LDS – Página de preguntas frecuentes

¿Es usted ex SUD o tiene curiosidad por saber qué nos hace diferentes?

¿Creemos en la teoría Adán-Dios?

No creemos en la teoría Adán/Dios ni en que todos somos dioses. No creemos que "las familias son para siempre". El pacto matrimonial es un pacto terrenal que no se mantiene después de la muerte. Ver Doctrina y Convenios 107:29c. 
 

¿Apoyamos la poligamia?

¿Permitimos miembros femeninos del sacerdocio?

¿Da la bienvenida a los miembros LGBTQ?

Invitamos a todas las personas a nuestras casas de adoración y con gusto nos reuniremos y hablaremos con aquellos interesados en aprender más sobre el evangelio de Jesucristo. Nos oponemos a las iniciativas LGBT. Vea nuestro Declaración sobre el matrimonio y los valores familiares.

¿Creemos en el Libro de Mormón?

Todavía nos aferramos firmemente a las enseñanzas y la doctrina que se encuentran en el Libro de Mormón. Recomendamos el Edición de 1908 para nuestros miembros. Ver más sobre nuestra fe página. 

En la historia de cada piedra del Templo de Kirtland, en las páginas de la Versión Inspirada de las Sagradas Escrituras, en el eco de las revelaciones de José Smith, se encuentra la herencia de nuestra fe. La Iglesia Remanente de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se erige como guardiana de un legado que se remonta a los albores de la Restauración. En un mundo donde los principios están comprometidos y las verdades diluidas, nos aferramos a la vara de hierro y a las doctrinas inmutables del evangelio original de Cristo.

No somos simplemente una iglesia; somos un santuario de fe inquebrantable. Guiados por los principios eternos del evangelio de Cristo, nos esforzamos por recorrer el camino de la rectitud con firme determinación. Nuestra misión es clara: preparar un pueblo justo para la construcción del Reino de Dios y declarar la plenitud del evangelio a todos los que escuchen.

Con cada oración y cada reunión en nuestro santo santuario, reafirmamos nuestro compromiso con el llamado divino que se nos ha confiado. Nuestra determinación es inquebrantable, nuestra fe inquebrantable, mientras damos testimonio de la gloria de nuestro Padre Celestial. En nuestras manos está el deber sagrado de recordar el sacrificio de aquellos que nos precedieron y asegurar que la verdad y la luz del evangelio de Cristo continúen brillando para las generaciones venideras.

Explore la rica herencia de la Iglesia Remanente y nuestro compromiso con la fe de la Restauración original enseñada en la Templo de Kirtland y sitios históricos de Nauvoo

Doctrina y Convenios 76:3g-h Comparte, "Y ahora, después de los muchos testimonios que de él se han dado, éste es el último testimonio que damos de él: que vive…Y oímos la voz que daba testimonio de que él es el Unigénito del Padre. que por él, por él y de él los mundos son y fueron creados; y sus habitantes son engendrados hijos e hijas para Dios."