el libro de jacob

el libro de jacob

El hermano de Nefi

Capítulo 1

Las palabras de su predicación a sus hermanos. Confunde al hombre que busca derrocar la doctrina de Cristo. Unas palabras concernientes a la historia del pueblo de Nefi.1 Porque he aquí, aconteció que habían pasado cincuenta y cinco años desde el momento en que Lehi salió de Jerusalén; por tanto, Nefi me dio a mí, Jacob, un mandamiento concerniente a estas planchas menores, sobre las cuales están grabadas estas cosas.
2 Y él me dio a mí, Jacob, un mandamiento para que yo escribiera en estas planchas, algunas de las cosas que yo consideraba más preciosas: que no debería tocar, sino que fuera ligeramente, acerca de la historia de este pueblo, que son llamados el pueblo de Nefi.
3 Porque él dijo que la historia de su pueblo sería grabada en sus otras planchas, y que yo preservaría estas planchas y las transmitiría a mi descendencia, de generación en generación.
4 Y si hubiera predicación sagrada, o revelación grande, o profecías, grabaría sus cabezas sobre estas planchas y las tocaría tanto como fuera posible, por causa de Cristo y por causa de Dios. de nuestra gente:
5 Porque por causa de la fe y de gran ansiedad, verdaderamente se nos ha manifestado acerca de nuestro pueblo, lo que les ha de acontecer.
6 Y tuvimos también muchas revelaciones, y espíritu de mucha profecía; por tanto, sabíamos de Cristo y de su reino que había de venir.
7 Por tanto, trabajamos diligentemente entre nuestro pueblo para persuadirlos a venir a Cristo y participar de la bondad de Dios, a fin de que puedan entrar en su reposo, para que no jure en su ira que no entrarán. en, como en la provocación en los días de la tentación, mientras los hijos de Israel estaban en el desierto.
8 Por tanto, deseamos a Dios que podamos persuadir a todos los hombres a no rebelarse contra Dios, para provocarlo a ira, sino que todos los hombres crean en Cristo, y vean su muerte, y sufran su cruz, y lleven la vergüenza de la mundo; por tanto, yo, Jacob, me encargo de cumplir el mandamiento de mi hermano Nefi.
9 Ahora bien, Nefi comenzaba a envejecer y vio que pronto moriría; por tanto, ungió a un hombre para ser rey y gobernante sobre su pueblo ahora, según los reinados de los reyes.
10 Habiendo amado el pueblo a Nefi sobremanera, habiendo sido un gran protector para ellos, habiendo empuñado la espada de Labán en su defensa, y habiendo trabajado en todos sus días por el bienestar de ellos; por tanto, el pueblo estaba deseoso de retener en la memoria su nombre.
11 Y quienes debían reinar en su lugar, fueron llamados por el pueblo, segundo Nefi, tercer Nefi, etc., según los reinados de los reyes; y así los llamaba el pueblo, con el nombre que quisieran.
12 Y sucedió que Nefi murió.
13 Ahora bien, el pueblo que no era lamanita era nefita; sin embargo, fueron llamados nefitas, jacobitas, josefitas, zoramitas, lamanitas, lemuelitas e ismaelitas.
14 Pero yo, Jacob, no los distinguiré en lo sucesivo por estos nombres, sino que los llamaré lamanitas, que procuran destruir al pueblo de Nefi; ya los que son amigos de Nefi, los llamaré nefitas, o el pueblo de Nefi, según los reinados de los reyes.
15 Y sucedió que el pueblo de Nefi, bajo el reinado del segundo rey, comenzó a endurecerse de corazón y a entregarse un poco a prácticas inicuas, como las de David en la antigüedad, deseando muchas esposas y concubinas. , y también Salomón, su hijo:
16 Sí, y también comenzaron a buscar mucho oro y plata, y comenzaron a enorgullecerse un poco;
17 Por tanto, yo, Jacob, les di estas palabras mientras les enseñaba en el templo, habiendo obtenido primeramente mi mandato del Señor.
18 Porque yo, Jacob y mi hermano José, habíamos sido consagrados sacerdotes y maestros de este pueblo por mano de Nefi.
19 Y magnificamos nuestro oficio ante el Señor, tomando sobre nosotros la responsabilidad, respondiendo los pecados del pueblo sobre nuestra propia cabeza, si no les enseñábamos la palabra de Dios con toda diligencia;
20 Por tanto, trabajando con nuestras fuerzas, su sangre no pudiera manchar nuestras vestiduras; de lo contrario, su sangre caería sobre nuestras vestiduras, y no seríamos hallados sin mancha en el último día.

 

Jacob advierte a los nefitas

Capitulo 2

1 Las palabras que Jacob, el hermano de Nefi, habló al pueblo de Nefi, después de la muerte de Nefi:
2 Ahora bien, amados hermanos míos, yo, Jacob, conforme a la responsabilidad que tengo ante Dios, para magnificar mi oficio con sobriedad, y para quitar mis vestidos de vuestros pecados, subo hoy al templo para que podría declararos la palabra de Dios;
3 Y vosotros mismos sabéis que hasta ahora he sido diligente en el oficio de mi llamamiento; pero este día estoy agobiado con mucho más deseo y ansiedad por el bienestar de vuestras almas, que hasta ahora.
4 Porque he aquí, hasta ahora habéis sido obedientes a la palabra del Señor que os he dado.
5 Mas he aquí, escúchenme y sepan que con la ayuda del todopoderoso Creador del cielo y la tierra, puedo decirles acerca de sus pensamientos, cómo están comenzando a trabajar en el pecado, el cual les parece muy abominable. mí, sí, y abominable para Dios.
6 Sí, entristece mi alma y me hace encoger de vergüenza ante la presencia de mi Hacedor, el tener que testificaros acerca de la iniquidad de vuestros corazones;
7 Y también, me apena tener que usar tanta osadía al hablar con respecto a ustedes, delante de sus esposas y sus hijos, muchos de cuyos sentimientos son sumamente tiernos, y castos, y delicados delante de Dios, cosa que agrada a Dios;
8 Y me imagino que han subido hasta aquí para oír la agradable palabra de Dios, sí, la palabra que sana el alma herida.
9 Por tanto, me pesa en el alma que me vea obligado por el estricto mandamiento que he recibido de Dios, a amonestaros, según vuestras faltas, a agrandar las heridas de los que ya están heridos, en lugar de consolar y sanar. sus heridas;
10 Y a los que no han sido heridos, en lugar de deleitarse en la agradable palabra de Dios, se les colocan dagas para traspasar sus almas y herir sus delicadas mentes.
11 Pero, a pesar de la grandeza de la tarea, debo obrar de acuerdo con los estrictos mandamientos de Dios, y hablaros acerca de vuestra iniquidad y abominaciones, en presencia de los puros de corazón y de los quebrantados de corazón, y bajo la mirada de los ojo penetrante del Dios Todopoderoso.
12 Por tanto, debo deciros la verdad, según la claridad de la palabra de Dios.
13 Porque he aquí, como yo consulté al Señor, así me vino la palabra, diciendo: Jacob, sube mañana al templo, y declara la palabra que yo te daré a este pueblo.
14 Y he aquí, hermanos míos, esta es la palabra que os declaro, que muchos de vosotros habéis comenzado a buscar oro, y plata, y toda clase de minerales preciosos, en los cuales esta tierra, que es una tierra de la promesa para ti y para tu descendencia, abunda abundantemente.
15 Y la mano de la providencia te ha sonreído de la manera más placentera, que has obtenido muchas riquezas;
16 Y porque algunos de vosotros habéis obtenido más abundantemente que la de vuestros hermanos, os enaltecéis con el orgullo de vuestros corazones, y lleváis la cerviz dura y la cabeza en alto, a causa de lo costoso de vuestro vestido, y perseguís a vuestros hermanos, porque suponéis que sois mejores que ellos.
17 Y ahora bien, hermanos míos, ¿pensáis que Dios os justifica en esto? He aquí, os digo que no.
18 Pero él os condena, y si persistís en estas cosas, sus juicios vendrán pronto sobre vosotros.
19 ¡Oh, si te mostrara que puede traspasarte, y con una sola mirada de su ojo, puede derribarte en polvo!
20 ¡Ojalá os librara de esta iniquidad y abominación!
21 Y, ¡oh, que escuchéis la palabra de sus mandamientos, y no dejéis que este orgullo de vuestros corazones destruya vuestras almas!
22 Pensad en vuestros hermanos como vosotros, y sed familiares con todos, y generosos con vuestros bienes, para que sean ricos como vosotros.
23 Pero antes de buscar riquezas, buscad el reino de Dios.
24 Y después de haber obtenido una esperanza en Cristo, obtendréis riquezas, si las buscáis; y los buscaréis, con el propósito de hacer el bien; para vestir al desnudo, y dar de comer al hambriento, y liberar al cautivo, y administrar alivio a los enfermos y afligidos.
25 Y ahora bien, hermanos míos, os he hablado acerca de la soberbia; y aquellos de vosotros que habéis afligido a vuestro prójimo y lo habéis perseguido, porque estabais orgullosos en vuestros corazones de las cosas que Dios os ha dado, ¿qué decís de ello?
26 ¿No pensáis que tales cosas son abominables para aquel que creó toda carne?
27 Y el uno es tan precioso a sus ojos como el otro.
28 Y toda carne es del polvo; y para el mismo fin los ha creado, para que guarden sus mandamientos y lo glorifiquen para siempre.
29 Y ahora termino de hablaros acerca de este orgullo.
30 Y si no tuviera que hablaros de un crimen más grave, mi corazón se regocijaría sobremanera a causa de vosotros.
31 Pero la palabra de Dios me pesa a causa de vuestros delitos más graves.
32 Porque he aquí, así dice el Señor: Este pueblo comienza a crecer en iniquidad; no entienden las Escrituras, porque procuran excusarse cometiendo fornicaciones, a causa de las cosas que están escritas acerca de David y de Salomón su hijo.
33 He aquí, David y Salomón a la verdad tenían muchas mujeres y concubinas, lo cual era abominable delante de mí, dice el Señor,
34 Por tanto, así dice el Señor: Yo he sacado a este pueblo de la tierra de Jerusalén, con el poder de mi brazo, para levantar para mí un renuevo justo del fruto de los lomos de José.
35 Por tanto, yo, el Señor Dios, no permitiré que este pueblo haga como los de antaño.
36 Por tanto, hermanos míos, oídme, y estad atentos a la palabra del Señor: Porque ninguno de vosotros tendrá sino una sola mujer; y concubinas no tendrá; porque yo, el Señor Dios, me deleito en la castidad de las mujeres.
37 Y las fornicaciones son abominación delante de mí, así ha dicho Jehová de los ejércitos.
38 Por tanto, este pueblo guardará mis mandamientos, dice el Señor de los ejércitos, o maldita será la tierra por causa de ellos.
39 Porque si quiero, dice el Señor de los ejércitos, suscitar descendencia para mí, a mi pueblo lo mandaré; de lo contrario, oirán estas cosas.
40 Porque he aquí, yo, el Señor, he visto el dolor, y he oído el lamento de las hijas de mi pueblo en la tierra de Jerusalén; sí, y en todas las tierras de mi pueblo, a causa de la maldad y abominaciones de sus maridos.
41 Y no permitiré, dice Jehová de los ejércitos, que los clamores de las hermosas hijas de este pueblo, que saqué de la tierra de Jerusalén, suban a mí contra los hombres de mi pueblo, dice Jehová. Señor de los ejércitos;
42 Porque no llevarán cautivas a las hijas de mi pueblo a causa de su ternura, sin que yo las visite con una grave maldición, hasta la destrucción;
43 Porque no cometerán fornicaciones, como los de antaño, dice Jehová de los ejércitos.
44 Y he aquí, hermanos míos, sabéis que estos mandamientos fueron dados a nuestro padre Lehi; por tanto, los habéis conocido antes; y habéis venido a gran condenación, porque habéis hecho estas cosas que no debéis haber hecho.
45 He aquí, habéis cometido mayor iniquidad que los lamanitas, nuestros hermanos.
46 Habéis quebrantado el corazón de vuestras tiernas esposas, y perdido la confianza de vuestros hijos, por vuestros malos ejemplos delante de ellos; y los sollozos de sus corazones ascienden hasta Dios contra vosotros.
47 Y a causa de la severidad de la palabra de Dios que descendió contra vosotros, muchos corazones murieron, traspasados con heridas profundas.
48 Pero he aquí, yo, Jacob, quisiera hablarles a ustedes que son puros de corazón.
49 Mirad a Dios con firmeza de mente, y orad a él con suma fe, y él os consolará en vuestras aflicciones, y defenderá vuestra causa, y hará descender la justicia sobre los que buscan vuestra destrucción.
50 Oh, todos vosotros que sois puros de corazón, levantad la cabeza y recibid la agradable palabra de Dios, y deleitaos en su amor; porque podéis, si vuestras mentes son firmes para siempre.
51 Pero ¡ay, ay! de vosotros que no sois puros de corazón; que son inmundos hoy delante de Dios; porque a menos que os arrepintáis, la tierra será maldita por causa de vosotros;
52 Y los lamanitas que no son inmundos como vosotros (no obstante, son maldecidos con una maldición amarga), os azotarán hasta la destrucción.
53 Y pronto llegará el tiempo en que, a menos que os arrepintáis, ellos poseerán la tierra de vuestra herencia, y el Señor Dios apartará a los justos de en medio de vosotros.
54 He aquí, los lamanitas, vuestros hermanos, a quienes odiáis a causa de su inmundicia y de las maldiciones que han caído sobre su piel, son más justos que vosotros;
55 Porque no se han olvidado de los mandamientos de Jehová, que fueron dados a nuestros padres, de tener, sino una sola mujer, y no tener concubinas; y no debe haber fornicaciones cometidas entre ellos.
56 Y ahora bien, se preocupan por guardar este mandamiento; por tanto, a causa de esta observancia en guardar este mandamiento, el Señor Dios no los destruirá, sino que tendrá misericordia de ellos; y un día se convertirán en un pueblo bendito.
57 He aquí, sus maridos aman a sus mujeres, y sus mujeres aman a sus maridos, y sus maridos y sus mujeres aman a sus hijos;
58 Y su incredulidad y su odio hacia vosotros, es a causa de la iniquidad de sus padres; por tanto, ¿cuánto mejor sois vosotros que ellos, a la vista de vuestro gran Creador?
59 Oh hermanos míos, temo que a menos que os arrepintáis de vuestros pecados, la piel de ellos será más blanca que la vuestra, cuando seáis llevados con ellos ante el trono de Dios.
60 Por tanto, os doy un mandamiento, que es la palabra de Dios, que no los injuriéis más a causa de la oscuridad de su piel; ni los maldeciréis por su inmundicia;
61 Pero vosotros os acordaréis de vuestra propia inmundicia, y recordaréis que la inmundicia de ellos vino a causa de sus padres.
62 Por tanto, os acordaréis de vuestros hijos, de cómo habéis afligido sus corazones a causa del ejemplo que habéis puesto delante de ellos;
63 Y también, acordaos de que, a causa de vuestra inmundicia, podéis llevar a vuestros hijos a la destrucción, y sus pecados serán amontonados sobre vuestras cabezas en el último día.
64 Hermanos míos, oíd mi palabra; despierta las facultades de tu alma; sacúdanse, para que despierten del sueño de la muerte;
65 Y libérense de las penas del infierno, para que no lleguen a ser ángeles del diablo, para ser arrojados en ese lago de fuego y azufre, que es la muerte segunda.
66 Y ahora bien, yo, Jacob, hablé muchas cosas más al pueblo de Nefi, advirtiéndoles contra la fornicación, la lascivia y toda clase de pecado, diciéndoles las terribles consecuencias de ellos;
67 Y una centésima parte de los procedimientos de este pueblo, que ahora comenzó a ser numeroso, no puede escribirse sobre estas planchas;
68 Pero muchos de sus procedimientos están escritos en las planchas mayores, y sus guerras, y sus contiendas, y los reinados de sus reyes.
69 Estas planchas se llaman las planchas de Jacob; y fueron hechos por la mano de Nefi.
70 Y termino de hablar estas palabras.

 

Capítulo 3

1 Ahora bien, he aquí, aconteció que yo, Jacob, habiendo ministrado mucho a mi pueblo, en palabra (y no puedo escribir sino poco de mis palabras, debido a la dificultad de grabar nuestras palabras sobre planchas), y sabemos que las cosas que escribimos en planchas deben permanecer;
2 Pero cualquier cosa que escribamos sobre cualquier cosa, excepto sobre planchas, debe perecer y desaparecer; pero podemos escribir algunas palabras sobre planchas, que darán a nuestros hijos, y también a nuestros amados hermanos, un pequeño grado de conocimiento acerca de nosotros o de sus padres.
3 Ahora bien, en esto nos regocijamos; y trabajamos diligentemente para grabar estas palabras sobre planchas, esperando que nuestros amados hermanos y nuestros hijos las reciban con corazones agradecidos y las miren para que aprendan con gozo, y no con tristeza, ni con desprecio acerca de su primeros padres:
4 Porque con este propósito hemos escrito estas cosas, para que sepan que nosotros conocíamos a Cristo, y teníamos la esperanza de su gloria, muchos cientos de años antes de su venida, y no solo nosotros mismos teníamos la esperanza de su gloria, sino también a todos los santos profetas que fueron antes de nosotros.
5 He aquí, ellos creyeron en Cristo, y adoraron al Padre en su nombre; y también, adoramos al Padre en su nombre.
6 Y para este propósito, guardamos la ley de Moisés, dirigiendo nuestras almas hacia él; y por causa de ellos nos es santificado por justicia, tal como le fue contado a Abraham en el desierto, para ser obediente a los mandamientos de Dios, al ofrecer a su hijo Isaac, que es una semejanza de Dios y su único Hijo engendrado.
7 Por tanto, escudriñamos a los profetas; y tenemos muchas revelaciones, y el espíritu de profecía, y teniendo todos estos testigos, obtenemos una esperanza, y nuestra fe se vuelve inquebrantable, de tal manera que verdaderamente podemos mandar en el nombre de Jesús, y los mismos árboles nos obedecen, o el montañas, o las olas del mar;
8 No obstante, el Señor Dios nos muestra nuestra debilidad, para que sepamos que es por su gracia, y sus grandes condescendencias hacia los hijos de los hombres, que tenemos poder para hacer estas cosas.
9 He aquí, grandes y maravillosas son las obras del Señor.
10 Cuán inescrutables son las profundidades de los misterios de él; y es imposible que el hombre descubra todos sus caminos.
11 Y ninguno conoce sus caminos, a menos que le sea revelado; por tanto, hermanos, no despreciéis las revelaciones de Dios.
12 Porque he aquí, por el poder de su palabra, el hombre vino sobre la faz de la tierra; la cual la tierra fue creada por el poder de su palabra.
13 Por tanto, si Dios, pudiendo hablar, y el mundo fue; y hablar, y el hombre fue creado, oh entonces, ¿por qué no puede dominar la tierra, o la hechura de sus manos sobre la faz de ella, según su voluntad y placer?
14 Por tanto, hermanos, no procuren aconsejar al Señor, sino tomar el consejo de su mano.
15 Porque he aquí, vosotros mismos sabéis que él aconseja con sabiduría y con justicia y con gran misericordia sobre todas sus obras;
16 Por tanto, amados hermanos, reconciliaos con él, por la expiación de Cristo, su Hijo unigénito.
17 para que logréis una resurrección, según el poder de la resurrección que es en Cristo, y seáis presentados como primicias de Cristo a Dios, teniendo fe, y alcanzando una buena esperanza de gloria en él, antes que se manifieste en la carne.
18 Y ahora, amados, no os maravilléis de que os diga estas cosas; porque ¿por qué no hablar de la expiación de Cristo y alcanzar un conocimiento perfecto de él, como para alcanzar el conocimiento de una resurrección y del mundo venidero?
19 He aquí, hermanos míos, el que profetiza, profetice al entendimiento de los hombres; porque el Espíritu habla la verdad, y no miente.
20 Por tanto, habla de las cosas como realmente son, y de las cosas como realmente serán; por tanto, estas cosas se nos manifiestan claramente para la salvación de nuestras almas.
21 Mas he aquí, no somos testigos solos de estas cosas; porque también Dios las habló a los profetas de la antigüedad.
22 Pero he aquí, los judíos eran un pueblo de dura cerviz; y despreciaron las palabras claras, y mataron a los profetas, y buscaron cosas que no podían entender.
23 Por tanto, a causa de su ceguera, la cual vino por mirar más allá de la marca, es necesario que caigan:
24 Porque Dios les ha quitado su claridad, y les ha entregado muchas cosas que no pueden entender, porque lo desearon.
25 Y porque ellos lo quisieron, Dios lo hizo, para que tropezaran.
26 Y ahora yo, Jacob, soy guiado por el Espíritu a profetizar; porque percibo por la acción del Espíritu que está en mí, que por el tropiezo de los judíos, ellos rechazarán la piedra sobre la cual podrían edificar, y tener una base segura.
27 Mas he aquí, según las Escrituras, esta piedra llegará a ser el grande, y el último, y el único cimiento firme sobre el cual los judíos podrán edificar.
28 Y ahora bien, amados míos, ¿cómo es posible que éstos, después de haber desechado el fundamento seguro, puedan jamás edificar sobre él, para que llegue a ser la cabeza de su esquina?
29 He aquí, amados hermanos míos, os revelaré este misterio; si no lo hago, de alguna manera seré sacudido de mi firmeza en el Espíritu, y tropezaré a causa de mi gran ansiedad por vosotros.
30 He aquí, hermanos míos, ¿no os acordáis de haber leído las palabras del profeta Zenós, que habló a la casa de Israel, diciendo: Oíd, oh casa de Israel, y oíd mis palabras, un profeta del Señor? :
31 Porque he aquí, así dice el Señor: Os compararé, oh casa de Israel, como a un olivo cultivado, que un hombre tomó y alimentó en su viña; y creció, y se envejeció, y comenzó a deteriorarse.
32 Y aconteció que el amo de la viña salió, y vio que su olivo comenzaba a pudrirse; y dijo: La podaré, y cavaré alrededor de ella, y la nutriré, para que tal vez eche ramas tiernas y tiernas, y no perezca.
33 Y aconteció que la podó, y cavó alrededor de ella, y la alimentó, conforme a su palabra.
34 Y aconteció que después de muchos días, comenzó a producir ramas algo pequeñas, jóvenes y tiernas; pero he aquí, la parte superior del mismo comenzó a perecer.
35 Y aconteció que el amo de la viña lo vio, y dijo a su siervo: Me apena perder este árbol;
36 Por tanto, ve y arranca las ramas de un olivo silvestre, y tráemelas acá; y aquellas ramas principales que comienzan a secarse las arrancaremos, y las echaremos en el fuego para que se quemen.
37 Y he aquí, dice el Señor de la viña, quitaré muchas de estas ramas jóvenes y tiernas, y las injertaré donde quiera;
38 Y no importa que, si la raíz de este árbol perece, yo pueda conservar su fruto para mí;
39 Por tanto, tomaré estas ramas jóvenes y tiernas, y las injertaré donde quiera.
40 Toma las ramas del olivo silvestre e injertalas en su lugar;
41 Y estos que he arrancado, los arrojaré al fuego y los quemaré, para que no estorben la tierra de mi viña.
42 Y aconteció que el siervo del Señor de la viña hizo conforme a la palabra del Señor de la viña, e injertó en las ramas del olivo silvestre.
43 Y el Señor de la viña hizo que fuera excavada, podada y alimentada, diciendo a su siervo: Me apena perder este árbol;
44 Por tanto, para que tal vez pueda preservar sus raíces para que no perezcan, para preservarlas para mí, he hecho esto.
45 Por tanto, vete; cuidad el árbol, y alimentadlo, según mis palabras.
46 Y estos los pondré en la parte más baja de mi viña, dondequiera que yo quiera, no te importa;
47 Y lo hago para preservar para mí las ramas naturales del árbol; y también para guardar para mí su fruto para la estación, porque me duele perder este árbol y su fruto.
48 Y aconteció que el Señor de la viña se fue, y escondió las ramas naturales del olivo cultivado en las partes más bajas de la viña; unos en uno, y otros en otro, según su voluntad y placer.
49 Y aconteció que pasó mucho tiempo, y el Señor de la viña dijo a su siervo: Ven, bajemos a la viña, para que trabajemos en la viña.
50 Y aconteció que el Señor de la viña, y también el siervo, descendieron a la viña para trabajar.
51 Y aconteció que el siervo dijo a su amo: He aquí, mira aquí; he aquí el árbol.
52 Y aconteció que el Señor de la viña miró y vio el árbol en el cual habían sido injertadas las ramas de olivo silvestre; y había brotado y comenzado a dar fruto.
53 Y vio que era bueno, y su fruto era semejante al fruto natural.
54 Y dijo al siervo: He aquí, las ramas del árbol silvestre se han apoderado de la humedad de su raíz, de modo que su raíz ha producido mucha fuerza;
55 Y a causa de la mucha fuerza de su raíz, las ramas silvestres han dado fruto manso:
56 Ahora bien, si no hubiésemos injertado en estas ramas, su árbol habría perecido.
57 Y ahora, he aquí, acumularé mucho fruto, que ha producido su árbol; y su fruto lo guardaré para mí mismo contra la estación.
58 Y aconteció que el Señor de la viña dijo al siervo: Ven, vayamos a las partes más bajas de la viña, y mira si las ramas naturales del árbol no han producido mucho fruto también, para que pueda atesorar de su fruto, contra la temporada, para mí mismo.
59 Y aconteció que salieron donde el amo de la viña había escondido las ramas naturales del árbol, y dijo al sirviente: He aquí esto:
60 Y vio que la primera había dado mucho fruto; y vio también que era bueno.
61 Y dijo al siervo: Toma de su fruto, y guárdalo para la temporada, para que yo lo guarde para mí mismo;
62 Porque he aquí, dijo él, este largo tiempo la he nutrido, y ha producido mucho fruto.
63 Y aconteció que el siervo dijo a su amo: ¿Cómo vienes aquí para plantar este árbol, o esta rama del árbol? porque he aquí, era el lugar más pobre de toda la tierra de tu viña.
64 Y el Señor de la viña le dijo: No me aconsejes; yo sabía que era una tierra pobre; por lo cual, te dije, lo he alimentado este largo tiempo; y ves que ha dado mucho fruto.
65 Y aconteció que el Señor de la viña dijo a su siervo: Mira acá: he aquí, he plantado también otra rama del árbol; y tú sabes que este terreno era más pobre que el primero.
66 Pero, he aquí el árbol: lo he nutrido durante tanto tiempo, y ha producido mucho fruto; por tanto, recógela y guárdala para la temporada, a fin de que yo la conserve para mí mismo.
67 Y aconteció que el Señor de la viña dijo otra vez a su siervo: Mira acá, y he aquí otro sarmiento también, que he plantado; he aquí que también la he nutrido, y ha dado fruto.
68 Y dijo al criado: Mira acá, y mira el último: he aquí, esto lo he plantado en buena tierra; y lo he nutrido tanto tiempo, y sólo una parte del árbol ha dado fruto manso; y la otra parte del árbol ha producido frutos silvestres: he aquí, he nutrido este árbol como a los otros.
69 Y aconteció que el Señor de la viña dijo al siervo: Arranca las ramas que no hayan dado buen fruto, y échalas al fuego.
70 Pero he aquí, el siervo le dijo: Podémoslo, y cavemos alrededor de él, y alimentémoslo un poco más, para que tal vez te dé buen fruto, para que lo guardes para la estación.
71 Y sucedió que el Señor de la viña, y el siervo del Señor de la viña, nutrieron todo el fruto de la viña.
72 Y aconteció que había pasado mucho tiempo, y el Señor de la viña dijo a su siervo: Ven, bajemos a la viña, para que podamos trabajar de nuevo en la viña.
73 Porque he aquí, el tiempo se acerca, y pronto llega el fin; por tanto, debo acumular fruto para mí mismo a contratiempo.
74 Y aconteció que el Señor de la viña, y el siervo, descendieron a la viña; y llegaron al árbol cuyas ramas naturales habían sido desgajadas, y las ramas silvestres habían sido injertadas; y he aquí, toda clase de frutos estorbaban el árbol.
75 Y aconteció que el Señor de la viña probó del fruto, de cada especie según su número.
76 Y el Señor de la viña dijo: He aquí, este largo tiempo hemos nutrido este árbol, y he guardado para mí mucho fruto para la estación.
77 Mas he aquí, esta vez ha dado mucho fruto, y no hay nada bueno en él.
78 Y he aquí, hay toda clase de malos frutos; y de nada me sirve, a pesar de todo nuestro trabajo; y ahora, me apena perder este árbol.
79 Y el Señor de la viña dijo al siervo: ¿Qué haremos con el árbol, para que pueda conservar de nuevo buen fruto de él para mí mismo?
80 Y el siervo dijo a su amo: He aquí, porque tú injertaste en las ramas del olivo silvestre, han nutrido las raíces, de modo que están vivas, y no han perecido; por tanto, ves que aún son buenos.
81 Y aconteció que el Señor de la viña dijo a su siervo: El árbol de nada me aprovecha; y sus raíces de nada me aprovechan, mientras den malos frutos.
82 Sin embargo, sé que las raíces son buenas; y para mi propio propósito los he preservado; y debido a su mucha fuerza, hasta ahora han dado buenos frutos de las ramas silvestres.
83 Mas he aquí, las ramas silvestres han crecido, y han desbordado sus raíces; y por cuanto las ramas silvestres han vencido sus raíces, ha producido mucho mal fruto;
84 Y debido a que ha producido tanto mal fruto, ves que comienza a perecer: y pronto madurará, para que pueda ser arrojado al fuego, a menos que hagamos algo por él para preservarlo.
85 Y aconteció que el Señor de la viña dijo a su siervo: Bajemos a las partes más bajas de la viña, y ved si las ramas naturales también han producido malos frutos.
86 Y aconteció que descendieron a las partes más bajas de la viña.
87 Y aconteció que vieron que el fruto de las ramas naturales también se había corrompido; sí, el primero, y el segundo, y también el último; y todos se habían corrompido.
88 Y el fruto silvestre del último, había superado esa parte del árbol que producía buen fruto, incluso que la rama se había secado y muerto.
89 Y aconteció que el Señor de la viña lloró y dijo al siervo: ¿Qué más podría haber hecho yo por mi viña?
90 He aquí, yo sabía que todo el fruto de la viña, excepto estos, se había corrompido.
91 Y ahora, estos que una vez dieron buen fruto, también se han corrompido.
92 Ahora bien, todos los árboles de mi viña no sirven para nada, sino para ser cortados y echados al fuego.
93 Y he aquí, este último, cuya rama se secó, lo planté en un buen terreno; sí, aun lo que me fue escogido, sobre todas las otras partes de la tierra de mi viña.
94 Y viste que también corté lo que estorbaba este terreno, para poder plantar este árbol en su lugar.
95 Y viste que una parte de ella produjo buen fruto; y una parte de ella produjo frutos silvestres.
96 Y por cuanto no arranqué sus ramas, y las eché en el fuego, he aquí, han vencido a la buena rama, que se ha secado.
97 Y he aquí, a pesar de todo el cuidado que hemos tenido de mi viña, sus árboles se han corrompido, de modo que no dan buen fruto;
98 Y había esperado preservar estos, para haber acumulado fruto de ellos, contra la temporada, para mí mismo.
99 Pero he aquí, se han vuelto como el olivo silvestre; y nada valen, sino para ser cortados y echados en el fuego; y me duele perderlos.
100 Pero ¿qué más podría haber hecho yo en mi viña?
101 ¿He aflojado mi mano, que no la he alimentado?
102 No; la he alimentado, y he cavado alrededor de ella, y la he podado, y la he abonado; y he extendido mi mano casi todo el día; y el fin se acerca.
103 Y me apena que tale todos los árboles de mi viña y los arroje al fuego para que sean quemados.
104 ¿Quién es el que ha corrompido mi viña?
105 Y aconteció que el siervo dijo a su amo: ¿No es acaso la majestuosidad de tu viña?
106 ¿No han vencido sus ramas a las raíces, que son buenas?
107 Y debido a que las ramas han vencido a sus raíces, he aquí, crecieron más rápido que la fuerza de las raíces, tomando fuerza en sí mismas.
108 He aquí, digo: ¿No es ésta la causa de que los árboles de tu viña se hayan corrompido?
109 Y aconteció que el Señor de la viña dijo al siervo: Vayamos, y talemos los árboles de la viña, y echémoslos al fuego, para que no estorben el suelo de mi viña; porque lo he hecho todo; ¿Qué más pude haber hecho por mi viña?
110 Pero he aquí, el siervo dijo al Señor de la viña: Perdóname un poco más.
111 Y el Señor dijo: Sí, lo perdonaré un poco más, porque me duele perder los árboles de mi viña.
112 Por tanto, tomemos de las ramas de estos que he plantado en las partes más bajas de mi viña, e injertémoslas en el árbol de donde vinieron;
113 Y arranquemos del árbol aquellas ramas cuyo fruto es más amargo, e injertemos las ramas naturales del árbol en su lugar.
114 Y haré esto, para que el árbol no se pierda, para que tal vez pueda conservar para mí sus raíces, para mi propio propósito.
115 Y he aquí, las raíces de las ramas naturales del árbol que planté donde yo quise, aún están vivas;
116 Por tanto, para preservarlos también, para mi propio propósito, tomaré de las ramas de este árbol y las injertaré en ellas.
117 Sí, les injertaré las ramas de su árbol madre, a fin de preservar las raíces también para mí mismo, de modo que cuando sean lo suficientemente fuertes, tal vez me produzcan buen fruto, y aún pueda gloriaos en el fruto de mi viña.
118 Y sucedió que tomaron del árbol natural que se había vuelto silvestre, y lo injertaron en los árboles naturales que también se habían vuelto silvestres:
119 Y también tomaron de los árboles naturales que se habían vuelto silvestres, y los injertaron en su árbol madre.
120 Y el Señor de la viña dijo al siervo: No arranques las ramas silvestres de los árboles, salvo las que son más amargas; y en ellas injertaréis, conforme a lo que os he dicho.
121 Y nutriremos de nuevo los árboles de la viña, y podaremos sus ramas; y arrancaremos de los árboles aquellas ramas que están maduras y que han de perecer, y las echaremos en el fuego.
122 Y esto hago, para que quizás sus raíces tomen fuerza, a causa de su bondad; y por el cambio de las ramas, para que el bien venza al mal;
123 Y porque he preservado las ramas naturales y sus raíces; y que he vuelto a injertar en las ramas naturales, en su árbol madre; y han conservado las raíces de su árbol madre, para que quizás los árboles de mi viña den de nuevo buenos frutos;
124 y para que vuelva a tener gozo en el fruto de mi viña; y tal vez para que me regocije sobremanera de haber conservado las raíces y las ramas de las primicias.
125 Por tanto, id y llamad a sirvientes, para que trabajemos diligentemente con nuestras fuerzas en la viña, para que podamos preparar el camino, para que pueda producir de nuevo el fruto natural, el cual fruto natural es bueno, y el más precioso por encima de todo. todas las demás frutas.
126 Por tanto, avancemos y trabajemos con nuestras fuerzas, por esta última vez; porque he aquí, el fin se acerca: y esta es la última vez que podaré mi viña.
127 Injerto en las ramas; comienza por los últimos, para que sean los primeros, y los primeros sean los últimos, y cava alrededor de los árboles, tanto los viejos como los jóvenes, los primeros y los últimos, y los últimos y los primeros, para que todos puedan nutrirse una vez más por última vez.

128 Por tanto, cava alrededor de ellos, y pódalos, y vuelve a abonarlos, por última vez: porque el fin se acerca.
129 Y si es que estos últimos injertos crecen y dan el fruto natural, entonces prepararéis el camino para que crezcan;
130 Y cuando comiencen a crecer, quitaréis las ramas que dan frutos amargos, según la fuerza del bien y el tamaño del mismo;
131 Y no quitaréis lo malo de una vez, no sea que sus raíces sean demasiado fuertes para el injerto, y el injerto perezca, y yo pierda los árboles de mi viña.
132 Porque me apena perder los árboles de mi viña; por tanto, quitaréis lo malo a medida que crezca lo bueno, para que la raíz y la copa sean iguales en fuerza, hasta que lo bueno venza a lo malo, y lo malo sea cortado y echado en el fuego, para que no obstaculices la tierra de mi viña; y así barreré lo malo de mi viña.
133 Y las ramas del árbol natural las injertaré de nuevo, en el árbol natural; y las ramas del árbol natural injertaré en las ramas naturales del árbol;
134 Y así los reuniré de nuevo, para que produzcan el fruto natural; y serán uno.
135 Y lo malo será desechado; sí, aun de toda la tierra de mi viña; porque he aquí, sólo esta vez podaré mi viña.
136 Y sucedió que el Señor de la viña envió a su siervo; y el siervo fue e hizo como el Señor le había mandado, y trajo otros siervos; y eran pocos.
137 Y el Señor de la viña les dijo: Id y trabajad en la viña, con vuestras fuerzas.
138 Porque he aquí, esta es la última vez que nutriré mi viña: porque el fin está cerca, y la estación se acerca rápidamente;
139 Y si trabajáis conmigo con vuestras fuerzas, tendréis gozo en el fruto que guardaré para mí, para el tiempo que pronto vendrá.
140 Y aconteció que los siervos fueron, y trabajaron con sus fuerzas; y el Señor de la viña también trabajó con ellos; y obedecieron los mandamientos del Señor de la viña, en todas las cosas.
141 Y empezó a haber de nuevo el fruto natural en la viña; y las ramas naturales comenzaron a crecer y prosperar en gran manera;
142 Y las ramas silvestres comenzaron a ser arrancadas y desechadas; y mantuvieron iguales la raíz y la copa, según su fuerza.
143 Y así trabajaron, con toda diligencia, de acuerdo con los mandamientos del Señor de la viña, incluso hasta que lo malo hubo sido echado fuera de la viña, y el Señor hubo preservado para sí mismo, que los árboles habían vuelto a ser los naturales. Fruta;
144 Y llegaron a ser como un solo cuerpo; y los frutos eran iguales; y el Señor de la viña había conservado para sí el fruto natural, que era para él de lo más preciado desde el principio.
145 Y aconteció que cuando el Señor de la viña vio que su fruto era bueno y que su viña ya no estaba corrupta, llamó a sus siervos y les dijo: He aquí, por esta última vez hemos nutrido mi viña. ; y ves que he hecho según mi voluntad;
146 Y he preservado el fruto natural, para que sea bueno, como era en el principio; y bendito eres.
147 Porque habéis sido diligentes en trabajar conmigo en mi viña, y habéis guardado mis mandamientos, y me habéis traído de nuevo el fruto natural, para que mi viña no se corrompa más, y lo malo sea desechado, he aquí, seréis alégrate conmigo, por el fruto de mi viña.
148 Porque he aquí, por mucho tiempo atesoraré del fruto de mi viña para mí mismo, para la estación que pronto viene;
149 Y por última vez he nutrido mi viña, y la he podado, y he cavado alrededor de ella, y la he abonado;
150 Por tanto, me atesoraré del fruto para mucho tiempo, conforme a lo que he dicho.
151 Y cuando llegue el momento en que el mal fruto regrese nuevamente a mi viña, entonces haré que se recolecten lo bueno y lo malo:
152 Y la buena voluntad la guardo para mí; y el mal lo arrojaré a su propio lugar.
153 Y luego viene la estación y el fin; y haré quemar mi viña con fuego.

 

Capítulo 4

1 Y ahora bien, he aquí, hermanos míos, como os dije que profetizaría, he aquí, esta es mi profecía:
2 Que las cosas que este profeta Zenós dijo acerca de la casa de Israel, en las cuales los comparó a un olivo cultivado, ciertamente deben suceder.
3 Y el día en que vuelva a extender Su mano por segunda vez para recobrar a su pueblo, será el día, sí, el último tiempo en que los siervos del Señor saldrán en su poder para nutrir y podar su viña. ; y después de eso, pronto vendrá el fin.
4 Y cuán bienaventurados son los que han trabajado diligentemente en su viña; y ¡cuán malditos son los que serán arrojados a su propio lugar!
5 Y el mundo será quemado con fuego.
6 Y cuán misericordioso es nuestro Dios con nosotros; porque se acuerda de la casa de Israel, tanto de las raíces como de las ramas; y él extiende sus manos hacia ellos todo el día;
7 Y son un pueblo obstinado y contradictorio; pero todos los que no endurecieren su corazón, serán salvos en el reino de Dios.
8 Por tanto, amados hermanos míos, os ruego con palabras de sensatez que os arrepintáis y vengáis con pleno propósito de corazón, y os aferréis a Dios como él se apega a vosotros.
9 Y mientras su brazo de misericordia se extiende hacia vosotros a la luz del día, no endurezcáis vuestros corazones.
10 Sí, si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, porque ¿por qué moriréis?
11 Porque he aquí, después de haberos nutrido con la buena palabra de Dios todo el día, ¿daréis malos frutos, de modo que tendréis que ser cortados y echados en el fuego?
12 He aquí, ¿rechazaréis estas palabras?
13 ¿Rechazaréis las palabras de los profetas y rechazaréis todas las palabras que se han dicho acerca de Cristo, después de que tantos han hablado acerca de él? y negar la buena palabra de Cristo, y el poder de Dios, y el don del Espíritu Santo, y apagar el Espíritu Santo? y burlarse del gran plan de redención que ha sido preparado para vosotros?
14 ¿No sabéis que si hacéis estas cosas, que el poder de la redención y la resurrección que es en Cristo, os traerá de pie con vergüenza y terrible culpa ante el tribunal de Dios?
15 Y de acuerdo con el poder de la justicia, porque la justicia no se puede negar, debéis ir a ese lago de fuego y azufre, cuyas llamas son inextinguibles, y cuyo humo asciende por los siglos de los siglos, ese lago de fuego y azufre, es un tormento sin fin.
16 Entonces, amados hermanos míos, arrepentíos, y entrad por la puerta estrecha, y continuad por el camino angosto, hasta que obtuváis la vida eterna.
17 ¡Oh, sé sabio! ¿Qué más puedo decir?
18 Finalmente, me despido de ustedes, hasta que me reúna con ustedes ante el grato tribunal de Dios, cuyo tribunal hiere a los impíos con terrible pavor y temor. Amén.

 

Capítulo 5

1 Y sucedió que después de que habían pasado algunos años, vino un hombre entre el pueblo de Nefi, cuyo nombre era Sherem.
2 Y aconteció que comenzó a predicar entre la gente ya declararles que no habría Cristo.
3 Y predicaba muchas cosas halagadoras para el pueblo; y esto lo hizo para derrocar la doctrina de Cristo.
4 Y trabajó diligentemente para poder desviar el corazón del pueblo, al grado de desviar muchos corazones;

5 Y sabiendo que yo, Jacob, tenía fe en el Cristo que había de venir, buscaba muchas oportunidades para venir a mí.
6 Y era sabio, que tenía perfecto conocimiento de la lengua del pueblo; por tanto, le vendría bien mucha adulación, y mucho poder de palabra, según el poder del diablo.
7 Y tenía esperanza para sacudirme de la fe, a pesar de las muchas revelaciones, y de las muchas cosas que había visto acerca de estas cosas; porque a la verdad había visto ángeles, y ellos me habían servido.
8 Y también, había oído la voz del Señor hablándome en palabras muy, de vez en cuando; por lo tanto, no pude ser sacudido.
9 Y aconteció que vino a mí; y de esta manera me habló, diciendo: Hermano Jacob, he buscado muchas oportunidades para hablarte; porque he oído y también sé que andas mucho, predicando eso que llamas el evangelio, o la doctrina de Cristo;
10 Y habéis desviado mucho de este pueblo, que tuercen el camino recto de Dios, y no guardan la ley de Moisés, que es el camino recto; y convertir la ley de Moisés en la adoración de un ser, el cual decís vendrá dentro de muchos cientos de años.
11 Y ahora bien, he aquí, yo, Sherem, os declaro que esto es blasfemia; porque nadie sabe tales cosas, porque no puede hablar de las cosas por venir.
12 Y de esta manera contendió Sherem contra mí.
13 Mas he aquí, el Señor Dios derramó su Espíritu en mi alma, al grado que lo confundí en todas sus palabras.
14 Y le dije: ¿Niegas al Cristo que ha de venir?
15 Y él dijo: Si hubiera un Cristo, no lo negaría; pero sé que no hay Cristo, ni lo ha habido, ni lo habrá jamás.
16 Y le dije: ¿Crees en las Escrituras?
17 Y él dijo: Sí.
18 Y le dije: Entonces no las entendéis; porque verdaderamente dan testimonio de Cristo.
19 He aquí, os digo que ninguno de los profetas ha escrito, ni profetizado, sino que han hablado acerca de este Cristo.
20 Y esto no es todo: me ha sido manifestado, porque he oído y visto; y también me ha sido manifestado por el poder del Espíritu Santo;
21 Por tanto, sé que si no se hace expiación, toda la humanidad se perderá.
22 Y aconteció que me dijo: Muéstrame una señal por este poder del Espíritu Santo, en el cual tú tanto sabes.
23 Y le dije: ¿Qué soy yo, para tentar a Dios para que te muestre una señal, en lo que tú sabes que es verdad?
24 Sin embargo, tú lo negarás, porque eres del diablo.
25 Sin embargo, no se haga mi voluntad; pero si Dios te hiriere, sea para ti una señal de que él tiene poder, tanto en el cielo como en la tierra; y también, que Cristo vendrá.
26 Y hágase tu voluntad, oh Señor, y no la mía.
27 Y sucedió que cuando yo, Jacob, hube hablado estas palabras, el poder del Señor vino sobre él, de tal manera que cayó a tierra.
28 Y aconteció que fue alimentado por el espacio de muchos días.
29 Y aconteció que dijo al pueblo: Reuníos mañana, porque he de morir; por tanto, deseo hablar al pueblo antes de morir.
30 Y aconteció que al día siguiente la multitud estaba reunida; y les habló claramente, y negó las cosas que les había enseñado; y confesó al Cristo, y el poder del Espíritu Santo, y el ministerio de los ángeles.
31 Y les dijo claramente que había sido engañado por el poder del diablo.
32 Y habló del infierno, y de la eternidad, y del castigo eterno.
33 Y él dijo: Temo haber cometido el pecado imperdonable, porque he mentido a Dios: porque negué al Cristo, y dije que creía en las Escrituras; y verdaderamente dan testimonio de él.
34 Y debido a que así he mentido a Dios, mucho temo que mi caso sea terrible; pero confieso ante Dios.
35 Y sucedió que cuando hubo dicho estas palabras, no pudo decir más; y entregó el espíritu.
36 Y cuando la multitud hubo presenciado que él habló estas cosas cuando estaba a punto de entregar el espíritu, se asombraron en gran manera; tanto, que el poder de Dios descendió sobre ellos, y fueron vencidos, de modo que cayeron a tierra.
37 Ahora bien, esta cosa me agradó, Jacob; porque se lo había pedido a mi Padre que está en los cielos, porque oyó mi clamor y respondió a mi oración.
38 Y aconteció que la paz y el amor de Dios fueron restaurados nuevamente entre el pueblo; y escudriñaron las Escrituras, y no escucharon más las palabras de este hombre malvado.
39 Y sucedió que se idearon muchos medios para reclamar y restaurar a los lamanitas al conocimiento de la verdad; pero todo fue en vano: porque ellos
encantado con las guerras y el derramamiento de sangre; y tenían un odio eterno contra nosotros, sus hermanos.
40 Y procuraban con el poder de sus armas destruirnos continuamente;
41 Por tanto, el pueblo de Nefi se fortificó contra ellos con sus ejércitos y con todo su poderío, confiando en el Dios y roca de su salvación; por tanto, llegaron a ser todavía vencedores de sus enemigos.
42 Y aconteció que yo, Jacob, comencé a envejecer; y el registro de este pueblo se mantiene en las otras planchas de Nefi, por lo tanto, concluyo este registro declarando que he escrito de acuerdo con lo mejor de mi conocimiento, diciendo:
43 Que pasó entre nosotros el tiempo, y también nuestras vidas, como un sueño para nosotros, siendo nosotros un pueblo solitario y solemne, errante, echado fuera de Jerusalén;
44 Nacido en tribulación, en un desierto, y aborrecido de nuestros hermanos, lo que provocó guerras y contiendas; por tanto, lloramos nuestros días.
45 Y yo, Jacob, vi que pronto debo descender a mi tumba; por tanto, dije a mi hijo Enós: Toma estas planchas.
46 Y le dije las cosas que mi hermano Nefi me había mandado; y prometió obediencia a los mandamientos.
47 Y termino mi escritura sobre estas planchas, cuya escritura ha sido pequeña;
48 Y del lector me despido, esperando que muchos de mis hermanos lean mis palabras. Hermanos, adiós.

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.