SECCIÓN 18

SECCIÓN 18
Revelación dada por medio de José Smith, hijo, a Martin Harris, en marzo de 1830, en Manchester, Nueva York.

1a Yo soy el Alfa y la Omega, Cristo el Señor; sí, yo soy Él, el principio y el fin, el Redentor del mundo:
1b Habiendo cumplido y consumado la voluntad de aquel de quien soy, el Padre, acerca de mí; habiendo hecho esto, para poder sujetar todas las cosas a mí mismo;
1c reteniendo todo el poder, aun para destruir a Satanás y sus obras en el fin del mundo, y el último gran día del juicio, que pasaré sobre sus habitantes, juzgando a cada uno según sus obras y los hechos que el ha echo.
1d Y ciertamente todo hombre debe arrepentirse o sufrir, porque yo, Dios, soy infinito; por tanto, no revocaré los juicios que pronunciaré, sino que saldrán ayes, llanto, lamento y crujir de dientes;
1e sí, a los que se encuentran a mi izquierda; sin embargo, no está escrito que no habrá fin a este tormento; pero está escrito tormento sin fin.

2a De nuevo, está escrito condenación eterna; por tanto, es más expresa que otras Escrituras, para que pueda obrar en los corazones de los hijos de los hombres, todo para la gloria de mi nombre;
2b por tanto, os explicaré este misterio, porque os conviene saberlo así como a mis apóstoles.
2c Os hablo a vosotros que sois escogidos en esto, aun como uno, para que podáis entrar en mi reposo; porque, he aquí, el misterio de la piedad, ¿cuán grande es?
2d Porque, he aquí, yo soy sin fin, y el castigo que viene de mi mano es un castigo sin fin, porque Sin Fin es mi nombre; por qué-
2e El castigo eterno es el castigo de Dios. El castigo sin fin es el castigo de Dios.
2f Por lo tanto, les ordeno que se arrepientan y guarden los mandamientos que han recibido de manos de mi siervo José Smith, hijo, en mi nombre;
2g y es por mi poder todopoderoso que los has recibido; por tanto, te mando que te arrepientas, arrepiéntete, no sea que te hiera con la vara de mi boca, y con mi ira, y con mi ira, y tus sufrimientos sean dolorosos, ¡cuán dolorosos no sabes! ¡Qué exquisito no lo sabes! sí, ¡cuán difícil de soportar no sabes!
2h Porque he aquí, yo, Dios, he padecido estas cosas por todos, para que no padezcan, si se arrepienten; pero si no se arrepienten, deben sufrir como yo;
2i cuyo sufrimiento hizo que yo, Dios, el mayor de todos, temblara a causa del dolor, y sangrara por cada poro, y padeciera tanto en el cuerpo como en el espíritu, y quisiera no poder beber la amarga copa y desmayar;
2j no obstante, gloria sea al Padre, y yo participé y terminé mis preparativos para con los hijos de los hombres;
2k por tanto, os mando de nuevo que os arrepintáis, para que no os humille con mi poder omnipotente, y que confieséis vuestros pecados, para que no padezcáis estos castigos de los que os he hablado, de los cuales en lo más pequeño, sí, en lo más mínimo , has probado en el momento en que retiré mi Espíritu.
2l Y te mando que no prediques sino el arrepentimiento, y no muestres estas cosas al mundo hasta que me sea sabiduría;
2m porque ahora no pueden llevar carne, pero deben recibir leche; por tanto, no deben saber estas cosas, no sea que perezcan.
2n Aprende de mí, y escucha mis palabras; andad en la mansedumbre de mi Espíritu y en mí tendréis paz.
2o Yo soy Jesucristo; Vine por la voluntad del Padre, y hago su voluntad.

3a Y además, te mando que no codiciarás la mujer de tu prójimo; ni busques la vida de tu prójimo.
3b Y además, te ordeno que no codiciarás tu propia propiedad, sino que la distribuirás libremente para la impresión del Libro de Mormón, que contiene la verdad y la palabra de Dios.
3c cuál es mi palabra a los gentiles, que pronto llegue a los judíos, de los cuales los lamanitas son un resto, para que crean en el evangelio y no esperen que venga un Mesías que ya ha venido.

4a Y además, te mando que ores con la voz así como con el corazón; sí, ante el mundo así como en secreto; en público como en privado.
4b Y declararás buenas nuevas; sí, publícala sobre las montañas, y sobre todo lugar alto, y entre todo pueblo que te sea permitido ver.
4c Y lo harás con toda humildad, confiando en mí, no maldiciendo a los maldicientes.
4d Y de principios no hablarás, sino que declararás el arrepentimiento y la fe en el Salvador, y la remisión de los pecados por el bautismo y por el fuego; sí, incluso el Espíritu Santo.

5a He aquí, este es un grande y último mandamiento que os daré acerca de este asunto; porque esto será suficiente para tu andar diario hasta el fin de tu vida.
5b Y sufrirás miseria, si desprecias estos consejos; sí, incluso la destrucción de ti mismo y de la propiedad.
5c Impartir una parte de tu propiedad; sí, incluso parte de tus tierras, y todo menos el sustento de tu familia.
5d Paga la deuda que has contraído con el impresor. Libérate de la esclavitud.
5e Deja tu casa y tu hogar, excepto cuando desees ver a tu familia; y hablar libremente a todos;
5f sí, predicad, exhortad, declarad la verdad, aun en alta voz; con voz de júbilo, gritad ¡Hosanna! ¡Hosana! ¡Bendito sea el nombre del Señor Dios!

6a Oren siempre y derramaré mi Espíritu sobre ustedes, y grande será su bendición; sí, incluso más que si obtuvieras tesoros de la tierra y corrupción en la medida de los mismos.
6b He aquí, ¿puedes leer esto sin regocijarte y sin alegrarte el corazón? ¿O puedes correr más tiempo como un guía ciego? ¿O puedes ser humilde y manso y comportarte sabiamente delante de mí?
6c sí, ven a mí tu Salvador. Amén.

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.