con todo mi corazón; y glorificaré tu nombre para siempre.

13 Porque grande es tu misericordia para conmigo; y tú has librado mi alma del más bajo infierno.

14 Oh Dios, los soberbios se han levantado contra mí, y las asambleas de los violentos han buscado mi alma; y no te he puesto delante de ellos.

15 Pero tú, oh Señor, eres un Dios misericordioso y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad.

16 Oh, vuélvete a mí, y ten piedad de mí; da tu fuerza a tu siervo, y salva al hijo de tu sierva.

17 Muéstrame una señal para bien; para que los que me aborrecen lo vean y se avergüencen; porque tú, Señor, me has socorrido y consolado.


CAPITULO 87

La gloria de Sión. (Salmo o Cántico para los hijos de Coré.)

1 Su fundamento está en los montes santos.

2 El Señor ama las puertas de Sión más que todas las moradas de Jacob.

3 Cosas gloriosas se hablan de ti, oh ciudad de Dios. Selah.

4 Mencionaré a Rahab y Babilonia a los que me conocen; he aquí Filistea, y Tiro, con Etiopía; este hombre nació allí.

5 Y de Sion se dirá: Este y aquel hombre nacieron en ella; y el Altísimo mismo la establecerá.

6 El Señor contará, cuando inscriba al pueblo, que este hombre nació allí. Selah.

7 Así estarán allí los cantores como los que tocan instrumentos; todas mis fuentes están en ti.


CAPITULO 88

Una oración de queja. (Cántico o Salmo para los hijos de Coré, al Músico principal sobre Mahalat Leannot, Masquil de Hemán Ezraita.)

1 Oh Señor Dios de mi salvación, día y noche he clamado delante de ti;

2 Llegue mi oración delante de ti; inclina tu oído a mi clamor;

3 Porque mi alma está llena de angustias; y mi vida se acerca al sepulcro.

4 Soy contado con los que descienden a la fosa; Soy como un hombre sin fuerzas;

5 Libre entre los muertos, como los muertos que yacen en el sepulcro, de quienes ya no te acuerdas; y serán cortados de tu mano.

6 Me pusiste en el abismo, en las tinieblas, en los abismos.

7 Tu furor reposa sobre mí, Y me has afligido con todas tus ondas. Selah.

8 Has apartado de mí a mis conocidos; me has puesto por abominación para ellos; Estoy encerrado y no puedo salir.

9 Mi ojo está de luto por la aflicción; Señor, cada día te he invocado, he extendido mis manos hacia ti.

10 ¿Mostrarás prodigios a los muertos? ¿Se levantarán los muertos y te alabarán? Selah.

11 ¿Será declarada tu misericordia en el sepulcro? o tu fidelidad en la destrucción?

12 ¿Serán conocidas en las tinieblas tus maravillas? y tu justicia en la tierra del olvido?

13 Pero a ti he clamado, oh Señor; y por la mañana mi oración te prevendrá.

14 Señor, ¿por qué desechas mi alma? ¿Por qué escondes de mí tu rostro?

15 Estoy afligido y a punto de morir desde mi juventud; mientras sufro tus terrores estoy distraído.

16 Sobre mí pasa el furor de tu ira; Tus terrores me han cortado.

17 Todos los días me rodeaban como agua; me rodearon juntos.

18 Amigo y amigo has puesto lejos de mí, y mis conocidos en tinieblas.


CAPITULO 89

Dios alabado por el establecimiento de su pacto. (Masquil de Etán el ezraíta). 

1 Las misericordias del Señor cantaré para siempre, con mi boca daré a conocer tu fidelidad a todas las generaciones.

2 Porque he dicho: La misericordia será edificada para siempre; tu fidelidad establecerás hasta los mismos cielos.

3 Pacto he hecho con mis escogidos, lo he jurado a David mi siervo.

4 Estableceré tu simiente para siempre, y edificaré tu trono por todas las generaciones. Selah.

5 Y los cielos alabarán tus maravillas, oh Señor; tu fidelidad también en la congregación de los santos.

6 Porque ¿quién en el cielo se puede comparar con el Señor? ¿Quién entre los hijos de los poderosos puede ser semejante al Señor?

7 Dios es grandemente temible en la asamblea de los santos, y digno de respeto por todos los que le rodean.

8 Oh Señor, Dios de los ejércitos, ¿quién es un Señor fuerte como tú? o a tu fidelidad alrededor de ti?

9 Tú dominas la furia del mar; cuando se levantan sus olas, tú las calmas.

10 Tú quebrantaste a Rahab como a un muerto; has dispersado a tus enemigos con tu fuerte brazo.

11 Tuyos son los cielos, tuya también la tierra; en cuanto al mundo y su plenitud, tú lo fundaste.

12 El norte y el sur los creaste; Tabor y Hermón se regocijarán en tu nombre.

13 Tienes un brazo fuerte; fuerte es tu mano, y alta tu diestra.

14 Justicia y juicio son la morada de tu trono; la misericordia y la verdad irán delante de tu rostro.

15 Bienaventurado el pueblo que conoce el sonido de alegría; caminarán, oh Señor, a la luz de tu rostro.

16 En tu nombre se regocijarán todo el día; y en tu justicia serán exaltados.

17 Porque tú eres la gloria de su fuerza; y en tu favor será exaltado nuestro cuerno.

18 Porque el Señor es nuestro amparo; y el Santo de Israel es nuestro Rey.

19 Entonces hablaste en visión a tu Santo, y dijiste: He puesto socorro sobre uno que es poderoso; He exaltado a uno escogido de entre el pueblo.

20 He hallado a David mi siervo; con mi óleo santo lo he ungido;

21 Con quien mi mano se afirmará; mi brazo también lo fortalecerá.

22 El enemigo no le exigirá; ni el hijo de maldad lo aflija.

23 Y derribaré a sus enemigos delante de su rostro, y azotaré a los que lo aborrecen.

24 Pero mi fidelidad y mi misericordia estarán con él; y en mi nombre será exaltado su cuerno.

25 Pondré también su mano en el mar, y su diestra en los ríos.

26 Me clamará: Tú eres mi Padre, mi Dios, y la Roca de mi salvación.

27 También lo haré mi primogénito, más alto que los reyes de la tierra.

28 Mi misericordia le guardaré para siempre, y mi pacto será firme con él.

29 También haré que su simiente permanezca para siempre, y su trono como los días del cielo.

30 Si sus hijos dejaren mi ley, y no anduvieren en mis juicios;

31 Si quebrantaren mis estatutos, y no guardaren mis mandamientos;

32 Entonces castigaré con vara su rebelión, y con azotes su iniquidad.

33 Sin embargo, mi misericordia no le quitaré del todo, ni dejaré que mi fidelidad falle.

34 No romperé mi pacto, ni cambiaré lo que ha salido de mis labios.

35 Una vez he jurado por mi santidad que no mentiré a David.

36 Su descendencia permanecerá para siempre, Y su trono como el sol delante de mí.

37 Será firme para siempre como la luna, y como testigo fiel en el cielo. Selah.

38 Pero tú lo desechaste y lo abominaste, te enojaste contra tu ungido.

39 Has invalidado el pacto de tu siervo; has profanado su corona echándola por tierra.

40 Has derribado todos sus vallados; has asolado sus fortalezas.

41 Todos los que pasan por el camino lo despojan; es un oprobio para sus vecinos.

42 Has alzado la diestra de sus adversarios; Has hecho regocijarse a todos sus enemigos.

43 Tú también retuviste el filo de su espada, y no lo hiciste estar en pie en la batalla.

44 Hiciste cesar su gloria, y echaste por tierra su trono.

45 Has acortado los días de su juventud; lo has cubierto de vergüenza. Selah.

46 ¿Hasta cuándo, Señor? ¿Te esconderás para siempre? ¿Tu ira arderá como el fuego?

47 Acuérdate de lo corto que es mi tiempo; ¿Por qué has hecho en vano a todos los hombres?

48 ¿Qué hombre es el que vive, y no verá muerte? ¿librará él su alma de la mano del sepulcro? Selah.

49 Señor, ¿dónde están tus antiguas misericordias, que juraste a David en tu verdad?

50 Acuérdate, Señor, del oprobio de tus siervos; cómo llevo en mi seno el oprobio de todo el pueblo poderoso;

51 Con lo que tus enemigos han vituperado, oh Señor; con que han vituperado los pasos de tu ungido.

52 Bendito sea el Señor por los siglos de los siglos. Amén y Amén.


CAPITULO 90

La oración de Moisés. (Oración de Moisés, el hombre de Dios).

1 Señor, tú has sido nuestra morada en todas las generaciones.

2 Antes que nacieran los montes, y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.

3 Tú conviertes al hombre en destrucción; y dices: Volveos, hijos de los hombres.

4 Porque mil años delante de tus ojos son como el día de ayer cuando ya pasó, y como una vigilia en la noche.

5 Los arrebatas como con torrente; son como un sueño; por la mañana son como la hierba que brota.

6 Por la mañana florece y crece; a la tarde se corta y se seca.

7 Porque con tu ira somos consumidos, y con tu furor somos turbados.

8 Has puesto nuestras iniquidades delante de ti, nuestros pecados ocultos a la luz de tu rostro.

9 Porque todos nuestros días han pasado en tu ira; pasamos nuestros años como un cuento que se cuenta.

10 Los días de nuestros años son sesenta años y diez; y si en razón de la fuerza son ochenta años, con todo, su fuerza es trabajo y tristeza; porque pronto se corta, y volamos.

11 ¿Quién conoce el poder de tu ira? según tu temor, así es tu ira.

12 Enséñanos, pues, a contar nuestros días, para que apliquemos nuestro corazón a la sabiduría.

13 Vuélvenos, oh Señor. ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de tus siervos? y que se arrepientan de todas sus palabras ásperas que han hablado acerca de ti.

14 Oh, sácianos temprano con tu misericordia; para que podamos regocijarnos y alegrarnos todos nuestros días.

15 Alégranos conforme a los días en que nos afligiste, y los años en que vimos el mal.

16 Aparezca tu obra sobre tus siervos, y tu gloria sobre sus hijos.

17 Y sea la hermosura del Señor nuestro Dios sobre nosotros; y confirma la obra de nuestras manos sobre nosotros; sí, la obra de nuestras manos establece tú.


CAPITULO 91

La seguridad de los Piadosos.

1 El que mora al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Todopoderoso.

2 Diré del Señor: El es mi refugio y mi fortaleza; Dios mío; en él confiaré.

3 Ciertamente él te librará del lazo del cazador, y de la pestilencia maligna.

4 Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás confiado; su verdad será tu escudo y adarga.

5 No temerás el terror de la noche; ni para la flecha que vuela de día;

6 Ni por la pestilencia que anda en tinieblas; ni por la destrucción que devasta al mediodía.

7 Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará.

8 Solamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos.

9 Porque has puesto al Señor, que es mi refugio, al Altísimo por tu habitación;

10 No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada.

11 Porque a sus ángeles mandará sobre ti, para que te guarden en todos tus caminos.

12 En sus manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra.

13 Sobre el león y el áspid pisarás; hollarás al cachorro del león y al dragón.

14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo lo libraré; Lo pondré en alto, porque ha conocido mi nombre.

15 Me invocará, y yo le responderé; estaré con él en la angustia; Lo libraré y lo honraré.

16 Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.


CAPITULO 92

La bondad de Dios retratada. (Un salmo o canción para el día de reposo).

1 Bueno es dar gracias al Señor, y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo;

2 para mostrar tu misericordia por la mañana, y tu fidelidad cada noche,

3 Sobre un instrumento de diez cuerdas, y sobre el salterio; sobre el arpa con un sonido solemne.

4 Porque tú, Señor, me has alegrado con tu obra; triunfaré en las obras de tus manos.

5 ¡Oh Señor, cuán grandes son tus obras! y tus pensamientos son muy profundos.

6 El hombre insensato no sabe; ni el necio entiende esto.

7 cuando los impíos brotan como la hierba, y cuando florecen todos los que hacen iniquidad; es que serán destruidos para siempre;

8 Pero tú, Señor, eres el más alto para siempre.

9 Porque he aquí tus enemigos, oh Señor, porque he aquí tus enemigos perecerán; todos los que hacen iniquidad serán esparcidos.

10 Pero mi cuerno serás exaltado como el cuerno de un unicornio; Seré ungido con aceite fresco.

11 Mis ojos también verán mi deseo sobre mis enemigos, y mis oídos oirán mi deseo sobre los impíos que se levantan contra mí.

12 El justo florecerá como la palmera; crecerá como un cedro en el Líbano.

13 Las que él plantó en la casa del Señor florecerán en los atrios de nuestro Dios.

14 Todavía darán fruto en la vejez; serán gordos y florecientes;

15 Para mostrar que el Señor es recto; él es mi roca, y no hay injusticia en él.


CAPITULO 93

La majestad y el poder de Dios.

1 El Señor reina, está vestido de majestad; el Señor está vestido de fuerza, con la cual se ha ceñido; también el mundo está firme, que no puede ser movido.

2 Tu trono es establecido desde la antigüedad; eres desde la eternidad.

3 Los ríos se han alzado, oh Señor, los ríos han alzado su voz; las inundaciones levantan sus olas.

4 El Señor en lo alto es más poderoso que el ruido de muchas aguas, sí, que las poderosas olas del mar.

5 Muy fieles son tus testimonios; santificación conviene a tu casa, oh Señor, para siempre.


CAPITULO 94

El profeta, llamando a la justicia, enseña la providencia de Dios: la bienaventuranza de la aflicción.

1 Oh Señor Dios, a quien pertenece la venganza; Oh Dios, a quien pertenece la venganza, muéstrate.

2 Levántate, Juez de la tierra; dar una recompensa a los soberbios.

3 Señor, ¿hasta cuándo triunfarán los impíos? ¿Hasta cuándo triunfarán los impíos?

4 ¿Hasta cuándo hablarán y hablarán cosas duras? y todos los que hacen iniquidad se jactan?

5 Desmenuzan a tu pueblo, oh Señor, y afligen tu heredad.

6 Matan a la viuda y al extranjero, y matan al huérfano.

7 Sin embargo, dicen: El Señor no verá, ni el Dios de Jacob tendrá en cuenta.

8 Entended, necios entre el pueblo; y vosotros, necios, ¿cuándo seréis sabios?

9 El que planta el oído, ¿no oirá? el que formó el ojo, ¿no verá?

10 El que castiga a las naciones, ¿no corregirá? el que enseña conocimiento al hombre, ¿no sabrá?

11 El Señor conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad.

12 Bienaventurado el hombre a quien tú corriges, oh Señor, y le instruyes en tu ley;

13 para que le des descanso en los días de aflicción, hasta que se cave la fosa para el impío.

14 Porque el Señor no desechará a su pueblo; ni desamparará su heredad.

15 Pero el juicio volverá a la justicia; y todos los rectos de corazón la seguirán.

16 ¿Quién se levantará por mí contra los malhechores? ¿O quién me defenderá contra los obradores de iniquidad?

17 Si el Señor no hubiera sido mi ayuda, mi alma casi moraría en silencio.

18 Cuando dije: Mi pie resbala; tu misericordia, oh Señor, me sostuvo.

19 En la multitud de mis pensamientos dentro de mí tus consuelos alegran mi alma.

20 ¿Se juntará contigo el trono de la iniquidad, Que por ley prepara el mal?

21 Se juntan contra el alma del justo, Y condenan la sangre inocente.

22 Pero el Señor es mi amparo; y mi Dios es la roca de mi refugio.

23 Y él traerá sobre ellos su propia iniquidad, y los destruirá en su propia iniquidad; sí, el Señor nuestro Dios los destruirá.


CAPITULO 95

Una exhortación a alabar a Dios.

1 Venid, cantemos al Señor; aclamemos con júbilo a la Roca de nuestra salvación.

2 Lleguemos ante su presencia con acción de gracias, y aclamémosle con salmos.

3 Porque el Señor es Dios grande, y Rey grande sobre todos los dioses.

4 En su mano están los abismos de la tierra; la fuerza de los montes también es suya.

5 Suyo es el mar, y él lo hizo; y su mano formó la tierra seca.

6 Venid, adoremos e inclinémonos; arrodillémonos ante el Señor nuestro hacedor.

7 Porque él es nuestro Dios; y nosotros somos el pueblo de su prado, y las ovejas de su mano. Si hoy oyereis su voz,

8 No endurezcáis vuestro corazón, como en la provocación, y como en el día de la tentación en el desierto;

9 Cuando vuestros padres me tentaron, me tentaron, y vieron mi obra.

10 Cuarenta años estuve entristecido con esta generación, y dije: Pueblo es que yerra en su corazón, y mis caminos no conocen;

11 A los cuales juré en mi ira que no entrarían en mi reposo.


CAPITULO 96

Una exhortación a alabar a Dios.

1 Cantad al Señor un cántico nuevo; Cantad al Señor, toda la tierra.

2 Cantad al Señor, bendecid su nombre; mostrar su salvación de día en día.

3 Contad su gloria entre las naciones, sus maravillas entre todos los pueblos.

4 Porque grande es el Señor, y muy digno de ser alabado; debe ser temido sobre todos los dioses.

5 Porque todos los dioses de las naciones son ídolos; pero el Señor hizo los cielos.

6 Honra y majestad están delante de él; la fuerza y la belleza están en su santuario.

7 Dad al Señor, oh familias de los pueblos, dad al Señor gloria y fuerza.

8 Dad al Señor la gloria debida a su nombre; Traed una ofrenda, y entrad en sus atrios.

9 Oh, adorad al Señor en la hermosura de la santidad; temor delante de él, toda la tierra.

10 Decid entre las naciones que el Señor reina; el mundo también será

establecido que no se moverá; juzgará al pueblo con justicia.

11 Regocíjense los cielos, y alégrese la tierra; brame el mar y su plenitud.

12 Alégrese el campo y todo lo que en él hay; entonces todos los árboles del bosque se regocijarán.

13 Delante del Señor; porque viene, porque viene a juzgar la tierra; juzgará al mundo con justicia, ya los pueblos con su verdad.


CAPITULO 97

La majestad del poder de Dios.

1 El Señor reina; que la tierra se regocije; que la multitud de las islas se alegre de ello.

2 Nubes y tinieblas lo rodean; justicia y juicio son la morada de su trono.

3 Un fuego va delante de él, y quema a sus enemigos en derredor.

4 Sus relámpagos iluminaron el mundo; la tierra vio, y tembló.

5 Los montes se derritieron como cera ante la presencia del Señor, ante la presencia del Señor de toda la tierra.

6 Los cielos cuentan su justicia, y todos los pueblos ven su gloria.

7 Confundidos sean todos los que sirven a las imágenes talladas, que se jactan de los ídolos; adoradle, dioses todos.

8 Sión oyó y se alegró; y las hijas de Judá se regocijaron a causa de tus juicios, oh Señor.

9 Porque tú, Señor, eres alto sobre toda la tierra; eres exaltado muy por encima de todos los dioses.

10 Los que aman al Señor, aborrezcan el mal; él preserva las almas de sus santos; los librará de la mano de los impíos.

11 Luz se siembra para los justos, y alegría para los rectos de corazón.

12 Alegraos en el Señor, vosotros los justos; y dad gracias por la memoria de su santidad.


CAPITULO 98

Todas las criaturas exhortadas a alabar a Dios. (Un Salmo.)

1 Cantad al Señor un cántico nuevo; porque ha hecho maravillas; su diestra y su santo brazo le han dado la victoria.

2 El Señor ha dado a conocer su salvación; su justicia ha mostrado abiertamente a los ojos de las naciones.

3 Se ha acordado de su misericordia y de su verdad para con la casa de Israel; todos los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios.

4 Aclamad con júbilo al Señor, toda la tierra; hagan un gran ruido, y regocíjense, y canten alabanzas.

5 Cantad al Señor con arpa; con arpa y voz de salmo.

6 Con trompetas y sonido de cornetas aclamad delante del Señor, el Rey.

7 Ruja el mar y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan.

8 Que las inundaciones aplaudan; que las colinas se alegren juntas

9 Delante del Señor; porque viene a juzgar la tierra; con justicia juzgará al mundo, ya los pueblos con equidad.


CAPITULO 99

Dios sea alabado en Sión.

1 El Señor reina; que tiemble el pueblo; se sienta entre los querubines; que la tierra se mueva.

2 El Señor es grande en Sión; y él es alto sobre todo el pueblo.

3 Que alaben tu nombre grande y terrible; porque es santo.

4 La fuerza del rey también ama el juicio; tú estableces la equidad, tú haces juicio y justicia en Jacob.

5 Exaltad al Señor nuestro Dios, y postraos ante el estrado de sus pies; porque él es santo.

6 Moisés y Aarón entre sus sacerdotes, y Samuel entre los que invocan su nombre; invocaron al Señor, y él les respondió.

7 Les habló en la columna de nube; guardaron sus testimonios, y la ordenanza que él les dio.

8 Tú les respondiste, oh Señor Dios nuestro; tú eras un Dios que los perdonó, aunque te vengaste de sus invenciones.

9 Exaltad al Señor nuestro Dios, y postraos ante su santo monte, porque el Señor nuestro Dios es santo.


CAPITULO 100

Una exhortación a alabar a Dios con alegría. (Salmo de alabanza.)

1 Cantad con júbilo al Señor, todas las tierras.

2 Servid al Señor con alegría; venid ante su presencia con cánticos.

3 Sabed que Jehová es Dios; es él quien nos ha hecho, y no nosotros mismos; nosotros somos su pueblo, y las ovejas de su prado.

4 Entrad por sus puertas con acción de gracias, y por sus atrios con alabanza; alabadle, y bendecid su nombre.

5 Porque el Señor es bueno; su misericordia es eterna; y su verdad permanece por todas las generaciones.


CAPITULO 101

David hace profesión de piedad. (Salmo de David.)

1 Cantaré de misericordia y de juicio; a ti, oh Señor, cantaré.

2 Me portaré sabiamente de manera perfecta. ¿Cuándo vendrás a mí? Caminaré dentro de mi casa con un corazón perfecto.

3 No pondré cosa mala delante de mis ojos; Aborrezco la obra de los que se desvían; no se me pegará.

4 El corazón perverso se apartará de mí; No conoceré a una persona mala.

5 Al que encubiertamente calumnia a su prójimo, yo lo exterminaré; no sufriré al de ojos altivos y altivo de corazón.

6 Mis ojos estarán sobre los fieles de la tierra, para que habiten conmigo; el que anda en la perfección, ése me servirá.

7 No habitará dentro de mi casa el que obra engaño; el que habla mentiras no se demorará delante de mis ojos.

8 De madrugada destruiré a todos los impíos de la tierra; para exterminar de la ciudad de Jehová a todos los malhechores.


CAPITULO 102

Consuelo en la eternidad y misericordia de Dios. (Oración del afligido, cuando está abrumado, y derrama su queja delante del Señor.)

1 Oye mi oración, oh Señor, y que mi clamor llegue hasta ti.

2 No escondas de mí tu rostro en el día en que estoy angustiado; inclina a mí tu oído; en el día en que llamo respóndeme pronto.

3 Porque mis días se consumen como humo, y mis huesos se queman como un fogón.

4 Mi corazón está herido y se secó como la hierba; para que me olvide de comer mi pan.

5 A causa de la voz de mi gemido mis huesos se pegan a mi piel.

6 Soy como un pelícano del desierto; Soy como un búho del desierto.

7 Miro y soy como un gorrión solitario sobre el terrado.

8 Mis enemigos me afrentan todo el día; y los que contra mí están enojados, contra mí han jurado.

9 Porque he comido ceniza a modo de pan, y he mezclado mi bebida con llanto,

10 A causa de tu indignación y de tu ira; porque me levantaste y me derribaste.

11 Mis días son como sombra que declina; y estoy seco como la hierba.

12 Pero tú, oh Señor, permanecerás para siempre; y tu recuerdo por todas las generaciones.

13 Te levantarás y tendrás misericordia de Sión; porque ha llegado el momento de favorecerla, sí, el tiempo señalado.

14 Porque tus siervos se complacen en sus piedras, y en su polvo gustan.

15 Y las naciones temerán el nombre del Señor, y todos los reyes de la tierra tu gloria.

16 Cuando el Señor edifique a Sión, aparecerá en su gloria.

17 Atenderá la oración de los desvalidos, y no despreciará su oración.

18 Esto se escribirá para la generación venidera; y el pueblo que se reunirá alabará al Señor.

19 Porque ha mirado desde lo alto de su santuario; desde los cielos el Señor contempló la tierra;

20 Para oír el gemido del preso; desatar a los condenados a muerte;

21 para proclamar el nombre del Señor en Sión, y su alabanza en Jerusalén;

22 Cuando se reúnan los pueblos y los reinos para servir al Señor.

23 Debilitó mis fuerzas en el camino; acortó mis días.

24 Dije: Dios mío, no me quites en medio de mis días; tus años son por todas las generaciones.

25 Desde la antigüedad tú fundaste la tierra; y los cielos son obra de tus manos.

26 Ellos perecerán, pero tú permanecerás; sí, todos ellos se envejecerán como una prenda de vestir; como una vestidura los mudarás, y serán mudados;

27 Pero tú eres el mismo, y tus años no tendrán fin.

28 Los hijos de tus siervos permanecerán, y su simiente será establecida delante de ti.


CAPITULO 103

Una exhortación a alabar a Dios por su misericordia. (Salmo de David.)

1 Bendice, alma mía, al Señor; y todo lo que está dentro de mí, bendiga su santo nombre.

2 Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides todos sus beneficios;

3 quien perdona todas tus iniquidades; quien sana todas tus enfermedades;

4 quien redime tu vida de la destrucción; quien te corona con bondad amorosa y tiernas misericordias;

5 el que sacia de bienes tu boca; para que tu juventud se renueve como la del águila.

6 El Señor hace justicia y juicio sobre todos los oprimidos.

7 A Moisés dio a conocer sus caminos, a los hijos de Israel sus hechos.

8 Misericordioso y clemente es el Señor, lento para la ira y grande en misericordia.

9 No siempre regañará; ni guardará para siempre su ira.

10 No nos ha tratado conforme a nuestros pecados, ni nos ha recompensado conforme a nuestras iniquidades.

11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.

12 Como está lejos el oriente del occidente, así ha alejado de nosotros nuestras transgresiones.

13 Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen.

14 Porque él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo.

15 El hombre, como la hierba son sus días; como la flor del campo, así florece.

16 Porque el viento pasó sobre ella, y se fue, y su lugar no la conocerá más.

17 Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos;

18 A los que guardan su pacto, Y a los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

19 El Señor ha preparado su trono en los cielos; y su reino domina sobre todo.

20 Bendecid al Señor, vosotros sus ángeles, que sois valientes, que ponéis por obra sus mandamientos, escuchando la voz de su palabra.

21 Bendecid al Señor, todos sus ejércitos; vosotros, ministros suyos, que hacéis su voluntad.

22 Bendecid al Señor, todas sus obras en todos los lugares de su dominio; bendice al Señor, alma mía.


CAPITULO 104

Meditaciones sobre el poder, la providencia y la gloria de Dios.

1 Bendice al Señor, oh alma mía. Oh Señor mi Dios, eres muy grande; estás revestido de poder y majestad;

2 que te cubres de luz como de un vestido; que extiendes los cielos como una cortina;

3 El que pone las vigas de sus cámaras en las aguas; que hace de las nubes su carroza; que camina sobre las alas del viento;

4 que hace a sus ángeles espíritus; sus ministros una llama de fuego;

5 Quien puso los cimientos de la tierra, para que no sea removida para siempre.

6 Con el abismo como con un vestido lo cubriste; las aguas se detuvieron sobre las montañas.

7 A tu reprensión huyeron, a la voz de tu trueno se apresuraron.

8 Suben por los montes; descienden por los valles al lugar que tú les fundaste.

9 Les pusiste un límite que no pueden traspasar; que no vuelvan más a cubrir la tierra.

10 Envía los manantiales a los valles, Que corren entre las colinas.

11 Dan de beber a todos los animales del campo; los asnos salvajes sacian su sed.

12 En ellos habitarán las aves del cielo, Las que cantan entre las ramas.

13 El riega los montes desde sus aposentos; la tierra se sacia del fruto de tus obras.

14 El hace brotar la hierba para el ganado, y la hierba para el servicio del hombre; para que saque alimento de la tierra;

15 Y el vino que alegra el corazón del hombre, y el aceite que hace resplandecer su rostro, y el pan que fortalece el corazón del hombre.

16 Los árboles del Señor están llenos de savia; los cedros del Líbano que él plantó;

17 Donde las aves hacen sus nidos; en cuanto a la cigüeña, los abetos son su casa.

18 Las colinas altas son un refugio para las cabras salvajes; y las rocas para los conejos.

19 Puso la luna para las estaciones; el sol sabe que se pone.

20 Tú haces tinieblas, y es de noche; donde se arrastran todas las bestias del bosque.

21 Los leoncillos rugen tras su presa, Y buscan de Dios su alimento.

22 Cuando sale el sol, se juntan y se acuestan en sus guaridas.

23 El hombre sale a su trabajo y a su trabajo hasta la tarde.

24 ¡Oh Señor, cuán numerosas son tus obras! con sabiduría los has hecho todos; la tierra está llena de tus riquezas.

25 Así es este mar grande y ancho, en el cual se arrastran innumerables animales, así pequeños como grandes animales.

26 Allá van las naves; y has hecho al leviatán para que juegue en él.

27 Todos estos esperan en ti; para que les des su comida a su tiempo.

28 Lo que tú les das, ellos lo recogen; abres tu mano, se llenan de bien.

29 Escondes tu rostro, se turban; les quitas el aliento, mueren y vuelven a su polvo.

30 Tú envías tu Espíritu, son creados; y renuevas la faz de la tierra.

31 La gloria del Señor permanecerá para siempre; el Señor se regocijará en sus obras.

32 Mira a la tierra, y tiembla; toca los montes, y echan humo.

33 Cantaré al Señor mientras viva; Cantaré alabanzas a mi Dios mientras tenga mi ser.

34 Dulce será mi meditación en él; Me alegraré en el Señor.

35 Que los pecadores sean consumidos de la tierra, y que los impíos no sean más. Bendice al Señor, oh alma mía. Alabad al Señor.


CAPITULO 105

providencia de Dios sobre Israel.

1 Oh, dad gracias al Señor; invocad su nombre; dar a conocer sus obras entre el pueblo.

2 Cántenle, cántenle salmos; Hablad de todas sus maravillas.

3 Gloriaos en su santo nombre; regocíjese el corazón de los que buscan al Señor.

4 Buscad al Señor y su fuerza; busca su rostro para siempre.

5 Acordaos de sus maravillas que ha hecho; sus prodigios y los juicios de su boca;

6 Oh simiente de Abraham su siervo, hijos de Jacob su escogido.

7 El es el Señor nuestro Dios; sus juicios están en toda la tierra.

8 Para siempre se acordó de su pacto, De la palabra que mandó a mil generaciones.

9 el cual pacto hizo con Abraham, y su juramento a Isaac;

10 y lo confirmó a Jacob por ley, ya Israel por pacto perpetuo;

11 diciendo: A ti te daré la tierra de Canaán, la suerte de tu heredad;

12 Cuando eran pocos en número; sí, muy pocos, y extraños en ella.

13 Cuando iban de una nación a otra, de un reino a otro pueblo;

14 No permitió que nadie los maltratara; sí, reprendió a los reyes por causa de ellos;

15 diciendo: No toquéis a mis ungidos, ni hagáis daño a mis profetas.

16 Además llamó al hambre sobre la tierra; quebró toda la provisión de pan.

17 Envió un varón delante de ellos, a José, que fue vendido por siervo;

18 Cuyos pies hieren con grillos; fue puesto en hierro;

19 hasta el tiempo que vino su palabra; la palabra del Señor lo probó.

20 El rey envió y lo soltó; aun al príncipe del pueblo, y déjalo ir libre.

21 Le puso por señor de su casa, y por príncipe sobre todos sus bienes;

22 para atar a sus príncipes a su antojo; y enseña sabiduría a sus senadores.

23 Israel también entró en Egipto; y habitó Jacob en la tierra de Cam.

24 Y aumentó mucho su pueblo; y los hizo más fuertes que sus enemigos.

25 Volvió el corazón de ellos para aborrecer a su pueblo, Para tratar con astucia a sus siervos.

26 Envió a Moisés su siervo; y Aarón a quien él había escogido.

27 Hicieron entre ellos sus señales, Y sus prodigios en la tierra de Cam.

28 Envió tinieblas, y oscureció; y no se rebelaron contra su palabra.

29 Convirtió sus aguas en sangre, Y mató sus peces.

30 Su tierra produjo ranas en abundancia, en las cámaras de sus reyes.

31 Habló, y vinieron diversas clases de moscas, y piojos en todo su territorio.

32 Les dio granizo por lluvia, y llamas de fuego en su tierra.

33 Hirió también sus vides y sus higueras; y quebrantan los árboles de sus costas.

34 Habló, y vinieron langostas, y orugas, y eso sin número,

35 y comieron toda la hierba de su tierra, y devoraron el fruto de su tierra.

36 Hirió también a todo primogénito en su tierra, al jefe de todas sus fuerzas.

37 Los sacó también con plata y oro; y no había un solo hombre débil entre sus tribus.

38 Egipto se alegró cuando partieron; porque el temor de ellos cayó sobre ellos.

39 Extendió una nube por cobertura; y fuego para alumbrar en la noche.

40 El pueblo pidió, y él trajo codornices, y los satisfizo con el pan del cielo.

41 Abrió la peña, y brotaron aguas; corrían por los lugares secos como un río.

42 Porque se acordó de su santa promesa hecha a Abraham su siervo.

43 Y sacó a su pueblo con alegría, y a sus escogidos con alegría;

44 Y les dio las tierras de las naciones; y heredaron el trabajo del pueblo;

45 para que guarden sus estatutos y guarden sus leyes. Alabad al Señor.


CAPITULO 106

La historia de la rebelión de Israel y la misericordia de Dios.

1 Alabad al Señor. Oh, dad gracias al Señor; porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia.

2 ¿Quién podrá pronunciar las maravillas del Señor? ¿Quién puede mostrar todas sus alabanzas?

3 Bienaventurados los que guardan juicio, y el que hace justicia en todo tiempo.

4 Acuérdate de mí, oh Señor, con el favor de tu pueblo; oh visítame con tu salvación;

5 para que vea el bien de tus escogidos, para que me regocije en la alegría de tu nación, para que me gloríe con tu heredad.

6 Hemos pecado con nuestros padres, hemos cometido iniquidad, hemos hecho lo malo.

7 Nuestros padres no entendieron tus maravillas en Egipto; no se acordaron de la multitud de tus misericordias; pero te provocó en el mar, en el Mar Rojo.

8 No obstante, los salvó por amor de su nombre, para hacer notorio el poder de su fortaleza.

9 Reprendió también al mar Rojo, y se secó; y los condujo por los abismos, como por un desierto.

10 Y los salvó de la mano del que los aborrecía, y los redimió de la mano del enemigo.

11 Y las aguas cubrieron a sus enemigos; no quedó ninguno de ellos.

12 Entonces creyeron sus palabras; cantaron su alabanza.

13 Pronto se olvidaron de sus obras; no esperaron su consejo;

14 sino que codició mucho en el desierto, y tentó a Dios en la soledad.

15 Y les concedió su petición; pero envió flaqueza a su alma.

16 También en el campamento tuvieron envidia de Moisés, y de Aarón, el santo del Señor.

17 La tierra se abrió y se tragó a Datán, y cubrió la compañía de Abiram.

18 Y se encendió un fuego en su compañía; la llama quemó a los impíos.

19 Hicieron un becerro en Horeb y adoraron la imagen de fundición.

20 Así cambiaron su gloria en la semejanza de un buey que come hierba.

21 Se olvidaron de Dios su salvador, Que había hecho grandes cosas en Egipto;

22 Maravillas en la tierra de Cam, y cosas terribles junto al Mar Rojo.

23 Por eso dijo que los destruiría, si Moisés, su escogido, no se hubiera puesto delante de él en la brecha, para apartar su ira, para que no los destruyera.

24 Sí, despreciaron la tierra deseable, no creyeron en su palabra;

25 sino que murmuraban en sus tiendas, y no escuchaban la voz del Señor.

26 Por tanto, alzó su mano contra ellos, para derribarlos en el desierto;

27 para trastornar también su simiente entre las naciones, y esparcirlos por las tierras.

28 Se unieron también a Baal-peor, y comieron los sacrificios de los muertos.

29 Así lo provocaron a ira con sus inventos; y la peste irrumpió sobre ellos.

30 Entonces se levantó Finees y ejecutó juicio; y así se detuvo la plaga.

31 Y eso le fue contado por justicia de generación en generación para siempre.

32 También lo enojaron en las aguas de la contienda, de modo que le fue mal a Moisés por causa de ellos;

33 Porque enojaron su espíritu, de modo que habló sin consejo con sus labios.

34 No destruyeron las naciones acerca de las cuales les mandó el Señor;

35 sino que se mezclaron entre las naciones, y aprendieron sus obras.

36 Y sirvieron a sus ídolos; que eran un lazo para ellos.

37 Sí, sacrificaron a sus hijos y a sus hijas a los demonios,

38 y derramaron sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, que sacrificaron a los ídolos de Canaán; y la tierra fue contaminada con sangre.

39 Así se contaminaron con sus propias obras, y se prostituyeron con sus propias invenciones.

40 Por tanto, la ira del Señor se encendió contra su pueblo, al punto que aborreció su propia heredad.

41 Y los entregó en manos de las naciones; y los que los odiaban se enseñorearon de ellos.

42 También los oprimieron sus enemigos, y fueron puestos en servidumbre bajo su mano.

43 Muchas veces los libró; pero ellos lo provocaron con su consejo, y fueron abatidos por su iniquidad.

44 Con todo, él miraba la aflicción de ellos, cuando oía su clamor;

45 Y se acordó de ellos de su pacto, y perdonó a su pueblo conforme a la multitud de sus misericordias.

46 Los hizo también dignos de lástima de todos los que los llevaron cautivos.

47 Sálvanos, oh Señor Dios nuestro, y recógenos de entre las naciones, para dar gracias a tu santo nombre, y triunfar en tu alabanza.

48 Bendito sea el Señor Dios de Israel desde la eternidad y hasta la eternidad; y diga todo el pueblo, Amén. Alabad al Señor.


CAPITULO 107

Se ilustra la multiforme providencia de Dios. 

1 Oh, dad gracias al Señor, porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia.

2 Díganlo los redimidos del Señor, los que ha redimido de la mano del enemigo;

3 Y los reunió de las tierras, del oriente y del occidente, del norte y del sur.

4 Anduvieron errantes por el desierto en un camino solitario; no hallaron ciudad para habitar.

5 Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos.

6 Entonces clamaron al Señor en su angustia, y él los libró de sus angustias.

7 Y los llevó por camino derecho, para que fueran a ciudad de habitación.

8 ¡Ojalá los hombres alabaran al Señor por su bondad y por sus maravillosas obras para con los hijos de los hombres!

9 Porque él satisface al alma anhelante, y llena de bien al alma hambrienta.

10 Los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte, aprisionados en aflicción y hierro;

11 porque se rebelaron contra las obras de Dios, y despreciaron el consejo del Altísimo;

12 Por tanto, abatió el corazón de ellos con trabajo; se cayeron, y no había nadie para ayudar.

13 Entonces clamaron al Señor en su angustia, y él los salvó de sus angustias.

14 Los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, Y rompió sus ataduras en dos.

15 ¡Oh, que los hombres alabaran al Señor por su bondad, y por sus maravillosas obras para con los hijos de los hombres!

16 Porque él ha quebrantado las puertas de bronce, y quebrantado los cerrojos de hierro.

17 Los necios, a causa de su transgresión y de sus iniquidades, son afligidos.

18 Su alma abomina toda comida; y se acercan a las puertas de la muerte.

19 Entonces clamarán al Señor en su angustia, y él los salvará de sus angustias.

20 Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su destrucción.

21 ¡Oh, que los hombres alabaran al Señor por su bondad, y por sus maravillosas obras para con los hijos de los hombres!

22 y sacrifiquen sacrificios de acción de gracias, y anuncien sus obras con regocijo.

23 Los que descienden al mar en naves, Que hacen negocio en muchas aguas;

24 Éstos ven las obras del Señor, y sus prodigios en lo profundo.

25 Porque él manda, y levanta el viento tempestuoso, el cual levanta sus ondas.

26 Suben al cielo, bajan de nuevo a los abismos; su alma se derrite a causa de la angustia.

27 Se tambalean de un lado a otro, y se tambalean como un borracho, y están al borde de su juicio.

28 Entonces clamarán al Señor en su angustia, y él los sacará de sus angustias.

29 El hace la tempestad en calma, y sus ondas se aquietan.

30 Entonces se alegran porque están quietos; así los lleva a su puerto deseado.

31 ¡En que los hombres alaben al Señor por su bondad, y por sus maravillosas obras para con los hijos de los hombres!

32 Exáltenlo también en la congregación del pueblo, y alábenlo en la asamblea de los ancianos.

33 El vuelve los ríos en desierto, Y las fuentes de las aguas en sequedad;

34 La tierra fértil en yermo, por la maldad de los que en ella habitan.

35 El convierte el desierto en estanque de aguas, Y la tierra seca en manantiales de aguas.

36 Y allí hace morar a los hambrientos, a fin de que preparen una ciudad para su habitación;

37 y sembrad campos, y plantad viñas, que den frutos abundantes.

38 Los bendice también a ellos, y se multiplican en gran manera; y no permite que sus ganados disminuyan.

39 Una vez más, son reducidos y abatidos por la opresión, la aflicción y el dolor.

40 El derrama desprecio sobre los príncipes, Y los hace vagar por el desierto, donde no hay camino.

41 Sin embargo, pone en alto a los pobres de la aflicción, y pone sus familias como un rebaño.

42 Los justos lo verán y se alegrarán; y toda iniquidad cerrará su boca.

43 El que sea sabio y observe estas cosas, comprenderá la misericordia del Señor.


CAPITULO 108

La confianza de David en la ayuda de Dios. (Una Canción o Salmo de David.)

1 Oh Dios, mi corazón está firme; cantaré y daré alabanzas, incluso con mi gloria.

2 Despierta, salterio y arpa; Yo mismo me despertaré temprano.

3 Te alabaré, oh Señor, entre los pueblos; y te cantaré alabanzas entre las naciones.

4 Porque tu misericordia es grande sobre los cielos; y tu verdad llega hasta las nubes.

5 Sé exaltado, oh Dios, sobre los cielos; y tu gloria sobre toda la tierra;

6 para que sea librado tu amado; salva con tu diestra, y respóndeme.

7 Dios ha hablado en su santidad; Me regocijaré, dividiré a Siquem y mediré el valle de Sucot.

8 Galaad es mía; Manasés es mío; Efraín es también la fortaleza de mi cabeza; Judá es mi legislador;

9 Moab es mi cántaro; sobre Edom echaré mi calzado; sobre Filistea triunfaré.

10 ¿Quién me llevará a la ciudad fuerte? ¿Quién me llevará a Edom?

11 ¿No serás tú, oh Dios, que nos has desechado? ¿Y tú, oh Dios, no saldrás con nuestros ejércitos?

12 Danos auxilio en las tribulaciones; porque vana es la ayuda del hombre.

13 En Dios haremos proezas; porque él es quien hollará a nuestros enemigos.


CAPITULO 109

David se queja de los enemigos de Dios — Ora contra ellos. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 No calles, oh Dios de mi alabanza;

2 Porque la boca de los impíos y la boca de los engañadores se han abierto contra mí; han hablado contra mí con lengua mentirosa.

3 Me rodearon; también hablaron contra mí, con palabras de odio; y peleó contra mí sin causa.

4 Y, a pesar de mi amor, ellos son mis adversarios; sin embargo, continuaré en oración por ellos.

5 Y me han devuelto mal por bien, y odio por mi amor.

6 Pon sobre ellos a un impío; y que Satanás se pare a su diestra.

7 Cuando sean juzgados, sean condenados; y que su oración se convierta en pecado.

8 Que sus días sean pocos; que otro tome su cargo.

9 Queden huérfanos sus hijos; y sus mujeres viudas.

10 Que sus hijos sean continuamente vagabundos y mendigos; busquen ellos también de sus lugares desolados.

11 Que el ladrón se apodere de todo lo que tienen; y que el extranjero eche a perder su trabajo.

12 Que no haya quien les tenga misericordia; ni haya quien favorezca a sus hijos huérfanos.

13 Que su posteridad sea cortada en la siguiente generación; que sus nombres sean borrados.

14 Sea recordada delante de Jehová la iniquidad de sus padres; y no sea borrado el pecado de sus madres.

15 Que estén siempre delante del Señor, para que él borre de la tierra su memoria.

16 Porque no se acordaron de hacer misericordia, sino que persiguieron al pobre y al menesteroso, para matar aun a los quebrantados de corazón.

17 Como amaban la maldición, así venga sobre ellos; como no se deleitaron en la bendición, así sea lejos de ellos.

18 Como se vistieron de maldición como con sus ropas, así entrará en sus entrañas como agua, y como aceite en sus huesos.

19 Sea para ellos como una vestidura que los cubra, y como un cinto con que se ciñen continuamente.

20 Esta será la recompensa de mis adversarios, de parte del Señor; y de los que hablan mal contra mi alma.

21 Pero tú, Señor, Dios mío, líbrame por amor de tu nombre; porque tu misericordia es buena, por tanto, líbrame.

22 Porque soy pobre y necesitado, y mi corazón está herido dentro de mí.

23 Me voy como la sombra cuando declina; Soy sacudido arriba y abajo como la langosta.

24 Mis rodillas se debilitan por el ayuno; y mi carne carece de grosura.

25 Me convertí también en oprobio para ellos; cuando me miraban, negaban con la cabeza.

26 Ayúdame, oh Señor Dios mío; oh, sálvame según tu misericordia;

27 para que sepan que esta es tu mano; que tú, Señor, lo has hecho.

28 Que ellos maldigan, pero tú bendiga; cuando se levanten, sean avergonzados; pero deja que tu siervo se regocije.

29 Sean vestidos de vergüenza mis adversarios; y que se cubran con su propia confusión, como con un manto.

30 En gran manera alabaré al Señor con mi boca; sí, lo alabaré entre la multitud.

31 Porque él estará a la diestra del pobre, para salvarlo de los que condenan su alma.


CAPITULO 110

El reino, el sacerdocio y la conquista de Cristo. (Salmo de David.)

1 Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

2 El Señor enviará desde Sion la vara de tu poder; domina tú en medio de tus enemigos.

3 Tu pueblo estará dispuesto en el día de tu poder, en las hermosuras de la santidad desde el vientre de la mañana; tienes el rocío de tu juventud.

4 Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

5 El Señor a tu diestra herirá a los reyes en el día de su ira.

6 Juzgará entre las naciones, llenará sus calles de sus cadáveres; herirá las cabezas sobre muchos países.

7 Beberá del arroyo en el camino; por tanto, levantará la cabeza.


CAPITULO 111

Los hombres deben alabar a Dios por sus obras gloriosas y llenas de gracia.

1 Alabad al Señor. Alabaré al Señor con todo mi corazón, en la asamblea de los rectos y en la congregación.

2 Las obras del Señor son grandes, buscadas de todos los que se complacen en ellas.

3 Honrosa y gloriosa es su obra; y su justicia permanece para siempre.

4 Ha hecho sus maravillas para ser recordadas; el Señor es clemente y lleno de compasión.

5 Ha dado de comer a los que le temen; siempre se acordará de su pacto.

6 Ha mostrado a su pueblo el poder de sus obras, para darles la heredad de las naciones.

7 Las obras de sus manos son verdad y juicio; todos sus mandamientos son seguros.

8 Están firmes por los siglos de los siglos, y se hacen con verdad y rectitud.

9 Envió redención a su pueblo; ha ordenado su pacto para siempre; santo y reverendo es su nombre.

10 El temor del Señor es el principio de la sabiduría; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; su alabanza es para siempre.


CAPITULO 112

La piedad tiene las promesas de esta vida y de la venidera.

1 Alabad al Señor, bienaventurado el varón que teme al Señor y se deleita en sus mandamientos.

2 Su simiente será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita.

3 Bienes y riquezas habrá en su casa; y su justicia permanece para siempre.

4 A los rectos surge la luz en las tinieblas; es clemente, misericordioso y justo.

5 El hombre bueno hace favor, y presta; guiará sus asuntos con discreción.

6 Ciertamente no será conmovido para siempre; los justos estarán en memoria eterna.

7 No temerá las malas noticias; su corazón está firme, confiado en el Señor.

8 Su corazón está firme, no temerá, hasta que vea ejecutar el juicio sobre sus enemigos.

9 Ha repartido, ha dado a los pobres; su justicia permanece para siempre; su cuerno será exaltado con honor.

10 Lo verán los impíos, y se entristecerán; rechinará sus dientes, y se derretirá; perecerá el deseo de los impíos.


CAPITULO 113

Una exhortación a alabar a Dios por su excelencia.

1 Alabad al Señor. Alabad, oh siervos del Señor, alabad el nombre del Señor.

2 Bendito sea el nombre del Señor desde ahora y para siempre.

3 Desde la salida del sol hasta su puesta, el nombre del Señor es alabado.

4 El Señor es alto sobre todas las naciones, y su gloria sobre los cielos.

5 ¿Quién como el Señor nuestro Dios, que mora en las alturas,

6 ¡Quién se humilla para mirar las cosas que están en el cielo y en la tierra!

7 El levanta del polvo al pobre, y saca del muladar al menesteroso;

8 para ponerlo con los príncipes, con los príncipes de su pueblo.

9 El hace a la mujer estéril para guardar la casa, y para ser madre gozosa de los hijos. Alabad al Señor.


CAPITULO 114

Una exhortación a temer a Dios.

1 Cuando Israel salió de Egipto, la casa de Jacob de un pueblo de lengua extraña;

2 Judá fue su santuario, e Israel su dominio.

3 El mar lo vio y huyó; Jordan fue rechazado.

4 Los montes saltaban como carneros, y los collados como corderos.

5 ¿Qué te afligió, oh mar, para que huyeras? ¿Tú Jordán, que fuiste rechazado?

6 Vosotros montes, que saltabais como carneros; ¿y vosotros, cerritos, como corderos?

7 Tiembla, tierra, ante la presencia del Señor, ante la presencia del Dios de Jacob;

8 que convirtió la roca en agua estancada, el pedernal en fuente de aguas.


CAPITULO 115

Dios es verdaderamente glorioso, y los ídolos son vanidad.

1 No a nosotros, oh Señor, no a nosotros, sino a tu nombre sea la gloria, por tu misericordia y por tu verdad.

2 ¿Por qué han de decir las naciones: ¿Dónde está ahora su Dios?

3 Pero nuestro Dios está en los cielos; ha hecho todo lo que ha querido.

4 Sus ídolos son plata y oro, obra de manos de hombres.

5 Tienen boca, pero no hablan; ojos tienen, pero no ven;

6 Tienen oídos, pero no oyen; tienen narices, pero no huelen;

7 Tienen manos, pero no palpan; pies tienen, pero no andan; ni hablan por su garganta.

8 Los que los hacen son como ellos; así es todo aquel que confía en ellos.

9 Oh Israel, confía en el Señor; él es tu ayuda y tu escudo.

10 Oh casa de Aarón, confiad en el Señor; él es tu ayuda y tu escudo.

11 Los que teméis al Señor, confiad en el Señor; él es tu ayuda y tu escudo.

12 El Señor se ha acordado de nosotros; él nos bendecirá; bendecirá a la casa de Israel; bendecirá la casa de Aarón.

13 Bendecirá a los que temen al Señor, tanto a pequeños como a grandes.

14 El Señor te hará crecer más y más, a ti y a tus hijos.

15 Benditos sois del Señor que hizo los cielos y la tierra.

16 Los cielos, los cielos, son del Señor; mas la tierra la ha dado a los hijos de los hombres.

17 No alaban al Señor los muertos, ni los que descienden al silencio.

18 Pero nosotros bendeciremos al Señor desde ahora y para siempre. Alabado sea el Señor.


CAPITULO 116

El salmista profesa su amor y deber a Dios para su liberación.

1 Amo al Señor, porque ha oído mi voz y mis súplicas.

2 Por cuanto ha inclinado hacia mí su oído, lo invocaré mientras viva.

3 Me rodearon los dolores de la muerte, y los dolores del infierno me alcanzaron; Encontré problemas y tristeza.

4 Entonces invoqué el nombre del Señor; Señor, te lo ruego, libra mi alma.

5 Clemente es el Señor, y justo; sí, nuestro Dios es misericordioso.

6 El Señor guarda a los simples; Me derribaron y él me ayudó.

7 Vuelve a tu reposo, oh alma mía; porque Jehová te ha hecho bien.

8 Porque has librado mi alma de la muerte, mis ojos de las lágrimas, y mis pies de la caída.

9 Caminaré delante del Señor en la tierra de los vivientes.

10 Creí, por eso hablé; Yo estaba muy afligido;

11 Dije en mi prisa: Todos los hombres son mentirosos.

12 ¿Qué pagaré al Señor por todos sus beneficios para conmigo?

13 Tomaré la copa de la salvación e invocaré el nombre del Señor.

14 Ahora pagaré mis votos al Señor en presencia de todo su pueblo.

15 Preciosa a los ojos del Señor es la muerte de sus santos.

16 Oh Señor, en verdad soy tu siervo; yo soy tu siervo, y el hijo de tu sierva; tú has desatado mis ataduras.

17 Te ofreceré sacrificio de acción de gracias, e invocaré el nombre del Señor.

18 Ahora pagaré mis votos al Señor en presencia de todo su pueblo,

19 En los atrios de la casa del Señor, en medio de ti, oh Jerusalén. Alabad al Señor.


CAPITULO 117

Una exhortación a alabar a Dios.

1 Oh, alabad al Señor, todas las naciones; alabadlo todos los pueblos.

2 Porque grande es su misericordia para con nosotros; y la verdad del Señor permanece para siempre. Alabad al Señor.


CAPITULO 118

El salmista muestra cuán bueno es confiar en Dios: la venida de Cristo.

1 Oh, dad gracias al Señor; porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia.

2 Diga ahora Israel, que para siempre es su misericordia.

3 Diga ahora la casa de Aarón, que para siempre es su misericordia.

4 Digan ahora los que temen al Señor, Que para siempre es su misericordia.

5 Invoqué al Señor en la angustia; el Señor me respondió y me puso en un lugar espacioso.

6 El Señor está de mi parte; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?

7 El Señor toma mi parte con los que me ayudan; por tanto, veré mi deseo en los que me aborrecen.

8 Mejor es confiar en el Señor que confiar en el hombre.

9 Mejor es confiar en el Señor que confiar en los príncipes.

10 Todas las naciones me rodearon; pero en el nombre del Señor los destruiré.

11 Me rodearon; sí, me rodearon; pero en el nombre del Señor los destruiré.

12 Me rodearon como abejas; se apagan como fuego de espinas; porque en el nombre del Señor los destruiré.

13 Me empujaste con violencia para que cayera; pero el Señor me ayudó.

14 El Señor es mi fortaleza y mi canción, y se ha convertido en mi salvación.

15 Voz de júbilo y de salvación hay en las tiendas de los justos; la diestra del Señor hace proezas.

16 La diestra del Señor es exaltada; la diestra del Señor hace proezas.

17 No moriré, sino que viviré, y contaré las obras del Señor.

18 El Señor me ha castigado severamente; pero no me ha entregado a la muerte.

19 Abridme las puertas de la justicia; Entraré en ellos y alabaré al Señor;

20 Esta puerta del Señor, por la cual entrarán los justos.

21 Te alabaré; porque me has oído, y eres mi salvación.

22 La piedra que desecharon los edificadores Ha venido a ser la piedra angular del ángulo.

23 Esto es obra del Señor; es maravilloso a nuestros ojos.

24 Este es el día que hizo el Señor; nos regocijaremos y alegraremos en él.

25 Salva ahora, te lo ruego, oh Señor; Oh Señor, te lo ruego, envía ahora prosperidad.

26 Bendito el que viene en el nombre del Señor; te hemos bendecido desde la casa del Señor.

27 Dios es el Señor, que nos ha mostrado la luz; ata el sacrificio con cuerdas hasta los cuernos del altar.

28 Tú eres mi Dios, y te alabaré; tú eres mi Dios, te exaltaré.

29 Oh, dad gracias al Señor; porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia.


CAPITULO 119

Diversas oraciones, alabanzas y profesiones de obediencia.

ALEPH

1 Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley del Señor.

2 Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y los que le buscan de todo corazón.

3 Ellos tampoco cometen iniquidad; caminan en sus caminos.

4 Nos has mandado que guardemos diligentemente tus preceptos.

5 ¡Oh, si mis caminos fueran ordenados para guardar tus estatutos!

6 Entonces no seré avergonzado, cuando tenga en cuenta todos tus mandamientos.

7 Te alabaré con rectitud de corazón, Cuando haya aprendido tus justos juicios.

8 Guardaré tus estatutos; oh, no me abandones por completo.

BET

9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? cuidando de ello conforme a tu palabra.

10 Con todo mi corazón te he buscado; oh, no me dejes desviarme de tus mandamientos.

11 Tu palabra he guardado en mi corazón, para no pecar contra ti.

12 Bendito eres, oh Señor; enséñame tus estatutos.

13 Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca.

14 Me he regocijado en el camino de tus testimonios, más que en todas las riquezas.

15 Meditaré en tus preceptos, y respetaré tus caminos.

16 Me deleitaré en tus estatutos; No me olvidaré de tu palabra.

GIMEL

17 Haz bien a tu siervo, para que yo viva y guarde tu palabra.

18 Abre mis ojos, para que contemple las maravillas de tu ley.

19 Forastero soy en la tierra; no me escondas tus mandamientos.

20 Mi corazón se quebranta, porque mi alma anhela tus juicios en todo tiempo.

21 Has reprendido a los soberbios; Malditos son los que se desvían de tus mandamientos.

22 Quita de mí el oprobio y el desprecio; porque he guardado tus testimonios.

23 Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí; mas tu siervo meditó en tus estatutos.

24 Tus testimonios son también mis delicias y mis consejeros.

DALETH

25 Mi alma está pegada al polvo; vivifícame conforme a tu palabra.

26 He declarado mis caminos, y tú me has oído; enséñame tus estatutos.

27 Hazme entender el camino de tus preceptos; así hablaré de tus maravillosas obras.

28 Mi alma se deshace de pesadumbre; fortaléceme conforme a tu palabra.

29 Quita de mí el camino de la mentira; y concédeme tu ley con gracia.

30 He escogido el camino de la verdad; tus juicios he puesto delante de mí.

31 Me he adherido a tus testimonios; Señor, no me avergüences.

32 Por el camino de tus mandamientos correré, cuando ensanches mi corazón.

ÉL

33 Enséñame, oh Señor, el camino de tus estatutos; y lo guardaré hasta el final.

34 Dame entendimiento, y guardaré tu ley; sí, lo observaré con todo mi corazón.

35 Hazme andar por la senda de tus mandamientos; porque en eso me deleito.

36 Inclina mi corazón a tus testimonios, y no a la avaricia.

37 Aparta mis ojos de mirar la vanidad; y vivificame en tu camino.

38 Establece tu palabra a tu siervo, que está dedicado a tu temor.

39 Aparta mi oprobio que temo; porque tus juicios son buenos.

40 He aquí, he deseado tus preceptos; vivifícame en tu justicia.

VAU

41 Vengan también a mí, oh Señor, tus misericordias, tu salvación, según tu palabra.

42 Y tendré con qué responder al que me afrenta; porque confío en tu palabra.

43 Y no quites completamente de mi boca la palabra de verdad; porque en tus juicios he esperado.

44 Así guardaré tu ley continuamente por los siglos de los siglos.

45 Y andaré en libertad; porque busco tus preceptos.

46 Hablaré de tus testimonios delante de reyes, y no me avergonzaré.

47 Y me deleitaré en tus mandamientos, los cuales he amado.

48 Alzaré también mis manos a tus mandamientos, que amé; y meditaré en tus estatutos.

ZAIN

49 Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cual me has hecho esperar.

50 Este es mi consuelo en mi aflicción; porque tu palabra me ha dado vida.

51 Los soberbios se burlaron mucho de mí; pero no me he apartado de tu ley.

52 Me acordé de tus juicios antiguos, oh Señor; y me he consolado.

53 Horror se ha apoderado de mí a causa de los impíos que abandonan tu ley.

54 Tus estatutos han sido mis cánticos en la casa de mi peregrinación.

55 Me he acordado de tu nombre, oh Señor, en la noche, y he guardado tu ley.

56 Esto lo tuve, porque guardé tus preceptos.  

CHETH

57 Tú eres mi porción, oh Señor; He dicho que guardaría tus palabras.

58 Tu favor supliqué con todo mi corazón; ten misericordia de mí según tu palabra.

59 Pensé en mis caminos, y volví mis pies a tus testimonios.

60 Me apresuré y no me demoré en guardar tus mandamientos.

61 Las bandas de los impíos me han despojado; mas yo no me he olvidado de tu ley.

62 A medianoche me levantaré para darte gracias por tus justos juicios.

63 Compañero soy yo de todos los que te temen, y de los que guardan tus preceptos.

64 La tierra, oh Señor, está llena de tu misericordia; enséñame tus estatutos. 

TETH

65 Bien has hecho con tu siervo, oh Señor, conforme a tu palabra.

66 Enséñame buen juicio y conocimiento; porque he creído en tus mandamientos.

67 Antes de ser afligido anduve descarriado; mas ahora he guardado tu palabra.

68 Tú eres bueno y haces el bien; enséñame tus estatutos.

69 Los soberbios han forjado una mentira contra mí; pero guardaré tus preceptos con todo mi corazón.

70 Su corazón es tan gordo como grasa; mas yo me deleito en tu ley.

71 Bueno es para mí haber sido afligido; para que aprenda tus estatutos.

72 Mejor es para mí la ley de tu boca que millares de oro y plata.

JOD

73 Tus manos me hicieron y me formaron; dame entendimiento, para que aprenda tus mandamientos.

74 Los que te temen se alegrarán cuando me vean; porque he esperado en tu palabra.

75 Yo sé, oh Señor, que tus juicios son rectos, y que en tu fidelidad me has afligido.

76 Que, te ruego, tu bondad misericordiosa sea para mi consuelo, conforme a la palabra que tuviste para con tu siervo.

77 Vengan a mí tus tiernas misericordias, para que viva; porque tu ley es mi delicia.

78 Sean avergonzados los soberbios; porque me trataron perversamente sin causa; mas yo meditaré en tus preceptos.

79 Que se vuelvan a mí los que te temen, y los que han conocido tus testimonios.

80 Sea sensato mi corazón en tus estatutos; que no me averguenzo. 

CAPH

81 Mi alma desfallece por tu salvación; pero espero en tu palabra.

82 Mis ojos desfallecen por tu palabra, diciendo: ¿Cuándo me consolarás?

83 Porque soy como una botella en el humo; pero no me olvido de tus estatutos.

84 ¿Cuántos son los días de tu siervo? ¿cuándo ejecutarás juicio sobre los que me persiguen?

85 Los soberbios me han cavado fosas que no son conforme a tu ley.

86 Todos tus mandamientos son fieles; me persiguen injustamente; ayúdame.

87 Casi me habían consumido sobre la tierra; mas yo no dejé tus preceptos.

88 Vivifícame según tu misericordia; así guardaré el testimonio de tu boca.

LAMED

89 Para siempre, oh Señor, permanece tu palabra en los cielos.

90 Tu fidelidad es por todas las generaciones; tú afirmaste la tierra, y permanece.

91 Continúan este día conforme a tus ordenanzas; porque todos son tus siervos.

92 Si tu ley no hubiera sido mi delicia, entonces yo habría perecido en mi aflicción.

93 Nunca me olvidaré de tus preceptos; porque con ellas me has dado vida.

94 Yo soy tuyo, sálvame; porque he buscado tus preceptos.

95 Los impíos me han esperado para destruirme; pero consideraré tus testimonios.

96 He visto el fin de toda perfección; pero tu mandamiento es muy amplio.

MEM

97 ¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Es mi meditación todo el día.

98 Con tus mandamientos me has hecho más sabio que mis enemigos; porque siempre están conmigo.

99 Tengo más entendimiento que todos mis maestros; porque tus testimonios son mi meditación. 

100 Entiendo más que los antiguos, porque guardo tus preceptos. 

101 Aparté mis pies de todo mal camino, para guardar tu palabra. 

102 No me he apartado de tus juicios; porque tú me has enseñado. 

103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! sí, más dulce que la miel a mi boca. 

104 Por tus preceptos adquiero entendimiento; por eso aborrezco todo camino falso.  

MONJA 

105 Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. 

106 He jurado y lo cumpliré, que guardaré tus justos juicios. 

107 Estoy muy afligido; vivifícame, oh Señor, conforme a tu palabra. 

108 Acepta, te ruego, las ofrendas voluntarias de mi boca, oh Señor, y enséñame tus juicios. 

109 Mi alma está continuamente en tu mano; y no me olvido de tu ley. 

110 Los impíos me han tendido lazo; sin embargo, no me desvié de tus preceptos. 

111 Tus testimonios he tomado por herencia para siempre; porque son el regocijo de mi corazón. 

112 Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos siempre, hasta el fin.  

SAMECH 

113 Aborrezco los pensamientos vanos; mas tu ley amo. 

114 Tú eres mi escondite y mi escudo; Espero en tu palabra. 

115 Apartaos de mí, malhechores; porque guardaré los mandamientos de mi Dios. 

116 Susténtame conforme a tu palabra, y viviré; y no me dejes avergonzar de mi esperanza.

117 Sostenme, y estaré a salvo; y guardaré continuamente tus estatutos.

118 Hollaste a todos los que se desvían de tus estatutos; porque su engaño es falsedad. 

119 Tú quitas como escoria a todos los impíos de la tierra; por eso amo tus testimonios. 

120 Mi carne tiembla de miedo tuyo; y tengo miedo de tus juicios.  

AIN 

121 He hecho juicio y justicia; no me dejes a mis opresores. 

122 Sé fiador por tu siervo para bien; no me opriman los soberbios. 

123 Desfallecen mis ojos por tu salvación, Y por la palabra de tu justicia. 

124 Haz con tu siervo según tu misericordia, y enséñame tus estatutos. 

125 Soy tu siervo; dame entendimiento para conocer tus testimonios, 

126 Y el tiempo, oh Señor, para que yo trabaje; porque han invalidado tu ley. 

127 Por eso amo tus mandamientos más que el oro; sí, por encima del oro fino. 

128 Por tanto, estimo como justos todos tus preceptos acerca de todas las cosas; y odio todo camino falso.  

EDUCACIÓN FÍSICA 

129 Maravillosos son tus testimonios; por eso mi alma los guarda. 

130 La exposición de tus palabras alumbra; dan entendimiento a los simples. 

131 Abrí mi boca y suspiré; porque anhelé tus mandamientos. 

132 Mírame y ten misericordia de mí, como lo haces con los que aman tu nombre. 

133 Ordena mis pasos en tu palabra; y ninguna iniquidad se enseñoree de mí. 

134 Líbrame de la opresión del hombre; así guardaré tus preceptos. 

135 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; y enséñame tus estatutos. 

136 Ríos de agua corren por mis ojos, porque no guardan tu ley.  

TZADDI 

137 Justo eres tú, oh Señor, y rectos tus juicios. 

138 Tus testimonios que has mandado son justos y muy fieles. 

139 Mi celo me ha consumido, porque mis enemigos se han olvidado de tus palabras. 

140 Muy pura es tu palabra; por eso tu siervo lo ama. 

141 Soy pequeño y despreciado; mas no me olvido de tus preceptos. 

142 Tu justicia es justicia eterna, y tu ley la verdad. 

143 Aflicción y angustia se han apoderado de mí; sin embargo, tus mandamientos son mis delicias. 

144 La justicia de tus testimonios es eterna; dame entendimiento, y viviré.  

KOPH 

145 Lloré con todo mi corazón; escúchame, oh Señor; Guardaré tus estatuas. 

146 Clamé a ti; sálvame, y guardaré tus testimonios. 

147 Impedí el amanecer de la mañana, y lloré; Yo esperaba en tu palabra. 

148 Mis ojos protegen las vigilias de la noche, para que medite en tu palabra. 

149 Oye mi voz conforme a tu misericordia; Señor, vivifícame según tu juicio. 

150 Se acercan los que persiguen el mal; están lejos de tu ley. 

151 Cercano estás, oh Señor; y todos tus mandamientos son verdad. 

152 En cuanto a tus testimonios, he sabido desde antiguo que tú los has fundado para siempre.  

RESH 

153 Considera mi aflicción, y líbrame; porque no me olvido de tu ley. 

154 Aboga por mi causa, y líbrame; vivifícame conforme a tu palabra. 

155 Lejos está de los impíos la salvación; porque no buscan tus estatutos. 

156 Grandes son tus tiernas misericordias, oh Señor; vivifícame conforme a tus juicios. 

157 Muchos son mis perseguidores y mis enemigos; sin embargo, no declino tus testimonios. 

158 Miré a los transgresores, y me entristecí; porque no guardaron tu palabra. 

159 Considera cuánto amo tus preceptos; vivifícame, oh Señor, conforme a tu misericordia. 

160 Tu palabra es verdadera desde el principio; y cada uno de tus justos juicios permanece para siempre.  

ESQUINA 

161 Los príncipes me han perseguido sin causa; mas mi corazón se asombra de tu palabra. 

162 Me regocijo en tu palabra, como quien halla muchos despojos. 

163 Aborrezco y abomino la mentira; mas tu ley amo. 

164 Siete veces al día te alabo por tus justos juicios. 

165 Mucha paz tienen los que aman tu ley; y nada los escandalizará. 

166 Señor, en tu salvación he esperado, y cumplido tus mandamientos. 

167 Mi alma ha guardado tus testimonios; y los amo sobremanera. 

168 He guardado tus preceptos y tus testimonios; porque todos mis caminos están delante de ti.  

TAU 

169 Llegue mi clamor delante de ti, oh Señor; dame entendimiento conforme a tu palabra. 

170 Llegue mi súplica delante de ti; líbrame conforme a tu palabra. 

171 Mis labios rebosarán alabanza cuando me enseñes tus estatutos. 

172 Mi lengua hablará de tu palabra; porque todos tus mandamientos son justicia. 

173 Que tu mano me ayude; porque he escogido tus preceptos. 

174 He anhelado tu salvación, oh Señor; y tu ley es mi delicia. 

175 Deja que mi alma viva, y te alabará, y que tus juicios me ayuden. 

176 Me he descarriado como oveja descarriada; busca a tu siervo; porque no me olvido de tus mandamientos.


CAPITULO 120

David ora por la liberación de los impíos. (Una canción de grados.)

1 En mi angustia clamé al Señor, y él me escuchó.

2 Libra mi alma, oh Señor, de los labios mentirosos y de la lengua engañosa.

3 ¿Qué se te dará? ¿O qué se te hará, lengua mentirosa?

4 Flechas agudas del valiente, con brasas de enebro.

5 ¡Ay de mí, que moro en Mesech, que habito en las tiendas de Cedar!

6 Mucho ha morado mi alma con el que aborrece la paz.

7 Yo estoy por la paz; pero cuando yo hablo, ellos están para la guerra.


CAPITULO 121

La gran seguridad de los piadosos. (Una canción de grados.)

1 Alzaré mis ojos a los montes, de donde vendrá mi socorro.

2 Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra.

3 He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.

4 No permitirá que tu pie sea movido; no se dormirá el que te guarda.

5 El Señor es tu guardián; Jehová es tu sombra a tu diestra.

6 El sol no te herirá de día, ni la luna de noche.

7 El Señor te guardará de todo mal; él guardará tu alma.

8 El Señor guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.


CAPITULO 122

David ora por la paz de Jerusalén. (Canción de grados de David.)

1 Me alegré cuando me dijeron: Entremos en la casa del Señor.

2 Nuestros pies estarán dentro de tus puertas, oh Jerusalén.

3 Jerusalén está edificada como una ciudad compacta;

4 Adonde suben las tribus, las tribus del Señor, al testimonio de Israel, para dar gracias al nombre del Señor.

5 Porque allí están puestos tronos de juicio, los tronos de la casa de David.

6 Orad por la paz de Jerusalén; prosperarán los que te aman.

7 Paz sea dentro de tus muros, y prosperidad dentro de tus palacios.

8 Por amor a mis hermanos y compañeros, ahora diré: La paz sea contigo.

9 Por causa de la casa del Señor nuestro Dios buscaré tu bien.


CAPITULO 123

Oración por misericordia. (Una canción de grados.)

1 A ti alzo mis ojos, oh tú que moras en los cielos.

2 He aquí, como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores, y como los ojos de la doncella a la mano de su señor; así nuestros ojos esperan en el Señor nuestro Dios, hasta que tenga misericordia de nosotros.

3 Ten piedad de nosotros, oh Señor, ten piedad de nosotros; porque estamos muy llenos de desprecio.

4 Nuestra alma está muy llena del escarnio de los que están cómodos, y del desprecio de los soberbios.


CAPITULO 124

Israel alaba a Dios por la liberación. (Canción de grados de David.)

1 Ahora puede decir Israel: Si el Señor no estuvo de nuestra parte cuando los hombres se levantaron contra nosotros, entonces ellos nos habrían tragado rápidamente cuando su ira se encendió contra nosotros.

2 Entonces las aguas nos habían anegado, la corriente había pasado sobre nuestra alma;

3 Entonces las aguas orgullosas habían pasado sobre nuestra alma.

4 Bendito sea el Señor, que no nos ha dado por presa a sus dientes.

5 Nuestra alma escapó como un pájaro del lazo de los cazadores; el lazo se ha roto, y hemos escapado.

6 Nuestra ayuda está en el nombre del Señor, que hizo los cielos y la tierra.


CAPITULO 125

La seguridad de la confianza en Dios. (Una canción de grados.)

1 Los que confían en el Señor en el monte de Sion, no pueden ser removidos, sino que permanecen para siempre.

2 Como los montes rodean a Jerusalén, así el Señor rodea a su pueblo desde ahora y para siempre.

3 Porque la vara de los impíos no reposará sobre la suerte de los justos; no sea que los justos extiendan sus manos a la iniquidad.

4 Haz bien, oh Señor, a los buenos ya los rectos de corazón.

5 A los que se desvían por sus caminos torcidos, el Señor los llevará con los que hacen iniquidad; mas la paz sea sobre Israel.


CAPITULO 126

Gloria de Sión declarada. (Una canción de grados.)

1 Cuando el Señor hizo volver la cautividad de Sión, éramos como los que sueñan.

2 Entonces nuestra boca se llenó de risa, y nuestra lengua de alabanza; entonces dijeron entre las naciones: El Señor ha hecho grandes cosas con ellos.

3 El Señor ha hecho grandes cosas por nosotros; de lo cual nos alegramos.

4 Vuelve, oh Señor, nuestro cautiverio, como los arroyos en el sur.

5 Los que sembraron con lágrimas, con alegría segarán.

6 El que sale y llora, llevando la semilla preciosa, sin duda volverá con gozo, trayendo sus gavillas consigo.


CAPITULO 127

Virtud de la bendición de Dios. (Una Canción de grados para Salomón.) 

1 Si el Señor no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si el Señor no guardare la ciudad, en vano velará el centinela.

2 Por demás os es madrugar, trasnochar, comer pan de dolores; porque así da sueño a su amado.

3 He aquí, heredad del Señor son los hijos; y el fruto del vientre es su recompensa.

4 Como flechas en la mano de un valiente; así son los hijos de la juventud.

5 Dichoso el hombre que llena su aljaba de ellos; no serán avergonzados, sino que hablarán con los enemigos en la puerta.


CAPITULO 128

Diversas bendiciones que siguen a los que temen a Dios. (Una canción de grados.)

1 Bienaventurados todos los que temen al Señor; que anda en sus caminos.

2 Porque comerás del trabajo de tus manos; dichoso serás, y te irá bien.

3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa.

4 He aquí, que así será bendito el hombre que teme al Señor.

5 El Señor te bendecirá desde Sion; y verás el bien de Jerusalén todos los días de tu vida.

6 Sí, verás a los hijos de tus hijos, y paz sobre Israel.


CAPITULO 129

La seguridad de Israel. (Una canción de grados.)

1 Mucho me han angustiado desde mi juventud, diga ahora Israel;

2 Mucho me han angustiado desde mi juventud; sin embargo, no han prevalecido contra mí.

3 Sobre mis espaldas araban los labradores; alargaron sus surcos.

4 El Señor es justo; ha cortado las cuerdas de los impíos.

5 Sean avergonzados y vueltos atrás todos los que aborrecen a Sion.

6 Sean como la hierba en los terrados, que antes de crecer se seca.

7 Con lo cual el segador no llena su mano; ni el que ata gavillas su seno.

8 Ni los que pasan dicen: La bendición del Señor sea sobre vosotros; te bendecimos en el nombre del Señor.

CAPITULO 130

Esperanza paciente — Redención segura. (Una canción de grados.)

1 Desde lo profundo te he clamado, oh Señor.

2 Señor, escucha mi voz; Estén atentos tus oídos a la voz de mis súplicas.

3 Si tú, Señor, miras las iniquidades, oh Señor, ¿quién se mantendrá firme?

4 Pero en ti hay perdón, para que seas temido.

5 En el Señor espero, mi alma espera, y en su palabra espero.

6 Mi alma espera en el Señor más que los que velan por la mañana; Digo, más que los que velan por la mañana.

7 Espera Israel en el Señor; porque con el Señor hay misericordia, y con él abundante redención.

8 Y él redimirá a Israel de todas sus iniquidades.


CAPITULO 131

La humildad la seguridad de la esperanza. (Canción de grados de David.)

1 Señor, mi corazón no es altivo, ni mis ojos son altivos; ni me ejercito en cosas grandes, o en cosas demasiado altas para mí.

2 Ciertamente me porté y me tranquilicé, como niño destetado de su madre; mi alma es como un niño destetado.

3 Espere Israel en el Señor desde ahora y para siempre.


CAPITULO 132

El pacto de David: las promesas de Dios a su pueblo. (Una canción de grados.)

1 Señor, acuérdate de David y de todas sus aflicciones;

2 de cómo juró al Señor, y prometió al Dios fuerte de Jacob;

3 Ciertamente no entraré en el tabernáculo de mi casa, ni subiré a mi cama;

4 No daré sueño a mis ojos, Ni adormecimiento a mis párpados,

5 Hasta que halle un lugar para el Señor, una morada para el Dios fuerte de Jacob.

6 Lo oímos en Efrata; lo encontramos en los campos del bosque.

7 Entraremos en sus tabernáculos, adoraremos ante el estrado de sus pies.

8 Levántate, oh Señor, a tu reposo; tú y el arca de tu fortaleza.

9 Vístanse de justicia tus sacerdotes; y que tus santos griten de alegría.

10 Por amor de tu siervo David, no vuelvas atrás el rostro de tu ungido.

11 En verdad juró Jehová a David; no se apartará de ella; Del fruto de tu cuerpo pondré sobre tu trono.

12 Si tus hijos guardan mi pacto y mi testimonio que les enseñaré, sus hijos también se sentarán en tu trono para siempre.

13 Porque el Señor ha escogido a Sion; la ha deseado para su habitación.

14 Este es mi descanso para siempre; aquí habitaré; porque lo he deseado.

15 Bendeciré abundantemente su provisión; A sus pobres saciaré de pan.

16 También vestiré de salvación a sus sacerdotes; y sus santos gritarán de alegría.

17 Allí haré brotar el cuerno de David; He ordenado una lámpara para mi ungido.

18 A sus enemigos vestiré de vergüenza; pero sobre sí mismo florecerá su corona.


CAPITULO 133

La comunión de los santos. (Canción de grados de David.)

1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!

2 Es como el ungüento precioso sobre la cabeza, que corría sobre la barba, sí, la barba de Aarón; que bajaba hasta las faldas de sus vestiduras;

3 Como el rocío de Hermón, y como el rocío que desciende sobre los montes de Sion; porque allí mandó el Señor la bendición, y la vida para siempre.


CAPITULO 134

Una exhortación a alabar a Dios. (Una canción de grados.)

1 He aquí, bendecid al Señor, todos vosotros, siervos del Señor, que estáis de noche en la casa del Señor.

2 Alzad vuestras manos en el santuario, y bendecid al Señor.

3 El Señor que hizo los cielos y la tierra te bendiga desde Sión.


CAPITULO 135

Una exhortación a alabar a Dios — La vanidad de los ídolos.

1 Alabad al Señor. Alabad el nombre del Señor; alabadle, oh siervos del Señor.

2 Los que estáis en la casa de Jehová, en los atrios de la casa de nuestro Dios,

3 Alabado sea el Señor; porque el Señor es bueno; cantad alabanzas a su nombre; porque es agradable.

4 Porque el Señor ha escogido a Jacob para sí, ya Israel como su tesoro especial.

5 Porque sé que el Señor es grande, y que nuestro Señor está por encima de todos los dioses.

6 Todo lo que quiso el Señor, lo hizo en el cielo y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.

7 El hace subir los vapores de los confines de la tierra; hace los relámpagos para la lluvia; él saca el viento de sus tesoros.

8 que hirió a los primogénitos de Egipto, tanto de hombres como de animales.

9 Que enviaste señales y prodigios en medio de ti, oh Egipto, sobre Faraón y sobre todos sus siervos.

10 que hirió a grandes naciones, y mató a reyes poderosos;

11 Sehón rey de los amorreos, y Og rey de Basán, y todos los reinos de Canaán;

12 Y dieron su tierra en heredad, en heredad a Israel su pueblo.

13 Tu nombre, oh Señor, es para siempre; y tu memorial, oh Señor, por todas las generaciones.

14 Porque el Señor juzgará a su pueblo, y no se arrepentirá de sus siervos.

15 Los ídolos de las naciones son plata y oro, obra de manos de hombres.

16 Tienen boca, pero no hablan; ojos tienen, pero no ven;

17 Tienen oídos, pero no oyen; ni hay aliento en sus bocas.

18 Los que los hacen son como ellos; así es todo aquel que confía en ellos.

19 Bendecid al Señor, oh casa de Israel; bendecid al Señor, oh casa de Aarón;

20 Bendecid al Señor, oh casa de Leví; los que teméis al Señor, bendecid al Señor.

21 Bendito sea el Señor desde Sion; Bendito sea el Señor desde Jerusalén. Alabad al Señor.


CAPITULO 136

Gracias a Dios por sus misericordias.

1 Oh, dad gracias al Señor; porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia.

2 Oh, dad gracias al Dios de los dioses; porque para siempre es su misericordia.

3 Oh, dad gracias al Señor de los señores; porque para siempre es su misericordia.

4 Al único que hace grandes maravillas; porque para siempre es su misericordia.

5 Al que con sabiduría hizo los cielos; porque para siempre es su misericordia.

6 Al que extendió la tierra sobre las aguas; porque para siempre es su misericordia.

7 Al que hizo grandes lumbreras; porque para siempre es su misericordia;

8 El sol para que señoree en el día; porque para siempre es su misericordia;

9 La luna y las estrellas para que señoreen en la noche; porque para siempre es su misericordia.

10 al que hirió a Egipto en sus primogénitos; porque para siempre es su misericordia;

11 y sacó a Israel de en medio de ellos; porque para siempre es su misericordia;

12 con mano fuerte y brazo extendido; porque para siempre es su misericordia.

13 Al que dividió el Mar Rojo en partes; porque para siempre es su misericordia;

14 e hizo pasar a Israel por en medio de ella; porque para siempre es su misericordia;

15 Pero derribó a Faraón y su hueste en el Mar Rojo; porque para siempre es su misericordia.

16 Al que condujo a su pueblo por el desierto; porque para siempre es su misericordia.

17 Al que hirió a grandes reyes; porque para siempre es su misericordia;

18 Y mató a reyes famosos; porque para siempre es su misericordia;

19 Sehón rey de los amorreos; porque para siempre es su misericordia;

20 y Og rey de Basán; porque para siempre es su misericordia;

21 Y dieron su tierra en heredad; porque para siempre es su misericordia;

22 Heredad de Israel su siervo; porque para siempre es su misericordia.

23 Quien se acordó de nosotros en nuestra humillación; porque para siempre es su misericordia;

24 y nos redimió de nuestros enemigos; porque para siempre es su misericordia.

25 el que da de comer a toda carne; porque para siempre es su misericordia.

26 Oh, dad gracias al Dios del cielo; porque para siempre es su misericordia.


CAPITULO 137

Constancia en cautiverio. 

1 Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentamos, sí, lloramos, cuando nos acordamos de Sion.

2 Colgamos nuestras arpas en los sauces en medio de ella.

3 Porque allí los que nos habían llevado cautivos nos pidieron un cántico; y los que nos desolaban nos pedían alegría, diciendo: Cantadnos uno de los cánticos de Sión.

4 ¿Cómo cantaremos la canción del Señor en una tierra extraña?

5 Si me olvido de ti, oh Jerusalén, que mi diestra se olvide de su astucia.

6 Si no me acuerdo de ti, que mi lengua se pegue al paladar; si no prefiero Jerusalén a mi principal gozo.

7 Acuérdate, oh Señor, de los hijos de Edom en el día de Jerusalén; quien dijo: Destrúyelo hasta sus cimientos.

8 Oh hija de Babilonia, que vas a ser destruida; dichoso el que te recompensa como nos has servido.

9 Bienaventurado el que tomare y estrellare a tus niños contra las piedras.


CAPITULO 138

David alaba a Dios por la verdad de su palabra.

1 Te alabaré con todo mi corazón; delante de los dioses te cantaré alabanzas.

2 Adoraré hacia tu santo templo, y alabaré tu nombre por tu misericordia y por tu verdad; porque has engrandecido tu palabra sobre todo tu nombre.

3 El día que clamé, me respondiste, y me fortaleciste con fuerza en mi alma.

4 Todos los reyes de la tierra te alabarán, oh Señor, cuando oigan las palabras de tu boca.

5 Sí, cantarán en los caminos del Señor; porque grande es la gloria del Señor.

6 Aunque el Señor es alto, sin embargo, tiene respeto por los humildes; mas al soberbio lo conoce de lejos.

7 Aunque ande en medio de la angustia, tú me darás vida; contra la ira de mis enemigos extenderás tu mano, y tu diestra me salvará.

8 El Señor me perfeccionará en el conocimiento acerca de su reino. Te alabaré, oh Señor, por siempre; porque eres misericordioso, y no abandonarás las obras de tus propias manos.


CAPITULO 139

El poder y el conocimiento de Dios presentes en todas partes. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 Señor, me has examinado y conocido.

2 Tú conoces mi sentarme y mi levantarme, desde lejos comprendes mi pensamiento.

3 Tú rodeaste mi camino y mi descanso, y conoces todos mis caminos.

4 Porque no hay una palabra en mi lengua, pero he aquí, oh Señor, tú lo sabes todo.

5 Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano.

6 Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; es alto, no puedo alcanzarlo.

7 ¿Adónde me iré de tu Espíritu? ¿O adónde huiré de tu presencia?

8 Si subo al cielo, allí estás tú; si hago mi cama en el infierno, he aquí, allí estás tú.

9 Si tomare las alas del alba, Y habitare en los confines del mar;

10 Aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra.

11 Si digo: Ciertamente las tinieblas me cubrirán; aun la noche será ligera a mi alrededor.

12 Sí, la oscuridad no se esconde de ti; mas la noche resplandece como el día; las tinieblas y la luz son ambas iguales para ti.

13 Porque tú has poseído mis riñones; me cubriste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque estoy hecho terrible y maravillosamente; maravillosas son tus obras; y eso mi alma lo sabe muy bien.

15 Mi riqueza no te fue ocultada, cuando fui hecho en secreto, y curiosamente labrado en las partes más bajas de la tierra.

16 Tus ojos vieron mi sustancia, aunque imperfecta; y en tu libro estaban escritos todos mis miembros, los cuales en la continuación fueron formados, cuando aún no conocía ninguno de ellos.

17 ¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!

18 Si los contara, son más en número que la arena; cuando despierto, todavía estoy contigo.

19 Ciertamente matarás al impío, oh Dios; apartaos, pues, de mí, hombres sanguinarios.

20 Porque hablan mal de ti, y tus enemigos toman tu nombre en vano.

21 ¿No aborrezco, oh Señor, a los que te aborrecen? ¿Y no me entristezco con los que se levantan contra ti?

22 Los aborrezco con odio perfecto; Los considero mis enemigos.

23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos;

24 Y ve si hay en mí algún camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.


CAPITULO 140

David ora para ser librado de los impíos. (Al Músico principal, Salmo de David.)

1 Líbrame, oh Señor, del hombre malo; presérvame del hombre violento;

2 que imaginan maldades en su corazón; continuamente se juntan para la guerra.

3 Han aguzado su lengua como una serpiente; veneno de víbora hay debajo de sus labios. Selah.

4 Guárdame, oh Señor, de las manos de los impíos; presérvame del hombre violento; que se han propuesto trastornar mis andanzas.

5 Los soberbios me han escondido lazo y cuerdas; han tendido una red junto al camino; me han puesto ginebras. Selah.

6 Dije al Señor: Tú eres mi Dios; escucha la voz de mis súplicas, oh Señor.

7 Oh Dios, el Señor, fortaleza de mi salvación, tú cubriste mi cabeza en el día de la batalla.

8 No concedas, oh Señor, los deseos de los impíos; no profundices en su malvado dispositivo; para que no se exalten a sí mismos. Selah.

9 En cuanto a la cabeza de los que me rodean, que la iniquidad de sus propios labios los cubra.

10 Que caigan sobre ellos carbones encendidos; que sean echados en el fuego; en fosos profundos, para que no vuelvan a subir.

11 Que no se establezca en la tierra un malhablador; el mal cazará al hombre violento para derribarlo.

12 Yo sé que el Señor guardará la causa de los afligidos, y el derecho de los pobres.

13 Ciertamente los justos alabarán tu nombre; los rectos habitarán en tu presencia.


CAPITULO 141

Una oración por la sinceridad y por la seguridad de las trampas. (Salmo de David.)

1 Señor, a ti clamo; apresúrate a mí; escucha mi voz cuando clamo a ti.

2 Que mi oración sea puesta delante de ti como incienso; y el alzar de mis manos como el sacrificio de la tarde.

3 Pon, oh Señor, centinela delante de mi boca; guarda la puerta de mis labios.

4 No incline mi corazón a cosa mala, a hacer obras impías con los hombres que obran iniquidad; y no me dejes comer de sus manjares.

5 Cuando el justo me hiere con la palabra del Señor, es una bondad; y cuando me reprendan, será un excelente aceite, y no destruirá mi fe; porque también mi oración será por ellos. No me deleito en sus calamidades.

6 Cuando sus jueces sean derribados en pedregales, oirán mis palabras; porque son dulces.

7 Nuestros huesos están esparcidos a la boca del sepulcro, como quien corta y corta madera sobre la tierra.

8 Pero mis ojos están puestos en ti, oh Dios el Señor; en ti está mi confianza; no dejes mi alma desamparada.

9 Guárdame de los lazos que me han tendido, Y de las zarpas de los que hacen iniquidad.

10 Que los impíos caigan en sus propias redes, mientras que yo escapo.


CAPITULO 142

Hay consuelo en la oración. (Masquil de David; Una oración cuando estaba en la cueva.)

1 Clamé al Señor con mi voz; con mi voz hice mi súplica al Señor.

2 Derramé mi queja delante de él; Le mostré mi problema.

3 Cuando mi espíritu se angustió dentro de mí, entonces conociste mi camino. En mi camino me han tendido una trampa en secreto.

4 Miré a mi mano derecha, y he aquí, pero no había nadie que quisiera conocerme; me faltó el refugio; ningún hombre se preocupó por mi alma.

5 A ti clamé, oh Señor; Dije: Tú eres mi refugio y mi porción en la tierra de los vivientes.

6 Atiende a mi clamor; porque estoy muy abatido; líbrame de mis perseguidores; porque son más fuertes que yo.

7 Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre; los justos me rodearán; porque tú me serás propicio.


CAPITULO 143

Fe fortalecida por la meditación y la oración. (Salmo de David.)

1 Oye mi oración, oh Señor, presta oído a mis súplicas; respóndeme por tu fidelidad, y por tu justicia.

2 Y no entres en juicio con tu siervo; porque delante de ti ningún viviente será justificado.

3 Porque el enemigo ha perseguido mi alma; ha derribado mi vida por tierra; me ha hecho morar en tinieblas, como los que han estado muertos mucho tiempo.

4 Por tanto, mi espíritu está anonadado dentro de mí; mi corazón dentro de mí está desolado.

5 Recuerdo los días de antaño; Medito en todas tus obras; Medito sobre la obra de tus manos.

6 Extiendo mis manos hacia ti; mi alma tiene sed de ti, como la tierra sedienta. Selah.

7 Escúchame pronto, oh Señor; mi espíritu desfallece; No escondas de mí tu rostro, para que no sea yo como los que descienden a la fosa.

8 Hazme oír tu misericordia por la mañana; porque en ti confío; hazme saber el camino por donde debo andar; porque a ti elevo mi alma.

9 Líbrame, oh Señor, de mis enemigos; Huyo a ti para esconderme.

10 Enséñame a hacer tu voluntad; porque tú eres mi Dios; tu Espíritu es bueno; llévame a la tierra de la rectitud.

11 Vivifícame, oh Señor, por amor de tu nombre; por tu justicia saca mi alma de la angustia.

12 Y por tu misericordia acaba con mis enemigos, y destruye a todos los que afligen mi alma; porque yo soy tu siervo.


CAPITULO 144

Una oración por diversas bendiciones. (Un Salmo de David.)

1 Bendito sea el Señor, mi fortaleza, que enseña mis manos para la guerra, y mis dedos para la pelea;

2 Mi bondad y mi fortaleza; mi torre alta, y mi libertador; mi escudo, y en quien confío; el que somete a mi pueblo debajo de mí.

3 ¡Señor, qué es el hombre, para que tomes conocimiento de él! o el hijo del hombre, para que lo tengas en cuenta!

4 El hombre es como la vanidad; sus días son como una sombra que se va.

5 Inclina, oh Señor, tus cielos y desciende; tocad los montes, y humearán.

6 Lanza relámpagos y dispérsalos; dispara tus saetas, y destrúyelos.

7 Envía tu mano desde lo alto; líbrame, y sácame de las muchas aguas, de la mano de los hijos extraños;

8 cuya boca habla vanidad, y su diestra es diestra de mentira.

9 Te cantaré un cántico nuevo, oh Dios; con salterio y instrumento de diez cuerdas te cantaré alabanzas.

10 El es el que da salvación a los reyes; el que libra a David su siervo de la espada hiriente.

11 Líbrame, y líbrame de la mano de los hijos extraños, cuya boca habla vanidad, y su diestra es diestra de mentira;

12 para que nuestros hijos sean como plantas que crecieron en su juventud; para que nuestras hijas sean como piedras angulares, labradas a semejanza de un palacio;

13 para que nuestros graneros estén llenos, proporcionando toda clase de provisiones; para que nuestras ovejas produzcan miles y diez miles en nuestras calles;

14 Para que nuestros bueyes sean fuertes para el trabajo; que no haya entrada ni salida; que no haya quejas en nuestras calles.

15 Dichoso el pueblo que está en tal caso; sí, feliz es ese pueblo, cuyo Dios es el Señor.


CAPITULO 145

Salmo de alabanza de David.

1 Te exaltaré, Dios mío, oh Rey; y bendeciré tu nombre por los siglos de los siglos.

2 Cada día te bendeciré; y alabaré tu nombre por los siglos de los siglos.

3 Grande es el Señor, y muy digno de ser alabado; y su grandeza es inescrutable.

4 Una generación alabará tus obras a otra generación, y proclamará tus hechos poderosos.

5 Hablaré del glorioso honor de tu majestad, y de tus maravillas.

6 Y los hombres hablarán del poder de tus actos terribles; y declararé tu grandeza.

7 Pronunciarán abundantemente la memoria de tu gran bondad, y cantarán de tu justicia.

8 Clemente y misericordioso es el Señor; lento para la ira y grande en misericordia.

9 El Señor es bueno con todos; y sus tiernas misericordias están sobre todas sus obras.

10 Todas tus obras te alabarán, oh Señor; y tus santos te bendecirán.

11 Hablarán de la gloria de tu reino, y hablarán de tu poder;

12 para dar a conocer a los hijos de los hombres sus valentías, y la gloria de la majestad de su reino.

13 Tu reino es reino eterno, y tu señorío por todas las generaciones.

14 El Señor sostiene a todos los caídos, y levanta a todos los oprimidos.

15 Los ojos de todos esperan en ti; y les das su comida a su tiempo.

16 Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente.

17 El Señor es justo en todos sus caminos, y santo en todas sus obras.

18 Cercano está el Señor a todos los que le invocan, a todos los que le invocan de verdad.

19 El cumplirá el deseo de los que le temen; él también oirá el clamor de ellos, y los salvará.

20 El Señor guarda a todos los que le aman; pero destruirá a todos los impíos.

21 Mi boca hablará la alabanza del Señor; y que toda carne bendiga su santo nombre por los siglos de los siglos.


CAPITULO 146

Solo Dios digno de ser alabado y confiado.

1 Alabad al Señor. Alaba al Señor, oh alma mía.

2 Mientras viva alabaré al Señor; Cantaré alabanzas a mi Dios mientras exista.

3 No confiéis en los príncipes, ni en el hijo del hombre, en quien no hay ayuda.

4 Su aliento sale, él vuelve a su tierra; en ese mismo día perecen sus pensamientos.

5 Bienaventurado el que tiene al Dios de Jacob por ayuda, cuya esperanza está en el Señor su Dios.

6 que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en él; que guarda la verdad para siempre;

7 que hace justicia a los oprimidos; que da de comer al hambriento. El Señor suelta a los presos;

8 El Señor abre los ojos de los ciegos; el Señor levanta a los oprimidos; el Señor ama a los justos;

9 Jehová guarda a los extranjeros; alivia al huérfano ya la viuda; mas el camino del impío trastorna.

10 El Señor reinará para siempre, tu Dios, oh Sión, por todas las generaciones. Alabad al Señor.


CAPITULO 147

Narra muchas razones para alabar a Dios. 

1 Alabad al Señor; porque bueno es cantar alabanzas a nuestro Dios; porque es agradable; y la alabanza es agradable.

2 El Señor edifica a Jerusalén; reúne a los desterrados de Israel.

3 El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.

4 El cuenta el número de las estrellas; él los llama a todos por sus nombres.

5 Grande es nuestro Señor, y de gran poder; su entendimiento es infinito.

6 El Señor enaltece a los mansos, y arroja por tierra a los impíos.

7 Cantad al Señor con acción de gracias; cantad alabanzas con el arpa a nuestro Dios;

8 el que cubre de nubes los cielos, el que prepara la lluvia para la tierra, el que hace brotar la hierba sobre los montes.

9 Da a las bestias su alimento, Y a los cuervos que gritan.

10 No se deleita en la fuerza del caballo; no se complace en las piernas de un hombre.

11 El Señor se complace en los que le temen, en los que esperan en su misericordia.

12 Alaba al Señor, oh Jerusalén; alaba a tu Dios, oh Sión.

13 Porque él ha fortalecido los cerrojos de tus puertas; ha bendecido a tus hijos dentro de ti.

14 El hace la paz en tus términos, Y te sacia con lo mejor del trigo.

15 El envía su mandamiento sobre la tierra; su palabra corre muy veloz.

16 El da la nieve como lana; esparce la escarcha como ceniza.

17 Arroja su hielo como bocados; ¿Quién puede estar de pie ante su frío?

18 Envía su palabra, y los derrite; él hace soplar su viento y correr las aguas.

19 El muestra su palabra a Jacob, sus estatutos y sus juicios a Israel.

20 No ha hecho así con ninguna nación; y en cuanto a sus juicios, no los han conocido. Alabad al Señor.


CAPITULO 148

Toda la creación exhortada a alabar a Dios.

1 Alabad al Señor. Alabad al Señor desde los cielos; alabadle en las alturas.

2 Alabadle vosotros, todos sus ángeles; alabadlo vosotros, todas sus huestes.

3 Alabadle, sol y luna; alabadle, todas las estrellas de luz.

4 Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas que estáis sobre los cielos.

5 Alaben el nombre del Señor, porque él mandó, y fueron creados.

6 Los ha afirmado eternamente y para siempre; ha hecho un decreto que no será aprobado.

7 Alabad al Señor desde la tierra, dragones y todos los abismos.

8 Fuego y granizo; nieve y vapor; viento tempestuoso cumpliendo su palabra;

9 Montes y todos los collados; árboles fructíferos y todos los cedros;

10 Bestias y todo ganado; reptiles y aves voladoras;

11 los reyes de la tierra y todos los pueblos; príncipes y todos los jueces de la tierra;

12 Tanto jóvenes como doncellas; ancianos y niños;

13 Alaben el nombre del Señor; porque solo su nombre es excelente; su gloria está sobre la tierra y el cielo.

14 El ensalza también el cuerno de su pueblo, la alabanza de todos sus santos; aun de los hijos de Israel, un pueblo cercano a él. Alabad al Señor.


CAPITULO 149

Dios para ser alabado.

1 Alabad al Señor. Cantad al Señor un cántico nuevo y su alabanza en la congregación de los santos.

2 Regocíjese Israel en el que lo hizo; regocíjense los hijos de Sión en su Rey.

3 Alaben su nombre en la danza; que le canten alabanzas con pandero y arpa.

4 Porque el Señor se complace en su pueblo; hermoseará a los mansos con salvación.

5 Alégrense los santos en la gloria; que canten en voz alta sobre sus lechos.

6 Que las alabanzas de Dios estén en su boca, y una espada de dos filos en su mano;

7 para ejecutar venganza en las naciones, y castigo en los pueblos;

8 para atar a sus reyes con cadenas, y a sus nobles con grillos de hierro;

9 para ejecutar en ellos el juicio escrito; este honor lo tienen todos sus santos. Alabad al Señor.


CAPITULO 150

Una exhortación a alabar a Dios con música instrumental.

1 Alabad al Señor. Alabad a Dios en su santuario; alabadle en el firmamento de su poder.

2 Alabadlo por sus proezas; alabadle conforme a su excelente grandeza.

3 Alabadlo con el sonido de la trompeta; alabadle con salterio y arpa.

4 Alabadle con panderos y danzas; alábenlo con instrumentos de cuerda y órganos.

5 Alabadle con címbalos sonoros; alabadle con címbalos resonantes.

6 Todo lo que respira alabe al Señor. Alabad al Señor.

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.