El tercer libro de Nefi

El tercer libro de Nefi
El hijo de Nefi, que era hijo de Helamán

Capítulo 1

Y Helamán era hijo de Helamán, que era hijo de Alma, que era hijo de Alma, siendo descendiente de Nefi, que era hijo de Lehi, que salió de Jerusalén en el primer año del reinado de Sedequías, el rey de Judá.1 Aconteció que había pasado el año noventa y uno; y pasaron seiscientos años desde el momento en que Lehi salió de Jerusalén; y fue en el año que Laconeo fue el juez superior y el gobernador sobre la tierra.
2 Y Nefi, el hijo de Helamán, había partido de la tierra de Zarahemla, dando encargo a su hijo Nefi, que era su hijo mayor, en cuanto a las planchas de bronce, y todos los registros que se habían guardado, y todas esas cosas que se había mantenido sagrado, desde la salida de Lehi de Jerusalén;
3 Entonces él partió de la tierra, ya dónde fue, nadie lo sabe; y su hijo Nefi llevó el registro en su lugar, sí, el registro de este pueblo.
4 Y sucedió que al comienzo del año noventa y dos, he aquí, las profecías de los profetas comenzaron a cumplirse más plenamente; porque comenzaron a hacerse mayores señales y mayores milagros entre el pueblo.
5 Pero hubo algunos que comenzaron a decir que ya había pasado el tiempo para que se cumplieran las palabras que habló Samuel, el lamanita.
6 Y comenzaron a regocijarse por sus hermanos, diciendo: He aquí, el tiempo ha pasado, y las palabras de Samuel no se han cumplido; por tanto, vuestro gozo y vuestra fe acerca de esto ha sido en vano.
7 Y sucedió que armaron un gran alboroto por toda la tierra; y el pueblo que había creído, comenzó a entristecerse mucho, no fuera que de alguna manera no se cumplieran las cosas que se habían dicho.
8 Pero he aquí, velaron firmemente por aquel día, y aquella noche, y aquel día, que sería como un solo día, como si no hubiera noche, para que supieran que su fe no había sido vana.
9 Y aconteció que hubo un día apartado por los incrédulos, en el que todos los que creyeran en aquellas tradiciones serían condenados a muerte, excepto que se cumpliera la señal que había sido dada por el profeta Samuel.
10 Ahora bien, aconteció que cuando Nefi, el hijo de Nefi, vio esta iniquidad de su pueblo, su corazón se entristeció en extremo.
11 Y aconteció que salió y se inclinó sobre la tierra, y clamó fuertemente a su Dios, a favor de su pueblo; sí, los que estaban a punto de ser destruidos a causa de su fe en la tradición de sus padres.
12 Y aconteció que clamó fuertemente al Señor todo aquel día; y he aquí, la voz del Señor vino a él, diciendo: Levanta la cabeza y ten buen ánimo, porque he aquí, el tiempo se acerca, y en esta noche se dará la señal,
13 Y mañana vengo al mundo, para mostrar al mundo que cumpliré todo lo que he hecho hablar por boca de mis santos profetas.
14 He aquí, vengo a los míos, para cumplir todas las cosas que he dado a conocer a los hijos de los hombres, desde la fundación del mundo, y para hacer la voluntad, tanto del Padre como del Hijo del Padre, por causa mía, y del Hijo, por causa de mi carne.
15 Y he aquí, el tiempo está cerca, y esta noche se dará la señal.
16 Y sucedió que se cumplieron las palabras que pronunció Nefi, tal como se habían dicho:
17 Porque he aquí, a la puesta del sol, no había tinieblas; y la gente comenzó a asombrarse, porque no había tinieblas cuando llegó la noche.
18 Y hubo muchos que no habían creído las palabras de los profetas, cayeron a tierra y quedaron como muertos, porque sabían que el gran plan de destrucción que habían preparado para los que creyeran en las palabras de los profetas, se habían frustrado, porque la señal que se había dado ya estaba cerca; y empezaron a saber que el Hijo de Dios debía aparecer en breve;
19 Sí, en fin, todo el pueblo sobre la faz de toda la tierra, desde el oeste hasta el este, tanto en la tierra del norte como en la tierra del sur, se asombraron tanto que cayeron al suelo;
20 Porque sabían que los profetas habían dado testimonio de estas cosas durante muchos años, y que la señal que se había dado ya estaba cerca; y comenzaron a temer a causa de su iniquidad y de su incredulidad.
21 Y aconteció que no hubo tinieblas en toda esa noche, sino que fue tan claro como si fuera mediodía.
22 Y aconteció que el sol volvió a salir por la mañana, según su debido orden; y supieron que era el día en que el Señor había de nacer, por la señal que se había dado.
23 Y había acontecido, sí, todas las cosas, todo, según las palabras de los profetas.
24 Y aconteció también que apareció una nueva estrella, conforme a la palabra.
25 Y aconteció que desde ese momento en adelante, comenzó a haber mentiras enviadas entre el pueblo por Satanás, para endurecer sus corazones, con el fin de que no creyeran en aquellas señales y prodigios que habían visto;
26 Pero a pesar de esas mentiras y engaños, la mayor parte del pueblo creyó y se convirtió al Señor.
27 Y sucedió que Nefi salió entre el pueblo, y también muchos otros, bautizando para arrepentimiento, en lo cual hubo una gran remisión de pecados.
28 Y así el pueblo volvió a tener paz en la tierra; y no hubo contiendas, salvo unos pocos que comenzaron a predicar, tratando de probar por las Escrituras, que no era más conveniente observar la Ley de Moisés.
29 Ahora bien, en esto erraron, no habiendo entendido las Escrituras.
30 Pero aconteció que pronto se convirtieron y se convencieron del error en que estaban, porque se les hizo saber que la ley aún no se había cumplido, y que tenía que cumplirse en todo;
31 Sí, les vino la palabra de que tenía que cumplirse; sí, que no pase ni una jota ni una tilde hasta que todo se haya cumplido; por lo tanto, en este mismo año, fueron traídos a un conocimiento de su error, y confesaron sus faltas.
32 Y así transcurrió el año noventa y dos, trayendo buenas nuevas al pueblo debido a las señales que sucedieron, según las palabras de la profecía de todos los santos profetas.
33 Y aconteció que el año noventa y tres también pasó en paz, excepto por los ladrones de Gadiantón, que habitaban en las montañas, que infestaban la tierra;
34 Porque tan fuertes eran sus fortalezas y sus escondites, que el pueblo no podía dominarlos; por tanto, cometieron muchos asesinatos, e hicieron muchas matanzas entre el pueblo.
35 Y sucedió que en el año noventa y cuatro comenzaron a aumentar en gran medida, porque había muchos disidentes de los nefitas que huían hacia ellos, lo que causó mucha tristeza a los nefitas que permanecieron en el tierra;
36 Y también hubo una causa de mucho dolor entre los lamanitas, porque he aquí, tenían muchos hijos que crecían y comenzaban a hacerse fuertes en años, de modo que se volvieron para sí mismos, y fueron conducidos por algunos que eran zoramitas, por sus mentiras y sus palabras lisonjeras, para unirse a esos ladrones de Gadiantón;
37 Y así también fueron afligidos los lamanitas, y comenzaron a disminuir en cuanto a su fe y rectitud, a causa de la iniquidad de la nueva generación.
38 Y aconteció que así pasó también el año noventa y cinco, y el pueblo empezó a olvidar aquellas señales y prodigios que habían oído, y empezó a asombrarse cada vez menos ante una señal o prodigio del cielo,
39 De tal manera que comenzaron a endurecerse en sus corazones, y a ser ciegos en sus mentes, y comenzaron a no creer todo lo que habían oído y visto, imaginando en sus corazones alguna cosa vana, que era obra de hombres, y por el poder del diablo, para desviar y engañar el corazón del pueblo;
40 Y así Satanás volvió a apoderarse de los corazones de la gente, al grado de que les cegó los ojos y los desvió a creer que la doctrina de Cristo era una tontería y una cosa vana.
41 Y sucedió que el pueblo comenzó a fortalecerse en la iniquidad y las abominaciones; y no creyeron que se dieran más señales ni prodigios;
42 Y Satanás anduvo por todas partes, desviando los corazones del pueblo, tentándolos y haciendo que hicieran gran maldad en la tierra.
43 Y así pasó el año noventa y seis; y también el año noventa y setenta; y también el año noventa y ocho; y también el año noventa y nueve; y también habían pasado cien años desde los días de Mosíah, que era rey sobre el pueblo de los nefitas.
44 Y habían pasado seiscientos nueve años desde que Lehi salió de Jerusalén; y habían pasado nueve años desde que se dio la señal de que habían hablado los profetas, de que Cristo había de venir al mundo.
45 Ahora bien, los nefitas comenzaron a contar su tiempo desde este período cuando se dio la señal o desde la venida de Cristo;
46 Por lo tanto, habían pasado nueve años, y Nefi, que era el padre de Nefi, que estaba a cargo de los registros, no regresó a la tierra de Zarahemla, y no se le pudo encontrar en ninguna parte de la tierra.
47 Y aconteció que el pueblo aún permaneció en la iniquidad, a pesar de la mucha predicación y profecía que se envió entre ellos; y así pasó el décimo año también; y el undécimo año también pasó en iniquidad.
48 Y sucedió que en el año trece comenzó a haber guerras y contiendas por toda la tierra; porque los ladrones de Gadiantón se habían vuelto tan numerosos, y mataron a tantos del pueblo, y devastaron tantas ciudades, y esparcieron tanta muerte y matanza por toda la tierra, que se hizo conveniente que todo el pueblo, tanto los nefitas , y los lamanitas, deben tomar las armas contra ellos;
49 Por lo tanto, todos los lamanitas, que se habían convertido al Señor, se unieron con sus hermanos, los nefitas, y se vieron obligados, por la seguridad de sus vidas, sus mujeres y sus hijos, a tomar las armas contra aquellos ladrones de Gadiantón;
50 Sí, y también para mantener sus ritos, y sus privilegios de su iglesia, y de su culto, y su libertad.
51 Y sucedió que antes de que terminara este año trece, los nefitas fueron amenazados con una destrucción total a causa de esta guerra, que se había vuelto sumamente dolorosa.
52 Y aconteció que aquellos lamanitas que se habían unido con los nefitas, fueron contados entre los nefitas: y se les quitó la maldición, y su piel se volvió blanca como la de los nefitas;
53 Y sus jóvenes y sus hijas se volvieron extremadamente hermosos, y fueron contados entre los nefitas, y fueron llamados nefitas. Y así terminó el decimotercer año.
54 Y aconteció que al comienzo del año catorce, la guerra entre los ladrones y el pueblo de Nefi continuó, y llegó a ser sumamente agria;
55 No obstante, el pueblo de Nefi obtuvo cierta ventaja de los ladrones, al grado de que los expulsaron de sus tierras hacia las montañas y hacia sus lugares secretos. Y así terminó el decimocuarto año.
56 Y en el año decimoquinto volvieron contra el pueblo de Nefi; y debido a la iniquidad del pueblo de Nefi y sus muchas contiendas y disensiones, los ladrones de Gadiantón obtuvieron muchas ventajas sobre ellos.
57 Y así terminó el año quince, y así estaba el pueblo en un estado de muchas aflicciones; y la espada de la destrucción se cernía sobre ellos, tanto que estaban a punto de ser heridos por ella, y esto a causa de su iniquidad.

 

3 Nefi, Capítulo 2

1 Y sucedió que en el año dieciséis desde la venida de Cristo, Laconeo, el gobernador de la tierra, recibió una epístola del líder y gobernador de esta banda de ladrones;
2 Y estas son las palabras que fueron escritas, diciendo: Laconeo, muy noble y principal gobernador de la tierra, he aquí, te escribo esta epístola y te doy grandes elogios por tu firmeza, y también por la firmeza de tu pueblo, en mantener lo que suponéis que es vuestro derecho y libertad;
3 Sí, os sostenéis bien, como si estuvierais sostenidos por la mano de un Dios en defensa de vuestra libertad, y vuestra propiedad, y vuestro país, o lo que llamáis así.
4 Y me parece una lástima, muy noble Laconeo, que seas tan tonto y vanidoso como para suponer que puedes enfrentarte a tantos hombres valientes, que están a mi mando, que ahora en este momento están en sus brazos. , y aguardad con gran ansiedad la palabra: Desciende sobre los nefitas y destrúyelos.
5 Y yo, sabiendo de su espíritu invencible, habiéndolos probado en el campo de batalla, y sabiendo de su odio eterno hacia vosotros, a causa de los muchos males que les habéis hecho, por tanto, si bajan contra vosotros, ellos os visitaría con total destrucción;
6 Por tanto, he escrito esta epístola, sellándola con mi propia mano, pensando en vuestro bienestar, a causa de vuestra firmeza en lo que creéis recto, y vuestro noble espíritu en el campo de batalla;
7 Por tanto, os escribo deseando que entreguéis a este mi pueblo, vuestras ciudades, vuestras tierras y vuestras posesiones, en lugar de que os visiten con espada, y que venga sobre vosotros destrucción;
8 O, en otras palabras, entréguense a nosotros, y únanse a nosotros, y familiarícense con nuestras obras secretas, y háganse nuestros hermanos, para que sean como nosotros; no nuestros esclavos, sino nuestros hermanos, y socios de toda nuestra riqueza.
9 Y he aquí, os juro que si hacéis esto, con juramento, no seréis destruidos; pero si no hacéis esto, os juro con juramento que al día siguiente de mes mandaré que mis ejércitos bajen contra vosotros,
10 Y no detendrán su mano, y no perdonarán, sino que os matarán, y dejarán caer la espada sobre vosotros, sí, hasta que perezcáis.
11 Y he aquí, yo soy Giddianhi; y yo soy el gobernador de esta la sociedad secreta de Gadiantón; cuya sociedad, y las obras de ella, sé que es buena; y son de fecha antigua, y nos han sido transmitidos.
12 Y te escribo esta epístola, Laconeo, y espero que entregues tus tierras y tus posesiones, sin derramamiento de sangre, para que este mi pueblo recupere sus derechos y gobierno que se ha apartado de ti, porque de vuestra maldad al retenerles sus derechos de gobierno; y si no hacéis esto, vengaré sus agravios. Soy Giddianhi.
13 Y sucedió que cuando Laconeo recibió esta epístola, quedó sumamente asombrado por la osadía de Giddianhi al exigir la posesión de la tierra de los nefitas,
14 Y también de amenazar al pueblo y vengar los agravios de aquellos que no habían recibido agravio alguno, salvo que se hubieran agraviado a sí mismos, al disentir con aquellos malvados y abominables ladrones.
15 Ahora bien, he aquí, este Laconeo, el gobernador, era un hombre justo, y no podía asustarse por las demandas y amenazas de un ladrón;
16 Por tanto, no escuchó la epístola de Giddiani, el gobernador de los ladrones, sino que hizo que su pueblo clamara al Señor para que los fortaleciera en el momento en que los ladrones descendieran contra ellos;
17 Sí, envió una proclamación entre todo el pueblo para que reunieran a sus mujeres y sus niños, sus ovejas y sus vacas, y todos sus bienes, excepto si fuera su tierra, en un solo lugar.
18 E hizo que se construyeran fortificaciones alrededor de ellos, y su fortaleza fuera muy grande.
19 E hizo que se colocaran ejércitos, tanto de los nefitas como de los lamanitas, o de todos los que se contaban entre los nefitas, como guardias alrededor, para vigilarlos y protegerlos de los ladrones, día y noche;
20 Sí, les dijo: Vive el Señor, a menos que os arrepintáis de todas vuestras iniquidades, y claméis al Señor, para que de ninguna manera puedan ser librados de las manos de aquellos ladrones de Gadiantón.
21 Y tan grandes y maravillosas fueron las palabras y profecías de Laconeo, que causaron temor sobre todo el pueblo, y se esforzaron en su poder, para hacer de acuerdo con las palabras de Laconeo.
22 Y sucedió que Laconeo nombró capitanes en jefe sobre todos los ejércitos de los nefitas, para mandarlos en el momento en que los ladrones descendieran del desierto contra ellos.
23 Ahora bien, se nombró al principal entre todos los capitanes en jefe, y el gran comandante de todos los ejércitos de los nefitas, y su nombre era Gidgiddoni.
24 Ahora bien, era costumbre entre todos los nefitas nombrar a sus capitanes en jefe, excepto en sus tiempos de iniquidad, a alguien que tuviera el espíritu de revelación y también de profecía; por lo tanto, este Gidgiddoni fue un gran profeta entre ellos, y también fue el juez superior.
25 Y el pueblo dijo a Gidgiddoni: Oremos al Señor, y subamos a los montes y al desierto, para que caigamos sobre los ladrones y los destruyamos en sus propias tierras.
26 Mas Gidgiddoni les dijo: Quiera el Señor; porque si subiéramos contra ellos, el Señor nos entregaría en sus manos;
27 Por tanto, nos prepararemos en el centro de nuestras tierras, y reuniremos todos nuestros ejércitos, y no iremos contra ellos, sino que esperaremos hasta que vengan contra nosotros;
28 Por tanto, vive el Señor, que si hacemos esto, él los entregará en nuestras manos.
29 Y sucedió que en el año diecisiete, al final del año, la proclamación de Laconeo se había extendido por toda la faz de la tierra,
30 Y habían tomado sus caballos, y sus carros, y sus ganados, y todos sus rebaños, y sus vacas, y su grano, y todos sus bienes,
31 Y marcharon por millares; y por decenas de miles, hasta que todos hubieron salido al lugar que se había señalado, para que se reunieran, para defenderse de sus enemigos.
32 Y la tierra que se designó fue la tierra de Zarahemla y la tierra que estaba entre la tierra de Zarahemla y la tierra de Abundancia; sí, hasta la línea que había entre la tierra de Abundancia y la tierra de Desolación;
33 Y había muchos miles de personas que se llamaban nefitas, que se reunieron en esta tierra.
34 Ahora bien, Laconeo hizo que se reunieran en la tierra del sur, a causa de la gran maldición que estaba sobre la tierra del norte; y se fortalecieron contra sus enemigos;
35 Y habitaron en una tierra, y en un cuerpo, y temieron las palabras que había dicho Laconeo, al grado de que se arrepintieron de todos sus pecados;
36 Y elevaron sus oraciones al Señor su Dios, para que él los librara en el momento en que sus enemigos descendieran contra ellos para la batalla.
37 Y estaban muy tristes a causa de su enemigo.
38 Y Gidgiddoni hizo que hicieran armas de guerra, de todo tipo, para que fueran fuertes con armaduras, y con escudos y paveses, según sus instrucciones.
39 Y aconteció que al final del año dieciocho, esos ejércitos de ladrones se habían preparado para la batalla, y comenzaron a descender y a salir de las colinas, y de las montañas, y del desierto, y sus fortalezas y sus escondites,
40 y comenzó a tomar posesión de las tierras que estaban en la tierra del sur, y que estaba en la tierra del norte, y comenzó a tomar posesión de todas las tierras que habían sido abandonadas por los nefitas, y las ciudades que habían quedado desoladas .
41 Mas he aquí, no había bestias salvajes ni caza en aquellas tierras que habían sido abandonadas por los nefitas, y no había caza para los ladrones excepto en el desierto.
42 Y los ladrones no podrían existir sino en el desierto, por falta de alimento; porque los nefitas habían dejado sus tierras desoladas, y habían reunido sus rebaños y sus vacas y todos sus bienes, y eran un solo cuerpo;
43 Por lo tanto, no había oportunidad para que los ladrones saquearan y obtuvieran comida, excepto si se presentaran en una batalla abierta contra los nefitas;
44 Y estando los nefitas en un solo cuerpo, y teniendo un número tan grande, y habiéndose reservado para sí provisiones, y caballos, y ganado, y rebaños de todo tipo, para que pudieran subsistir por el espacio de siete años,
45 En ese tiempo esperaban destruir a los ladrones de sobre la faz de la tierra. Y así pasó el año dieciocho.
46 Y sucedió que en el año diecinueve, Giddianhi descubrió que era conveniente que él subiera a la batalla contra los nefitas, porque no había manera de que pudieran subsistir, excepto saqueando, robando y asesinando. .
47 Y no se atrevieron a extenderse sobre la faz de la tierra, tanto que pudieran levantar grano, para que los nefitas no vinieran sobre ellos y los mataran;
48 Por lo tanto, Giddianhi mandó a sus ejércitos que en este año subieran a la batalla contra los nefitas.
49 Y aconteció que subieron a la batalla; y fue en el mes sexto; y he aquí, grande y terrible fue el día en que subieron a la batalla;
50 Y estaban ceñidos a la manera de los ladrones; y tenían una piel de cordero alrededor de sus lomos, y estaban teñidos con sangre; y sus cabezas fueron rapadas; y tenían placas para la cabeza sobre ellos;
51 Y grande y terrible fue la apariencia de los ejércitos de Giddianhi, debido a su armadura, y debido a que estaban teñidos en sangre.
52 Y aconteció que los ejércitos de los nefitas, cuando vieron la aparición del ejército de Giddianhi, cayeron todos a tierra, y elevaron sus clamores al Señor su Dios, para que los perdonara y los librara. de las manos de sus enemigos.
53 Y sucedió que cuando los ejércitos de Giddianhi vieron esto, comenzaron a gritar a gran voz, a causa de su alegría; porque habían supuesto que los nefitas habían caído de miedo, a causa del terror de sus ejércitos;
54 Pero en esto quedaron defraudados, porque los nefitas no les temían, sino que temían a su Dios, y le suplicaron protección;
55 Por lo tanto, cuando los ejércitos de Giddianhi se lanzaron sobre ellos, estaban preparados para hacerles frente; sí, en la fuerza del Señor los recibieron; y la batalla comenzó en este sexto mes;
56 Y grande y terrible fue su batalla; sí, grande y terrible fue su matanza, tanto que nunca se ha conocido una matanza tan grande entre todo el pueblo de Lehi desde que salió de Jerusalén.
57 Y a pesar de las amenazas y los juramentos que había hecho Giddianhi, he aquí, los nefitas los golpearon, al grado de que retrocedieron ante ellos.
58 Y aconteció que Gidgiddoni ordenó que sus ejércitos los persiguieran hasta los confines del desierto, y que no perdonaran a ninguno que cayera en sus manos en el camino;
59 Y así los persiguieron, y los mataron, hasta los confines del desierto, hasta que hubieron cumplido el mandamiento de Gidgiddoni.
60 Y aconteció que Giddianhi, que había resistido y luchado con denuedo, fue perseguido mientras huía; y estando cansado de tanto pelear, fue alcanzado y muerto. Y así fue el final de Giddianhi, el ladrón.
61 Y sucedió que los ejércitos de los nefitas regresaron nuevamente a su lugar de seguridad.
62 Y sucedió que este año diecinueve pasó, y los ladrones no volvieron a la batalla; ni vinieron en el año veinte;
63 Y en el año veintiuno no subieron a la batalla, sino que subieron por todos lados para sitiar al pueblo de Nefi;
64 Porque supusieron que si extirpaban al pueblo de Nefi de sus tierras, y los cercaban por todos lados, y si los despojaban de todos sus privilegios externos, podrían hacer que se entregaran según sus deseos.
65 Ahora bien, se habían designado otro líder, cuyo nombre era Zemnarihah; por lo tanto, fue Zemnarihah quien hizo que este sitio tuviera lugar.
66 Pero he aquí, esto era una ventaja para los nefitas; porque era imposible que los ladrones sitiaran el tiempo suficiente para tener algún efecto sobre los nefitas, debido a la gran cantidad de provisiones que habían almacenado, y debido a la escasez de provisiones entre los ladrones;
67 Porque he aquí, no tenían nada excepto comida para su subsistencia, la cual comida obtuvieron en el desierto.
68 Y sucedió que la caza salvaje escaseó en el desierto, al grado que los ladrones estaban a punto de perecer de hambre.
69 Y los nefitas marchaban continuamente de día y de noche, y caían sobre sus ejércitos, y los cortaban por miles y por decenas de miles.
70 Y así llegó a ser el deseo del pueblo de Zemnarihah, retirarse de su diseño, debido a la gran destrucción que les sobrevino de noche y de día.
71 Y aconteció que Zemnarihah dio orden a su pueblo de que se retiraran del asedio y marcharan hacia las partes más lejanas de la tierra, hacia el norte.
72 Y ahora, Gidgiddoni, estando al tanto de su designio, y sabiendo de su debilidad debido a la falta de comida, y la gran matanza que se había hecho entre ellos, por lo tanto, envió sus ejércitos en la noche, y cortó fuera del camino de su retirada, y colocó sus ejércitos en el camino de su retirada;
73 Y esto hicieron durante la noche, y continuaron su marcha más allá de los ladrones, de modo que a la mañana siguiente, cuando los ladrones comenzaron su marcha, los ejércitos de los nefitas los encontraron, tanto al frente como a su alrededor. trasero.
74 Y los ladrones que estaban en el sur, también fueron cortados en sus lugares de retiro. Y todas estas cosas fueron hechas por orden de Gidgiddoni.
75 Y hubo muchos miles que se entregaron prisioneros a los nefitas; y el resto de ellos fueron muertos; y su líder, Zemnarihah, fue apresado y colgado de un árbol, sí, aun de su copa, hasta que murió.
76 Y cuando lo hubieron colgado hasta que estuvo muerto, derribaron el árbol a tierra, y clamaron a gran voz, diciendo: Que el Señor guarde a su pueblo en justicia y en santidad de corazón, para que puedan hacer sean derribados a tierra todos los que procuren matarlos a causa del poder y las combinaciones secretas, así como este hombre ha sido derribado a tierra.
77 Y se regocijaron y clamaron de nuevo a una voz, diciendo: Que el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob, proteja a este pueblo con justicia, mientras invoquen el nombre de su Dios. Por protección.
78 Y sucedió que prorrumpieron, todos como uno, en cantar y alabar a su Dios, por la gran cosa que había hecho por ellos, al preservarlos de caer en manos de sus enemigos;
79 Sí, clamaron Hosanna al Dios Altísimo; y clamaron: Bendito sea el nombre del Señor Dios Todopoderoso, el Dios Altísimo.
80 Y sus corazones se hincharon de gozo, hasta el punto de derramar muchas lágrimas, a causa de la gran bondad de Dios al librarlos de las manos de sus enemigos;
81 Y ellos sabían que era debido a su arrepentimiento y su humildad que habían sido librados de una destrucción eterna.
82 Y he aquí, no había alma viviente entre todo el pueblo de los nefitas que dudara en lo más mínimo de las palabras de todos los santos profetas que habían hablado;
83 Porque sabían que era necesario que se cumplieran; y sabían que era conveniente que Cristo hubiera venido, por las muchas señales que se habían dado, según las palabras de los profetas,
84 Y debido a las cosas que ya habían sucedido, sabían que era necesario que todas las cosas sucedieran de acuerdo con lo que se había dicho;
85 Por tanto, abandonaron todos sus pecados y sus abominaciones y sus fornicaciones, y sirvieron a Dios con toda diligencia día y noche.
86 Y aconteció que cuando hubieron hecho prisioneros a todos los ladrones, de modo que ninguno escapó que no fuera muerto, echaron a sus prisioneros en la cárcel e hicieron que se les predicara la palabra de Dios;
87 Y todos los que quisieran arrepentirse de sus pecados y entrar en un convenio de que no matarían más, fueron puestos en libertad;
88 Pero tantos como hubo que no entraron en un convenio, y que todavía continuaron teniendo esos asesinatos secretos en sus corazones; sí; cuantos fueron hallados exhalando amenazas contra sus hermanos, fueron condenados y castigados conforme a la ley.
89 Y así pusieron fin a todas esas combinaciones inicuas, secretas y abominables, en las que se cometió tanta iniquidad y tantos asesinatos.
90 Y así había pasado el año veintidós, y el año veintitrés también, y el veinticuatro, y el veinticinco;
91 Y así habían pasado veinticinco años, y habían sucedido muchas cosas que, a los ojos de algunos, serían grandes y maravillosas;
92 Sin embargo, no se pueden escribir todos en este libro; sí, este libro no puede contener ni la centésima parte de lo que se hizo entre tanta gente, en el espacio de veinticinco años;
93 Pero he aquí, hay registros que contienen todos los procedimientos de este pueblo; y Nefi dio un relato más corto pero verdadero;
94 Por lo tanto, he hecho mi registro de estas cosas de acuerdo con el registro de Nefi, que fue grabado en las planchas que se llamaron las planchas de Nefi.
95 Y he aquí, hago este registro en planchas que he hecho con mis propias manos.
96 Y he aquí, me llamo Mormón, por la tierra de Mormón, la tierra en la que Alma estableció la iglesia entre este pueblo; sí, la primera iglesia que se estableció entre ellos después de su transgresión.
97 He aquí, soy discípulo de Jesucristo, el Hijo de Dios. He sido llamado por él para anunciar su palabra entre su pueblo, para que tengan vida eterna.
98 Y ha llegado a ser conveniente que yo, de acuerdo con la voluntad de Dios, que las oraciones de los que han ido de aquí, que eran los santos, se cumplan de acuerdo con su fe, haga un registro de estas cosas, que han ha hecho;
99 Sí, un pequeño registro de lo que ha ocurrido desde el momento en que Lehi salió de Jerusalén, hasta el presente;
100 Por lo tanto, hago mi registro de las cuentas que han sido dadas por aquellos que fueron antes de mí, hasta el comienzo de mi día; y luego hago un registro de las cosas que he visto con mis propios ojos.
101 Y sé que el registro que hago es un registro justo y verdadero; sin embargo, hay muchas cosas que, según nuestra lengua, no somos capaces de escribir.
102 Y ahora doy fin a mi dicho que es de mí mismo, y procedo a dar cuenta de las cosas que han sucedido antes de mí. Soy mormón y descendiente puro de Lehi.
103 Tengo razón para bendecir a mi Dios y mi Salvador Jesucristo, que sacó a nuestros padres de la tierra de Jerusalén (y nadie lo supo sino él mismo y los que sacó de esa tierra), y que él me ha dado a mí y a mi pueblo tanto conocimiento para la salvación de nuestras almas.
104 Ciertamente ha bendecido la casa de Jacob, y ha sido misericordioso con la descendencia de José.
105 Y en la medida en que los hijos de Lehi hayan guardado sus mandamientos, él los ha bendecido y los ha prosperado de acuerdo con su palabra;
106 Sí, y ciertamente traerá de nuevo un resto de la posteridad de José al conocimiento del Señor su Dios;
107 Y tan cierto como que el Señor vive, él recogerá de las cuatro partes de la tierra, todo el remanente de la simiente de Jacob, que está esparcido sobre toda la faz de la tierra;
108 Y tal como él ha pactado con toda la casa de Jacob, así se cumplirá el pacto que él ha pactado con la casa de Jacob, en su debido tiempo, hasta la restauración de toda la casa de Jacob al conocimiento del pacto. que ha hecho pacto con ellos;
109 Y entonces conocerán a su Redentor, que es Jesucristo, el Hijo de Dios; y entonces serán reunidos de las cuatro partes de la tierra a sus propias tierras, de donde han sido dispersados: sí, como vive el Señor, así será. Amén.

 

3 Nefi, Capítulo 3

1 Y sucedió que todo el pueblo de los nefitas volvió a sus propias tierras, en el año veintiséis, cada hombre, con su familia, sus rebaños y sus vacas, sus caballos y su ganado, y todas las cosas todo lo que les pertenecía.
2 Y sucedió que no habían comido todas sus provisiones; por tanto, tomaron consigo todo lo que no habían devorado, de todo su grano de todo género, y su oro y su plata, y todas sus cosas preciosas,
3 Y volvieron a sus propias tierras ya sus posesiones, tanto al norte como al sur, tanto en la tierra del norte como en la tierra del sur.
4 Y les concedieron a aquellos ladrones que habían concertado un convenio para mantener la paz de la tierra, que estaban deseosos de seguir siendo lamanitas, tierras, según su número, para que pudieran tener, con su trabajo, con lo que subsistir; y así establecieron la paz en toda la tierra.
5 Y comenzaron de nuevo a prosperar ya engrandecerse; y pasaron los años veintiséis y siete, y hubo gran orden en la tierra; y habían formado sus leyes según la equidad y la justicia.
6 Y ahora bien, no había nada en toda la tierra que impidiera al pueblo prosperar continuamente, a menos que cayesen en transgresiones.
7 Y ahora fue Gidgiddoni, y el juez Laconeo, y aquellos que habían sido nombrados líderes, quienes habían establecido esta gran paz en la tierra.
8 Y aconteció que se reedificaron muchas ciudades, y se repararon muchas ciudades antiguas, y se levantaron muchos caminos, y se abrieron muchos caminos, que conducían de ciudad en ciudad, y de tierra en tierra, y de lugar a lugar.
9 Y así pasó el año veintiocho, y el pueblo tuvo paz continua.
10 Pero aconteció que en el año veintinueve, comenzaron a haber algunas disputas entre el pueblo;
11 Y algunos se enorgullecieron y se jactaron a causa de sus riquezas muy grandes, sí, hasta grandes persecuciones: porque había muchos mercaderes en la tierra, y también muchos abogados y muchos oficiales.
12 Y el pueblo empezó a distinguirse por rangos, según sus riquezas y sus posibilidades de aprender;
13 Sí, algunos eran ignorantes a causa de su pobreza, y otros recibieron gran instrucción a causa de sus riquezas;
14 Algunos se enorgullecían, y otros eran extremadamente humildes; algunos devolvieron injurias por injurias, mientras que otros recibirían injurias, persecución y toda clase de aflicciones, y no volverían a injuriar otra vez, sino que eran humildes y penitentes ante Dios;
15 Y así llegó a ser una gran desigualdad en toda la tierra, al grado que la iglesia comenzó a desmoronarse; sí, de tal manera que en el trigésimo año la iglesia se disolvió en toda la tierra, excepto entre unos pocos lamanitas que se convirtieron a la fe verdadera;
16 Y no se apartaban de ella, porque eran firmes, constantes e inmutables, dispuestos con toda diligencia a guardar los mandamientos del Señor.
17 Y la causa de esta iniquidad del pueblo fue esta: Satanás tenía gran poder, para incitar al pueblo a hacer toda clase de iniquidad, y para envanecerlo con orgullo, tentándolo a buscar poder, y autoridad, las riquezas y las cosas vanas del mundo.
18 Y así Satanás desvió el corazón del pueblo, para cometer toda clase de iniquidad; por tanto, no habían gozado de paz sino unos pocos años.
19 Y así, al comienzo del año treinta, habiendo sido entregado el pueblo por el espacio de un largo tiempo, para ser llevados por las tentaciones del diablo a dondequiera que quisiera llevarlos, y para hacer cualquier iniquidad que quisiera que hicieran. debería; y así, al comienzo de este, el trigésimo año, estaban en un estado de terrible maldad.
20 Ahora bien, no pecaron por ignorancia, porque conocían la voluntad de Dios con respecto a ellos, pues les había sido enseñada; por lo tanto, se rebelaron voluntariamente contra Dios.
21 Y ahora fue en los días de Laconeo, el hijo de Laconeo, porque Laconeo ocupó el trono de su padre y gobernó al pueblo ese año.
22 Y empezó a haber hombres inspirados del cielo y enviados, de pie entre el pueblo en toda la tierra, predicando y testificando con denuedo de los pecados y las iniquidades del pueblo,
23 y testificándoles acerca de la redención que el Señor haría por su pueblo; o en otras palabras, la resurrección de Cristo; y testificaron audazmente de su muerte y sufrimientos.
24 Ahora bien, había muchos del pueblo que estaban muy enojados a causa de los que testificaban de estas cosas:
25 Y los que estaban enojados eran principalmente los jueces principales, y los que habían sido sumos sacerdotes y abogados;
26 Sí, todos los que eran abogados se enojaron con los que testificaban de estas cosas.
27 Ahora bien, no había abogado, ni juez, ni sumo sacerdote, que pudiera tener poder para condenar a nadie a muerte, a menos que su condenación fuera firmada por el gobernador de la tierra.
28 Ahora bien, hubo muchos de los que testificaban de las cosas concernientes a Cristo, que testificaron con denuedo, que fueron presos y muertos en secreto por los jueces, y el gobernador de la tierra no se enteró de su muerte sino hasta después de su muerte. muerte.
29 Ahora bien, he aquí, esto era contrario a las leyes de la tierra, que cualquier hombre fuera condenado a muerte, a menos que tuvieran poder del gobernador de la tierra;
30 Por tanto, vino una queja a la tierra de Zarahemla, al gobernador de la tierra, contra estos jueces que habían condenado a muerte a los profetas del Señor, no conforme a la ley.
31 Y aconteció que fueron tomados y llevados ante el juez, para ser juzgados por el crimen que habían cometido, conforme a la ley que había sido dada por el pueblo.
32 Ahora bien, aconteció que aquellos jueces tenían muchos amigos y parientes; y el resto, sí, casi todos los abogados y los sumos sacerdotes, se juntaron y se unieron a las familias de aquellos jueces que habían de ser juzgados conforme a la ley;
33 Y entraron en un pacto el uno con el otro, sí, sí, en ese pacto que fue dado por ellos desde la antigüedad, pacto que fue dado y administrado por el diablo, para combinar contra toda justicia;
34 Por tanto, se unieron contra el pueblo del Señor, y concertaron un pacto para destruirlos y librar a los culpables de homicidio de las garras de la justicia, que estaba a punto de ser administrada de acuerdo con la ley.
35 Y desafiaron la ley y los derechos de su país; y ellos hicieron convenio, el uno con el otro, para destruir al gobernador, y para establecer un rey sobre la tierra, que la tierra no estaría más en libertad, sino que estaría sujeta a los reyes.
36 Ahora bien, he aquí, os mostraré que no establecieron rey sobre la tierra; pero en este mismo año, sí, el trigésimo año, destruyeron sobre el tribunal, sí, asesinaron al juez principal de la tierra.
37 Y el pueblo estaba dividido unos contra otros; y se separaron unos de otros, en tribus, cada uno según su familia, y sus parientes y amigos; y así destruyeron el gobierno de la tierra.
38 Y cada tribu nombró un jefe o un líder sobre ellos; y así llegaron a ser tribus y jefes de tribus.
39 Ahora bien, he aquí, no había ningún hombre entre ellos que no tuviera mucha familia y muchos parientes y amigos; por tanto, sus tribus se hicieron muy grandes.
40 Ahora bien, todo esto se había hecho y no había guerras todavía entre ellos: y toda esta iniquidad había venido sobre el pueblo, porque se habían rendido al poder de Satanás;
41 Y los reglamentos del gobierno fueron destruidos, a causa de la combinación secreta de los amigos y parientes de aquellos que asesinaron a los profetas.
42 Y causaron una gran contienda en la tierra, al grado de que la parte más justa del pueblo, aunque casi todos se habían vuelto inicuos; sí, había muy pocos hombres justos entre ellos.
43 Y así no habían pasado seis años, desde que la mayor parte del pueblo se había apartado de su justicia, como el perro a su vómito, o como la puerca a su revolcarse en el lodo.
44 Ahora bien, esta combinación secreta que había traído tan gran iniquidad sobre el pueblo, se reunió y puso a la cabeza de ellos a un hombre a quien llamaron Jacob; y lo llamaron su rey;
45 Por tanto, llegó a ser rey sobre esta banda perversa; y era uno de los principales que había dado su voz contra los profetas que testificaban de Jesús.
46 Y aconteció que no eran tan fuertes en número como las tribus del pueblo que estaban unidos, excepto que sus líderes establecieron sus leyes, cada uno según su tribu;
47 Sin embargo, eran enemigos, a pesar de que no eran un pueblo justo; sin embargo, estaban unidos en el odio de aquellos que habían hecho un pacto para destruir el gobierno;
48 Por tanto, Jacob, viendo que sus enemigos eran más numerosos que ellos, siendo él el rey de la banda, ordenó a su pueblo que huyeran hacia la parte más septentrional de la tierra,
49 Y allí construyeron para sí mismos un reino, hasta que se les unieron los disidentes (pues él los lisonjeó de que habría muchos disidentes), y llegaran a ser lo suficientemente fuertes para contender con las tribus del pueblo.
50 Y así lo hicieron; y tan rápida fue su marcha, que no pudo ser impedida, hasta que hubieron salido fuera del alcance de la gente.
51 Y así terminó el trigésimo año; y así eran los asuntos del pueblo de Nefi.
52 Y sucedió que en el año treinta y uno, que fueron divididos en tribus, cada hombre según su familia, parentesco y amigos;
53 Sin embargo, habían llegado a un acuerdo de que no irían a la guerra unos contra otros; pero no estaban unidos en cuanto a sus leyes y su forma de gobierno, porque estaban establecidos de acuerdo con las mentes de aquellos que eran sus jefes y sus líderes.
54 Pero sí establecieron leyes muy estrictas para que una tribu no pecara contra otra, de modo que en cierto grado tenían paz en la tierra;
55 Sin embargo, sus corazones se apartaron del Señor su Dios, y apedrearon a los profetas, y los echaron de en medio de ellos.
56 Y aconteció que Nefi, habiendo sido visitado por ángeles, y también por la voz del Señor, por lo tanto, habiendo visto ángeles, y siendo testigo ocular, y habiéndosele dado poder para saber acerca del ministerio de Cristo , y también siendo testigo ocular de su rápido retorno de la justicia a su maldad y abominaciones;
57 Por lo tanto, entristecidos por la dureza de sus corazones y la ceguedad de sus mentes, salió entre ellos en ese mismo año y comenzó a testificar con denuedo, el arrepentimiento y la remisión de pecados por la fe en el Señor Jesucristo.
58 Y les ministró muchas cosas; y todas ellas no se pueden escribir, y una parte de ellas no bastaría; por tanto, no están escritas en este libro. Y Nefi ministró con poder y gran autoridad.
59 Y aconteció que se enojaron con él, aun porque él tenía mayor poder que ellos, pues no era posible que descreyeran de sus palabras, pues tan grande era su fe en el Señor Jesucristo, que los ángeles ministraron a él diariamente;
60 Y en el nombre de Jesús echó fuera demonios y espíritus inmundos; y aun a su hermano resucitó de entre los muertos, después de haber sido apedreado y padecido muerte por el pueblo;
61 Y el pueblo lo vio, y fue testigo de ello, y se enojaron contra él, a causa de su poder; y también hizo muchos más milagros, a la vista de la gente, en el nombre de Jesús.
62 Y sucedió que pasó el año treinta y uno, y fueron muy pocos los que se convirtieron al Señor;
63 Pero todos los que se convirtieron, verdaderamente dieron a entender al pueblo que habían sido visitados por el poder y el Espíritu de Dios, que estaba en Jesucristo, en quien creían.
64 Y todos los que habían sido expulsados de sí mismos y habían sido sanados de sus enfermedades y dolencias, verdaderamente manifestaron al pueblo que habían sido obrados por el Espíritu de Dios en ellos, y que habían sido sanados;
65 Y también mostraron señales, e hicieron algunos milagros entre la gente.
66 Así pasó también el año treinta y dos.
67 Y Nefi clamó al pueblo al comienzo del año treinta y tres; y les predicó el arrepentimiento y la remisión de pecados.
68 Ahora bien, quiero que recuerden también que no hubo quien fuera llevado al arrepentimiento, que no fuera bautizado con agua;
69 Por lo tanto, Nefi ordenó a hombres para este ministerio que todos los que vinieran a ellos fueran bautizados con agua, y esto como testigo y testimonio ante Dios y para el pueblo, de que se habían arrepentido y recibido una remisión de sus pecados.
70 Y hubo muchos al comienzo de este año, que fueron bautizados para arrepentimiento; y así transcurrió la mayor parte del año.

 

3 Nefi, Capítulo 4

1 Y sucedió que según nuestro registro, y sabemos que nuestro registro es verdadero, porque he aquí, era un hombre justo el que llevaba el registro; porque en verdad hizo muchos milagros en el nombre de Jesús;
2 Y no había ningún hombre que pudiera hacer un milagro en el nombre de Jesús, a menos que fuera limpiado completamente de su iniquidad.
3 Y aconteció que, si este hombre no se equivocó al calcular nuestro tiempo, el año treinta y tres había pasado, y el pueblo comenzó a buscar con gran fervor la señal que había sido dada por el profeta Samuel, el lamanita;
4 Sí, por el tiempo que haya oscuridad por el espacio de tres días, sobre la faz de la tierra.
5 Y empezó a haber grandes dudas y disputas entre el pueblo, a pesar de que se habían dado tantas señales.
6 Y sucedió que en el año treinta y cuatro, en el mes primero, a los cuatro días del mes, se levantó una gran tempestad, cual nunca se había conocido en toda la tierra;
7 Y hubo también una tempestad grande y terrible; y hubo un trueno terrible, tanto que hizo temblar toda la tierra como si fuera a dividirse en dos; y hubo relámpagos muy fuertes, como nunca se habían conocido en toda la tierra.
8 Y la ciudad de Zarahemla se incendió; y la ciudad de Moroni se hundió en las profundidades del mar, y sus habitantes se ahogaron;
9 Y la tierra se elevó sobre la ciudad de Moronihah, de modo que en el lugar de la ciudad de ella, se convirtió en una gran montaña; y hubo una destrucción grande y terrible en la tierra del sur.
10 Mas he aquí, hubo una destrucción más grande y terrible en la tierra del norte; porque he aquí, toda la faz de la tierra fue mudada, a causa de las tempestades, y los torbellinos, y los truenos, y los relámpagos, y las tormentas muy grandes. temblor de toda la tierra;
11 Y los caminos se rompieron, y los caminos llanos se arruinaron, y muchos lugares llanos se volvieron ásperos, y muchas ciudades grandes y notables se hundieron, y muchas fueron quemadas, y muchas fueron sacudidas hasta que sus edificios cayeron a tierra, y sus moradores fueron muertos, y los lugares quedaron desolados;
12 Y hubo algunas ciudades que quedaron; pero su daño fue muy grande, y hubo muchos en ellos que fueron muertos;
13 Y hubo algunos que fueron llevados en el torbellino; y adónde fueron, nadie lo sabe, excepto que saben que fueron llevados;
14 Y así la faz de toda la tierra se deformó a causa de las tempestades, y los truenos, y los relámpagos, y el temblor de la tierra.
15 Y he aquí, las rocas se partieron en dos; sí, fueron desmenuzados sobre la faz de toda la tierra, de tal manera que se hallaron en fragmentos quebrados, y en costuras y grietas, sobre toda la faz de la tierra.
16 Y aconteció que cuando cesaron los truenos y los relámpagos y la tormenta y la tempestad y los temblores de la tierra, pues he aquí, duraron como por espacio de tres horas; y fue dicho por algunos que el tiempo era mayor;
17 Sin embargo, todas estas cosas grandes y terribles se hicieron en el espacio de tres horas; y entonces he aquí, había tinieblas sobre la faz de la tierra.
18 Y aconteció que hubo densas tinieblas sobre toda la faz de la tierra, de tal manera que los habitantes de la misma que no habían caído, podían sentir el vapor de las tinieblas;
19 Y no podía haber luz, a causa de las tinieblas; ni velas, ni antorchas; ni se podía encender fuego con su madera fina y muy seca, de modo que no podía haber ninguna luz en absoluto;
20 Y no se veía ninguna luz, ni fuego, ni resplandor, ni el sol, ni la luna, ni las estrellas, porque tan grande era la niebla de las tinieblas que había sobre la faz de la tierra.
21 Y aconteció que duró por espacio de tres días, que no se vio luz; y había gran lamento, y aullidos, y lloros continuamente entre todo el pueblo;
22 Sí, grandes fueron los gemidos del pueblo a causa de las tinieblas y la gran destrucción que les había sobrevenido.
23 Y en un lugar se les oyó clamar, diciendo: ¡Oh, si nos hubiéramos arrepentido antes de este día grande y terrible, y entonces nuestros hermanos habrían sido perdonados, y no habrían sido quemados en esa gran ciudad de Zarahemla!
24 Y en otro lugar se les oyó llorar y lamentarse, diciendo: ¡Oh, si nos hubiésemos arrepentido antes de este día grande y terrible, y no hubiésemos matado y apedreado a los profetas, y echado fuera;
25 Entonces nuestras madres, nuestras bellas hijas y nuestros hijos habrían sido perdonados y no habrían sido sepultados en esa gran ciudad de Moronihah; y así eran grandes y terribles los aullidos del pueblo.
26 Y aconteció que se oyó una voz entre todos los habitantes de la tierra sobre toda la faz de esta tierra, clamando: ¡Ay, ay, ay de este pueblo; ¡Ay de los habitantes de toda la tierra, si no se arrepienten,
27 Porque el diablo se ríe, y sus ángeles se regocijan, por la muerte de los hermosos hijos e hijas de mi pueblo; y es a causa de su iniquidad y abominaciones que han caído.
28 He aquí, he quemado con fuego la gran ciudad de Zarahemla, ya sus habitantes.
29 Y he aquí, he hecho hundir en las profundidades del mar a la gran ciudad de Moroni, y he hecho que se ahoguen sus habitantes.
30 Y he aquí, esa gran ciudad de Moronihah he cubierto de tierra, y a sus habitantes, para ocultar sus iniquidades y sus abominaciones de delante de mi faz, para que la sangre de los profetas y de los santos no suba más a mí contra a ellos.
31 Y he aquí, he hecho hundir la ciudad de Gilgal, y hacer sepultar a sus habitantes en las profundidades de la tierra;
32 Sí, y la ciudad de Onihah y sus habitantes, y la ciudad de Mocum y sus habitantes, y la ciudad de Jerusalén y sus habitantes, y he hecho subir aguas en su lugar,
33 Para ocultar sus maldades y abominaciones de delante de mi rostro, para que la sangre de los profetas y de los santos no suba más a mí contra ellos.
34 Y he aquí, la ciudad de Gadiandi, y la ciudad de Gadiomnah, y la ciudad de Jacob, y la ciudad de Gimgimno, todas estas las he hecho hundir, y he hecho colinas y valles en sus lugares,
35 Y a sus habitantes los he sepultado en las profundidades de la tierra, para ocultar sus iniquidades y abominaciones de delante de mi faz, para que la sangre de los profetas y de los santos no suba más a mí contra ellos.
36 Y he aquí, la gran ciudad de Jacobugat, que era habitada por el pueblo del rey de Jacob, la he hecho quemar con fuego a causa de sus pecados y de su maldad, que era superior a toda la maldad de toda la tierra, porque de sus asesinatos secretos y combinaciones;
37 Porque fueron ellos los que destruyeron la paz de mi pueblo y el gobierno de la tierra; por tanto, yo los hice quemar, para destruirlos de delante de mi faz, para que la sangre de los profetas y de los santos no subiera a mí más contra ellos.
38 Y he aquí, la ciudad de Lamán, y la ciudad de Josh, y la ciudad de Gad, y la ciudad de Kishkumen, he hecho quemar con fuego, y a sus habitantes, a causa de su iniquidad al expulsar a los profetas. , y apedreando a los que envié para declararles acerca de su maldad y sus abominaciones;
39 Y debido a que los echaron fuera a todos, para que no hubiera ninguno justo entre ellos, envié fuego y los destruí, para que su iniquidad y abominaciones pudieran ocultarse de delante de mi rostro, para que la sangre de los profetas y de los santos a quienes que envié entre ellos, no clamaren a mí desde la tierra contra ellos;
40 Y muchas grandes destrucciones he hecho venir sobre esta tierra y sobre este pueblo, a causa de su maldad y sus abominaciones.
41 Oh todos vosotros que sois salvos, porque fuisteis más justos que ellos, ¿no queréis ahora volver a mí, y arrepentiros de vuestros pecados, y convertiros, para que yo os sane?
42 Sí, de cierto os digo, que si venís a mí, tendréis vida eterna.
43 He aquí, mi brazo de misericordia se extiende hacia vosotros, ya cualquiera que venga, yo lo recibiré; y bienaventurados los que vienen a mí.
44 He aquí, soy Jesucristo, el hijo de Dios. Yo creé los cielos y la tierra, y todo lo que en ellos hay.
45 Yo estaba con el Padre desde el principio. Yo estoy en el Padre, y el Padre en mí; y en mí el Padre ha glorificado su nombre.
46 A los míos vine, y los míos no me recibieron. Y se cumplen las Escrituras acerca de mi venida.
47 Y a todos los que me recibieron, les he dado el ser hechos hijos de Dios; y así lo haré con todos los que crean en mi nombre, porque he aquí, por mí viene la redención, y en mí se cumple la ley de Moisés.
48 Yo soy la luz y la vida del mundo. Soy Alfa y Omega, el principio y el fin.
49 Y no me ofreceréis más derramamiento de sangre; sí, vuestros sacrificios y vuestros holocaustos serán abolidos, porque no aceptaré ninguno de vuestros sacrificios y vuestros holocaustos; y me ofreceréis en sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito.
50 Y a quien venga a mí con un corazón quebrantado y un espíritu contrito, yo lo bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo, así como los lamanitas, debido a su fe en mí, en el momento de su conversión, fueron bautizados con fuego. y con el Espíritu Santo, y ellos no lo sabían.
51 He aquí, he venido al mundo para traer redención al mundo, para salvar al mundo del pecado; por tanto, al que se arrepienta y venga a mí como un niño, yo lo recibiré; porque de los tales es el reino de Dios.
52 He aquí, por tales he puesto mi vida, y la he vuelto a tomar; arrepentíos, pues, y venid a mí, vosotros los términos de la tierra, y sed salvos.
53 Y he aquí, aconteció que todo el pueblo de la tierra oyó estos dichos; y fue testigo de ello.
54 Y después de estas palabras hubo silencio en la tierra por espacio de muchas horas; porque tan grande fue el asombro del pueblo que cesó de lamentarse y aullar por la pérdida de sus parientes que habían sido asesinados, por lo que hubo silencio en toda la tierra por el espacio de muchas horas.
55 Y aconteció que vino una voz de nuevo al pueblo, y todo el pueblo escuchó y fue testigo de ello, diciendo: ¡Oh, pueblo de estas grandes ciudades que han caído, que sois descendientes de Jacob; sí, que sois de la casa de Israel, oh vosotros, pueblo de la casa de Israel, ¡cuántas veces os he juntado como la gallina junta a sus polluelos debajo de sus alas, y os he sustentado!
56 Y además, ¡cuántas veces os habría juntado, como la gallina junta a sus polluelos debajo de las alas! sí, oh vosotros, pueblo de la casa de Israel, que habéis caído;
57 Sí, oh vosotros, pueblo de la casa de Israel; los que moráis en Jerusalén, como los que habéis caído; sí, ¡cuántas veces os hubiera juntado como la gallina junta a sus pollos, y no quisisteis!
58 ¡Oh casa de Israel, a quienes he perdonado! ¡Cuántas veces os recogeré como la gallina junta a sus polluelos debajo de las alas, si os arrepentís y os volvéis a mí con íntegro propósito de corazón!
59 Y si no, oh casa de Israel, los lugares de vuestras habitaciones serán asolados, hasta el tiempo del cumplimiento del pacto con vuestros padres.
60 Y ahora sucedió que después que la gente hubo oído estas palabras, he aquí, comenzaron a llorar y aullar de nuevo, a causa de la pérdida de sus parientes y amigos.
61 Y sucedió que así pasaron los tres días.
62 Y fue por la mañana, y la oscuridad se dispersó de la faz de la tierra, y la tierra cesó de temblar, y las rocas cesaron de rasgarse, y los espantosos gemidos cesaron, y todos los tumultuosos ruidos desaparecieron. lejos,
63 Y la tierra se partió otra vez, de modo que se mantuvo firme, y cesaron el lamento y el llanto, y el lamento del pueblo que se había salvado de la vida;
64 Y su lamento se convirtió en gozo, y sus lamentaciones en alabanza y acción de gracias al Señor Jesucristo, su Redentor.
65 Y hasta aquí se cumplieron las Escrituras, que habían sido dichas por los profetas.
66 Y fue la parte más justa del pueblo la que se salvó, y fueron ellos los que recibieron a los profetas, y no los apedrearon; y fueron los que no habían derramado la sangre de los santos, los que se salvaron;
67 Y se salvaron, y no fueron hundidos ni enterrados en la tierra; y no se hundieron en lo profundo del mar; y no fueron quemados por el fuego, ni cayeron sobre ellos ni los aplastaron hasta la muerte;
68 Y no se los llevó el torbellino; ni fueron vencidos por el vapor del humo y de las tinieblas.
69 Y ahora, el que lee, entienda; el que tiene las Escrituras, que las escudriñe, y vea y mire si todas estas muertes y destrucciones por fuego, y por humo, y por tempestades, y por torbellinos, y por la apertura de la tierra para recibirlas, y todas estas cosas, no son para el cumplimiento de las profecías de muchos de los santos profetas.
70 He aquí, os digo que sí, muchos han testificado de estas cosas a la venida de Cristo, y fueron muertos porque testificaron de estas cosas;
71 Sí, el profeta Zenós testificó de estas cosas, y también Zenock habló acerca de estas cosas, porque testificaron en particular acerca de nosotros, que somos el remanente de su simiente.
72 He aquí, nuestro padre Jacob también testificó acerca de un remanente de la simiente de José. Y he aquí, ¿no somos un resto de la simiente de José?
73 Y estas cosas que testifican de nosotros, ¿no están escritas en las planchas de bronce que nuestro padre Lehi trajo de Jerusalén?
74 Y sucedió que al final del año treinta y cuatro, he aquí, os mostraré que el pueblo de Nefi que se salvó, y también los que habían sido llamados lamanitas, que se habían salvado, tuvieron grandes favores se les mostró, y grandes bendiciones se derramaron sobre sus cabezas, de tal manera que poco después de la ascensión de Cristo al cielo, Él verdaderamente se les manifestó, mostrándoles Su cuerpo y ministrándoles;
75 Y más adelante se dará cuenta de su ministerio. Por tanto, por esta vez doy fin a mis dichos.

 

3 Nefi, Capítulo 5

Jesucristo se manifiesta al pueblo de Nefi, cuando la multitud se reunió en la tierra de Abundancia, y les ministró; y de esta manera se mostró a ellos.1 Y sucedió que se había reunido una gran multitud del pueblo de Nefi, alrededor del templo que estaba en la tierra de Abundancia;
2 Y se maravillaban y maravillaban unos con otros, y se mostraban unos a otros el gran y maravilloso cambio que había tenido lugar;
3 Y conversaban también acerca de este Jesucristo, de quien se había dado señal acerca de su muerte.
4 Y sucedió que mientras conversaban así unos con otros, oyeron una voz, como si viniera del cielo; y miraban alrededor, porque no entendían la voz que oían;
5 Y no era una voz áspera, ni era una voz fuerte, no obstante, y a pesar de ser una voz pequeña, traspasó a los que oyeron, hasta el centro, de tal manera que no había parte de su cuerpo que lo hiciera. no hacer temblar; sí, les traspasó hasta el alma, y les hizo arder el corazón.
6 Y aconteció que de nuevo oyeron la voz, y no la entendieron; y de nuevo la tercera vez oyeron la voz, y abrieron sus oídos para oírla;
7 Y sus ojos estaban hacia su sonido; y miraron fijamente hacia el cielo, de donde procedía el sonido; y he aquí, la tercera vez entendieron la voz que habían oído;
8 Y les dijo: He aquí, mi Hijo amado, en quien tengo complacencia, en quien he glorificado mi nombre, a él oíd.
9 Y aconteció que cuando entendieron, alzaron de nuevo sus ojos hacia el cielo; y he aquí, vieron a un hombre que descendía del cielo;
10 Y estaba vestido con una túnica blanca, y descendió y se puso en medio de ellos, y los ojos de toda la multitud se volvieron hacia él, y no se atrevieron a abrir la boca, ni siquiera el uno al otro, y no sabían nada. qué significaba, porque pensaban que era un ángel que se les había aparecido.
11 Y aconteció que extendió la mano y habló al pueblo, diciendo: He aquí, soy Jesucristo, de quien los profetas testificaron que vendría al mundo:
12 Y he aquí, yo soy la luz y la vida del mundo, y he bebido de esa amarga copa que el Padre me ha dado, y he glorificado al Padre tomando sobre mí los pecados del mundo, en los cuales he padeció la voluntad del Padre en todas las cosas, desde el principio.
13 Y sucedió que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, toda la multitud cayó a tierra, porque se acordaron de que había sido profetizado entre ellos que Cristo se les manifestaría después de su ascensión al cielo.
14 Y aconteció que el Señor les habló, diciendo: Levantaos y venid a mí, para que podáis meter vuestras manos en mi costado, y también para que podáis sentir las huellas de los clavos en mis manos, y en mi pies, para que sepáis que yo soy el Dios de Israel, y el Dios de toda la tierra, y que he sido inmolado por los pecados del mundo.
15 Y aconteció que la multitud se adelantó, y metieron sus manos en su costado, y palparon las huellas de los clavos en sus manos y en sus pies;
16 E hicieron esto, saliendo uno por uno, hasta que hubieron salido todos, y vieron con sus ojos, y palparon con sus manos, y supieron con certeza, y dieron testimonio de que era él. , de quien estaba escrito por los profetas, vendría.
17 Y cuando hubieron salido todos, y hubieron dado testimonio por sí mismos, clamaron a una, diciendo: ¡Hosanna! ¡Bendito sea el nombre del Dios Altísimo! Y se postraron a los pies de Jesús, y lo adoraron.
18 Y sucedió que le habló a Nefi (porque Nefi estaba entre la multitud) y le ordenó que saliera.
19 Y Nefi se levantó y salió, se inclinó ante el Señor y le besó los pies.
20 Y el Señor le mandó que se levantara. Y se levantó y se puso delante de él.
21 Y el Señor le dijo: Te doy poder para que bautices a este pueblo, cuando yo haya ascendido de nuevo al cielo.
22 Y otra vez el Señor llamó a otros, y les dijo lo mismo; y les dio poder para bautizar.
23 Y les dijo: De esta manera bautizaréis; y no habrá disputas entre vosotros.
24 De cierto os digo, que cualquiera que se arrepienta de sus pecados por medio de vuestras palabras, y desee ser bautizado en mi nombre, de esta manera lo bautizaréis: He aquí, descenderéis y os pararéis en el agua, y en mi nombre los bautizaréis.
25 Y he aquí, estas son las palabras que diréis, llamándolos por su nombre, diciendo: Habiéndome dado autoridad de Jesucristo, yo os bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.
26 Y entonces los sumergiréis en el agua, y saldréis otra vez del agua.
27 Y de esta manera bautizaréis en mi nombre, porque he aquí, de cierto os digo, que el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo son uno; y yo estoy en el Padre, y el Padre en mí, y el Padre y yo somos uno.
28 Y como os he mandado, así bautizaréis.
29 Y no habrá entre vosotros disputas, como las ha habido hasta ahora; ni habrá disputas entre vosotros acerca de los puntos de mi doctrina, como ha habido hasta ahora;
30 Porque de cierto, de cierto os digo: El que tiene espíritu de contienda, no es mío, sino del diablo, que es el padre de la contienda, y él agita el corazón de los hombres para que contiendan con ira uno con otro;
31 He aquí, esta no es mi doctrina, agitar el corazón de los hombres a ira unos contra otros; pero esta es mi doctrina, que tales cosas deben ser abolidas.
32 He aquí, de cierto, de cierto os digo, os declararé mi doctrina. Y esta es mi doctrina, y es la doctrina que el Padre me ha dado;
33 Y yo doy testimonio del Padre, y el Padre da testimonio de mí, y el Espíritu Santo da testimonio del Padre y de mí, y yo doy testimonio de que el Padre manda a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan y crean en mí;
34 Y el que creyere en mí, y fuere bautizado, ése será salvo; y ellos son los que heredarán el reino de Dios.
35 Y el que no creyere en mí, y no fuere bautizado, será condenado.
36 De cierto, de cierto os digo, que esta es mi doctrina; y doy testimonio de ello del Padre; y el que cree en mí, cree también en el Padre;
37 Y a él el Padre dará testimonio de mí; porque lo visitará con fuego y con el Espíritu Santo;
38 Y así el Padre dará testimonio de mí; y el Espíritu Santo le dará testimonio del Padre y de mí; porque el Padre, y yo, y el Espíritu Santo, somos uno.
39 Y otra vez os digo: debéis arrepentiros, y volveros como un niño pequeño, y ser bautizados en mi nombre, o de ninguna manera podréis recibir estas cosas.
40 Y otra vez os digo: Debéis arrepentiros, y ser bautizados en mi nombre, y volveros como un niño pequeño, o de ninguna manera podréis heredar el reino de Dios.
41 De cierto, de cierto os digo, que esta es mi doctrina; y el que edifica sobre esto, edifica sobre mi roca; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ellos.
42 Y cualquiera que declare más o menos que esto, y lo establezca como mi doctrina, el mismo viene del mal, y no está edificado sobre mi roca, sino que edifica sobre un fundamento arenoso, y las puertas del infierno están abiertas para recibir tal , cuando vengan las inundaciones, y los vientos los golpeen.
43 Id, pues, a este pueblo, y declarad las palabras que he hablado, hasta los confines de la tierra.
44 Y sucedió que cuando Jesús hubo dicho estas palabras a Nefi y a los que habían sido llamados (ahora el número de los que habían sido llamados y recibieron el poder y la autoridad para bautizar, era doce),
45 Y he aquí, él extendió su mano hacia la multitud, y les gritó, diciendo: Bienaventurados seréis si prestáis atención a las palabras de estos doce que he escogido de entre vosotros para que os sirvan y sean vuestros siervos. ;
46 Y a ellos les he dado poder para que os bauticen con agua, y después de que seáis bautizados con agua, he aquí, yo os bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo;
47 Por tanto, bienaventurados seréis, si creéis en mí, y sois bautizados, después que me habéis visto, y sabéis que yo soy.
48 Y además, más bienaventurados los que crean en vuestras palabras, porque daréis testimonio de que me habéis visto, y que sabéis que yo soy.
49 Sí, bienaventurados los que crean en tus palabras, y desciendan a las profundidades de la humildad, y sean bautizados; porque serán visitados con fuego y con el Espíritu Santo, y recibirán la remisión de sus pecados.
50 Sí, bienaventurados los pobres en espíritu que vienen a mí, porque de ellos es el reino de los cielos.
51 Y además, benditos son todos los que lloran, porque ellos serán consolados;
52 Y bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
53 Y bienaventurados todos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán llenos del Espíritu Santo.
54 Y bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
55 Y bienaventurados todos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
56 Y bienaventurados todos los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
57 Y bienaventurados todos los que padecen persecución por causa de mi nombre, porque de ellos es el reino de los cielos.
58 Y bienaventurados seréis cuando los hombres os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros con mentira, por causa de mí,
59 Porque tendréis gran gozo y os alegraréis en gran manera, porque grande será vuestra recompensa en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.
60 De cierto, de cierto os digo, os doy ser la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada la tierra? La sal no servirá en adelante para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.
61 De cierto, de cierto os digo, os doy el ser luz de este pueblo. Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.
62 He aquí, ¿encienden los hombres una vela y la ponen debajo de un celemín? No, sino en un candelero, y alumbra a todos los que están en la casa;
63 Así brille vuestra luz delante de este pueblo, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.
64 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas. no he venido a destruir sino a cumplir;
65 Porque de cierto os digo, que ni una jota ni una tilde ha pasado de la ley, sino que en mí todo se ha cumplido.
66 Y he aquí, os he dado la ley y los mandamientos de mi Padre, para que creáis en mí, y os arrepintáis de vuestros pecados, y vengáis a mí con un corazón quebrantado y un espíritu contrito.
67 He aquí, tenéis los mandamientos delante de vosotros, y la ley se ha cumplido; por tanto, venid a mí y sed salvos;
68 Porque de cierto os digo, que a menos que guardéis mis mandamientos, que os he mandado en este tiempo, de ninguna manera entraréis en el reino de los cielos.
69 Oísteis que fue dicho por los antiguos, y también está escrito delante de vosotros, que no matarás; y cualquiera que matare estará en peligro del juicio de Dios.
70 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de su juicio. Y cualquiera que dijere a su hermano, Raca, estará en peligro del concilio; y cualquiera que diga, Necio, estará en peligro del fuego del infierno;
71 Por tanto, si vienes a mí, o deseas venir a mí, y te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti,
72 Ve a tu hermano, y primero reconcíliate con tu hermano, y luego ven a mí con íntegro propósito de corazón, y yo te recibiré.
73 Ponte pronto de acuerdo con tu adversario, mientras estás con él en el camino, no sea que te alcance y seas echado en la cárcel.
74 De cierto, de cierto te digo, que de ningún modo saldrás de allí, hasta que hayas pagado el máximo senine.
75 Y mientras estáis en la cárcel, ¿podéis pagar aunque sea un senine? De cierto, de cierto os digo, No.
76 He aquí, escrito está por los antiguos, que no cometerás adulterio;
77 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya cometió adulterio en su corazón.
78 He aquí, os doy un mandamiento, que no dejéis que ninguna de estas cosas entre en vuestro corazón; porque es mejor que os privéis de estas cosas, en las que tomaréis vuestra cruz, que ser arrojados al infierno.
79 Está escrito que cualquiera que repudiare a su mujer, déle carta de divorcio.
80 De cierto, de cierto os digo, que cualquiera que repudiare a su mujer, salvo por causa de fornicación, hace que ella cometa adulterio; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.
81 Y otra vez está escrito. No te abjurarás de ti mismo, sino que cumplirás tus juramentos al Señor.
82 Mas de cierto, de cierto os digo: No juréis en nada; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un cabello;
83 Mas sea vuestra comunicación: Sí, sí; No, no; porque todo lo que procede de más de estos, es malo.
84 Y he aquí, está escrito: Ojo por ojo, y diente por diente.
85 Pero yo os digo que no resistiréis el mal, sino que a cualquiera que os hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.
86 Y si alguno te demandare por la ley, y te quitare la túnica, déjale también tu capa.
87 Y cualquiera que te obligue a andar una milla, ve con él dos.
88 Al que te pida, dale, y al que quiera de ti prestado, no le rechaces.
89 Y he aquí, también está escrito que amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo;
90 Mas he aquí, os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen,
91 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque él hace salir su sol sobre malos y buenos; por tanto, todas las cosas que eran en el tiempo antiguo, que estaban bajo la ley, en mí se han cumplido.
92 Las cosas viejas son suprimidas, y todas son hechas nuevas; por tanto, quisiera que vosotros fuerais perfectos como yo o vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
93 De cierto, de cierto os digo, que quisiera que hicieseis limosna a los pobres; pero mirad que no hagáis vuestra limosna delante de los hombres para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.
94 Por tanto, cuando hagáis vuestra limosna, no toquéis trompeta delante de vosotros, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para tener gloria de los hombres. De cierto os digo que ya tienen su recompensa.
95 Pero cuando tú des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha;
96 Para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, él mismo te recompensará en público.
97 Y cuando ores, no hagas como los hipócritas, porque a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas, y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres. De cierto os digo que ya tienen su recompensa.
98 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará en público.
99 Pero cuando oréis, no uséis vanas repeticiones, como los paganos, que piensan que serán oídos por su palabrería.
100 No seáis, pues, vosotros como ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes de que le pidáis.
101 Vosotros, pues, orad de esta manera,
102 Padre nuestro que estás en los cielos, santificado por tu nombre.
103 Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
104 Y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores.
105 Y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal.
106 Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.
107 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros; pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.
108 Además, cuando ayunéis, no seáis como los hipócritas, de aspecto triste, porque desfiguran sus rostros para que parezca a los hombres que ayunan. De cierto os digo que ya tienen su recompensa.
109 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro; que no muestres a los hombres que ayunas, sino a tu Padre, que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará en público.
110 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y los ladrones minan y hurtan,
111 sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde los ladrones no minan ni hurtan.
112 Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.
113 La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz.
114 Pero si tu ojo es malo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que está en ti es tinieblas, ¡cuán grande es esa oscuridad!
115 Ninguno puede servir a dos señores, porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios ya Mamón.

 

3 Nefi, Capítulo 6

1 Y sucedió que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, miró a los doce que había escogido y les dijo: Acordaos de las palabras que he hablado.
2 Porque he aquí, vosotros sois aquellos a quienes he escogido para ministrar a este pueblo.
3 Por tanto os digo: No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que la comida, y el cuerpo que el vestido?
4 He aquí las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni
reunir en graneros; sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No sois mucho mejores que ellos?
5 ¿Quién de vosotros, afanándose, podrá añadir un codo a su estatura?
6 ¿Y por qué os preocupáis por el vestido? Considere los lirios del campo, cómo crecen; Ellos trabajan no, tampoco ellos hacen girar;
7 Y sin embargo os digo, que ni aun Salomón, con toda su gloria, se vistió como uno de ellos.
8 Por tanto, si Dios viste así la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, así os vestirá a vosotros, si no sois de poca fe.
9 Por tanto, no os afanéis, diciendo: ¿Qué comeremos? o, ¿qué beberemos? o, ¿Con qué nos vestiremos?
10 Porque vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
11 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
12 Por tanto, no os preocupéis por el día de mañana, porque el día de mañana se preocupará por las cosas de sí mismo. Basta el día para su mal.
13 Y aconteció que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, se volvió de nuevo a la multitud, y les abrió de nuevo la boca, diciendo: De cierto, de cierto os digo: No juzguéis, para que no seáis juzgados. .
14 Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midiereis, se os volverá a medir.
15 ¿Y por qué miras tú la paja que está en el ojo de tu hermano, y no te fijas en la viga que está en tu propio ojo?
16 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo; y he aquí, ¿hay una viga en tu propio ojo?
17 Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.
18 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.
19 Pedid, y se os dará; Busca y encontrarás; llamad, y se os abrirá,
20 Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.
21 ¿O qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?
22 ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente?
23 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?
24 Por tanto, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos, porque esto es la ley y los profetas.
25 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;
26 Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.
27 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
28 Por sus frutos los conoceréis. ¿Se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?
29 Así todo buen árbol da buenos frutos; mas el árbol malo da malos frutos.
30 No puede el árbol bueno dar frutos malos, ni el árbol malo dar frutos buenos.
31 Todo árbol que no da buen fruto, se corta y se echa en el fuego.
32 Así que, por sus frutos los conoceréis.
33 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos; sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
34 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre? y en tu nombre echamos fuera demonios? y en tu nombre hecho muchas obras maravillosas?
35 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de iniquidad.
36 Por tanto, cualquiera que me oye estas palabras y las hace, lo compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre una roca, y descendió la lluvia, y vinieron los ríos, y soplaron los vientos, y golpearon contra ella. casa; y no cayó; porque fue fundada sobre una roca.
37 Y cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, será semejante a un hombre necio, que edificó su casa sobre la arena, y cayó la lluvia, vinieron los ríos, soplaron los vientos y azotaron esa casa; y cayó, y grande fue su ruina.

 

3 Nefi, Capítulo 7

1 Y sucedió que cuando Jesús hubo terminado estas palabras, miró alrededor a la multitud y les dijo: He aquí, habéis oído las cosas que he enseñado antes de ascender a mi Padre;
2 Por tanto, al que se acuerde de estas palabras mías, y las ponga en práctica, yo lo resucitaré en el día postrero.
3 Y aconteció que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, percibió que había algunos entre ellos que se maravillaban y se preguntaban qué haría él acerca de la Ley de Moisés; porque no entendían el dicho, que las cosas viejas habían pasado, y que todas las cosas eran hechas nuevas.
4 Y les dijo: No os maravilléis de que os haya dicho que las cosas viejas han pasado, y que todas las cosas son hechas nuevas.
5 He aquí, os digo que se cumple la ley que fue dada a Moisés.
6 He aquí, yo soy el que dio la ley, y yo soy el que hizo pacto con mi pueblo Israel; por tanto, la ley en mí se cumple, porque yo he venido a cumplir la ley; por lo tanto, tiene un fin.
7 He aquí, yo no destruyo a los profetas, porque cuantos en mí no se han cumplido, de cierto os digo, todos se cumplirán.
8 Y porque os dije que las cosas viejas han pasado, no destruyo lo que se ha dicho acerca de las cosas por venir.
9 Porque he aquí, el pacto que he hecho con mi pueblo, no se ha cumplido del todo; mas la ley que fue dada a Moisés, en mí tiene fin.
10 He aquí, yo soy la ley y la luz; Mírenme, y perseveren hasta el fin, y vivirán, porque al que persevere hasta el fin, yo le daré vida eterna.
11 He aquí, os he dado los mandamientos; guardad, pues, mis mandamientos.
12 Y esta es la ley y los profetas, porque verdaderamente dieron testimonio de mí.
13 Y aconteció que cuando Jesús hubo hablado estas palabras, dijo a aquellos doce que había escogido: Vosotros sois mis discípulos; y vosotros sois luz a este pueblo, que sois un resto de la casa de José.
14 Y he aquí, esta es la tierra de vuestra heredad; y el Padre os la ha dado.
15 Y en ningún tiempo me ha dado mandamiento el Padre que lo diga a vuestros hermanos en Jerusalén; ni en ningún tiempo me ha dado mandamiento el Padre que les diga acerca de las otras tribus de la casa de Israel, a quienes el Padre ha sacado de la tierra.
16 Esto me mandó el Padre, que les dijera, que tengo otras ovejas, que no son de este redil; a ellos también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.
17 Ahora bien, por su obstinación e incredulidad, no entendieron mi palabra; por tanto, se me mandó que no dijera más del Padre acerca de esto a ellos.
18 Mas de cierto os digo, que el Padre me ha mandado, y os digo, que vosotros fuisteis separados de entre ellos a causa de su iniquidad; por tanto, es a causa de su iniquidad, que no saben de ti.
19 Y de cierto os digo otra vez, que las otras tribus las ha separado el Padre; y es a causa de su iniquidad, que no saben de ellos.
20 Y de cierto os digo, que sois aquellos de quienes dije: Tengo otras ovejas que no son de este redil; a ellos también debo traer, y oirán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo pastor.
21 Y no me entendieron, porque supusieron que habían sido los gentiles; porque no entendieron que los gentiles debían convertirse por su predicación;
22 Y no me entendieron que dije que oirán mi voz; y no me entendieron que los gentiles en ningún tiempo oirían mi voz; que no me manifestaría a ellos, sino por el Espíritu Santo.
23 Mas he aquí, vosotros habéis oído mi voz y me habéis visto, y sois mis ovejas, y sois contados entre los que el Padre me ha dado.
24 Y de cierto, de cierto os digo, que tengo otras ovejas, que no son de esta tierra; ni de la tierra de Jerusalén; ni en ninguna parte de aquella tierra de alrededor, donde he estado para ministrar.
25 Porque aquellos de quienes hablo, son aquellos que aún no han oído mi voz; ni en ningún momento me he manifestado a ellos.
26 Pero he recibido un mandamiento del Padre, que iré a ellos, y oirán mi voz, y serán contados entre mis ovejas, para que haya un solo rebaño y un solo pastor; por tanto, voy a manifestarme a ellos.
27 Y os mando que, después de que yo me haya ido, escribais estas palabras, para que si mi pueblo en Jerusalén, los que me han visto, y han estado conmigo en mi ministerio, no pidan al Padre en mi nombre. , para que reciban conocimiento de vosotros por el Espíritu Santo, y también de las otras tribus de las cuales no conocen,
28 Que estas palabras que vais a escribir, serán guardadas, y serán manifestadas a los gentiles, que por la plenitud de los gentiles, el remanente de su simiente que será esparcido sobre la faz de la tierra, a causa de su incredulidad , pueden ser traídos, o pueden ser traídos a un conocimiento de mí, su Redentor.
29 Y entonces los reuniré de las cuatro partes de la tierra; y entonces cumpliré el pacto que el Padre ha hecho con todo el pueblo de la casa de Israel.
30 Y bienaventurados los gentiles por haber creído en mí, en y del Espíritu Santo, que les testifico de mí y del Padre.
31 He aquí, por causa de su fe en mí, dice el Padre, y por causa de la incredulidad de vosotros, oh casa de Israel, en los postreros días vendrá la verdad a los gentiles, para que la plenitud de estas cosas se dé a conocer a a ellos.
32 Pero ¡ay!, dice el Padre, de los incrédulos de los gentiles, porque no obstante ellos han salido sobre la faz de esta tierra, y han esparcido a mi pueblo, que es de la casa de Israel; y mi pueblo, que es de la casa de Israel, ha sido echado de en medio de ellos, y ha sido pisoteado por ellos;
33 Y a causa de las misericordias del Padre para con los gentiles, y también de los juicios del Padre sobre mi pueblo, que es de la casa de Israel, de cierto, de cierto os digo, que después de todo esto, y he hecho mi pueblo que es de la casa de Israel, para ser herido y afligido, y muerto, y echado fuera de en medio de ellos, y para ser aborrecido por ellos, y para ser objeto de escarnio y escarnio entre ellos .
34 Y así manda el Padre que os diga: En aquel día cuando los gentiles pecaren contra mi evangelio, y rechacen la plenitud de mi evangelio, y en el orgullo de sus corazones se enaltecen sobre todas las naciones, y sobre todos los pueblos de toda la tierra, y estarán llenos de toda clase de mentiras, y de engaños, y de maldades, y toda clase de hipocresía, y asesinatos, y sacerdocios, y fornicaciones, y de abominaciones secretas;
35 Y si hicieren todas estas cosas, y rechazaren la plenitud de mi evangelio, he aquí, dice el Padre, traeré la plenitud de mi evangelio de entre ellos;
36 Y entonces me acordaré de mi convenio que he hecho con mi pueblo, oh casa de Israel, y les llevaré mi evangelio;
37 Y os mostraré, oh casa de Israel, que los gentiles no tendrán poder sobre vosotros, pero me acordaré de mi convenio con vosotros, oh casa de Israel, y llegaréis al conocimiento de la plenitud de mi evangelio. .
38 Pero si los gentiles se arrepienten y se vuelven a mí, dice el Padre, he aquí, serán contados entre mi pueblo, oh casa de Israel;
39 Y no permitiré que mi pueblo, que es de la casa de Israel, pase entre ellos y los pisotee, dice el Padre.
40 Pero si no se vuelven a mí y escuchan mi voz, los toleraré, sí, toleraré a mi pueblo, oh casa de Israel, para que pasen entre ellos y los pisoteen,
41 Y serán como sal que pierde su sabor, que ya no sirve para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los pies de mi pueblo, oh casa de Israel.
42 De cierto, de cierto os digo: Así me ha mandado el Padre, que dé a este pueblo esta tierra por heredad.
43 Y cuando se cumplan las palabras del profeta Isaías, que dice: Tus centinelas alzarán la voz; con la voz juntos cantarán, porque ojo a ojo estarán de acuerdo, cuando el Señor haga volver a Sión.
44 Prorrumpid en júbilo, cantad todos juntos, lugares desolados de Jerusalén, porque el Señor ha consolado a su pueblo, ha redimido a Jerusalén.
45 El Señor ha desnudado su santo brazo a los ojos de todas las naciones; y todos los confines de la tierra verán la salvación de Dios.

 

3 Nefi, Capítulo 8

1 He aquí, aconteció que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, volvió a mirar alrededor a la multitud, y les dijo: He aquí, mi tiempo se acerca.
2 Veo que sois débiles, que no podéis entender todas mis palabras que el Padre me ha mandado que os hable en este tiempo;
3 Por tanto, id a vuestras casas, y meditad en las cosas que os he dicho, y pedid al Padre, en mi nombre, que podáis entender; y preparad vuestras mentes para el día siguiente, y yo vendré a vosotros otra vez.
4 Pero ahora voy al Padre, y también para manifestarme a las tribus perdidas de Israel, porque ellas no están perdidas para el Padre, porque él sabe a dónde las ha llevado.
5 Y aconteció que cuando Jesús hubo dicho esto, volvió a mirar alrededor a la multitud, y vio que estaban llorando, y lo miraron fijamente, como si le pidieran que se detuviera un poco más con ellos. a ellos.
6 Y les dijo: He aquí, mis entrañas están llenas de compasión por vosotros. Si tenéis alguno enfermo entre vosotros, traedlo acá.
7 ¿Tenéis cojos, ciegos, cojos, mutilados, leprosos, marchitos, sordos o afligidos de alguna manera? Traedlos acá, y yo los sanaré, porque yo ten compasión de ti;
8 Mis entrañas están llenas de misericordia; porque veo que deseáis que os muestre lo que he hecho a vuestros hermanos en Jerusalén, porque veo que vuestra fe es suficiente para que os sane.
9 Y aconteció que cuando hubo dicho esto, salió toda la multitud unánimes, con sus enfermos, y sus afligidos, y sus cojos, y sus ciegos, y sus mudos, y con todos los que fueron afligidos de alguna manera; y los sanó a todos a medida que se los llevaban;
10 Y todos, tanto los que habían sido sanados como los que estaban sanos, se postraron a sus pies y lo adoraron;
11 Y cuantos pudieron venir, de la multitud, besaron sus pies, tanto que bañaron sus pies con sus lágrimas.
12 Y aconteció que mandó traer a sus hijitos.
13 Entonces trajeron a sus niños pequeños y los sentaron en el suelo alrededor de él, y Jesús estaba en medio; y la multitud cedió el paso hasta que todos le fueron traídos.
14 Y aconteció que cuando hubieron sido traídos todos, y Jesús se puso en medio, mandó a la multitud que se arrodillaran en tierra.
15 Y aconteció que cuando se arrodillaron en tierra, Jesús gimió dentro de sí, y dijo: Padre, estoy turbado a causa de la maldad del pueblo de la casa de Israel.
16 Y cuando hubo dicho estas palabras, él mismo también se arrodilló en tierra, y he aquí, oró al Padre, y las cosas que oró, no se pueden escribir, y la multitud dio testimonio de los que lo oyeron.
17 Y de esta manera dan testimonio; El ojo nunca ha visto, ni el oído ha oído, antes, cosas tan grandes y maravillosas como vimos y oímos a Jesús hablar al Padre;
18 Y ninguna lengua puede hablar, ni nadie puede escribir, ni el corazón de los hombres puede concebir cosas tan grandes y maravillosas como las que vimos y oímos hablar a Jesús;
19 Y nadie puede concebir el gozo que llenó nuestras almas cuando le oímos rogar por nosotros al Padre.
20 Y aconteció que cuando Jesús terminó de orar al Padre, se levantó; pero tan grande fue el gozo de la multitud, que fueron vencidos.
21 Y sucedió que Jesús les habló y les ordenó que se levantaran.
22 Y se levantaron de la tierra, y les dijo: Bienaventurados sois a causa de vuestra fe. Y ahora he aquí mi gozo es completo.
23 Y cuando hubo dicho estas palabras, lloró, y la multitud dio testimonio de ello, y tomó a sus niños pequeños, uno por uno, y los bendijo, y oró al Padre por ellos.
24 Y cuando hubo hecho esto, lloró otra vez, y habló a la multitud, y les dijo: He aquí vuestros pequeños.
25 Y mientras miraban, dirigieron sus ojos hacia el cielo, y vieron abrirse los cielos, y vieron ángeles que descendían del cielo como si fuera en medio de fuego; y descendieron y rodearon a aquellos pequeños;
26 Y estaban rodeados de fuego; y los ángeles les ministraron, y la multitud vio y oyó, y dio testimonio; y saben que su registro es verdadero, porque todos ellos vieron y oyeron, cada uno por sí mismo;
27 Y eran en número como dos mil quinientas almas; y se componía de hombres, mujeres y niños.
28 Y aconteció que Jesús mandó a sus discípulos que le trajeran pan y vino.
29 Y mientras iban por pan y vino, mandó a la multitud que se sentaran en tierra.
30 Y cuando llegaron los discípulos con el pan y el vino, tomó del pan, lo partió y lo bendijo; y dio a los discípulos, y mandó que comieran.
31 Y cuando hubieron comido y se saciaron, mandó que diesen a la multitud.
32 Y cuando la multitud hubo comido y se hubo saciado, dijo a los discípulos: He aquí, uno será ordenado entre vosotros, y a él le daré poder para que parta el pan, y lo bendiga, y lo dé al pueblo. de mi iglesia, a todos los que han de creer y ser bautizados en mi nombre.
33 Y procuraréis hacer esto siempre, tal como yo lo he hecho, tal como he partido el pan, y lo he bendecido, y os lo he dado.
34 Y esto haréis en memoria de mi cuerpo, que os he mostrado.
35 Y será un testimonio al Padre de que siempre os acordáis de mí.
36 Y si siempre os acordáis de mí, mi Espíritu estará con vosotros.
37 Y sucedió que cuando hubo dicho estas palabras, mandó a sus discípulos que tomaran del vino de la copa y bebieran de él, y que también lo dieran a la multitud para que bebieran de él. .
38 Y sucedió que así lo hicieron, y bebieron de él, y se saciaron; y dieron a la multitud, y bebieron, y se saciaron.
39 Y cuando los discípulos hubieron hecho esto, Jesús les dijo: Bienaventurados sois por esto que habéis hecho, porque esto es cumplir mis mandamientos, y esto da testimonio al Padre de que estáis dispuestos a hacer lo que os he mandado. usted.
40 Y esto haréis siempre con los que se arrepientan y sean bautizados en mi nombre; y lo haréis en memoria de mi sangre, que he derramado por vosotros, para que deis testimonio al Padre de que siempre os acordáis de mí.
41 Y si siempre os acordáis de mí, mi Espíritu estará con vosotros.
42 Y os doy un mandamiento de que hagáis estas cosas.
43 Y si hacéis siempre estas cosas, bienaventurados sois, porque estáis edificados sobre mi roca.
44 Pero los que entre vosotros hagan más o menos que esto, no están edificados sobre mi roca, sino que están edificados sobre un fundamento arenoso;
45 Y cuando descienda la lluvia, y vengan las inundaciones, y soplen los vientos, y los golpeen, caerán, y las puertas del infierno ya estarán abiertas para recibirlos:
46 Por tanto, benditos sois si guardáis mis mandamientos, los cuales el Padre me ha mandado que os dé.
47 De cierto, de cierto os digo, debéis velar y orar siempre, no sea que seáis tentados por el diablo, y seáis llevados cautivos por él.
48 Y como he orado entre vosotros, así oraréis en mi iglesia, entre mi pueblo que se arrepiente y es bautizado en mi nombre.
49 He aquí, yo soy la luz; Te he puesto un ejemplo.
50 Y aconteció que cuando Jesús hubo dicho estas palabras a sus discípulos, se volvió de nuevo hacia la multitud y les dijo: He aquí, de cierto, de cierto os digo, debéis velar y orar siempre, para no entrar en la tentación;
51 Porque Satanás desea poseeros, para zarandearos como a trigo; por tanto, siempre debéis orar al Padre en mi nombre; y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, que sea justo, creyendo que recibiréis, he aquí, os será dado.
52 Orad en vuestras familias al Padre, siempre en mi nombre, para que vuestras mujeres y vuestros hijos sean bendecidos.
53 Y he aquí, os reuniréis con frecuencia, y no prohibiréis a nadie que venga a vosotros cuando os reunáis, sino permitidles que vengan a vosotros, y no se lo prohibáis;
54 Mas oraréis por ellos, y no los echaréis fuera; y si es que vienen a vosotros con frecuencia, oraréis por ellos al Padre, en mi nombre; por tanto, alzad vuestra luz para que brille al mundo.
55 He aquí, yo soy la luz que habéis de sostener, lo que me habéis visto hacer.
56 He aquí, veis que he orado al Padre, y todos vosotros habéis sido testigos; y veis que os he mandado que ninguno de vosotros se vaya, sino que os he mandado que vengáis a mí, para que podáis palpar y ver;
57 Así haréis al mundo; y cualquiera que quebranta este mandamiento, se deja llevar a la tentación.
58 Y sucedió que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, volvió los ojos a los discípulos que había escogido, y les dijo:
59 He aquí, de cierto, de cierto os digo, os doy otro mandamiento, y luego debo ir a mi Padre, para cumplir otros mandamientos que él me ha dado.
60 Y he aquí, este es el mandamiento que os doy: que no dejéis que nadie a sabiendas participe de mi carne y sangre indignamente, cuando la ministraréis, porque quien come y bebe mi carne y mi sangre indignamente, come y bebe condenación para su alma;
61 Por tanto, si sabéis que un hombre es indigno de comer y beber de mi carne y mi sangre, se lo prohibiréis; sin embargo, no lo echaréis fuera de entre vosotros, sino que le serviréis, y oraréis por él al Padre, en mi nombre,
62 Y si acontece que se arrepiente, y es bautizado en mi nombre, entonces lo recibiréis, y le ministraréis de mi carne y sangre;
63 Pero si no se arrepiente, no será contado entre mi pueblo, para que no destruya a mi pueblo, porque he aquí, yo conozco mis ovejas, y están contadas;
64 Sin embargo, no lo echaréis de vuestras sinagogas, o de vuestros lugares de culto, porque a los tales continuaréis sirviendo;
65 Porque no sabéis sino que volverán y se arrepentirán, y vendrán a mí con íntegro propósito de corazón, y yo los sanaré, y vosotros seréis el medio para traerles salvación.
66 Guardad, pues, estas palabras que os he mandado, para que no vengáis bajo condenación, porque ¡ay de aquel a quien el Padre condena!
67 Y os doy estos mandamientos, a causa de las disputas que han habido entre vosotros.
68 Y bienaventurados seréis si no tenéis disputas entre vosotros.
69 Y ahora voy al Padre, porque me conviene ir al Padre, por causa de vosotros.
70 Y aconteció que cuando Jesús hubo terminado estos dichos, tocó con su mano a los discípulos que había escogido, uno por uno, hasta que los hubo tocado a todos, y les habló como los tocaba;
71 Y la multitud no oyó las palabras que él habló, por lo tanto, no dieron testimonio; pero los discípulos dan testimonio de que les dio poder para dar el Espíritu Santo.
72 Y más adelante les mostraré que este registro es verdadero.
73 Y sucedió que cuando Jesús los hubo tocado a todos, vino una nube e hizo sombra a la multitud, de modo que no podían ver a Jesús.
74 Y mientras estaban cubiertos por su sombra, él se apartó de ellos y subió al cielo.
75 Y los discípulos vieron y dieron testimonio de que él ascendió de nuevo al cielo.

 

3 Nefi, Capítulo 9

1 Y aconteció que cuando Jesús hubo ascendido al cielo, la multitud se dispersó, y cada uno tomó a su mujer ya sus hijos, y volvió a su propia casa.
2 E inmediatamente se hizo público entre la gente, antes de que oscureciera, que la multitud había visto a Jesús, y que él les había servido, y que también se manifestaría a la multitud al día siguiente;
3 Sí, y aun toda la noche se corrió el clamor acerca de Jesús; y enviaron tanto al pueblo, que hubo muchos, sí, un gran número de ellos trabajaron sobremanera toda aquella noche, a fin de estar al día siguiente en el lugar donde Jesús se manifestaría a la multitud.
4 Y sucedió que al día siguiente, cuando la multitud estaba reunida, he aquí a Nefi y a su hermano, a quien había resucitado de entre los muertos, cuyo nombre era Timoteo, y también a su hijo, cuyo nombre era Jonás, y también a Mathoni, y Mathonihah, su hermano, y Kumen, y Kumenonhi, y Jeremías, y Shemnon, y Jonás, y Sedequías, e Isaías: estos eran los nombres de los discípulos que Jesús había escogido.
5 Y aconteció que salieron y se pararon en medio de la multitud.
6 Y he aquí, la multitud era tan grande, que hicieron que fueran separados en doce cuerpos.
7 Y los doce enseñaron a la multitud, y he aquí, hicieron que la multitud se arrodillara sobre la faz de la tierra y orara al Padre, en el nombre de Jesús.
8 Y los discípulos también oraron al Padre, en el nombre de Jesús.
9 Y sucedió que se levantaron y ministraron al pueblo.
10 Y cuando hubieron ministrado las mismas palabras que Jesús había dicho, nada diferente de las palabras que Jesús había dicho, he aquí, se arrodillaron de nuevo y oraron al Padre en el nombre de Jesús, y oraron por lo que más deseaban. deseado; y desearon que se les diera el Espíritu Santo.
11 Y habiendo orado así, descendieron a la orilla del agua, y la multitud los seguía.
12 Y sucedió que Nefi descendió al agua y fue bautizado.
13 Y saliendo del agua, comenzó a bautizar. Y bautizaba a todos los que Jesús había escogido.
14 Y sucedió que cuando todos fueron bautizados y hubieron subido del agua, el Espíritu Santo cayó sobre ellos, y fueron llenos del Espíritu Santo y de fuego.
15 Y he aquí, estaban rodeados como si fuera fuego; y descendió del cielo, y la multitud lo presenció, y dio testimonio; y ángeles descendieron del cielo y les servían.
16 Y aconteció que mientras los ángeles ministraban a los discípulos, he aquí, Jesús vino y se puso en medio y les servía.
17 Y aconteció que habló a la multitud y les mandó que se arrodillaran de nuevo sobre el suelo, y también que sus discípulos se arrodillaran sobre el suelo.
18 Y sucedió que cuando todos se arrodillaron en tierra, mandó a sus discípulos que oraran.
19 Y he aquí, se pusieron a orar; y oraron a Jesús, llamándolo su Señor y su Dios.
20 Y aconteció que Jesús se apartó de en medio de ellos, se alejó un poco y se postró en tierra, y dijo: Padre, te doy gracias porque has dado el Espíritu Santo a estos que He elegido; y es por causa de su creencia en mí, que yo los he escogido del mundo.
21 Padre, te ruego que des el Espíritu Santo a todos los que crean en sus palabras.
22 Padre, les has dado el Espíritu Santo, porque creen en mí, y ves que creen en mí, porque los oyes, y me oran; y me oran porque yo estoy con ellos.
23 Y ahora, Padre, te ruego por ellos, y también por todos aquellos que crean en sus palabras, para que crean en mí, para que yo sea en ellos como tú, Padre, eres en mí, para que seamos uno.
24 Y aconteció que cuando Jesús hubo orado así al Padre, vino a sus discípulos, y he aquí, ellos todavía continuaban orándole, sin cesar; y no multiplicaron muchas palabras, porque les fue dado lo que debían orar, y se llenaron de deseo.
25 Y aconteció que Jesús los miró, mientras le oraban, y su semblante les sonrió, y la luz de su semblante brilló sobre ellos, y he aquí, estaban tan blancos como el semblante, y también la vestiduras de Jesús;
26 Y he aquí, su blancura excedía toda la blancura, sí, aun no podía haber nada sobre la tierra tan blanco como su blancura.
27 Y Jesús les dijo: Seguid orando; sin embargo, no cesaron de orar.
28 Y se apartó de ellos otra vez, y se alejó un poco, y se inclinó a tierra; y oró de nuevo al Padre, diciendo: Padre, te doy gracias porque has purificado a estos que he escogido, a causa de su fe.
29 Y ruego por ellos, y también por los que creerán en sus palabras, para que sean purificados en mí, por medio de la fe en sus palabras, así como ellos son purificados en mí.
30 Padre, no ruego por el mundo, sino por los que del mundo me has dado, a causa de su fe, para que sean purificados en mí, para que yo sea en ellos como tú, oh Padre, eres en mí. , para que seamos uno, para que yo sea glorificado en ellos.
31 Y cuando Jesús hubo dicho estas palabras, volvió a sus discípulos, y he aquí, ellos oraban a él firmemente, sin cesar; y les sonrió de nuevo; y he aquí que eran blancos, como Jesús.
32 Y aconteció que se alejó un poco más y oró al Padre; y la lengua no puede hablar las palabras que oró, ni el hombre puede escribir las palabras que oró.
33 Y la multitud oyó, y dio testimonio, y sus corazones se abrieron, y entendieron en sus corazones las palabras que él oró.
34 Sin embargo, tan grandes y maravillosas fueron las palabras que oró, que no pueden ser escritas, ni pueden ser pronunciadas por hombre.
35 Y aconteció que cuando Jesús terminó de orar, volvió a los discípulos y les dijo: Nunca he visto tanta fe entre todos los judíos; por lo cual no pude mostrarles tan grandes milagros, a causa de su incredulidad.

36 De cierto os digo, que no hay ninguno de ellos que haya visto cosas tan grandes como las que habéis visto vosotros; ni han oído cosas tan grandes como las que vosotros habéis oído.
37 Y aconteció que mandó a la multitud que cesaran de orar, y también a sus discípulos.
38 Y les mandó que no cesaran de orar en sus corazones.
39 Y les mandó que se levantaran y se pusieran de pie. Y ellos se levantaron y se pusieron de pie.
40 Y aconteció que volvió a partir el pan, lo bendijo y dio de comer a los discípulos.
41 Y cuando hubieron comido, les mandó que partieran el pan y lo dieran a la multitud.
42 Y cuando hubieron dado a la multitud, él también les dio a beber vino, y les mandó que dieran a la multitud.
43 Ahora bien, no había habido pan ni vino traído por los discípulos, ni por la multitud; pero en verdad les dio pan para comer, y también vino para beber;
44 Y les dijo: El que come este pan, come de mi cuerpo para su alma, y el que bebe de este vino, bebe de mi sangre para su alma, y su alma nunca tendrá hambre ni sed, sino que será saciada. .
45 Ahora bien, cuando toda la multitud hubo comido y bebido, he aquí, fueron llenos del Espíritu, y clamaron a una voz, y dieron gloria a Jesús, a quien vieron y oyeron.
46 Y aconteció que cuando todos hubieron dado gloria a Jesús, les dijo: He aquí, ahora cumplo el mandamiento que el Padre me ha mandado acerca de este pueblo que es un remanente de la casa de Israel.
47 Acordaos que os hablé, y dije que cuando se cumplieren las palabras de Isaías, he aquí, están escritas, las tenéis ante vosotros; por lo tanto búscalos.
48 Y de cierto, de cierto os digo, que cuando se cumplan, entonces se cumplirá el convenio que el Padre ha hecho con su pueblo.
49 Oh casa de Israel, y entonces los remanentes que serán esparcidos sobre la faz de la tierra, serán recogidos del oriente y del occidente, del sur y del norte; y serán llevados al conocimiento del Señor su Dios, que los ha redimido.
50 Y el Padre me ha mandado que os dé esta tierra como herencia vuestra.
51 Y os digo que si los gentiles no se arrepienten después de la bendición que han de recibir, después de haber dispersado a mi pueblo, vosotros que sois un resto de la casa de Jacob, saldréis entre ellos;
52 Y vosotros estaréis en medio de ellos, que serán muchos; y seréis en medio de ellos como león entre las bestias de la selva, y como cachorro de león entre los rebaños de ovejas, el cual si pasare, hollare, y despedazare, y no hay quien libre.
53 Tu mano se alzará sobre tus adversarios, y todos tus enemigos serán talados.
54 Y juntaré a mi pueblo, como un hombre junta sus gavillas en el suelo, porque haré mi pueblo con quien el Padre ha hecho pacto, sí, haré tu cuerno de hierro, y tus cascos de bronce.
55 Y despedazarás a muchos pueblos; y consagraré al Señor su ganancia, y su hacienda al Señor de toda la tierra. Y he aquí, yo soy el que lo hace.
56 Y sucederá, dice el Padre, que la espada de mi justicia se cernirá sobre ellos en aquel día; ya menos que se arrepientan, caerá sobre ellos, dice el Padre, sí, sobre todas las naciones de los gentiles.
57 Y acontecerá que estableceré a mi pueblo, oh casa de Israel.
58 Y he aquí, yo estableceré a este pueblo en esta tierra, para que se cumpla el pacto que hice con vuestro padre Jacob; y será una nueva Jerusalén.
59 Y los poderes del cielo estarán en medio de este pueblo; sí, aun yo estaré en medio de vosotros.
60 He aquí, yo soy aquel de quien Moisés habló, diciendo: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como yo, a él oiréis en todas las cosas que os diga.
61 Y acontecerá que toda alma que no escuche a ese profeta, será cortada de entre el pueblo.
62 De cierto os digo que sí; y todos los profetas desde Samuel, y los que le siguen, cuantos han hablado, han dado testimonio de mí.
63 Y he aquí, vosotros sois hijos de los profetas; y vosotros sois de la casa de Israel; y vosotros sois del pacto que el Padre hizo con vuestros padres, diciendo a Abraham: Y en tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra;
64 El Padre me levantó a vosotros primero, y me envió para bendeciros, apartando cada uno de vosotros de vuestras iniquidades; y esto porque sois los hijos del pacto.
65 Y después que sois benditos, entonces cumple el Padre el pacto que hizo con Abraham, diciendo: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra, hasta el derramamiento del Espíritu Santo por medio de mí sobre los gentiles, el cual bendición sobre los gentiles, los hará poderosos sobre todos, para dispersión de mi pueblo, oh casa de Israel; y serán azote para el pueblo de esta tierra.
66 Sin embargo, cuando hayan recibido la plenitud de mi evangelio, entonces si endurecieren contra mí sus corazones, yo devolveré sus iniquidades sobre sus propias cabezas, dice el Padre.
67 Y me acordaré del pacto que he hecho con mi pueblo, y he hecho pacto con ellos, que los reuniría en mi debido tiempo;
68 Que les daría de nuevo la tierra de sus padres, como herencia de ellos, que es la tierra de Jerusalén, que es la tierra prometida para ellos para siempre, dice el Padre.
69 Y acontecerá que vendrá el tiempo en que se les predicará la plenitud de mi evangelio, y creerán en mí, que soy Jesucristo, el Hijo de Dios, y orarán al Padre en mi nombre.
70 Entonces sus atalayas alzarán la voz; y con la voz juntos cantarán; porque verán ojo a ojo.
71 Entonces el Padre los reunirá de nuevo y les dará a Jerusalén como la tierra de su herencia.
72 Entonces prorrumpirán en júbilo y cantarán juntos, lugares desolados de Jerusalén: porque el Padre ha consolado a su pueblo, él ha redimido a Jerusalén.
73 El Padre ha desnudado su santo brazo a los ojos de todas las naciones; y todos los confines de la tierra verán la salvación del Padre; y el Padre y yo somos uno.
74 Y entonces se cumplirá lo que está escrito: Despierta, despierta de nuevo, y vístete de poder, oh Sión; vístete tus ropas hermosas, oh Jerusalén, la ciudad santa, porque nunca más entrará en ti incircunciso ni inmundo.
75 Sacúdete del polvo; levántate, siéntate, oh Jerusalén; suéltate de las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sion.
76 Porque así dice el Señor: Por nada os habéis vendido; y seréis redimidos sin dinero.
77 De cierto, de cierto os digo, que mi pueblo sabrá mi nombre; sí, en ese día sabrán que yo soy el que habla.
78 Y entonces dirán: ¡Cuán hermosos sobre las montañas son los pies del que les trae buenas nuevas, del que anuncia la paz; del que les trae buenas nuevas del bien, del que anuncia la salvación; que dice a Sión: ¡Tu Dios reina!

79 Y entonces saldrá un clamor: Apartaos, apartaos, salid de allí, no toquéis lo inmundo; salid de en medio de ella; limpiaos los que lleváis los vasos del Señor.
80 Porque no saldréis aprisa, ni iréis huyendo: porque Jehová irá delante de vosotros; y el Dios de Israel será vuestra retaguardia.
81 He aquí, mi siervo obrará con prudencia, será exaltado y ensalzado, y muy encumbrado.
82 Como muchos se asombraron de ti; (su rostro estaba tan desfigurado más que cualquier hombre, y su forma más que la de los hijos de los hombres,)
83 Así rociará a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue dicho; y considerarán lo que no habían oído.
84 De cierto, de cierto os digo, que todas estas cosas ciertamente vendrán, tal como el Padre me lo ha mandado.
85 Entonces se cumplirá este pacto que el Padre ha hecho con su pueblo; y entonces Jerusalén será habitada de nuevo por mi pueblo, y será la tierra de su heredad.
86 Y de cierto os digo, os doy una señal, para que sepáis el tiempo en que estas cosas estarán a punto de suceder, que recogeré de su larga dispersión, pueblo mío, oh casa de Israel, y restableceré entre ellos mi Sión.
87 Y he aquí, esto es lo que os daré por señal, porque de cierto os digo que cuando estas cosas que os declaro, y que os declararé más adelante de mí mismo y por el poder del Espíritu Santo, que os será dado por el Padre, será dado a conocer a los gentiles,
88 para que sepan acerca de este pueblo que es un remanente de la casa de Jacob, y acerca de este mi pueblo que será esparcido por ellos;
89 De cierto, de cierto os digo: Cuando estas cosas les sean dadas a conocer por el Padre, y salgan del Padre, de ellos a vosotros, porque es sabiduría en el Padre que sean establecidas en este tierra,
90 Y sed constituidos como un pueblo libre por el poder del Padre, para que estas cosas pasen de ellos a un remanente de vuestra posteridad, para que se cumpla el pacto del Padre que él ha hecho con su pueblo, oh casa. de Israel;
91 Por tanto, cuando estas obras, y la obra que se hará entre vosotros en lo sucesivo, salgan de los gentiles a vuestra descendencia, la cual decaerá en la incredulidad a causa de la iniquidad;
92 Porque así le conviene al Padre que salga de los gentiles, para que él pueda mostrar su poder a los gentiles, por esta razón, que los gentiles, si no endurecen sus corazones, para que se arrepientan y vengan a mí, y sean bautizados en mi nombre, y conozcan los puntos verdaderos de mi doctrina, para que sean contados entre mi pueblo, oh casa de Israel:
93 Y cuando sucedan estas cosas, que tu posteridad comience a saber estas cosas, será una señal para ellos, para que sepan que la obra del Padre ya ha comenzado para el cumplimiento del convenio que él ha hecho. al pueblo que es de la casa de Israel.
94 Y cuando llegue ese día, sucederá que los reyes cerrarán su boca; porque lo que no les había sido dicho, verán; y considerarán lo que no habían oído.
95 Porque en aquel día, por mí, el Padre hará una obra, la cual será una obra grande y maravillosa entre ellos; y habrá entre ellos que no lo creerán, aunque un hombre se lo declare.
96 Mas he aquí, la vida de mi siervo estará en mi mano; por tanto, no le harán daño, aunque por causa de ellos será desfigurado.
97 Sin embargo, lo sanaré, porque les mostraré que mi sabiduría es mayor que la astucia del diablo.
98 Por lo tanto, acontecerá que cualquiera que no crea en mis palabras, que soy Jesucristo, a quien el Padre le hará dar a luz a los gentiles, y le dará poder para que las lleve a los gentiles , (se hará tal como Moisés dijo,) serán cortados de entre mi pueblo que es del pacto;
99 Y mi pueblo, que es un remanente de Jacob, estará entre los gentiles, sí, en medio de ellos, como el león entre las bestias del bosque, como el cachorro del león entre los rebaños de ovejas, el cual, si va a través de ambos holla y desgarra, y nadie puede librar.
100 Su mano se alzará sobre sus adversarios, y todos sus enemigos serán talados.
101 Sí, ¡ay de los gentiles, a menos que se arrepientan, porque sucederá en aquel día, dice el Padre, que cortaré tus caballos de en medio de ti, y destruiré tus carros, y destruiré las ciudades de tu tierra y derribaré todas tus fortalezas;
102 Y cortaré la adivinación de tu mano, y no tendrás más adivinos:
103 Cortaré también tus imágenes esculpidas, y tus estatuas de en medio de ti; y no adorarás más las obras de tus manos;
104 Y arrancaré tus bosques de en medio de ti; así destruiré tus ciudades.
105 Y sucederá que todas las mentiras, los engaños, las envidias, las contiendas, las artimañas sacerdotales y las fornicaciones serán eliminadas.
106 Porque acontecerá, dice el Padre, que en aquel día, cualquiera que no se arrepienta y venga a mi Hijo amado, yo lo cortaré de entre mi pueblo, oh casa de Israel, y ejecutaré venganza y furor. sobre ellos, como sobre las naciones, como no han oído.

 

3 Nefi, Capítulo 10

1 Pero si se arrepienten y escuchan mis palabras, y no endurecen sus corazones, estableceré mi iglesia entre ellos, y entrarán en el convenio, y serán contados entre este el remanente de Jacob, a quien he les ha dado esta tierra por heredad, y ellos ayudarán a mi pueblo, el remanente de Jacob;
2 Y también cuantos de la casa de Israel vinieren, para edificar una ciudad, la cual será llamada la Nueva Jerusalén;
3 Y entonces ayudarán a mi pueblo a recogerlos, que están dispersos sobre toda la faz de la tierra, en la Nueva Jerusalén.
4 Y entonces el poder del cielo descenderá sobre ellos; y yo también estaré en medio, y entonces comenzará la obra del Padre, en aquel día en que este evangelio será predicado entre el remanente de este pueblo.
5 De cierto os digo, en aquel día comenzará la obra del Padre entre todos los dispersos de mi pueblo; sí, aun las tribus que se han perdido, las cuales el Padre ha sacado de Jerusalén.
6 Sí, la obra comenzará entre todos los dispersos de mi pueblo, con el Padre, para preparar el camino por el cual puedan venir a mí, para que puedan invocar al Padre en mi nombre;
7 Sí, y entonces comenzará la obra, con el Padre, entre todas las naciones, al preparar el camino por el cual su pueblo pueda ser recogido en la tierra de su herencia.
8 Y saldrán de todas las naciones; y no saldrán con prisa, ni huyendo; porque yo iré delante de ellos, dice el Padre, y seré su retaguardia. Y entonces se cumplirá lo que está escrito.
9 Canta, oh estéril, la que no diste a luz; prorrumpe en cánticos y clama en voz alta, tú que no diste a luz; porque más son los hijos de la desolada que los hijos de la mujer casada, dice el Señor.
10 Ensancha el lugar de tu tienda, y extiendan las cortinas de tus habitaciones; no escatimes, alarga tus cuerdas, y fortalece tus estacas;
11 Porque te abrirás a la derecha ya la izquierda; y tu simiente heredará las naciones, y habitarán las ciudades asoladas.
12 No temas; porque no serás avergonzado; ni te confundas; porque no serás avergonzado; porque olvidarás la vergüenza de tu juventud, y no te acordarás más del oprobio de tu viudez.
13 Porque tu hacedor, tu marido, Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; el Dios de toda la tierra será llamado.
14 Porque como a mujer desamparada y afligida de espíritu te ha llamado Jehová, y esposa de juventud, cuando fuiste repudiada, dice tu Dios.
15 Por un breve momento te he abandonado; pero con grandes misericordias te recogeré.
16 Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré misericordia de ti, dice el Señor tu Redentor.
17 Por esto, las aguas de Noé a mí, porque como he jurado que las aguas de Noé nunca más pasarían sobre la tierra, así he jurado que no me enojaría contigo.
18 Porque los montes se moverán y los collados se moverán; mas mi misericordia no se apartará de ti, ni el pacto de mi paz será quebrantado, dice Jehová que tiene misericordia de ti.
19 ¡Oh tú, afligido, sacudido por la tempestad, y no consolado; he aquí, pondré tus piedras con colores hermosos, y tus cimientos con zafiros.
20 Y haré tus ventanas de puertas de ágata, y tus puertas de carbunclo, y todos tus linderos de piedras preciosas.
21 Y todos tus hijos serán enseñados por el Señor; y grande será la paz de tus hijos.
22 En justicia serás establecido; estarás lejos de la opresión, porque no temerás; y del terror, porque no se acercará a ti.
23 He aquí, ciertamente se juntarán contra ti, no por mí; cualquiera que se juntare contra ti caerá por causa de ti.
24 He aquí, he creado al herrero que sopla las brasas en el fuego; y que produce un instrumento para su obra; y he creado el desolador para destruir.
25 Ninguna arma forjada contra ti prosperará; y condenarás toda lengua que te injurie en el juicio. Esta es la herencia de los siervos del Señor, y su justicia de mí, dice el Señor.
26 Y ahora bien, he aquí, os digo que debéis escudriñar estas cosas.
27 Sí, os doy un mandamiento, que escudriñéis estas cosas diligentemente; porque grandes son las palabras de Isaías.
28 Porque ciertamente él habló en cuanto a todas las cosas concernientes a mi pueblo que es de la casa de Israel; por tanto, es necesario que él hable también a los gentiles.
29 Y todas las cosas que él habló, han sido, y serán, conforme a las palabras que él habló.
30 Por tanto, prestad atención a mis palabras; escribe las cosas que te he dicho, y según los tiempos y la voluntad del Padre, irán a los gentiles.
31 Y cualquiera que escuche mis palabras, y se arrepienta, y sea bautizado, ése será salvo.
32 Escudriñad a los profetas, porque muchos son los que dan testimonio de estas cosas.
33 Y aconteció que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, les dijo otra vez, después de haberles explicado todas las Escrituras que habían recibido, les dijo: He aquí, otras Escrituras quisiera que escribierais. , que no tenéis.
34 Y sucedió que dijo a Nefi: Saca el registro que has llevado.
35 Y cuando Nefi hubo sacado los registros y los puso delante de él, los miró y dijo:
36 De cierto os digo que mandé a mi siervo Samuel, el lamanita, que testificara a este pueblo, que en el día en que el Padre glorificase su nombre en mí, habría muchos santos que se levantarían de entre los muertos. , y debe aparecer a muchos, y debe ministrarles.
37 Y les dijo: ¿No fue así?
38 Y sus discípulos le respondieron y dijeron: Sí, Señor, Samuel profetizó conforme a tus palabras, y todas se cumplieron.
39 Y Jesús les dijo: ¿Cómo es que no habéis escrito esto, que muchos santos se levantaron y se aparecieron a muchos, y les servían?
40 Y sucedió que Nefi recordó que esto no había sido escrito.
41 Y aconteció que Jesús mandó que se escribiera, por tanto, se escribió según él lo mandó.

 

3 Nefi, Capítulo 11

1 Y sucedió que cuando Jesús hubo expuesto todas las Escrituras en una, que ellos habían escrito, les mandó que enseñaran las cosas que les había explicado.
2 Y aconteció que les mandó que escribieran las palabras que el Padre le había dado a Malaquías, que él les diría.
3 Y aconteció que después que fueron escritas, él las explicó.
4 Y estas son las palabras que les dijo, diciendo: Así dijo el Padre a Malaquías: He aquí, enviaré a mi mensajero, y él preparará el camino delante de mí, y el Señor, a quien buscáis, vendrá de repente. a su templo, sí, el mensajero del pacto, en quien os deleitáis; he aquí que vendrá, ha dicho Jehová de los ejércitos.
5 ¿Pero quién podrá soportar el día de su venida? ¿Y quién permanecerá cuando él aparezca? porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores.
6 Y él se sentará como afinador y purificador de plata; y purificará a los hijos de Leví, y los purificará como a oro y como a plata, para que ofrezcan a Jehová una ofrenda de justicia.
7 Entonces será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días antiguos, y como en los años pasados.
8 Y me acercaré a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros, y contra los adúlteros, y contra los que juran en falso, y contra los que oprimen en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y contra los que apartan al extranjero, y no me temen. dice el Señor de los ejércitos.
9 Porque yo soy el Señor, no cambio; por tanto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.
10 Aun desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis ordenanzas, y no las habéis guardado. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Pero vosotros dijisteis, ¿adónde hemos de volver?
11 ¿Robará el hombre a Dios? Sin embargo, me habéis robado. Pero vosotros decís: ¿En qué te hemos robado? En diezmos y ofrendas.
12 Malditos sois con una maldición, porque me habéis despojado, aun toda esta nación.
13 Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición, para que no habrá espacio suficiente para recibirlo.
14 Y reprenderé al devorador por vosotros, y no os destruirá el fruto de vuestra tierra; ni vuestra vid dará fruto antes de tiempo en los campos, dice Jehová de los ejércitos.
15 Y todas las naciones os llamarán bienaventurados, porque seréis tierra deseable, ha dicho Jehová de los ejércitos.
16 Tus palabras han sido fuertes contra mí, dice el Señor. Sin embargo, decís: ¿Qué hemos hablado contra ti?
17 Habéis dicho: Por demás es servir a Dios; ¿y qué aprovecha que guardemos sus ordenanzas, y andemos tristes delante de Jehová de los ejércitos?
18 Y ahora llamamos felices a los soberbios, sí, los que obran iniquidad son levantados; sí, los que tientan a Dios aun son librados.
19 Entonces los que temían al Señor hablaron muchas veces unos a otros, y el Señor escuchó y oyó; y fue escrito un libro de memoria delante de él para los que temen al Señor, y piensan en su nombre.
20 Y serán míos, ha dicho Jehová de los ejércitos, en aquel día cuando yo haga mis joyas; y los perdonaré, como el hombre perdona a su propio hijo que le sirve.
21 Entonces os volveréis y discerniréis entre el justo y el impío, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.
22 Porque he aquí, viene el día que arderá como un horno; y todos los soberbios, sí, y todos los que hacen iniquidad, serán estopa; y el día que viene los quemará, dice Jehová de los ejércitos, que no les dejará ni raíz ni rama.
23 Mas a vosotros que teméis mi nombre, se levantará el Hijo de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y creceréis como becerros del establo.
24 Y hollaréis a los impíos; porque ceniza serán debajo de las plantas de vuestros pies el día que yo haga esto, dice Jehová de los ejércitos.
25 Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, que yo le encargué en Horeb para todo Israel, con estatutos y decretos.
26 He aquí, yo os envío a Elías, el profeta, antes que venga el día del Señor, grande y terrible;
27 Y él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.
28 Y sucedió que cuando Jesús hubo dicho estas cosas, las explicó a la multitud, y les explicó todas las cosas, tanto las grandes como las pequeñas.
29 Y él dice: Estas Escrituras que no teníais con vosotros, el Padre mandó que os las diera, porque fue sabiduría en él que fueran dadas a las generaciones futuras.
30 Y expuso todas las cosas, aun desde el principio hasta el tiempo en que vendría en su gloria;
31 sí, aun todas las cosas que vendrían sobre la faz de la tierra, aun hasta que los elementos se derritieran con calor ferviente, y la tierra se envolviera como un rollo, y los cielos y la tierra pasaran;
32 Y hasta el gran y último día, cuando todos los pueblos, y todas las tribus, y todas las naciones y lenguas comparezcan delante de Dios, para ser juzgados por sus obras, sean buenas o sean malas;
33 si fueren buenos, para resurrección de vida eterna; y si fueren malos, a resurrección de condenación, estando en paralelo el uno por un lado, y el otro por el otro, según la misericordia, la justicia y la santidad que es en Cristo, el cual era antes de que el mundo comenzara.

 

3 Nefi, Capítulo 12

1 Y ahora bien, no se puede escribir en este libro, ni siquiera la centésima parte de las cosas que Jesús verdaderamente enseñó a la gente; pero he aquí, las planchas de Nefi contienen la mayor parte de las cosas que enseñó al pueblo;
2 Y estas cosas he escrito, que son una parte menor de las cosas que él enseñó al pueblo; y las he escrito para que sean traídas de nuevo a este pueblo, de los gentiles, conforme a las palabras que Jesús ha dicho.

3 Y cuando hayan recibido esto, que conviene que primero tengan, para probar su fe, y si es que creen estas cosas, entonces se les manifestarán cosas mayores.
4 Y si fuere que no creyeren estas cosas, entonces las cosas mayores les serán retenidas para su condenación.
5 He aquí, estaba a punto de escribir todo lo que estaba grabado en las planchas de Nefi, pero el Señor lo prohibió, diciendo: Probaré la fe de mi pueblo; por tanto, yo, Mormón, escribo las cosas que me han sido mandadas por el Señor.
6 Y ahora yo, Mormón, doy fin a mis dichos y procedo a escribir las cosas que se me han mandado; por tanto, quisiera que vierais que el Señor verdaderamente enseñó al pueblo, por el espacio de tres días; y después de eso se les mostró a menudo, y partió el pan, y lo bendijo, y se lo dio.
7 Y aconteció que enseñó y ministró a los hijos de la multitud de la que se ha hablado, y les soltó la lengua, y hablaron a sus padres cosas grandes y maravillosas, aun mayores de las que él les había revelado. el pueblo, y desató sus lenguas para que pudieran hablar.
8 Y aconteció que después que hubo ascendido al cielo por segunda vez, que se les mostró, y hubo ido al Padre, después de haber sanado a todos sus enfermos y cojos, y abierto los ojos de sus ciegos, y destapó los oídos de los sordos, e incluso hizo toda clase de curaciones entre ellos, y resucitó a un hombre de entre los muertos, y les mostró su poder, y ascendió al Padre,
9 He aquí, aconteció que al día siguiente se juntó la multitud, y vieron y oyeron a estos niños; sí, aun los niños abrían la boca y decían cosas maravillosas; y las cosas que decían estaban prohibidas para que nadie las escribiera.
10 Y aconteció que los discípulos que Jesús había elegido, desde ese momento en adelante comenzaron a bautizar y a enseñar a todos los que venían a ellos; y todos los que habían sido bautizados en el nombre de Jesús fueron llenos del Espíritu Santo.
11 Y muchos de ellos vieron y oyeron cosas indecibles, que no es lícito escribir; y se enseñaban y se ministraban unos a otros; y tenían todas las cosas en común entre sí, tratando cada uno con justicia los unos con los otros.
12 Y aconteció que hicieron todas las cosas, tal como Jesús les había mandado.
13 Y los que fueron bautizados en el nombre de Jesús, fueron llamados la iglesia de Cristo.
14 Y aconteció que mientras los discípulos de Jesús viajaban y predicaban las cosas que habían oído y visto, y bautizaban en el nombre de Jesús, aconteció que los discípulos se juntaron y se unieron en poderosa oración y ayuno.
15 Y Jesús se les mostró de nuevo, porque oraban al Padre en su nombre; y Jesús vino y se puso en medio de ellos, y les dijo: ¿Qué queréis que os dé?
16 Y ellos le dijeron: Señor, queremos que nos digas el nombre con el cual llamaremos a esta iglesia; porque hay disputas entre el pueblo acerca de este asunto.
17 Y el Señor les dijo: De cierto, de cierto os digo: ¿Por qué ha de murmurar y disputar el pueblo a causa de esto?
18 ¿No han leído las Escrituras, que dicen: Debéis tomar sobre vosotros el nombre de Cristo, que es mi nombre? porque por este nombre seréis llamados en el último día; y el que tome sobre sí mi nombre, y persevere hasta el fin, ése será salvo en el último día;
19 Por tanto, todo lo que hagáis, lo haréis en mi nombre; por tanto, llamaréis a la iglesia en mi nombre; e invocaréis al Padre en mi nombre, para que bendiga a la iglesia por mi causa; y ¿cómo puede ser mi iglesia, a menos que sea llamada en mi nombre?
20 Porque si una iglesia lleva el nombre de Moisés, entonces es la iglesia de Moisés; o si se llama en nombre de un hombre, entonces sea la iglesia de un hombre; pero si lleva mi nombre, entonces es mi iglesia, si es que están edificados sobre mi evangelio.
21 De cierto os digo, que estáis edificados sobre mi evangelio; por tanto, llamaréis a todo lo que llaméis en mi nombre; por tanto, si invocáis al Padre, por la iglesia, si es en mi nombre, el Padre os oirá;
22 Y si la iglesia está edificada sobre mi evangelio, entonces el Padre mostrará sus propias obras en ella;
23 Pero si no está edificado sobre mi evangelio, y está edificado sobre las obras de los hombres, o sobre las obras del diablo, de cierto os digo que tienen gozo en sus obras por un tiempo, y al cabo de un tiempo. viene, y son cortados y echados en el fuego, de donde no hay retorno;
24 Porque sus obras sí los siguen, porque es por causa de sus obras que son talados; por tanto, acordaos de las cosas que os he dicho.
25 He aquí, os he dado mi evangelio, y este es el evangelio que os he dado, que vine al mundo para hacer la voluntad de mi Padre, porque mi Padre me envió;
26 Y mi Padre me envió para que sea levantado sobre la cruz; y después de haber sido levantado sobre la cruz, podría atraer a todos hacia mí:
27 que como yo he sido levantado por los hombres, así también los hombres deben ser levantados por el Padre, para estar delante de mí, para ser juzgados por sus obras, sean buenas o sean malas;
28 Y por esta causa he sido levantado; por tanto, según el poder del Padre, a todos atraeré hacia mí, para que sean juzgados según sus obras.
29 Y acontecerá que cualquiera que se arrepienta y sea bautizado en mi nombre, será saciado; y si persevera hasta el fin, he aquí, lo tendré por inocente ante mi Padre, en aquel día en que me presentaré para juzgar al mundo.
30 Y el que no persevere hasta el fin, ése es también el que es cortado y echado en el fuego, de donde ya no pueden volver más, por causa de la justicia del Padre: y esta es la palabra que él ha dado. a los hijos de los hombres.
31 Y por esta causa cumple las palabras que ha dado, y no miente, sino que cumple todas sus palabras; y ninguna cosa inmunda puede entrar en su reino;
32 Por tanto, nada entra en su reposo, sino aquellos que han lavado sus vestidos en mi sangre, a causa de su fe, y del arrepentimiento de todos sus pecados, y de su fidelidad hasta el fin.
33 Ahora bien, este es el mandamiento: Arrepentíos, todos los términos de la tierra, y venid a mí y sed bautizados en mi nombre, para que seáis santificados por la recepción del Espíritu Santo, para que podáis estar sin mancha delante de mí en el último día.
34 De cierto, de cierto os digo: Este es mi evangelio; y sabéis las cosas que debéis hacer en mi iglesia; porque las obras que me habéis visto hacer, ésas también haréis;
35 Porque lo que me habéis visto hacer, eso haréis; por tanto, si hacéis estas cosas, bienaventurados seréis, porque seréis exaltados en el día postrero.

 

3 Nefi, Capítulo 13

1 Escribe las cosas que has visto y oído, excepto las que están prohibidas; escribe las obras de este pueblo, que serán tal como está escrito de lo que fue;
2 Porque he aquí, de los libros que se han escrito y que se escribirán, será juzgado este pueblo, porque por ellos sus obras serán conocidas a los hombres.
3 Y he aquí, todas las cosas están escritas por el Padre; por tanto, de los libros que se escribirán, será juzgado el mundo.
4 Y sabed que seréis jueces de este pueblo, según el juicio que yo os daré, el cual será justo;
5 Por tanto, ¿qué clase de hombres debéis ser? De cierto os digo, tal como soy. Y ahora voy al Padre.
6 Y de cierto os digo, que cualquier cosa que pidiereis al Padre, en mi nombre, os será dada; pedid, pues, y recibiréis; llamad, y se os abrirá; porque el que pide, recibe, y al que llama, se le abre.
7 Y ahora he aquí, mi gozo es grande, hasta la plenitud, a causa de vosotros, y también de esta generación; sí, y aun el Padre se regocija, y también todos los santos ángeles, a causa de vosotros y de esta generación; porque ninguno de ellos se pierde.
8 He aquí, quiero que entendáis; porque me refiero a los que ahora viven, de esta generación; y ninguno de ellos se pierde; y en ellos tengo plenitud de gozo.
9 Pero he aquí, me entristece a causa de la cuarta generación de esta generación, porque son llevados cautivos por él, así como lo fue el hijo de perdición; porque me venderán por plata y por oro, y por lo que corrompe la polilla, y lo que los ladrones pueden traspasar y hurtar.
10 Y en aquel día los visitaré, y aun volviendo sus obras sobre sus propias cabezas.
11 Y aconteció que cuando Jesús hubo terminado estas palabras, dijo a sus discípulos: Entrad por la puerta estrecha; porque estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan, pero ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la muerte, y muchos son los que andan por él, hasta que llega la noche , donde ningún hombre puede trabajar.
12 Y sucedió que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, habló a sus discípulos, uno por uno, diciéndoles: ¿Qué es lo que deseáis de mí después de que me haya ido al Padre?
13 Y hablaron todos, menos tres, diciendo: Deseamos que después que hayamos llegado a la edad de un hombre, nuestro ministerio, al cual nos has llamado, tenga fin, para que podamos ir pronto a ti, en tu reino
14 Y les dijo: Bienaventurados sois, porque deseáis esto de mí; por tanto, después de la edad de setenta y dos años, vendréis a mí en mi reino, y conmigo hallaréis descanso.
15 Y cuando les hubo hablado, se volvió hacia los tres, y les dijo: ¿Qué queréis que haga con vosotros, cuando me haya ido al Padre?
16 Y se entristecieron en sus corazones, porque no se atrevieron a decirle lo que deseaban.
17 Y les dijo: He aquí, yo conozco vuestros pensamientos, y habéis deseado lo que Juan, mi amado, que estaba conmigo en mi ministerio, antes de que yo fuera levantado por los judíos, pidió de mí;
18 Por tanto, más benditos sois vosotros, porque nunca probaréis la muerte, sino que viviréis para contemplar todas las obras del Padre, para con los hijos de los hombres, hasta que todas las cosas se cumplan, según la voluntad del Padre, cuando vendré en mi gloria, con los poderes del cielo;
19 Y nunca sufriréis los dolores de la muerte; pero cuando yo venga en mi gloria, seréis transformados en un abrir y cerrar de ojos, de mortalidad a inmortalidad; y entonces seréis benditos en el reino de mi Padre.
20 Y además, mientras habitéis en la carne, no tendréis dolor, ni tristeza, sino por los pecados del mundo;
21 Y todo esto haré a causa de lo que habéis deseado de mí, porque habéis deseado poder traerme las almas de los hombres, mientras el mundo subsista; y por esta causa tendréis plenitud de gozo; y os sentaréis en el reino de mi Padre;
22 Sí, vuestro gozo será completo, así como el Padre me ha dado plenitud de gozo; y seréis como yo soy, y yo soy como el Padre; y el Padre y Yo somos uno;
23 Y el Espíritu Santo da testimonio del Padre y de mí; y el Padre da el Espíritu Santo a los hijos de los hombres, por causa de mí.
24 Y aconteció que cuando Jesús hubo dicho estas palabras, tocó a cada uno de ellos con su dedo, excepto a los tres que iban a quedarse, y luego se fue.
25 Y he aquí, los cielos se abrieron, y fueron arrebatados al cielo, y vieron y oyeron cosas inefables.
26 Y les estaba prohibido que hablaran; ni se les dio poder para que hablaran las cosas que vieron y oyeron;
27 Y si estaban en el cuerpo o fuera del cuerpo, no podían decirlo; porque les pareció como una transfiguración de ellos, que fueron cambiados de este cuerpo de carne, a un estado inmortal, para que pudieran contemplar las cosas de Dios.
28 Pero aconteció que volvieron a ministrar sobre la faz de la tierra; sin embargo, no ministraron de las cosas que habían oído y visto, a causa del mandamiento que les había sido dado en el cielo.
29 Y ahora bien, si fueron mortales o inmortales, desde el día de su transfiguración, no lo sé; pero esto sí sé, según el registro que se ha dado, ellos salieron sobre la faz de la tierra, y ministraron a todo el pueblo, uniendo a la iglesia a tantos como creyeran en su predicación; bautizándolos;
30 Y todos los que fueron bautizados recibieron el Espíritu Santo; y fueron echados en la cárcel por los que no pertenecían a la iglesia.
31 Y las prisiones no pudieron retenerlos, porque se partieron por la mitad, y fueron arrojados a la tierra.
32 Pero ellos herieron la tierra con la palabra de Dios, de tal manera que por su poder fueron librados de las profundidades de la tierra; y por lo tanto no pudieron cavar pozos suficientes para sostenerlos.
33 Y tres veces fueron echados en un horno, y no recibieron daño.
34 Y dos veces fueron echados en un foso de fieras; y he aquí, ellos jugaron con las bestias, como un niño con un cordero de leche, y no recibieron daño alguno.
35 Y sucedió que así avanzaron entre todo el pueblo de Nefi, y predicaron el evangelio de Cristo a todo el pueblo sobre la faz de la tierra;
36 Y se convirtieron al Señor y se unieron a la iglesia de Cristo, y así la gente de esa generación fue bendecida, según la palabra de Jesús.
37 Y ahora yo, Mormón, dejo de hablar acerca de estas cosas por un tiempo.
38 He aquí, estaba por escribir los nombres de aquellos que nunca probarían la muerte; pero el Señor lo prohibió, por eso no las escribo porque están escondidas del mundo.
39 Mas he aquí, yo los he visto, y me han servido; y he aquí, estarán entre los gentiles, y los gentiles no los conocerán.
40 Estarán también entre los judíos, y los judíos no los conocerán.
41 Y acontecerá, cuando el Señor juzgue conveniente en su sabiduría, que ministrarán a todas las tribus dispersas de Israel, y a todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos, y sacarán de ellos muchas almas para Jesús. , para que se cumpla su deseo, y también por el poder convincente de Dios que está en ellos;
42 Y son como los ángeles de Dios, y si oran al Padre en el nombre de Jesús, pueden mostrarse a cualquier hombre que les parezca bien;
43 Por lo tanto, obras grandes y maravillosas serán obradas por ellos, antes del día grande y venidero, cuando todos los pueblos tendrán que comparecer infaliblemente ante el tribunal de Cristo;
44 Sí, aun entre los gentiles habrá una obra grande y maravillosa realizada por ellos, antes de ese día del juicio.
45 Y si tuvierais todas las Escrituras que dan cuenta de todas las obras maravillosas de Cristo, sabríais, según las palabras de Cristo, que estas cosas ciertamente han de suceder.
46 Y ¡ay de aquel que no escuche las palabras de Jesús, y también de aquellos a quienes él ha escogido y enviado entre ellos!
47 Porque el que no recibe las palabras de Jesús, y las palabras de los que ha enviado, no le recibe a él; y por tanto no los recibirá en el día postrero; y más les valdría no haber nacido.
48 ¿Pensáis, pues, que podéis deshaceros de la justicia de un Dios ofendido, que ha sido pisoteado por los pies de los hombres, para que así venga la salvación?
49 Y he aquí, como hablé acerca de los que el Señor había escogido, sí, tres que fueron arrebatados a los cielos, que no sabía si habían sido limpiados de la mortalidad a la inmortalidad.
50 Pero he aquí, desde que escribí, he consultado al Señor, y él me ha manifestado que es necesario que se efectúe un cambio en sus cuerpos, o de lo contrario es necesario que prueben la muerte;
51 Por lo tanto, para que no probaran la muerte, se efectuó un cambio en sus cuerpos, para que no sufrieran dolor ni tristeza, sino por los pecados del mundo.
52 Ahora bien, este cambio no fue igual al que debería tener lugar en el último día; pero hubo un cambio obrado en ellos, de tal manera que Satanás no podía tener poder sobre ellos, que no podía tentarlos, y fueron santificados en la carne, que eran santos, y que los poderes de la tierra no podían detenerlos. ;
53 Y en este estado debían permanecer hasta el día del juicio de Cristo; y en ese día recibirían un mayor cambio, y serían recibidos en el reino del Padre para no salir más, sino para morar con Dios eternamente en los cielos.
54 Y ahora bien, he aquí, os digo que cuando el Señor juzgue oportuno, en su sabiduría, que estas palabras lleguen a los gentiles, según su palabra, entonces sabréis que el convenio que el Padre ha hecho con los hijos de Israel, en cuanto a su restauración a las tierras de su heredad, ya comienza a cumplirse;
55 Y podéis saber que las palabras del Señor, que han sido habladas por los santos profetas, se cumplirán todas; y no tenéis por qué decir que el Señor retrasa su venida a los hijos de Israel;
56 Y no debéis imaginaros en vuestros corazones que las palabras que se han dicho son vanas, porque he aquí, el Señor se acordará de su convenio que ha hecho con su pueblo de la casa de Israel.
57 Y cuando veáis estos dichos salir entre vosotros, entonces ya no tenéis necesidad de despreciar las obras del Señor, porque la espada de Su justicia está en Su mano derecha, y he aquí, en ese día, si despreciaréis sus obras, hará que pronto os alcance.
58 ¡Ay del que desprecia las obras del Señor! sí, ¡ay de aquel que niegue al Cristo y sus obras!
59 Sí, ¡ay de aquel que niegue las revelaciones del Señor, y diga: El Señor ya no obra por revelación, ni por profecía, ni por dones, ni por lenguas, ni por sanidades, ni por el poder del Espíritu Santo;
60 Sí, y ¡ay de aquel que diga en aquel día que no puede haber ningún milagro obrado por Jesucristo para obtener ganancia; porque el que hace esto, será semejante al hijo de perdición, para quien no hubo misericordia, según la palabra de Cristo.
61 Sí, y ya no tenéis necesidad de silbar, ni despreciar, ni burlaros de los judíos, ni de ninguno de los remanentes de la casa de Israel, porque he aquí, el Señor se acuerda de su pacto con ellos, y les hará conforme a lo que ha jurado;
62 Por tanto, no tenéis por qué suponer que podéis volver la mano derecha del Señor hacia la izquierda, para que no ejecute juicio para el cumplimiento del convenio que ha hecho con la casa de Israel.

 

3 Nefi, Capítulo 14

1 Oíd, oh gentiles, y oíd las palabras de Jesucristo, el Hijo del Dios viviente, que me ha mandado que hable acerca de vosotros, porque he aquí, él me manda que escriba, diciendo:
2 Convertíos todos vosotros, gentiles, de vuestros malos caminos, y arrepentíos de vuestras malas obras, de vuestras mentiras y engaños, de vuestras fornicaciones, de vuestras abominaciones secretas, de vuestras idolatrías, de vuestros homicidios, de vuestras artimañas sacerdotales y de vuestras envidias y vuestras contiendas, y de todas vuestras maldades y abominaciones,
3 Y venid a mí, y sed bautizados en mi nombre, para que recibáis la remisión de vuestros pecados, y seáis llenos del Espíritu Santo, para que seáis contados con mi pueblo, que es de la casa de Israel.

 

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.