El Libro de Omni

El Libro de Omni

Capítulo 1

1 He aquí, aconteció que yo, Omni, siendo mandado por mi padre Jarom, que escribiera algo sobre estas planchas, para preservar nuestra genealogía;
2 Por tanto, en mis días, quisiera que supierais que luché mucho con la espada, para preservar a mi pueblo, los nefitas, de caer en manos de sus enemigos, los lamanitas.
3 Pero he aquí, yo mismo soy un hombre malvado, y no he guardado los estatutos y los mandamientos del Señor, como debería haberlo hecho.
4 Y aconteció que habían pasado doscientos setenta y seis años, y tuvimos muchas temporadas de paz; y tuvimos muchas temporadas de guerra seria y derramamiento de sangre.
5 Sí, y en fin, habían pasado doscientos ochenta y dos años, y yo había guardado estas planchas según los mandamientos de mis padres; y se las confié a mi hijo Amarón. Y hago un final.
6 Y ahora yo, Amaron, escribo las cosas que escribo, que son pocas, en el libro de mi padre.
7 He aquí, sucedió que habían pasado trescientos veinte años, y la parte más inicua de los nefitas fue destruida:
8 Porque el Señor no sufriría, después de haberlos sacado de la tierra de Jerusalén, y haberlos guardado y preservado de caer en manos de sus enemigos; sí, él no permitiría que no se verificaran las palabras que habló a nuestros padres, diciendo: Si no guardáis mis mandamientos, no seréis prosperados en la tierra.
9 Por tanto, el Señor los visitó en gran juicio; sin embargo, perdonó a los justos para que no perecieran, sino que los libró de las manos de sus enemigos.
10 Y aconteció que entregué las planchas a mi hermano Quemish.
11 Ahora yo, Chemish, escribo las pocas cosas que escribo, en el mismo libro con mi hermano: porque he aquí, vi lo último que él escribió, que lo escribió con su propia mano; y lo escribió el día que me los entregó.
12 Y de esta manera llevamos los registros, porque es conforme a los mandamientos de nuestros padres. Y hago un final.
13 He aquí, yo, Abinadom, soy hijo de Quemish.
14 He aquí, sucedió que vi mucha guerra y contienda entre mi pueblo, los nefitas y los lamanitas:
15 Y yo, con mi propia espada, he quitado la vida a muchos de los lamanitas, en defensa de mis hermanos.
16 Y he aquí, la historia de este pueblo está grabada sobre planchas que tienen los reyes, según las generaciones;
17 Y no sé de ninguna revelación, sino de lo que está escrito, ni de profecía; por tanto, lo que es suficiente está escrito. Y hago un final.
18 He aquí, yo soy Amaleki, hijo de Abinadom.
19 He aquí, os hablaré algo acerca de Mosíah, que fue hecho rey sobre la tierra de Zarahemla:
20 Porque he aquí, siendo advertido por el Señor que debía huir de la tierra de Nefi, y cuantos quisieran escuchar la voz del Señor, también deberían partir de la tierra con él, al desierto.
21 Y aconteció que hizo conforme a lo que el Señor le había mandado.
22 Y partieron de la tierra al desierto, todos los que querían escuchar la voz del Señor; y fueron guiados por muchas predicaciones y profecías.
23 Y fueron continuamente amonestados por la palabra de Dios; y fueron conducidos por el poder de su brazo, a través del desierto, hasta que descendieron a la tierra que se llama la tierra de Zarahemla.
24 Y descubrieron un pueblo, que se llamaba el pueblo de Zarahemla.
25 Ahora bien, hubo gran regocijo entre el pueblo de Zarahemla; y también Zarahemla se regocijó sobremanera porque el Señor había enviado al pueblo de Mosíah con las planchas de bronce que contenían los anales de los judíos.
26 He aquí, aconteció que Mosíah descubrió que el pueblo de Zarahemla había salido de Jerusalén, en el tiempo en que Sedequías, rey de Judá, fue llevado cautivo a Babilonia.
27 Y viajaron por el desierto, y fueron conducidos por la mano del Señor, a través de las grandes aguas, a la tierra donde Mosíah los descubrió; y habían habitado allí desde ese tiempo en adelante.
28 Y en el momento en que Mosíah los descubrió, se habían vuelto sumamente numerosos.
29 No obstante, habían tenido muchas guerras y serias contiendas, y habían caído a espada de vez en cuando;
30 Y su lengua se había corrompido; y no habían traído ningún registro con ellos:
31 Y negaron el ser de su Creador; y Mosíah, ni el pueblo de Mosíah, podían entenderlos.
32 Pero sucedió que Mosíah hizo que se les enseñara en su idioma.
33 Y sucedió que después que se les enseñó en el idioma de Mosíah, Zarahemla dio una genealogía de sus padres, según su memoria; y están escritas, pero no en estas planchas.
34 Y sucedió que el pueblo de Zarahemla y el de Mosíah se unieron; y Mosíah fue designado para ser su rey.
35 Y sucedió que en los días de Mosíah, le trajeron una piedra grande, con grabados en ella; y él interpretó los grabados, por el don y el poder de Dios.
36 Y dieron cuenta de un tal Coriántumr, y de los muertos de su pueblo.
37 Y Coriántumr fue descubierto por la gente de Zarahemla; y habitó con ellos por espacio de nueve lunas.
38 También habló algunas palabras acerca de sus padres.
39 Y sus primeros padres salieron de la torre, en el momento en que el Señor confundió la lengua del pueblo; y la severidad del Señor cayó sobre ellos, conforme a sus juicios, que son justos; y sus huesos yacían esparcidos por la tierra del norte:
40 He aquí, yo, Amalekí, nací en los días de Mosíah; y he vivido para ver su muerte; y Benjamín, su hijo, reina en su lugar.
41 Y he aquí, he visto en los días del rey Benjamín una guerra seria y mucho derramamiento de sangre entre los nefitas y los lamanitas.
42 Pero he aquí, los nefitas obtuvieron mucha ventaja sobre ellos; sí, al grado de que el rey Benjamín los echó de la tierra de Zarahemla.
43 Y sucedió que comencé a envejecer; y como no tengo descendencia, y sabiendo que el rey Benjamín es un varón justo ante el Señor, le entregaré estas planchas, exhortando a todos los hombres a venir a Dios, el Santo de Israel,
44 Y creed en el profetizar, en las revelaciones, en el ministerio de ángeles, en el don de hablar en lenguas, en el don de interpretar lenguas, y en todas las cosas buenas.
45 Porque nada hay bueno que no venga del Señor; y lo que es malo, viene del diablo.
46 Y ahora bien, amados hermanos míos, quisiera que vinierais a Cristo, quien es el Santo de Israel, y participarais de su salvación y del poder de su redención.
47 Sí, venid a él, y ofrecedle vuestras almas enteras como ofrenda, y continuad ayunando y orando, y perseverad hasta el fin; y como vive el Señor, seréis salvos.
48 Y ahora, quisiera hablar algo acerca de cierto número que subió al desierto para regresar a la tierra de Nefi:
49 Porque había un gran número que deseaba poseer la tierra de su heredad; por tanto, subieron al desierto.
50 Y siendo su líder un hombre fuerte y valiente, y un hombre de dura cerviz, por lo que provocó una contienda entre ellos; y todos ellos fueron muertos, excepto cincuenta, en el desierto, y regresaron de nuevo a la tierra de Zarahemla.
51 Y aconteció que también tomaron a otros, a un número considerable, y emprendieron su viaje de nuevo al desierto.
52 Y yo, Amalekí, tenía un hermano, que también iba con ellos; y desde entonces no he sabido acerca de ellos.
53 Y estoy a punto de acostarme en mi tumba; y estos platos están llenos.
54 Y doy por terminado mi discurso.

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.