Esdras

Esdras

 

CAPÍTULO 1

La proclamación de Ciro — El regreso — Ciro restaura los vasos del templo.

1 En el año primero de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová despertó el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pregonar por todo su reino, y ponlo también por escrito, diciendo:

2 Así ha dicho Ciro rey de Persia: El Señor Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra; y él me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá.

3 ¿Quién hay entre vosotros de todo su pueblo? su Dios sea con él, y suba a Jerusalén, que es Judá, y edifique la casa del Señor Dios de Israel, (él es el Dios), que está en Jerusalén.

4 Y cualquiera que quede en cualquier lugar donde more, ayúdenlo los hombres de su lugar con plata y oro, y bienes y animales, además de la ofrenda voluntaria para la casa de Dios que está en Jerusalén.

5 Entonces se levantaron los jefes de las casas paternas de Judá y Benjamín, y los sacerdotes y los levitas, con todos aquellos cuyo espíritu Dios había levantado, para subir a edificar la casa del Señor que está en Jerusalén.

6 Y todos los que estaban alrededor de ellos fortalecieron sus manos con vasos de plata, con oro, con bienes, y con bestias, y con cosas preciosas, además de todo lo que se ofreció voluntariamente.

7 También el rey Ciro sacó los utensilios de la casa del Señor, que Nabucodonosor había sacado de Jerusalén, y los había puesto en la casa de sus dioses;

8 A éstos sacó Ciro, rey de Persia, por mano de Mitrídates, tesorero, y los contó hasta Sesbasar, príncipe de Judá.

9 Y este es el número de ellos; treinta cargadores de oro, mil cargadores de plata, veintinueve cuchillos,

10 Treinta tazones de oro, cuatrocientos diez tazones de plata de segunda especie, y mil vasos más.

11 Todos los utensilios de oro y de plata, cinco mil cuatrocientos. A todos estos hizo subir Sesbasar con los de la cautividad que habían subido de Babilonia a Jerusalén.


CAPITULO 2

El número que regresa — Sus oblaciones.

1 Estos son los hijos de la provincia que subieron de la cautividad, de los que habían sido llevados, los que Nabucodonosor rey de Babilonia había llevado a Babilonia, y volvieron a Jerusalén y a Judá, cada uno a su ciudad;

2 que vino con Zorobabel; Jesúa, Nehemías, Seraías, Reelaías, Mardoqueo, Bilsán, Mizpar, Bigvai, Rehum, Baana. el número de los varones del pueblo de Israel;

3 Los hijos de Parosh, dos mil ciento setenta y dos.

4 Los hijos de Sefatías, trescientos setenta y dos.

5 Los hijos de Arah, setecientos setenta y cinco.

6 Los hijos de Pahat-moab, de los hijos de Jesúa y de Joab, dos mil ochocientos doce.

7 Los hijos de Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro.

8 Los hijos de Zattu, novecientos cuarenta y cinco.

9 Los hijos de Zacai, setecientos sesenta.

10 Los hijos de Bani, seiscientos cuarenta y dos.

11 Los hijos de Bebai, seiscientos veinte y tres.

12 Los hijos de Azgad, mil doscientos veinte y dos.

13 Los hijos de Adonikam, seiscientos sesenta y seis.

14 Los hijos de Bigvai, dos mil cincuenta y seis.

15 Los hijos de Adín, cuatrocientos cincuenta y cuatro.

16 Los hijos de Ater de Ezequías, noventa y ocho.

17 Los hijos de Bezai, trescientos veinte y tres.

18 Los hijos de Jora, ciento doce.

19 Los hijos de Hashum, doscientos veinte y tres.

20 Los hijos de Gibbar, noventa y cinco.

21 Los hijos de Belén, ciento veinte y tres.

22 Los varones de Netofah, cincuenta y seis.

23 Los varones de Anatot, ciento veinte y ocho.

24 Los hijos de Azmavet, cuarenta y dos.

25 Los hijos de Quiriat-arim, Cafira y Beerot, setecientos cuarenta y tres.

26 Los hijos de Ramá y Gaba, seiscientos veinte y uno.

27 Los varones de Micmas, ciento veinte y dos.

28 Los varones de Beth-el y Hai, doscientos veinte y tres.

29 Los hijos de Nebo, cincuenta y dos.

30 Los hijos de Magbish, ciento cincuenta y seis.

31 Los hijos del otro Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro.

32 Los hijos de Harim, trescientos veinte.

33 Los hijos de Lod, Hadid y Ono, setecientos veinticinco.

34 Los hijos de Jericó, trescientos cuarenta y cinco.

35 Los hijos de Senaa, tres mil seiscientos treinta.

36 Los sacerdotes; los hijos de Jediah, de la casa de Jesúa, novecientos setenta y tres.

37 Los hijos de Immer, mil cincuenta y dos.

38 Los hijos de Pasur, mil doscientos cuarenta y siete.

39 Los hijos de Harim, mil diecisiete.

40 los levitas; los hijos de Jesúa y Cadmiel, de los hijos de Hodavías, setenta y cuatro.

41 Los cantores; los hijos de Asaf, ciento veinte y ocho.

42 Los hijos de los porteros; los hijos de Salum, los hijos de Ater, los hijos de Talmón, los hijos de Acub, los hijos de Hatita, los hijos de Sobai, en total ciento treinta y nueve.

43 los netineos; los hijos de Ziha, los hijos de Hasupha, los hijos de Tabbaoth,

44 Los hijos de Keros, los hijos de Siaha, los hijos de Padon,

45 Los hijos del Líbano, los hijos de Hagaba, los hijos de Acub,

46 Los hijos de Hagab, los hijos de Salmai, los hijos de Hanán.

47 Los hijos de Giddel, los hijos de Gahar, los hijos de Reaía,

48 Los hijos de Rezín, los hijos de Nekoda, los hijos de Gazzam.

49 Los hijos de Uaaz, los hijos de Paseah, los hijos de Besai,

50 Los hijos de Asnah, los hijos de Mehunim, los hijos de Nephusim.

51 Los hijos de Bakbauk, los hijos de Hakupha, los hijos de Harhur.

52 Los hijos de Bazlut, los hijos de Mehida, los hijos de Harsha,

53 Los hijos de Barkos, los hijos de Sísara, los hijos de Thamah,

54 Los hijos de Neziah, los hijos de Hatifa.

55 Los hijos de los siervos de Salomón; los hijos de Sotai, los hijos de Sophereth, los hijos de Peruda,

56 Los hijos de Jaaía, los hijos de Darkon, los hijos de Giddel,

57 Los hijos de Sefatías, los hijos de Hattil, los hijos de Poqueret de Zebaim, los hijos de Ami.

58 Todos los Nethineos, e hijos de los siervos de Salomón, trescientos noventa y dos.

59 Y estos fueron los que subieron de Tel-mela, Tel-harsa, Querub, Addan e Immer; mas no pudieron mostrar la casa de su padre, y su descendencia, si eran de Israel;

60 Los hijos de Delaía, los hijos de Tobías, los hijos de Necoda, seiscientos cincuenta y dos.

61 y de los hijos de los sacerdotes; los hijos de Habaiah, los hijos de Koz, los hijos de Barzillai; el cual tomó mujer de las hijas de Barzilai galaadita, y fue llamado del nombre de ellas;

62 Estos buscaron su registro entre los contados por genealogía, pero no fueron hallados; por tanto, como contaminados, fueron apartados del sacerdocio.

63 Y el Tirshatha les dijo que no debían comer de las cosas más santas, hasta que se levantara un sacerdote con Urim y Tumim.

64 Toda la congregación junta era cuarenta y dos mil trescientos sesenta,

65 además de sus siervos y sus criadas, de los cuales eran siete mil trescientos treinta y siete; y había entre ellos doscientos cantores y cantoras.

66 Sus caballos eran setecientos treinta y seis; sus mulos, doscientos cuarenta y cinco;

67 Sus camellos, cuatrocientos treinta y cinco; sus asnos, seis mil setecientos veinte.

68 Y algunos de los jefes de familias, cuando llegaron a la casa del Señor que está en Jerusalén, ofrecieron libremente por la casa de Dios para establecerla en su lugar;

69 Según su capacidad, dieron al tesoro de la obra sesenta y un mil dracmas de oro, y cinco mil libras de plata, y cien túnicas sacerdotales.

70 Y habitaron en sus ciudades los sacerdotes, y los levitas, y parte del pueblo, y los cantores, y los porteros, y los netineos, y todo Israel en sus ciudades.


CAPÍTULO 3

Levantado el altar — Ofrendas — Obreros — Se echan los cimientos del templo.

1 Y cuando llegó el mes séptimo, y estando los hijos de Israel en las ciudades, el pueblo se reunió como un solo hombre en Jerusalén.

2 Entonces se levantaron Jesúa hijo de Josadac, y sus hermanos los sacerdotes, y Zorobabel hijo de Salatiel, y sus hermanos, y edificaron el altar del Dios de Israel, para ofrecer sobre él holocaustos, como está escrito en la ley. de Moisés el hombre de Dios.

3 Y pusieron el altar sobre sus basas; porque el miedo estaba sobre ellos a causa de la gente de esos países; y ofrecieron sobre él holocaustos a Jehová, holocaustos de mañana y de tarde.

4 Celebraron también la fiesta de los tabernáculos, como está escrito, y ofrecieron los holocaustos diarios por número, según la costumbre, según lo requería el deber de cada día;

5 Y después ofreció el holocausto continuo, tanto de las lunas nuevas como de todas las fiestas solemnes del Señor que fueron consagradas, y de todo aquel que voluntariamente ofreció una ofrenda voluntaria al Señor.

6 Desde el primer día del mes séptimo comenzaron a ofrecer holocaustos al Señor. Pero los cimientos del templo del Señor aún no estaban echados.

7 También dieron dinero a los albañiles y carpinteros; y comida, y bebida, y aceite, a los de Sidón y a los de Tiro, para traer árboles de cedro del Líbano a la mar de Jope, conforme al mandato que tenían de Ciro rey de Persia.

8 En el año segundo de su venida a la casa de Dios en Jerusalén, en el mes segundo, comenzaron Zorobabel hijo de Salatiel, y Jesúa hijo de Josadac, y el resto de sus hermanos los sacerdotes y los levitas, y todos los que habían venido del cautiverio a Jerusalén; y nombró a los levitas de veinte años arriba para que dirigieran la obra de la casa del Señor.

9 Entonces Jesúa se puso en pie con sus hijos y sus hermanos, Cadmiel y sus hijos, los hijos de Judá, juntos, para poner al frente a los obreros en la casa de Dios; los hijos de Henadad, con sus hijos y sus hermanos los levitas.

10 Y cuando los constructores pusieron los cimientos del templo del SEÑOR, pusieron a los sacerdotes en sus vestiduras con trompetas, y a los levitas hijos de Asaf con címbalos, para alabar al SEÑOR, conforme a la ordenanza de David rey de Israel.

11 Y cantaban juntos por turno alabando y dando gracias al Señor; porque es bueno, porque para siempre es su misericordia para con Israel. Y todo el pueblo gritaba con gran júbilo cuando alababan al Señor, porque los cimientos de la casa del Señor estaban echados.

12 Pero muchos de los sacerdotes y levitas y jefes de familias, que eran ancianos, que habían visto la primera casa, cuando los cimientos de esta casa fueron puestos delante de sus ojos, lloraron a gran voz; y muchos gritaron de alegría;

13 De modo que el pueblo no podía distinguir el ruido del grito de alegría del ruido del llanto del pueblo; porque el pueblo gritaba con gran júbilo, y el ruido se oía de lejos.


CAPÍTULO 4

Los adversarios obstaculizan la construcción del templo.

1 Oyendo los adversarios de Judá y de Benjamín que los hijos de la cautividad edificaban el templo a Jehová Dios de Israel;

2 Entonces vinieron a Zorobabel ya los jefes de familias, y les dijeron: Edifiquemos con vosotros; porque buscamos a vuestro Dios como vosotros; y le ofrecemos sacrificios desde los días de Esar-hadón rey de Assur, el cual nos trajo aquí.

3 Pero Zorobabel, y Jesúa, y los demás jefes de las casas paternas de Israel, les dijeron: No tenéis nada que ver con nosotros para edificar casa a nuestro Dios; sino que nosotros mismos edificaremos juntos al Señor Dios de Israel, como nos ha mandado el rey Ciro, rey de Persia.

4 Entonces el pueblo de la tierra debilitó las manos de los hijos de Judá, y los turbaron en la construcción,

5 Y contrató consejeros contra ellos, para frustrar su propósito, todos los días de Ciro rey de Persia, hasta el reinado de Darío rey de Persia.

6 Y en el reinado de Asuero, al principio de su reinado, le escribieron una acusación contra los habitantes de Judá y Jerusalén.

7 Y en los días de Artajerjes escribieron Bislam, Mitrídates, Tabeel y el resto de sus compañeros, a Artajerjes rey de Persia; y la escritura de la carta fue escrita en lengua siria, e interpretada en lengua siria.

8 Rehum el canciller y Simsai el escriba escribieron una carta contra Jerusalén al rey Artajerjes de esta manera;

9 Entonces escribieron Rehum el canciller, y Simsai el escriba, y el resto de sus compañeros; los dinaítas, los afarsatquitas, los tarpelitas, los afarsitas, los archevitas, los babilonios, los susanquitas, los dehavitas y los elamitas,

10 Y el resto de las naciones que el grande y noble Asnapper hizo pasar y puso en las ciudades de Samaria, y el resto que está de este lado del río, y en tal tiempo.

11 Esta es la copia de la carta que le enviaron al rey Artajerjes; Tus siervos los hombres de este lado del río, y en tal tiempo.

12 Sea notorio al rey, que los judíos que subieron de ti a nosotros, han venido a Jerusalén, edificando la ciudad rebelde y mala, y levantaron sus muros, y unieron los cimientos.

13 Sea ahora notorio al rey, que si esta ciudad fuere edificada, y los muros levantados de nuevo, no pagarán peaje, tributo ni tributo, y así dañaréis las rentas de los reyes.

14 Ahora bien, debido a que tenemos mantenimiento del palacio del rey, y no nos correspondía ver la deshonra del rey, por lo tanto, enviamos y certificamos al rey;

15 Para que se busque en el libro de las memorias de tus padres; así lo hallarás en el libro de las memorias, y sabrás que esta ciudad es una ciudad rebelde, y dañina a los reyes y provincias, y que han provocado sedición dentro de ella desde tiempo antiguo; por lo cual fue destruida esta ciudad.

16 Nosotros declaramos al rey que, si esta ciudad fuere edificada de nuevo, y sus muros levantados, por este medio no tendrás parte de este lado del río.

17 Entonces envió el rey una respuesta a Rehum el canciller, y a Simsai el escriba, y al resto de sus compañeros que habitan en Samaria, y al resto del otro lado del río: Paz, y en tal tiempo.

18 La carta que nos enviasteis ha sido claramente leída delante de mí.

19 Y mandé, y se hizo búsqueda, y se halló que esta ciudad de tiempo antiguo se ha insurrecto contra reyes, y que se ha hecho en ella rebelión y sedición.

20 También hubo reyes poderosos sobre Jerusalén, que se enseñorearon de todas las tierras al otro lado del río; y se les pagó peaje, tributo y costumbre.

21 Mandad ahora que destierren a estos hombres, y que no se edifique esta ciudad, hasta que yo dé otra orden.

22 Mirad ahora que no dejéis de hacer esto; ¿Por qué ha de crecer el daño para perjuicio de los reyes?

23 Ahora bien, cuando la copia de la carta del rey Artajerjes fue leída delante de Rehum, y Simsai el escriba, y sus compañeros, subieron de prisa a Jerusalén a los judíos, y los hicieron cesar con fuerza y poder.

24 Entonces cesó la obra de la casa de Dios que está en Jerusalén. Así cesó hasta el segundo año del reinado de Darío rey de Persia.


CAPÍTULO 5

Zorobabel y Jesúa emprendieron la construcción del templo.

1 Entonces los profetas Hageo el profeta, y Zacarías hijo de Iddo, profetizaron a los judíos que estaban en Judá y en Jerusalén, en el nombre del Dios de Israel, a ellos.

2 Entonces se levantó Zorobabel hijo de Salatiel y Jesúa hijo de Josadac, y comenzaron a edificar la casa de Dios que está en Jerusalén; y con ellos estaban los profetas de Dios ayudándolos.

3 En el mismo tiempo vino a ellos Tatnai, gobernador de este lado del río, y Setar-boznai y sus compañeros, y les dijo así: ¿Quién os ha mandado edificar esta casa y levantar este muro?

4 Entonces les dijimos de esta manera: ¿Cuáles son los nombres de los hombres que hacen este edificio?

5 Pero el ojo de su Dios estaba sobre los ancianos de los judíos, para que no pudieran hacerlos cesar, hasta que el asunto llegó a Darío; y luego respondieron por carta sobre este asunto.

6 La copia de la carta que Tatnai, gobernador de este lado del río, y Setar-boznai, y sus compañeros los afarsachitas, que estaban de este lado del río, enviaron al rey Darío;

7 Le enviaron una carta, en la cual estaba escrito así; Al rey Darío, toda paz.

8 Sea notorio al rey que entramos en la provincia de Judea, a la casa del gran Dios, que está edificada con grandes piedras, y las paredes están cubiertas de madera, y su obra avanza y prospera en su manos.

9 Entonces preguntamos a aquellos ancianos, y les dijimos así: ¿Quién os mandó edificar esta casa y levantar estos muros?

10 Preguntamos también sus nombres, para cerciorarte, a fin de que pudiéramos escribir los nombres de los varones que eran los principales de ellos.

11 Y así nos respondieron, diciendo: Nosotros somos siervos del Dios del cielo y de la tierra, y edificamos la casa que fue edificada hace muchos años, la cual edificó y levantó un gran rey de Israel.

12 Pero después que nuestros padres provocaron a ira al Dios del cielo, él los entregó en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, caldeo, el cual destruyó esta casa y llevó al pueblo a Babilonia.

13 Pero en el año primero de Ciro, rey de Babilonia, el mismo rey Ciro dio un decreto para edificar esta casa de Dios.

14 Y los utensilios de oro y plata de la casa de Dios, que Nabucodonosor tomó del templo que estaba en Jerusalén, y los llevó al templo de Babilonia, los tomó el rey Ciro del templo de Babilonia, y fueron entregados a uno, cuyo nombre era Sesbasar, a quien había puesto por gobernador;

15 Y le dijo: Toma estos vasos, ve, llévalos al templo que está en Jerusalén, y sea edificada la casa de Dios en su lugar.

16 Entonces vino el mismo Sesbasar, y puso los cimientos de la casa de Dios que está en Jerusalén; y desde entonces hasta ahora se ha estado edificando, y sin embargo no ha sido terminado.

17 Ahora pues, si al rey parece bien, búsquese en la casa de los tesoros del rey, que está allí en Babilonia, si es así que por el rey Ciro se dio mandamiento para edificar esta casa de Dios en Jerusalén, y envíenos el rey su voluntad sobre este asunto.


CAPÍTULO 6

Darío favorece la edificación — El templo está terminado — La dedicación — La pascua.

1 Entonces el rey Darío hizo un decreto, y se hizo un registro en la casa de los rollos, donde estaban guardados los tesoros en Babilonia.

2 Y se halló en Acmeta, en el palacio que está en la provincia de los medos, un rollo, y en él estaba escrito así;

3 En el año primero del rey Ciro, el mismo rey Ciro hizo un decreto acerca de la casa de Dios en Jerusalén: Que la casa sea edificada, el lugar donde se ofrecen los sacrificios, y que sus cimientos sean sólidamente echados; su altura de sesenta codos, y su anchura de sesenta codos;

4 con tres hileras de grandes piedras y una hilera de madera nueva; y que los gastos sean dados de la casa del rey;

5 Y también los vasos de oro y de plata de la casa de Dios, que Nabucodonosor sacó del templo que está en Jerusalén y los llevó a Babilonia, sean restaurados y vueltos al templo que está en Jerusalén, cada uno para su lugar, y ponerlos en la casa de Dios.

6 Ahora pues, Tatnai, gobernador al otro lado del río, Shethat-boznai, y vuestros compañeros los afarsachitas, que estáis al otro lado del río, alejaos de allí;

7 Dejad en paz la obra de esta casa de Dios; que el gobernador de los judíos y los ancianos de los judíos edifiquen esta casa de Dios en su lugar.

8 Además, doy un decreto sobre lo que habéis de hacer a los ancianos de estos judíos para la edificación de esta casa de Dios; que de los bienes del rey, incluso del tributo más allá del río, se den inmediatamente los gastos a estos hombres, para que no sean estorbados.

9 y lo que necesiten, tanto becerros como carneros y corderos, para los holocaustos del Dios del cielo, trigo, sal, vino y aceite, conforme a la disposición de los sacerdotes que están en Jerusalén, que se les dé día a día sin falta;

10 para que ofrezcan sacrificios de olores suaves al Dios del cielo, y oren por la vida del rey y de sus hijos.

11 También he hecho un decreto, que cualquiera que altere esta palabra, sea arrancado un madero de su casa, y una vez levantado, sea colgado en él; y sea su casa convertida en estercolero por esto.

12 Y el Dios que hizo habitar allí su nombre, destruya a todos los reyes y pueblos que pusiere en sus manos mudar y destruir esta casa de Dios que está en Jerusalén. Yo Darío he hecho un decreto; que se haga con rapidez.

13 Entonces Tatnai, gobernador de este lado del río, Setar-boznai y sus compañeros, conforme a lo que el rey Darío había enviado, así lo hicieron rápidamente.

14 Y los ancianos de los judíos edificaron, y prosperaron por la profecía del profeta Hageo y de Zacarías hijo de Iddo. Y la edificaron y terminaron conforme al mandamiento del Dios de Israel, y conforme al mandamiento de Ciro, y de Darío, y de Artajerjes rey de Persia.

15 Y esta casa fue terminada en el tercer día del mes de Adar, que fue en el sexto año del reinado del rey Darío.

16 Y los hijos de Israel, los sacerdotes y los levitas, y los demás hijos de la cautividad, guardaron con gozo la dedicación de esta casa de Dios,

17 Y ofreció en la dedicación de esta casa de Dios cien becerros, doscientos carneros, cuatrocientos corderos; y en expiación por todo Israel, doce machos cabríos, conforme al número de las tribus de Israel.

18 Y pusieron a los sacerdotes en sus divisiones, ya los levitas en sus turnos, para el servicio de Dios, que está en Jerusalén; como está escrito en el libro de Moisés.

19 Y los hijos del cautiverio celebraron la pascua el día catorce del mes primero.

20 Porque los sacerdotes y los levitas fueron purificados juntamente, todos ellos fueron puros, y sacrificaron la pascua para todos los hijos del cautiverio, y para sus hermanos los sacerdotes, y para ellos mismos.

21 Y comieron los hijos de Israel que habían vuelto del cautiverio, y todos los que se habían apartado de la inmundicia de las naciones de la tierra para buscar al Señor Dios de Israel,

22 Y celebró la fiesta de los panes sin levadura siete días con alegría; porque el Señor los había alegrado, y vuelto hacia ellos el corazón del rey de Asiria, para fortalecer sus manos en la obra de la casa de Dios, el Dios de Israel.


CAPÍTULO 7

Esdras sube a Jerusalén.

1 Después de estas cosas, en el reinado de Artajerjes rey de Persia, Esdras hijo de Seraías, hijo de Azarías, hijo de Hilcías,

2 hijo de Salum, hijo de Sadoc, hijo de Ahitob,

3 hijo de Amarías, hijo de Azarías, hijo de Meraiot,

4 hijo de Zeraías, hijo de Uzzi, hijo de Bukki,

5 hijo de Abisúa, hijo de Finees, hijo de Eleazar, hijo de Aarón, el sumo sacerdote;

6 Este Esdras subió de Babilonia; y era hábil escriba en la ley de Moisés, que Jehová Dios de Israel había dado; y el rey le concedió todo lo que pidió, conforme a la mano de Jehová su Dios sobre él.

7 Y subieron algunos de los hijos de Israel, y de los sacerdotes, y los levitas, y los cantores, y los porteros, y los netineos, a Jerusalén, en el séptimo año del rey Artajerjes.

8 Y llegó a Jerusalén en el mes quinto, que era en el año séptimo del rey.

9 Porque el día primero del mes primero comenzó a subir de Babilonia, y el día primero del mes quinto llegó a Jerusalén, según la buena mano de su Dios sobre él.

10 Porque Esdras había dispuesto su corazón para buscar la ley de Jehová, y para ponerla por obra, y para enseñar en Israel estatutos y juicios.

11 Esta es, pues, la copia de la carta que el rey Artajerjes dio a Esdras sacerdote, escriba, escriba de las palabras de los mandamientos de Jehová, y de sus estatutos para Israel.

12 Artajerjes, rey de reyes, al sacerdote Esdras, escriba de la ley del Dios del cielo, perfecta paz, y en tal tiempo.

13 Yo doy un decreto, que todos los del pueblo de Israel, y de sus sacerdotes y levitas, en mi reino, que por su propia voluntad quieran subir a Jerusalén, vayan contigo.

14 Por cuanto eres enviado del rey y de sus siete consejeros, para inquirir acerca de Judá y de Jerusalén, conforme a la ley de tu Dios que está en tu mano;

15 y para llevar la plata y el oro que el rey y sus consejeros han ofrecido gratuitamente al Dios de Israel, cuya morada está en Jerusalén,

16 y toda la plata y el oro que hallares en toda la provincia de Babilonia, con la ofrenda voluntaria del pueblo y de los sacerdotes, ofrenda voluntaria para la casa de su Dios que está en Jerusalén;

17 para que compres pronto con este dinero becerros, carneros y corderos, con sus presentes y sus libaciones, y ofrécelos sobre el altar de la casa de tu Dios, que está en Jerusalén.

18 Y lo que bien te pareciere a ti ya tus hermanos, hacer con el resto de la plata y del oro, que hicieren conforme a la voluntad de vuestro Dios.

19 Y los utensilios que te son dados para el servicio de la casa de tu Dios, los entregarás delante del Dios de Jerusalén.

20 Y cuanto más fuere necesario para la casa de tu Dios, que tuvieres ocasión de dar, dalo de la casa de los tesoros del rey.

21 Y yo, el rey Artajerjes, doy un edicto a todos los tesoreros que están al otro lado del río, que todo lo que os demande el sacerdote Esdras, escriba de la ley del Dios del cielo, sea hecho pronto. ,

22 hasta cien talentos de plata, y cien palmos de trigo, y cien batos de vino, y cien batos de aceite, y sal sin prescribir cuanto.

23 Cualquier cosa mandada por el Dios del cielo, hágase diligentemente para la casa del Dios del cielo; porque ¿por qué habría de haber ira contra el reino del rey y sus hijos?

24 También os hacemos saber que de cualquiera de los sacerdotes y levitas, cantores, porteros, netineos o ministros de esta casa de Dios, no será lícito imponerles peaje, tributo o costumbre.

25 Y tú, Esdras, conforme a la sabiduría de tu Dios, que está en tu mano, establece magistrados y jueces, que puedan juzgar a todo el pueblo que está al otro lado del río, todos los que conocen las leyes de tu Dios; y enseñad a los que no las conocen.

26 Y cualquiera que no hiciere la ley de tu Dios, y la ley del rey, sea juzgado pronto, sea a muerte, o destierro, o confiscación de bienes, o prisión.

27 Bendito sea el Señor, Dios de nuestros padres, que ha puesto tal cosa en el corazón del rey, para hermosear la casa del Señor que está en Jerusalén;

28 Y me ha concedido misericordia delante del rey y de sus consejeros, y delante de todos los príncipes poderosos del rey. Y me fortalecí porque la mano del Señor mi Dios estaba sobre mí, y reuní a los principales de Israel para que subieran conmigo.


CAPÍTULO 8

Los compañeros de Ezra - Él los envía a Iddo - Él ayuna.

1 Estos son ahora los jefes de sus familias, y esta es la genealogía de los que subieron conmigo de Babilonia, en el reinado del rey Artajerjes.

2 de los hijos de Finees; Gersón; de los hijos de Itamar; Daniel; de los hijos de David; Hattush.

3 De los hijos de Secanías, de los hijos de Farosh; Zacarías; y con él fueron contados por la genealogía de los varones ciento cincuenta.

4 de los hijos de Pahat-moab; Elihoenai hijo de Zeraías, y con él doscientos varones.

5 De los hijos de Secanías; hijo de Jonatán, y con él trescientos varones.

6 De los hijos de Adín también; Ebed hijo de Jonatán, y con él cincuenta varones.

7 y de los hijos de Elam; Jesaías hijo de Atalía, y con él setenta varones.

8 y de los hijos de Sefatías; Zebadías hijo de Miguel, y con él ochenta varones.

9 De los hijos de Joab; Abdías hijo de Jehiel, y con él doscientos dieciocho varones.

10 y de los hijos de Selomit; el hijo de Josifías, y con él ciento sesenta varones.

11 y de los hijos de Bebai; Zacarías hijo de Bebai, y con él veintiocho varones.

12 y de los hijos de Azgad; Johanán hijo de Hakkatan, y con él ciento diez varones.

13 Y de los postreros hijos de Adonikam, cuyos nombres son estos, Elifelet, Jeiel y Semaías, y con ellos sesenta varones.

14 De los hijos también de Bigvai; Uthai y Zabbud, y con ellos setenta varones.

15 Y los reuní junto al río que corre a Ahava; y allí nos quedamos en tiendas tres días; y miré al pueblo ya los sacerdotes, y no hallé allí a ninguno de los hijos de Leví.

16 Entonces envié por Eliezer, por Ariel, por Semaías, y por Elnatán, y por Jarib, y por Elnatán, y por Natán, y por Zacarías, y por Mesulam, los principales; también para Joiarib y para Elnathan, hombres de entendimiento.

17 Y los envié con mandamiento a Iddo, el jefe en el lugar de Casiphia, y les dije lo que debían decir a Iddo y a sus hermanos los netineos, en el lugar de Casiphia, que nos trajeran ministros para la casa de Nuestro Dios.

18 Y por la buena mano de nuestro Dios sobre nosotros nos trajeron un varón de entendimiento, de los hijos de Mahili, hijo de Levi, hijo de Israel; y Serebías, con sus hijos y sus hermanos, dieciocho;

19 Y Hasabías, y con él Jesaías de los hijos de Merari, sus hermanos y sus hijos, veinte;

20 Y de los netineos, que David y los príncipes habían designado para el servicio de los levitas, doscientos veinte netineos; todos ellos fueron expresados por su nombre.

21 Entonces proclamé ayuno allí, junto al río Ahava, para que nos aflijiéramos delante de nuestro Dios, para pedirle un camino recto para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes,

22 Porque me avergoncé de pedir al rey una partida de soldados y gente de a caballo para ayudarnos contra el enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; pero su poder y su ira es contra todos los que lo abandonan.

23 Así que ayunamos y rogamos a nuestro Dios por esto; y él nos rogó.

24 Luego aparté a doce de los jefes de los sacerdotes, a Serebías y a Hasabías, y a diez de sus hermanos con ellos,

25 Y les pesó la plata y el oro y los utensilios, la ofrenda de la casa de nuestro Dios, que habían ofrecido el rey, sus consejeros, sus príncipes y todo Israel allí presente;

26 Y pesé en su mano seiscientos cincuenta talentos de plata, y vasos de plata cien talentos, y de oro cien talentos;

27 También veinte tazones de oro, de mil dracmas; y dos vasos de cobre fino, precioso como el oro.

28 Y les dije: Vosotros sois santos al Señor; los vasos también son santos; y la plata y el oro son ofrenda voluntaria a Jehová el Dios de vuestros padres.

29 Velad y guardadlos, hasta que los peséis delante de los jefes de los sacerdotes y de los levitas, y de los jefes de las casas paternas de Israel, en Jerusalén, en los aposentos de la casa de Jehová.

30 Y tomaron los sacerdotes y los levitas el peso de la plata, y del oro, y de los vasos, para traerlos á Jerusalem á la casa de nuestro Dios.

31 Y partimos del río Ahava el día doce del mes primero, para ir a Jerusalén; y la mano de nuestro Dios fue sobre nosotros, y nos libró de mano del enemigo, y de los que acechaban en el camino.

32 Y llegamos a Jerusalén, y nos detuvimos allí tres días.

33 Al cuarto día se pesó la plata, el oro y los vasos en la casa de nuestro Dios por mano del sacerdote Meremot hijo de Urías; y con él estaba Eleazar hijo de Finees; y con ellos Jozabad hijo de Jesúa, y Noadías hijo de Binnui, levitas;

34 Por número y por peso de cada uno; y todo el peso fue escrito en ese tiempo.

35 También los hijos de los que habían sido llevados, que habían salido del cautiverio, ofrecieron holocaustos al Dios de Israel, doce becerros por todo Israel, noventa y seis carneros, setenta y siete corderos, doce machos cabríos por un ofrenda por el pecado; todo esto fue una ofrenda quemada al Señor.

36 Y ellos entregaron las comisiones del rey a los lugartenientes del rey, ya los gobernadores de este lado del río; y enriquecieron al pueblo y a la casa de Dios.


CAPÍTULO 9

Afinidad del pueblo con los extraños: la oración de Ezra.

1 Cuando terminaron estas cosas, vinieron a mí los príncipes, diciendo: El pueblo de Israel, y los sacerdotes y los levitas, no se han separado de los pueblos de las tierras, haciendo conforme a sus abominaciones, incluso de los cananeos. , los hititas, los ferezeos, los jebuseos, los amonitas, los moabitas, los egipcios y los amorreos.

2 Porque han tomado de sus hijas para sí y para sus hijos; para que la simiente santa se haya mezclado con la gente de aquellas tierras; sí, la mano de los príncipes y gobernantes ha sido la principal en esta transgresión.

3 Y cuando oí esto, rasgué mi vestido y mi manto, y me corté el pelo de la cabeza y de la barba, y me senté atónito.

4 Entonces se reunieron conmigo todos los que temblaban ante las palabras del Dios de Israel, a causa de la transgresión de los que habían sido llevados; y estuve asombrado hasta el sacrificio de la tarde.

5 Y a la hora del sacrificio de la tarde me levanté de mi pesadumbre; y rasgando mi vestido y mi manto, caí de rodillas, y extendí mis manos al Señor mi Dios,

6 Y dijo: Dios mío, me avergüenzo y me ruborizo al levantar mi rostro a ti, Dios mío; porque nuestras iniquidades se han aumentado sobre nuestra cabeza, y nuestra transgresión ha crecido hasta los cielos.

7 Desde los días de nuestros padres hemos estado en gran pecado hasta el día de hoy; y por nuestras iniquidades, nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes, hemos sido entregados en mano de los reyes de las tierras, a espada, al cautiverio y al despojo, y a confusión de rostro, como en este día.

8 Y ahora por un poco de tiempo se ha mostrado gracia de parte del Señor nuestro Dios, para dejarnos un remanente que escape, y darnos un clavo en su lugar santo, para que nuestro Dios alumbre nuestros ojos, y nos dé un poco de vida. en nuestra esclavitud.

9 Porque éramos siervos; sin embargo, nuestro Dios no nos ha desamparado en nuestra servidumbre, sino que ha extendido su misericordia hacia nosotros ante los ojos de los reyes de Persia, para darnos vida, para restaurar la casa de nuestro Dios, y para reparar sus desolaciones, y para danos un muro en Judá y en Jerusalén.

10 Y ahora, oh Dios nuestro, ¿qué diremos después de esto? porque hemos dejado tus mandamientos,

11 la cual mandasteis por medio de vuestros siervos los profetas, diciendo: La tierra a la cual entráis para poseerla, es tierra inmunda, por la inmundicia del pueblo de la tierra, con sus abominaciones, que la han llenado de un extremo a otro. otro con su inmundicia.

12 Ahora, pues, no deis vuestras hijas a sus hijos, ni toméis sus hijas para vuestros hijos, ni busquéis su paz ni sus riquezas para siempre; para que seáis fuertes, y comáis del bien de la tierra, y la dejéis en herencia a vuestros hijos para siempre.

13 Y después de todo lo que nos ha venido por nuestras malas obras, y por nuestra gran transgresión, ya que tú, Dios nuestro, nos has castigado menos de lo que merecen nuestras iniquidades, y nos has dado tal liberación;

14 ¿Debemos quebrantar de nuevo tus mandamientos, y unirnos en afinidad con la gente de estas abominaciones? ¿No te enojarás contra nosotros hasta que nos hayas consumido, de modo que no haya remanente ni escapatoria?

15 Oh Señor Dios de Israel, tú eres justo; porque aún permanecemos escapados, como en este día; he aquí, estamos delante de ti en nuestras transgresiones; porque no podemos estar delante de ti a causa de esto. 


CAPÍTULO 10

Matrimonios extraños — La gente se arrepiente.

1 Después que Esdras hubo orado y confesado, llorando y postrándose delante de la casa de Dios, se reunió a él de Israel una congregación muy grande de hombres, mujeres y niños; porque el pueblo lloraba mucho.

2 Y Secanías, hijo de Jehiel, uno de los hijos de Elam, respondió y dijo a Esdras: Nos hemos rebelado contra nuestro Dios, y hemos tomado mujeres extrañas del pueblo de la tierra; pero ahora hay esperanza en Israel acerca de esto.

3 Ahora, pues, hagamos pacto con nuestro Dios de despedir a todas las mujeres y a los nacidos de ellas, conforme al consejo de mi señor, y de los que tiemblan ante el mandamiento de nuestro Dios; y que se haga conforme a la ley.

4 Levántate; porque este asunto te pertenece; nosotros también estaremos contigo; ten buen ánimo y hazlo.

5 Entonces se levantó Esdras, e hizo jurar a los principales sacerdotes, a los levitas ya todo Israel, que harían conforme a esta palabra. Y juraron.

6 Entonces Esdras se levantó de delante de la casa de Dios, y entró en la cámara de Johanán hijo de Eliasib; y cuando llegó allá, no comió pan, ni bebió agua; porque se lamentó a causa de la transgresión de los que habían sido llevados.

7 E hicieron pregonar por Judá y Jerusalén a todos los hijos de la cautividad, que se juntasen en Jerusalén;

8 Y cualquiera que no viniera dentro de tres días, de acuerdo con el consejo de los príncipes y de los ancianos, sería confiscado todo su patrimonio, y él mismo sería separado de la congregación de los que habían sido llevados.

9 Entonces todos los hombres de Judá y Benjamín se juntaron en Jerusalén dentro de tres días. Era el mes noveno, a los veinte días del mes; y todo el pueblo se sentó en la plaza de la casa de Dios, temblando a causa de este asunto, y de la gran lluvia.

10 Y levantándose el sacerdote Esdras, les dijo: Habéis pecado, y habéis tomado mujeres extrañas, para aumentar la rebelión de Israel.

11 Ahora pues, confesad al Señor, el Dios de vuestros padres, y haced su voluntad; y apartaos del pueblo de la tierra, y de las mujeres extranjeras.

12 Entonces toda la congregación respondió y dijo en alta voz: Como tú has dicho, así debemos hacer.

13 Pero el pueblo es mucho, y es tiempo de mucha lluvia, y no podemos estar fuera, ni es trabajo de un día o de dos; porque somos muchos los que hemos transgredido en esto.

14 Que se pongan de pie ahora nuestros príncipes de toda la congregación, y que todos los que han tomado mujeres extrañas en nuestras ciudades vengan en los tiempos señalados, y con ellos los ancianos de cada ciudad y sus jueces, hasta el furor de la ira de nuestro Dios por este asunto sea apartado de nosotros.

15 Solo Jonatán, hijo de Asahel, y Jahazías, hijo de Tikvah, se ocuparon de este asunto; y Meshullam y Shabbethai el levita los ayudaron.

16 Y así lo hicieron los hijos del cautiverio. Y el sacerdote Esdras, con algunos jefes de familias, según las casas de sus padres, y todos ellos por sus nombres, fueron separados, y se sentaron el primer día del mes décimo para examinar el asunto.

17 Y acabaron con todos los hombres que habían tomado mujeres extrañas para el primer día del primer mes.

18 Y entre los hijos de los sacerdotes se hallaron los que habían tomado esposas extrañas; a saber, de los hijos de Jesúa, hijo de Jozadac, y de sus hermanos; Maasías, Eliezer, Jarib y Gedalías.

19 Y dieron sus manos para despedir a sus mujeres; y siendo culpables, ofrecieron un carnero del rebaño por su transgresión.

20 y de los hijos de Immer; Hanani y Zebadías.

21 y de los hijos de Harim; Maasías, Elías, Semaías, Jehiel y Uzías.

22 y de los hijos de Pasur; Elioenai, Maaseiah, Ishamael, Natanael, Jozabad y Elasah.

23 También de los levitas; Jozabad, y Simei, y Kelaiah, (el mismo es Kelita), Pethahiah, Judah, y Eliezer.

24 De los cantores también; Eliasib; y de los porteadores; Salum, Telem y Uri.

25 Además de Israel; de los hijos de Parosh; Ramías, Jezías, Malquías, Miamin, Eleazar, Malquías y Benaía.

26 y de los hijos de Elam; Matanías, Zacarías, Jehiel, Abdi, Jeremot y Elías.

27 y de los hijos de Zattu; Elioenai, Eliasib, Matanías, Jeremot, Zabad y Aziza.

28 De los hijos de Bebai también; Johanán, Hananías, Zabai y Atlai.

29 y de los hijos de Bani; Mesulam, Maluc, Adaías, Jasub, Seal y Ramot.

30 y de los hijos de Pahat-moab; Adna, Quelal, Benaía, Maasías, Matanías, Bezaleel, Binnui y Manasés.

31 y de los hijos de Harim; Eliezer, Ishiyah, Malchiah, Semayah, Shimeon,

32 Benjamín, Maluc y Semarías.

33 De los hijos de Hashum; Mattenai, Mattathah, Zabad, Elifelet, Jeremai, Manasseh y Simei.

34 De los hijos de Bani; Madai, Amaram y Uel,

35 Benaía, Bedías, Queluh,

36 Vanías, Meremot, Eliasib,

37 Matanías, Mattenai y Jaasau,

38 Y Bani, Binnui, Simei,

39 y Selemías, y Natán, y Adaías,

40 Majnadebai, Shasai, Sharai,

41 Azareel, Selemías, Semarías,

42 Salum, Amarías y José.

43 De los hijos de Nebo; Jeiel, Mattithiah, Zabad, Zebina, Jadau y Joel, Benaía.

44 Todos estos habían tomado esposas extrañas; y algunos de ellos tenían esposas con las cuales engendraron hijos.

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.