Ester

 

El libro de Ester

 

CAPÍTULO 1

Fiestas de Asuero — Vashti mandó llamar — El decreto de la soberanía de los hombres.

1 Aconteció en los días de Asuero (este es Asuero, que reinó desde la India hasta Etiopía, sobre ciento siete y veinte provincias),

2 Que en aquellos días, estando sentado el rey Asuero sobre el trono de su reino, que estaba en Susa el palacio,

3 En el año tercero de su reinado, hizo banquete a todos sus príncipes y siervos; el poder de Persia y Media, los nobles y príncipes de las provincias, estando delante de él;

4 Cuando mostró las riquezas de su glorioso reino y el honor de su excelente majestad muchos días, hasta ciento ochenta días.

5 Y cuando se cumplieron estos días, el rey hizo un banquete a todo el pueblo que estaba presente en Susa el palacio, tanto para grandes como para pequeños, siete días, en el atrio del jardín del palacio del rey;

6 Donde había cortinas blancas, verdes y azules, sujetas con cuerdas de lino fino y púrpura a anillos de plata y columnas de mármol; las camas eran de oro y plata, sobre un pavimento de mármol rojo, azul, blanco y negro.

7 Y les dieron a beber en vasos de oro, (los vasos eran diferentes unos de otros), y vino real en abundancia, conforme al estado del rey.

8 Y el beber era conforme a la ley; ninguno obligó; porque así había ordenado el rey a todos los oficiales de su casa, que hicieran conforme a la voluntad de cada uno.

9 También la reina Vasti hizo un banquete para las mujeres en la casa real que pertenecía al rey Asuero.

10 El séptimo día, cuando el corazón del rey estaba alegre por el vino, mandó a Mehuman, Bizta, Harbona, Bigta, Abagta, Zetar y Carcas, los siete eunucos que servían delante del rey Asuero,

11 Para traer la reina Vasti delante del rey con la corona real, para mostrar al pueblo y a los príncipes su hermosura; porque ella era hermosa para mirar.

12 Pero la reina Vasti se negó a venir por mandato del rey por medio de sus eunucos; por lo cual el rey se enojó mucho, y su ira se encendió en él.

13 Entonces el rey dijo a los sabios, que conocían los tiempos, (porque así era la conducta del rey con todos los que conocían la ley y el derecho;

14 Y junto a él estaban Carsena, Setar, Admata, Tarsis, Meres, Marsena y Memucán, los siete príncipes de Persia y Media, que vieron el rostro del rey, y que se sentaron los primeros en el reino,)

15 ¿Qué haremos con la reina Vasti conforme a la ley, por cuanto no cumplió el mandamiento del rey Asuero por medio de los eunucos?

16 Y Memucán respondió delante del rey y de los príncipes: La reina Vasti no ha hecho mal al rey solamente, sino también a todos los príncipes, y a todo el pueblo que está en todas las provincias del rey Asuero.

17 Porque este hecho de la reina llegará a todas las mujeres, y menospreciarán a sus maridos ante sus ojos, cuando sea denunciado. El rey Asuero mandó que trajeran a la reina Vasti delante de él, pero ella no vino.

18 Lo mismo dirán hoy las damas de Persia y de Media a todos los príncipes del rey, que se han enterado del hecho de la reina. Así surgirá demasiado desprecio e ira.

19 Si place al rey, salga de él un mandamiento real, y quede escrito entre las leyes de los persas y de los medos, que no se altere: Que Vasti no venga más delante del rey Asuero; y dé el rey su heredad real a otra que sea mejor que ella.

20 Y cuando el decreto del rey, que él hará, se publique en todo su imperio, (porque es grande), todas las mujeres darán honor a sus maridos, tanto a los grandes como a los pequeños.

21 Y la palabra agradó al rey ya los príncipes; e hizo el rey conforme a la palabra de Memucán;

22 Porque envió cartas a todas las provincias del rey, a cada provincia según su escritura, y a cada pueblo según su lengua, para que cada uno gobernase en su casa, y se publicara según la lengua de toda la gente.     


CAPITULO 2

Se debe elegir una reina: Ester es nombrada reina. Mardoqueo descubre una traición se registra en las crónicas.

1 Después de estas cosas, cuando se aplacó la ira del rey Asuero, se acordó de Vasti, y de lo que había hecho, y de lo que se había decretado contra ella.

2 Entonces dijeron los siervos del rey que le servían: Que se busquen jóvenes vírgenes hermosas para el rey;

3 Y nombre el rey oficiales en todas las provincias de su reino, para que reúnan a todas las jóvenes vírgenes hermosas en Susa el palacio, en la casa de las mujeres, bajo la custodia de Hegai eunuco del rey, guarda de las mujeres. ; y déjenles sus cosas para purificación;

4 Y la doncella que agrada al rey sea reina en lugar de Vasti. Y la cosa agradó al rey; y así lo hizo.

5 Y en Susa el palacio había un cierto judío, cuyo nombre era Mardoqueo, hijo de Jair, hijo de Simei, hijo de Cis, benjamita;

6 que había sido llevado de Jerusalén con el cautiverio que había llevado con Jeconías rey de Judá, a quien Nabucodonosor rey de Babilonia había llevado.

7 Y crió a Hadassah, es decir, a Ester, la hija de su tío; porque no tenía padre ni madre, y la doncella era hermosa y hermosa; a quien Mardoqueo, cuando su padre y su madre murieron, tomó por su propia hija.

8 Y aconteció que cuando se oyó el mandamiento del rey y su edicto, y reunidas muchas doncellas en Susa el palacio, bajo la custodia de Hegai, fue llevada también Ester a la casa del rey, bajo la custodia de Hegai. , guardián de las mujeres.

9 Y la doncella le agradó, y obtuvo bondad de él; y él le dio rápidamente sus cosas para la purificación, con las cosas que le pertenecían, y siete doncellas, que eran dignas de ser dadas a ella, de la casa del rey; y él la prefirió a ella ya sus criadas al mejor lugar de la casa de las mujeres.

10 Ester no había mostrado su pueblo ni su parentela; porque Mardoqueo le había mandado que no lo mostrara.

11 Y Mardoqueo andaba cada día delante del patio de la casa de las mujeres, para saber cómo estaba Ester, y qué sería de ella.

12 Y cuando le llegaba el turno a toda doncella para ir al rey Asuero, después de haber cumplido doce meses, conforme a la costumbre de las mujeres, (porque así se cumplieron los días de sus purificaciones, a saber, seis meses con aceite de mirra, y seis meses de olores dulces, y con otras cosas para la purificación de las mujeres,)

13 Entonces así venía cada doncella al rey; todo lo que deseaba le fue dado para que la acompañara de la casa de las mujeres a la casa del rey.

14 Ella se fue por la tarde, y al día siguiente volvió a la segunda casa de las mujeres, a la custodia de Saasgaz, eunuco del rey, que guardaba a las concubinas; ella nunca más vino al rey, excepto que el rey se complacía en ella, y que era llamada por su nombre.

15 Y cuando le llegó el turno a Ester, hija de Abihail, tío de Mardoqueo, que la había tomado por hija, de venir al rey, ella no pidió nada sino lo que Hegai eunuco del rey, guarda de las mujeres, fijado. Y Ester obtuvo gracia a los ojos de todos los que la miraban.

16 Y Ester fue llevada al rey Asuero a su casa real en el mes décimo, que es el mes de Tebet, en el año séptimo de su reinado.

17 Y el rey amó a Ester sobre todas las mujeres, y ella obtuvo gracia y favor delante de él más que todas las vírgenes; de modo que él puso la corona real sobre su cabeza, y la hizo reina en lugar de Vasti.

18 Entonces el rey hizo un gran banquete a todos sus príncipes y siervos, el banquete de Ester; e hizo relevo a las provincias, y dio dones, conforme al estado del rey.

19 Y cuando las vírgenes se reunieron por segunda vez, Mardoqueo estaba sentado a la puerta del rey.

20 Ester aún no había mostrado su parentela ni su pueblo, como Mardoqueo le había mandado; porque Ester cumplió el mandamiento de Mardoqueo, como cuando se crió con él.

21 En aquellos días, mientras Mardoqueo estaba sentado a la puerta del rey, dos de los eunucos del rey, Bigtán y Teres, de los que guardaban la puerta, se enojaron y trataron de echar mano al rey Asuero.

22 Y Mardoqueo supo la cosa, y la dio a conocer a la reina Ester; y Ester certificó al rey de ella en nombre de Mardoqueo.

23 Y cuando se hizo la inquisición del asunto, se descubrió; por tanto, ambos fueron colgados de un madero; y estaba escrito en el libro de las crónicas delante del rey.     


CAPÍTULO 3

Amán busca vengarse de todos los judíos. Obtiene un decreto para matar a los judíos.

1 Después de estas cosas, el rey Asuero engrandeció a Amán, hijo de Hamedata agagueo, y lo encumbró, y puso su asiento por encima de todos los príncipes que estaban con él.

2 Y todos los siervos del rey que estaban a la puerta del rey se inclinaron e hicieron reverencia a Amán; porque así lo había mandado el rey acerca de él. Pero Mardoqueo no se inclinó, ni le hizo reverencia.

3 Entonces los siervos del rey, que estaban a la puerta del rey, dijeron a Mardoqueo: ¿Por qué traspasas el mandamiento del rey?

4 Ahora bien, aconteció que cuando le hablaban todos los días, y él no los escuchaba, le dijeron a Amán, para ver si los asuntos de Mardoqueo estaban firmes; porque les había dicho que era judío.

5 Y cuando Amán vio que Mardoqueo no se inclinaba ni le hacía reverencia, entonces Amán se llenó de ira.

6 Y pensó en burlarse de poner las manos sobre Mardoqueo solo; porque le habían mostrado el pueblo de Mardoqueo; por lo cual Amán procuró destruir a todos los judíos que había en todo el reino de Asuero, al pueblo de Mardoqueo.

7 En el mes primero, es decir, el mes de Nisán, en el año duodécimo del rey Asuero, echaron Pur, es decir, la suerte, delante de Amán, de día en día y de mes en mes, hasta el mes duodécimo, que es, el mes de Adar.

8 Y Amán dijo al rey Asuero: Hay cierto pueblo esparcido y esparcido entre los pueblos en todas las provincias de tu reino; y sus leyes son diversas de todos los pueblos; ni guardan las leyes del rey; por lo tanto, no es provechoso para el rey sufrirlos.

9 Si place al rey, sea escrito que sean destruidos; y daré diez mil talentos de plata en mano de los que tienen cargo en el negocio, para que lo metan en los tesoros del rey.

10 Y tomó el rey su anillo de su mano, y lo dio a Amán hijo de Hamedata agagueo, enemigo de los judíos.

11 Y el rey dijo a Amán: La plata te es dada a ti, y también al pueblo, para que hagas con ellos como bien te pareciere.

12 Entonces fueron llamados los escribanos del rey en el mes primero, a los trece del día, y se escribió conforme a todo lo que había mandado Amán, a los oficiales del rey, a los gobernadores que estaban sobre cada provincia, y a los príncipes de cada pueblo de cada provincia según su escritura, ya cada pueblo según su lengua; en nombre del rey Asuero fue escrito, y sellado con el anillo del rey.

13 Y las cartas fueron enviadas por correos a todas las provincias del rey, para destruir, matar y hacer perecer a todos los judíos, tanto jóvenes como ancianos, niños y mujeres, en un día, el día trece de el mes duodécimo, que es el mes de Adar, y para tomar sus despojos por botín.

14 La copia de la escritura del mandamiento que había de darse en cada provincia fue publicada a todo el pueblo, a fin de que estuviesen preparados para aquel día.

15 Los postes salieron apresuradamente por mandato del rey, y se dio el decreto en Susa el palacio. Y el rey y Amán se sentaron a beber; pero la ciudad de Susa estaba perpleja.     


CAPÍTULO 4

Luto de Mardoqueo y los judíos: Ester establece un ayuno.

1 Cuando Mardoqueo se dio cuenta de todo lo que había pasado, Mardoqueo rasgó sus vestidos, y se vistió de cilicio con ceniza, y salió por en medio de la ciudad, y clamó con un grito fuerte y amargo;

2 Y llegó hasta delante de la puerta del rey; porque nadie podía entrar por la puerta del rey vestido de cilicio.

3 Y en cada provincia, dondequiera que venía el mandamiento del rey y su decreto, había gran duelo entre los judíos, y ayuno, y llanto y lamento; y muchos yacían en cilicio y ceniza.

4 Vinieron, pues, las criadas de Ester y sus eunucos y se lo dijeron. Entonces la reina se entristeció mucho; y envió ropa para vestir a Mardoqueo, y para quitarle el cilicio; pero no lo recibió.

5 Entonces llamó Ester a Hatac, uno de los eunucos del rey, a quien él había puesto para que la sirviera, y le dio un mandamiento a Mardoqueo, para que supiera qué era y por qué.

6 Entonces Hatac salió a Mardoqueo a la plaza de la ciudad, que estaba delante de la puerta del rey.

7 Y Mardoqueo le contó todo lo que le había sucedido, y la suma del dinero que Amán había prometido pagar a los tesoros del rey por los judíos, para destruirlos.

8 También le dio una copia de la escritura del edicto que se había dado en Susa para destruirlos, para mostrárselo a Ester, y declararle a ella, y mandarle que se presentara al rey para hacer suplicarle, y pedirle delante de él por su pueblo.

9 Y Hatach vino y le contó a Ester las palabras de Mardoqueo.

10 Volvió a hablar Ester a Hatac, y le dio mandamiento a Mardoqueo;

11 Sepan todos los siervos del rey, y el pueblo de las provincias del rey, que cualquiera que, hombre o mujer, se acercare al rey al atrio interior, sin ser llamado, una ley suya tiene para ponerlo en muerte, excepto aquellos a quienes el rey extienda el cetro de oro, para que vivan; pero no he sido llamado a venir al rey en estos treinta días.

12 Y contaron a Mardoqueo las palabras de Ester.

13 Entonces Mardoqueo mandó responder a Ester: No pienses contigo mismo que escaparás en la casa del rey más que todos los judíos.

14 Porque si callas del todo en este tiempo, entonces habrá ensanchamiento y liberación para los judíos de otro lugar; mas tú y la casa de tu padre seréis destruidos; y ¿quién sabe si para una hora como ésta has venido al reino?

15 Entonces Ester les ordenó que devolvieran a Mardoqueo esta respuesta:

16 Id y reunid a todos los judíos que están en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis tres días, ni de noche ni de día; Yo también y mis doncellas ayunaremos igualmente; y así entraré al rey, que no es conforme a la ley; y si perezco, perezco.

17 Entonces Mardoqueo se fue e hizo conforme a todo lo que Ester le había mandado.     


CAPÍTULO 5

Ester invita al rey ya Amán a un banquete — Los invita a otro día siguiente — Amán, por consejo de Zeres, construye una horca.

1 Aconteció que al tercer día, Ester se vistió sus vestiduras reales, y se puso en el patio interior de la casa del rey, enfrente de la casa del rey; y el rey se sentó en su trono real en la casa real, enfrente de la puerta de la casa.

2 Y aconteció que cuando el rey vio a la reina Ester de pie en el patio, ella obtuvo gracia ante sus ojos; y el rey le tendió a Ester el cetro de oro que tenía en la mano. Entonces Ester se acercó y tocó la punta del cetro.

3 Entonces el rey le dijo: ¿Qué quieres, reina Ester? ¿Y cuál es tu petición? te será dado hasta la mitad del reino.

4 Y Ester respondió: Si le parece bien al rey, que el rey y Amán vengan hoy al banquete que le he preparado.

5 Entonces el rey dijo: Haced que Amán se apresure, para que haga como Ester ha dicho. Entonces el rey y Amán llegaron al banquete que Ester había preparado.

6 Y el rey dijo a Ester en el banquete del vino: ¿Cuál es tu petición? y te será concedido; ¿Y cuál es tu petición? hasta la mitad del reino se hará.

7 Entonces respondió Ester, y dijo: Mi petición y mi demanda es;

8 Si he hallado gracia ante los ojos del rey, y si place al rey conceder mi petición y cumplir mi demanda, venga el rey y Amán al banquete que les prepararé, y haré mañana como ha dicho el rey.

9 Entonces Amán salió aquel día gozoso y con un corazón alegre; pero cuando Amán vio a Mardoqueo a la puerta del rey, que no se levantaba ni se movía por él, se llenó de ira contra Mardoqueo.

10 Sin embargo, Amán se contuvo; y cuando llegó a casa, envió a llamar a sus amigos, ya Zeres su mujer.

11 Y Amán les contó la gloria de sus riquezas, y la multitud de sus hijos, y todas las cosas en las que el rey lo había ensalzado, y cómo lo había ensalzado sobre los príncipes y siervos del rey.

12 Dijo además Amán: Sí, la reina Ester no dejó entrar a nadie con el rey al banquete que ella había preparado, sino a mí; y mañana estoy invitado a ella también con el rey.

13 Pero todo esto de nada me sirve, mientras veo al judío Mardoqueo sentado a la puerta del rey.

14 Entonces le dijo Zeres su mujer y todos sus amigos: Háganse una horca de cincuenta codos de altura, y mañana di al rey que cuelguen en ella a Mardoqueo; entonces entra alegremente con el rey al banquete. Y la cosa agradó a Amán; y mandó hacer la horca.     


CAPÍTULO 6

Asuero recompensa a Mardoqueo — Amán sin darse cuenta da consejos para honrarlo — Sus amigos cuentan su destino.

1 Aquella noche no pudo dormir el rey, y mandó traer el libro de las memorias de las crónicas; y fueron leídas delante del rey.

2 Y se halló escrito que Mardoqueo había hablado de Bigtana y de Teres, dos eunucos del rey, guardas de la puerta, que procuraban echar mano del rey Asuero.

3 Y el rey dijo: ¿Qué honor y dignidad se ha hecho a Mardoqueo por esto? Entonces dijeron los siervos del rey que le servían: Nada se ha hecho por él.

4 Y el rey dijo: ¿Quién está en el patio? Ahora bien, Amán había venido al atrio exterior de la casa del rey, para decirle al rey que colgara a Mardoqueo en la horca que le había preparado.

5 Y los siervos del rey le dijeron: He aquí Amán está en el patio. Y el rey dijo: Que entre.

6 Entró, pues, Amán. Y el rey le dijo: ¿Qué se hará al varón cuya honra desea el rey? Ahora bien, pensó Amán en su corazón: ¿A quién se deleitaría el rey en honrar más que a mí mismo?

7 Y respondió Amán al rey: Porque el varón cuya honra desea el rey,

8 Tráiganse las vestiduras reales que el rey usa, y el caballo en que el rey cabalga, y la corona real que está puesta sobre su cabeza;

9 Y entreguen este atavío y caballo en mano de uno de los príncipes más nobles del rey, para que vistan al varón cuya honra desea el rey, y llévenlo a caballo por la plaza de la ciudad, y pregonen delante él: Así se hará al varón cuya honra desea el rey.

10 Entonces el rey dijo a Amán: Date prisa, y toma el vestido y el caballo, como has dicho, y haz así también a Mardoqueo el judío, que se sienta a la puerta del rey; que nada falte de todo lo que has dicho.

11 Entonces tomó Amán la ropa y el caballo, y vistió a Mardoqueo, y lo llevó a caballo por la plaza de la ciudad, y pregonó delante de él: Así se hará al varón cuya honra desea el rey.

12 Y Mardoqueo volvió a la puerta del rey. Pero Amán se apresuró a su casa enlutado y con la cabeza cubierta.

13 Y Amán le contó a Zeres su esposa y a todos sus amigos todo lo que le había sucedido. Entonces sus sabios y Zeres su mujer le dijeron: Si Mardoqueo es de la simiente de los judíos, ante los cuales has comenzado a caer, no prevalecerás contra él, sino que ciertamente caerás delante de él.

14 Y mientras aún estaban hablando con él, vinieron los eunucos del rey, y se apresuraron a llevar a Amán al banquete que Ester había preparado.     


CAPÍTULO 7

Ester hace juicio por su propia vida y la de su pueblo — Acusa a Amán — El rey hace ahorcar a Amán.

1 Entonces el rey y Amán vinieron a comer con la reina Ester.

2 Y el rey volvió a decir a Ester el segundo día en el banquete del vino: ¿Cuál es tu petición, reina Ester? y te será concedido; ¿Y cuál es tu petición? y se cumplirá hasta la mitad del reino.

3 Entonces la reina Ester respondió y dijo: Si he hallado gracia en tus ojos, oh rey, y si al rey place, sea dada mi vida por mi petición, y mi pueblo por mi demanda;

4 Porque vendidos estamos, yo y mi pueblo, para ser destruidos, para ser muertos y perecer. Pero si hubiésemos sido vendidos por siervos y esclavas, me callaría, aunque el enemigo no pudiera compensar el daño del rey.

5 Entonces el rey Asuero respondió y dijo a la reina Ester: ¿Quién es él, y dónde está, que se atrevió a hacer tal cosa en su corazón?

6 Y Ester dijo: El adversario y enemigo es este malvado Amán. Entonces Amán tuvo miedo delante del rey y de la reina.

7 Y el rey levantándose del banquete del vino en su ira fue al jardín del palacio; y Amán se levantó para pedir por su vida a la reina Ester; porque vio que el mal estaba determinado contra él por el rey.

8 Entonces el rey volvió del jardín del palacio al lugar del banquete del vino; y Amán cayó sobre la cama en que estaba Ester. Entonces dijo el rey: ¿Obligará también a la reina delante de mí en la casa? Cuando la palabra salió de la boca del rey, cubrieron el rostro de Amán.

9 Y Harbona, uno de los eunucos, dijo delante del rey: He aquí también la horca de cincuenta codos de alto, que Amán había hecho para Mardoqueo, quien había hablado bien del rey, está en la casa de Amán. Entonces el rey dijo: Cuelguenlo de allí.

10 Entonces colgaron a Amán en la horca que había preparado para Mardoqueo. Entonces se apaciguó la ira del rey.     


CAPÍTULO 8

Mardoqueo avanzó — Asuero concede a los judíos defenderse — Alegría de los judíos.

1 Aquel día dio el rey Asuero la casa de Amán, enemigo de los judíos, a la reina Ester. Y Mardoqueo se presentó ante el rey, porque Ester le había dicho lo que él era para ella.

2 Y el rey se quitó el anillo que le había quitado a Amán, y se lo dio a Mardoqueo. Y Ester puso a Mardoqueo sobre la casa de Amán.

3 Y Ester volvió a hablar delante del rey, y se postró a sus pies, y le rogó con lágrimas que acabara con la maldad de Amán el agagueo, y su plan que había ideado contra los judíos.

4 Entonces el rey extendió el cetro de oro hacia Ester. Entonces Ester se levantó y se presentó ante el rey.

5 Y dijo: Si place al rey, y si he hallado gracia ante sus ojos, y la cosa parece recta delante del rey, y yo soy agradable a sus ojos, hágase escrito para revertir las letras tramadas por Amán hijo. de Hamedata agagueo, que escribió para destruir a los judíos que están en todas las provincias del rey;

6 Porque ¿cómo podré soportar ver el mal que vendrá sobre mi pueblo? ¿O cómo podré soportar ver la destrucción de mi parentela?

7 Entonces el rey Asuero dijo a la reina Ester y al judío Mardoqueo: He aquí yo he dado a Ester la casa de Amán, ya él han colgado en la horca, porque puso sus manos sobre los judíos.

8 Escriban también para los judíos, como les plazca, en el nombre del rey, y séllenlo con el anillo del rey; porque la escritura que está escrita en el nombre del rey, y sellada con el anillo del rey, nadie puede revocarla.

9 Entonces fueron llamados los escribanos del rey en aquel tiempo en el mes tercero, es decir, en el mes de Siván, en el día veintitrés del mismo; y fue escrito conforme a todo lo que mandó Mardoqueo a los judíos, a los oficiales, a los diputados y a los gobernadores de las provincias que hay desde la India hasta Etiopía, ciento veintisiete provincias, a cada provincia conforme a su escritura, ya cada pueblo según su lengua, ya los judíos según su escritura y según su lengua.

10 Y escribió en nombre del rey Asuero, y lo selló con el anillo del rey, y envió cartas por correos a caballo, y jinetes en mulos, camellos y dromedarios jóvenes;

11 por lo cual el rey concedió a los judíos que estaban en cada ciudad para que se reunieran y defendieran su vida, para destruir, matar y hacer perecer, todo el poder del pueblo y de la provincia que los asaltaría, tanto niños y mujeres, y para tomar de ellos por botín.

12 Un día en todas las provincias del rey Asuero, a saber, el día trece del mes duodécimo, que es el mes de Adar.

13 La copia de la escritura de un mandamiento para ser dada en cada provincia fue publicada a todo el pueblo, y que los Judíos deberían estar preparados para aquel día para vengarse de sus enemigos.

14 Y salieron las postas que iban en mulos y camellos, apresuradas y apretadas por mandato del rey. Y el decreto fue dado en Susa el palacio.

15 Y Mardoqueo salió de la presencia del rey con vestiduras reales de azul y blanco, y con una gran corona de oro, y con un vestido de lino fino y púrpura; y la ciudad de Susa se regocijó y se alegró.

16 Los judíos tenían luz, alegría, gozo y honra.

17 Y en cada provincia y en cada ciudad, dondequiera que llegara el mandamiento del rey y su edicto, los judíos tenían gozo y alegría, fiesta y buen día. Y mucha gente de la tierra se hizo judía; porque cayó sobre ellos el temor de los judíos.     


CAPÍTULO 9

Los judíos matan a sus enemigos — Asuero concede otro día de matanza — Los dos días de Purim.

1 Ahora bien, en el mes duodécimo, es decir, el mes de Adar, a los trece días del mismo, cuando el mandamiento del rey y su edicto estaban cerca de ser ejecutados, el día en que los enemigos de los judíos esperaban tener poder sobre ellos; (aunque se volvió lo contrario, que los judíos se enseñorearon de los que los odiaban),

2 Los judíos se juntaron en sus ciudades en todas las provincias del rey Asuero, para echar mano a los que buscaban su mal; y nadie los pudo resistir; porque el temor de ellos cayó sobre todo el pueblo.

3 Y todos los príncipes de las provincias, y los tenientes, y los diputados y oficiales del rey, ayudaron a los judíos; porque cayó sobre ellos el temor de Mardoqueo.

4 Porque Mardoqueo era grande en la casa del rey, y su fama se difundió por todas las provincias; porque este hombre, Mardoqueo, se hacía cada vez más grande.

5 Así hirieron los judíos a todos sus enemigos a filo de espada, y matanza y destrucción, e hicieron lo que quisieron con los que los odiaban.

6 Y en Susa el palacio los judíos mataron y destruyeron a quinientos hombres.

7 y Parshandatha, y Dalphon, y Aspatha,

8 y Poratha, y Adalia, y Aridatha,

9 y Parmashta, y Arisai, y Aridai, y Vajezatha,

10 Los diez hijos de Amán, hijo de Hamedata, el enemigo de los judíos, los mataron; mas sobre el botín no pusieron su mano.

11 Aquel día se presentó ante el rey el número de los que habían muerto en Susa, el palacio.

12 Y el rey dijo a la reina Ester: Los judíos han matado y destruido a quinientos hombres en Susa el palacio, ya los diez hijos de Amán; ¿Qué han hecho en las demás provincias del rey? Ahora, ¿cuál es tu petición? y te será concedido; o ¿cuál es tu petición más? y se hará.

13 Entonces dijo Ester: Si place al rey, concédase a los judíos que están en Susa que también mañana hagan conforme a la ley de este día, y que los diez hijos de Amán sean colgados en la horca.

14 Y mandó el rey que así se hiciese; y el decreto fue dado en Susa; y ahorcaron a los diez hijos de Amán.

15 Porque los judíos que estaban en Susa se juntaron también el día catorce del mes de Adar, y mataron en Susa a trescientos hombres; pero sobre la presa no pusieron su mano.

16 Pero los otros judíos que estaban en las provincias del rey se juntaron, y resistieron por sus vidas, y descansaron de sus enemigos, y mataron de sus enemigos a setenta y cinco mil, pero no echaron mano a la presa,

17 El día trece del mes de Adar; y el día catorce de la misma descansaron, y lo hicieron día de fiesta y de alegría.

18 Mas los judíos que estaban en Susa se juntaron el día trece del mismo; y el catorceavo del mismo; y el día quince de la misma descansaron, y lo hicieron día de fiesta y de alegría.

19 Por tanto, los judíos de las aldeas, que habitaban en las ciudades sin murallas, hicieron el día catorce del mes de Adar un día de alegría y de fiesta, y un día bueno, y de enviar porciones unos a otros.

20 Y Mardoqueo escribió estas cosas, y envió cartas a todos los judíos que estaban en todas las provincias del rey Asuero, tanto de cerca como de lejos,

21 Para establecer esto entre ellos, que deben guardar el día catorce del mes de Adar, y el día quince del mismo, anualmente.

22 Como los días en que los judíos descansaron de sus enemigos, y el mes en que se les convirtió de tristeza en alegría, y de luto en día bueno; para que los hicieran días de fiesta y de alegría, y de enviarse porciones unos a otros, y ofrendas a los pobres.

23 Y los judíos se propusieron hacer como habían comenzado, y como Mardoqueo les había escrito;

24 Porque Amán, hijo de Hamedata, el agagueo, enemigo de todos los judíos, había tramado contra los judíos destruirlos, y había echado Pur, es decir, la suerte, para consumirlos y destruirlos;

25 Pero cuando Ester vino ante el rey, él mandó por cartas que su malvado designio, que había ideado contra los judíos, volviera sobre su propia cabeza, y que él y sus hijos fueran colgados en la horca.

26 Por lo cual llamaron a estos días Purim por el nombre de Pur. Por tanto, por todas las palabras de esta carta, y de lo que habían visto acerca de este asunto, y que les había llegado,

27 Los judíos ordenaron y tomaron sobre sí mismos, sobre su simiente, y sobre todos los que se unieron a ellos, para que no fallara, que guardaran estos dos días según su escritura, y según su tiempo señalado todos los años;

28 y que estos días sean recordados y guardados en toda generación, en toda familia, en toda provincia, y en toda ciudad; y que estos días de Purim no falten de entre los judíos, ni su memoria perezca de su simiente.

29 Entonces la reina Ester, hija de Abihail, y Mardoqueo el judío, escribieron con toda autoridad, para confirmar esta segunda carta de Purim.

30 Y envió las cartas a todos los judíos, a las ciento veinte y siete provincias del reino de Asuero, con palabras de paz y de verdad,

31 Para confirmar estos días de Purim en sus tiempos señalados, como Mardoqueo el judío y Ester la reina les habían ordenado, y como habían decretado para ellos y para su descendencia, las cosas de los ayunos y su clamor.

32 Y el decreto de Ester confirmó estos asuntos de Purim; y estaba escrito en el libro.    


CAPÍTULO 10

La grandeza de Asuero — el avance de Mardoqueo.

1 Y el rey Asuero impuso tributo sobre la tierra y sobre las islas del mar.

2 Y todos los hechos de su poder y de su fuerza, y la declaración de la grandeza de Mardoqueo, con que el rey lo adelantó, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Media y de Persia?

3 Porque Mardoqueo el judío era el segundo después del rey Asuero, y grande entre los judíos, y aceptado por la multitud de sus hermanos, buscando las riquezas de su pueblo, y hablando de paz a toda su simiente.

 

 

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.