El segundo libro de Nefi

El segundo libro de Nefi

Capítulo 1
Un relato de la muerte de Lehi. Los hermanos de Nefi se rebelan contra él. El Señor advierte a Nefi que se vaya al desierto. Sus viajes por el desierto, etc.1 Y sucedió que después que yo, Nefi, terminé de enseñar a mis hermanos, nuestro padre, Lehi, también les hablé muchas cosas, cuán grandes cosas había hecho el Señor por ellos. , al sacarlos de la tierra de Jerusalén.
2 Y les habló acerca de sus rebeliones sobre las aguas, y de las misericordias de Dios al perdonarles la vida, para que no fueran tragados por el mar.
3 Y también les habló acerca de la tierra prometida que habían obtenido, cuán misericordioso había sido el Señor al advertirnos que huyéramos de la tierra de Jerusalén.
4 Porque he aquí, dijo él, he visto una visión, en la cual sé que Jerusalén está destruida;
5 Y si hubiésemos permanecido en Jerusalén, también hubiésemos perecido.
6 Pero, dijo él, a pesar de nuestras aflicciones, hemos obtenido una tierra de promisión, una tierra escogida sobre todas las demás tierras;
7 La tierra que el Señor Dios ha concertado conmigo será tierra para la heredad de mi descendencia.
8 Sí, el Señor ha hecho convenio de esta tierra conmigo y con mis hijos para siempre;
9 Y también todos los que deban ser sacados de otros países, por la mano del Señor.
10 Por tanto, yo, Lehi, profetizo según la obra del Espíritu que está en mí, que nadie vendrá a esta tierra a menos que sea traído por la mano del Señor.
11 Por tanto, esta tierra está consagrada a aquel a quien traerá.
12 Y si es que le sirven conforme a los mandamientos que él ha dado, será para ellos una tierra de libertad;
13 Por tanto, nunca serán llevados en cautiverio; si así fuere, será a causa de la iniquidad;
14 Porque si la iniquidad se abunda, maldita será la tierra por causa de ellos;
15 Pero para los justos, será bendito para siempre.
16 Y he aquí, es prudente que esta tierra se guarde todavía del conocimiento de otras naciones;
17 Porque he aquí, muchas naciones invadirían la tierra, y no habría lugar para heredad.
18 Por tanto, yo, Lehi, he obtenido la promesa de que, en la medida en que aquellos a quienes el Señor Dios saque de la tierra de Jerusalén guarden sus mandamientos, prosperarán sobre la faz de esta tierra;
19 Y serán guardados de todas las demás naciones, para que puedan poseer esta tierra para sí mismos.
20 Y si es que guardan sus mandamientos, serán benditos sobre la faz de esta tierra,
21 Y no habrá quien los moleste, ni les quite la tierra de su heredad; y habitarán seguros para siempre.
22 Mas he aquí, cuando llegue el tiempo en que decaerán en la incredulidad, después de haber recibido tan grandes bendiciones de la mano del Señor; teniendo conocimiento de la creación de la tierra, y de todos los hombres, sabiendo las grandes y maravillosas obras del Señor desde la creación del mundo; habiéndoseles dado poder para hacer todas las cosas por la fe; teniendo todos los mandamientos desde el principio, y habiendo sido traído por su infinita bondad a esta preciosa tierra de promisión;
23 He aquí, digo: Si llega el día en que rechazarán al Santo de Israel, el Mesías verdadero, su Redentor y su Dios, he aquí, los juicios del justo recaerán sobre ellos;
24 Sí, les traerá otras naciones, y les dará poder, y les quitará las tierras de sus posesiones, y hará que sean esparcidos y heridos.
25 Sí, a medida que una generación pasa a otra, habrá derramamiento de sangre y grandes castigos entre ellos;
26 Por tanto, hijos míos, quisiera que os acordáseis; sí, quisiera que escucharais mis palabras.
27 ¡Oh, si despertarais! despertad de un sueño profundo, sí, incluso del sueño del infierno, y sacudíos las terribles cadenas que os atan, que son las cadenas que atan a los hijos de los hombres, para que sean llevados cautivos al eterno abismo de miseria y ¡ay!
28 ¡Despertad! y levántate del polvo, y escucha las palabras de un padre tembloroso, cuyos miembros pronto debéis sepultar en la tumba fría y silenciosa, de donde ningún viajero puede regresar; unos días más, y voy por el camino de toda la tierra.
29 Pero he aquí, el Señor ha redimido mi alma del infierno: he contemplado su gloria, y estoy rodeado eternamente en los brazos de su amor.
30 Y deseo que os acordéis de observar los estatutos y los juicios del Señor: he aquí, esta ha sido la ansiedad de mi alma desde el principio.
31 Mi corazón ha estado cargado de tristeza de vez en cuando; porque he temido que por la dureza de vuestro corazón, el Señor vuestro Dios venga sobre vosotros en la plenitud de su ira, y seáis cortados y destruidos para siempre;
32 o que una maldición venga sobre vosotros por el espacio de muchas generaciones; y sois visitados por la espada y por el hambre, y sois aborrecidos, y seréis llevados según la voluntad y la cautividad del diablo.
33 ¡Oh, hijos míos, para que no os sobrevengan estas cosas, sino para que seáis un pueblo escogido y favorecido del Señor!
34 Mas he aquí, hágase su voluntad, porque sus caminos son justicia para siempre; y ha dicho que: En la medida en que guardéis mis mandamientos, prosperaréis en la tierra; mas por cuanto no guardareis mis mandamientos, seréis cortados de mi presencia.
35 Y ahora que mi alma se goce en vosotros, y que mi corazón deje este mundo con alegría por causa de vosotros; para que no sea derribado con dolor y tristeza al sepulcro,
36 Levantaos del polvo, hijos míos, y sed hombres, y sed resueltos en una mente y en un corazón unidos en todas las cosas, para que no bajéis al cautiverio; para que no seáis maldecidos con grave maldición;
37 y también, para que no incurráis en el desagrado de un Dios justo sobre vosotros, hasta la destrucción, sí, la destrucción eterna tanto del alma como del cuerpo.
38 Despertad, hijos míos, vestíos las armas de la justicia.
39 Sacudid las cadenas con que estáis atados, y salid de las tinieblas, y levántate del polvo.
40 No te rebeles más contra tu hermano, cuyos puntos de vista han sido gloriosos, y quien ha guardado los mandamientos desde el tiempo que salimos de Jerusalén, y quien ha sido un instrumento en las manos de Dios para llevarnos a la tierra prometida;
41 Porque si no fuera por él, habríamos perecido de hambre en el desierto;
42 No obstante, procurasteis quitarle la vida; sí, y ha sufrido mucho dolor por causa de vosotros.
43 Y en gran manera temo y tiemblo a causa de ti, no sea que él vuelva a sufrir;
44 Porque he aquí, le habéis acusado de que buscaba poder y autoridad sobre vosotros;
45 Pero yo sé que no ha buscado poder ni autoridad sobre vosotros; pero él ha buscado la gloria de Dios, y vuestro propio bienestar eterno.
46 Y habéis murmurado porque os ha sido claro.
47 Vosotros decís que ha usado agudeza; decís que se ha enojado contra vosotros.
48 Mas he aquí, su agudeza era la agudeza del poder de la palabra de Dios, que estaba en él;
49 Y lo que vosotros llamáis ira, fue la verdad, conforme a lo que está en Dios, la cual él no pudo refrenar, manifestando con denuedo acerca de vuestras iniquidades.
50 Y es necesario que el poder de Dios esté con él, aun cuando os mande que debáis obedecer.
51 Pero he aquí, no era él, sino que era el Espíritu del Señor que estaba en él, el que abrió su boca para que hablara, de modo que no podía cerrarla.
52 Y ahora bien, mi hijo Lamán y también Lemuel y Sam, y también mis hijos que son los hijos de Ismael, he aquí, si escucháis la voz de Nefi, no pereceréis.
53 Y si le escucháis, os dejo una bendición, sí, mi primera bendición.
54 Pero si no le escucháis, quitaré mi primera bendición, sí, mi bendición, y reposará sobre él.
55 Y ahora, Zoram, te hablo a ti: He aquí, tú eres el siervo de Labán; no obstante, has sido sacado de la tierra de Jerusalén, y sé que eres un verdadero amigo de mi hijo Nefi, para siempre.
56 Por tanto, debido a que has sido fiel, tu simiente será bendecida con su simiente, para que moren en prosperidad por mucho tiempo sobre la faz de esta tierra;
57 Y nada, excepto la iniquidad entre ellos, dañará o perturbará su prosperidad sobre la faz de esta tierra para siempre.
58 Por tanto, si guardáis los mandamientos del Señor, el Señor ha consagrado esta tierra para seguridad de vuestra descendencia con la descendencia de mi hijo.
59 Y ahora, Jacob, te hablo: Tú eres mi primogénito en los días de mi tribulación en el desierto.
60 Y he aquí, en tu niñez has sufrido aflicciones y mucho dolor, a causa de la rudeza de tus hermanos.
61 Sin embargo, Jacob, mi primogénito en el desierto, tú conoces la grandeza de Dios; y él consagrará tus aflicciones para tu provecho.
62 Por tanto, tu alma será bendecida, y vivirás seguro con tu hermano Nefi; y tus días los gastarás en el servicio de tu Dios.
63 Por tanto, sé que eres redimido por la justicia de tu Redentor: porque has visto que en la plenitud de los tiempos, él viene para traer salvación a los hombres.
64 Y has visto en tu juventud su gloria; por tanto, bendito eres como aquellos a quienes él ministrará en la carne:
65 Porque el Espíritu es el mismo ayer, hoy y por los siglos.
66 Y el camino está preparado desde la caída del hombre, y la salvación es gratuita.
67 Y los hombres están lo suficientemente instruidos, que saben distinguir el bien del mal.
68 Y la ley es dada a los hombres.
69 Y por la ley ninguna carne es justificada, ni por la ley los hombres son extirpados.
70 Sí, por la ley temporal, fueron cortados; y también por la ley espiritual perecen de lo que es bueno, y se vuelven miserables para siempre.
71 Por tanto, la redención viene en y por el santo Mesías: porque está lleno de gracia y de verdad.
72 He aquí, él se ofrece a sí mismo en sacrificio por el pecado, para cumplir las demandas de la ley, por todos los de corazón quebrantado y de espíritu contrito; y a nadie más se pueden responder los fines de la ley.
73 Por tanto, cuán grande es la importancia de dar a conocer estas cosas a los habitantes de la tierra, para que sepan que no hay carne que pueda morar en la presencia de Dios, sino por los méritos, la misericordia y la gracia de Dios. el santo Mesías,

74 El que da su vida según la carne, y la vuelve a tomar por el poder del Espíritu,
75 para que él pueda efectuar la resurrección de los muertos, siendo los primeros en resucitar.
76 Por tanto, él es las primicias para Dios, por cuanto él intercederá por todos los hijos de los hombres;
77 Y los que creen en él, serán salvos.
78 Y debido a la intercesión por todos, todos los hombres vienen a Dios;
79 Por tanto, están en su presencia para ser juzgados por él, según la verdad y la santidad que hay en él.
80 Por lo tanto, los fines de la ley que el Santo ha dado, para infligir el castigo que se ha fijado, castigo que se ha fijado se opone al de la felicidad que se ha fijado, para responder a los fines de la expiación;
81 Porque es necesario que haya oposición en todas las cosas.
82 Si no fuera así, mi primogénito en el desierto, la justicia no podría llevarse a cabo; ni maldad; ni santidad ni miseria; ni bueno ni malo.
83 Por tanto, todas las cosas deben necesariamente ser un compuesto en uno;
84 Por tanto, si es un solo cuerpo, es necesario que permanezca como muerto, sin tener vida, ni muerte, ni corrupción, ni incorrupción, felicidad ni miseria, ni sentido ni insensibilidad.
85 Por lo tanto, debe haber sido creado para una cosa de nada;
86 Por lo tanto, no habría habido ningún propósito al final de su creación.
87 Por lo tanto, esta cosa necesariamente debe destruir la sabiduría de Dios y sus propósitos eternos; y también, el poder, y la misericordia, y la justicia de Dios.
88 Y si decís que no hay ley, también decís que no hay pecado.
89 Y si decís que no hay pecado, también diréis que no hay justicia.
90 Y si no hay justicia, no hay felicidad.
91 Y si no hay justicia ni felicidad, no hay castigo ni miseria.
92 Y si estas cosas no son, no hay Dios.
93 Y si no hay Dios, no somos nosotros, ni la tierra, porque no pudo haber creación de cosas, ni para actuar ni para ser actuadas; por lo tanto, todas las cosas deben haberse desvanecido.
94 Y ahora, hijo mío, te hablo estas cosas, para tu provecho e instrucción:
95 Porque hay un Dios, y él ha creado todas las cosas, tanto los cielos como la tierra, y todo lo que hay en ellos;
96 Tanto cosas para actuar como cosas sobre las que actuar;
97 Y para llevar a cabo sus propósitos eternos en el fin del hombre, después de haber creado a nuestros primeros padres, y las bestias del campo y las aves del cielo, y finalmente, todas las cosas que son creadas, debe ser necesario que hubo una oposición;
98 Incluso el fruto prohibido en oposición al árbol de la vida; el uno es dulce y el otro amargo;
99 Por tanto, el Señor Dios le dio al hombre que actuara por sí mismo.
100 Por tanto, el hombre no podría actuar por sí mismo, salvo que fuera atraído por uno u otro.
101 Y yo, Lehi, según las cosas que he leído, debo suponer que un ángel de Dios, según lo que está escrito, había caído del cielo;
102 Por lo cual se hizo diablo, habiendo buscado el mal delante de Dios.
103 Y como había caído del cielo y se había vuelto miserable para siempre, buscó también la miseria de toda la humanidad.
104 Por tanto, le dijo a Eva, sí, esa serpiente antigua, que es el diablo, que es el padre de todas las mentiras; por lo cual dijo: Participad del fruto prohibido, y no moriréis, sino que seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
105 Y después que Adán y Eva hubieron comido del fruto prohibido, fueron expulsados del jardín de Edén, para labrar la tierra.
106 Y han dado a luz hijos; sí, sí, la familia de toda la tierra.
107 Y los días de los hijos de los hombres fueron prolongados, según la voluntad de Dios, para que pudieran arrepentirse mientras estaban en la carne;
108 Por tanto, su estado se convirtió en un estado de prueba, y su tiempo se alargó, de acuerdo con los mandamientos que el Señor Dios dio a los hijos de los hombres.
109 Porque él mandó que todos los hombres se arrepintieran;
110 Porque él mostró a todos los hombres que estaban perdidos a causa de la transgresión de sus padres.
111 Y ahora bien, he aquí, si Adán no hubiera transgredido, no habría caído; pero él hubiera permanecido en el jardín de Edén.
112 Y todas las cosas que fueron creadas, deben haber permanecido en el mismo estado en que estaban, después de haber sido creadas; y deben haber permanecido para siempre, y no tenían fin.
113 Y no habrían tenido hijos; por tanto, habrían permanecido en un estado de inocencia, sin tener alegría, porque no conocían la miseria; haciendo ningún bien, porque no conocían el pecado.
114 Mas he aquí, todas las cosas han sido hechas con la sabiduría de aquel que sabe todas las cosas.
115 Adán cayó, para que los hombres existieran; y existen los hombres para que tengan gozo.
116 Y el Mesías vendrá en la plenitud del tiempo, para redimir a los hijos de los hombres de la caída.
117 Y por cuanto fueron redimidos de la caída, se hicieron libres para siempre, conociendo el bien del mal;
118 Para actuar por sí mismos, y no para que se actúe sobre ellos, salvo que sea por el castigo del Señor, en el gran y último día, de acuerdo con los mandamientos que Dios ha dado.
119 Por tanto, los hombres son libres según la carne; y les son dadas todas las cosas que convienen al hombre.
120 Y son libres de elegir la libertad y la vida eterna, por la gran mediación de todos los hombres, o elegir la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo:
121 Porque él busca que todos los hombres sean miserables como él.
122 Y ahora bien, hijos míos, quisiera que mirárais al gran Mediador y escuchéis sus grandes mandamientos;
123 Y sed fieles a sus palabras, y escoged la vida eterna, según la voluntad de su Espíritu Santo,
124 y no escogáis la muerte eterna, según la voluntad de la carne y el mal que en ella hay,
125 que da poder al espíritu del diablo para cautivaros, para derribaros al infierno, a fin de que reine sobre vosotros en su propio reino.
126 Estas pocas palabras os he hablado a todos vosotros, hijos míos, en los últimos días de mi probación;
127 Y he escogido la buena parte, conforme a las palabras del profeta.
128 Y no tengo otro objetivo, excepto el bienestar eterno de vuestras almas. Amén.

 

2 Nefi, Capítulo 2
1 Y ahora te hablo a ti, José, mi último hijo.
2 Naciste en el desierto de mis aflicciones; sí, en los días de mi mayor dolor te dio a luz tu madre.
3 Y que el Señor te consagre también a ti esta tierra, que es una tierra sumamente preciosa, por herencia tuya y la herencia de tu simiente con tus hermanos, para tu seguridad para siempre, si es que guardas los mandamientos del Santo de Israel.
4 Y ahora, José, mi último hijo, a quien saqué del desierto de mis aflicciones, que el Señor te bendiga para siempre, porque tu descendencia no será completamente destruida.
5 Porque he aquí, tú eres el fruto de mis lomos; y soy descendiente de José, que fue llevado cautivo a Egipto.
6 Y grandes fueron los convenios del Señor que hizo con José; por lo tanto, José verdaderamente vio nuestro día.
7 Y obtuvo la promesa del Señor, que del fruto de sus lomos, el Señor Dios levantaría un renuevo justo para la casa de Israel;
8 No el Mesías, sino una rama que había de ser desgajada; sin embargo, para ser recordados en los convenios del Señor,
9 para que el Mesías se les manifieste en los últimos días, en el espíritu de poder, para sacarlos de las tinieblas a la luz; sí, de la oscuridad oculta y del cautiverio a la libertad.
10 Porque José testificó fielmente, diciendo: El Señor mi Dios levantará un vidente, el cual será un vidente escogido del fruto de mis lomos.
11 Sí, en verdad José dijo: Así me ha dicho el Señor: Del fruto de tus lomos levantaré un vidente escogido; y será muy estimado entre el fruto de tus lomos.
12 Y a él le mandaré que haga una obra por el fruto de tus lomos, sus hermanos, que será de gran valor para ellos, hasta llevarlos al conocimiento de los convenios que he hecho. con tus padres.
13 Y le daré un mandamiento, que no hará otra obra sino la obra que yo le mandaré.
14 Y lo haré grande a mis ojos, porque él hará mi obra.
15 Y será grande como Moisés, de quien dije que os levantaría, para librar a mi pueblo, oh casa de Israel.
16 Y levantaré a Moisés para librar a tu pueblo de la tierra de Egipto.
17 Pero un vidente levantaré del fruto de tus lomos; ya él le daré poder para llevar mi palabra a la descendencia de tus lomos;
18 Y no sólo para dar a conocer mi palabra, dice el Señor, sino para convencerlos de mi palabra, la cual ya se habrá manifestado entre ellos.
19 Por tanto, el fruto de tus lomos escribirá; y el fruto de los lomos de Judá escribirá;
20 Y lo que será escrito por el fruto de tus lomos, y también lo que será escrito por el fruto de los lomos de Judá, crecerá juntamente,
21 para avergonzar las falsas doctrinas, y acabar con las contiendas, y establecer la paz entre el fruto de tus lomos,
22 y llevándolos al conocimiento de sus padres en los postreros días;
23 Y también al conocimiento de mis convenios, dice el Señor.
24 Y de la debilidad él será fortalecido, en aquel día cuando mi obra comenzará entre todo mi pueblo, para restauraros, oh casa de Israel, dice el Señor.
25 Y así profetizó José, diciendo: He aquí, el Señor bendecirá a ese vidente;
26 Y los que procuran destruirlo serán avergonzados:
27 Porque esta promesa que he obtenido del Señor, del fruto de tus lomos, se cumplirá.
28 He aquí, estoy seguro del cumplimiento de esta promesa.
29 Y su nombre será llamado después de mí; y será según el nombre de su padre.
30 Y él será como yo; porque lo que el Señor lleve a cabo por su mano, por el poder del Señor llevará a mi pueblo a la salvación;
31 Sí, así profetizó José, estoy seguro de esto, así como estoy seguro de la promesa de Moisés: porque el Señor me ha dicho: Yo preservaré tu descendencia para siempre.
32 Y el Señor ha dicho: Levantaré a Moisés; y le daré poder en una vara;
33 Y le daré juicio por escrito.
34 Pero no le soltaré la lengua para que hable mucho, porque no le haré poderoso en el hablar.
35 Mas yo le escribiré mi ley, con el dedo de mi propia mano; y le haré un vocero.
36 Y el Señor me dijo también: Levantaré al fruto de tus lomos, y le haré un vocero.
37 Y yo, he aquí, le daré que escriba la escritura del fruto de tus lomos, al fruto de tus lomos; y el portavoz de tus lomos lo declarará.
38 Y las palabras que él escriba, serán las palabras que, en mi sabiduría, conviene que lleguen al fruto de tus lomos.
39 Y será como si el fruto de tus lomos les hubiera clamado desde el polvo; porque yo conozco su fe.
40 Y clamarán desde el polvo; sí, hasta el arrepentimiento para sus hermanos, aun después de que hayan pasado muchas generaciones.
41 Y acontecerá que su clamor irá, sí, de acuerdo con la sencillez de sus palabras.
42 A causa de su fe, sus palabras saldrán de mi boca hacia sus hermanos, que son el fruto de tus lomos;
43 Y la debilidad de sus palabras haré fuerte en su fe, para acordarme del pacto que hice con vuestros padres.
44 Y ahora bien, he aquí, mi hijo José, de esta manera profetizó mi padre de antaño.
45 Por lo tanto, a causa de este convenio eres bendito: porque tu descendencia no será destruida, porque ellos escucharán las palabras del libro.
46 Y se levantará entre ellos uno poderoso, que hará mucho bien, tanto de palabra como de hecho, siendo un instrumento en las manos de Dios, con gran fe.
47 Para obrar grandes prodigios, y hacer lo que es grande a los ojos de Dios, para efectuar mucha restauración en la casa de Israel, y en la posteridad de tus hermanos.
48 Y ahora, bendito eres, José.
49 He aquí, eres pequeño; por tanto, escucha las palabras de tu hermano Nefi, y se hará contigo, aun de acuerdo con las palabras que he hablado.
50 Acuérdate de las palabras de tu padre moribundo. Amén.

——————————————————————————–

2 Nefi, Capítulo 3
1 Y ahora yo, Nefi, hablo acerca de las profecías de las cuales mi padre ha hablado, acerca de José, quien fue llevado a Egipto:
2 Porque he aquí, verdaderamente profetizó acerca de toda su descendencia.
3 Y las profecías que él escribió, no hay muchas mayores.
4 Y profetizó acerca de nosotros y de nuestras futuras generaciones;
5 Y están escritas sobre planchas de bronce.
6 Por tanto, después que mi padre terminó de hablar acerca de las profecías de José, llamó a los hijos de Lamán, a sus hijos y a sus hijas, y les dijo:
7 He aquí mis hijos y mis hijas, que son los hijos y las hijas de mi primogénito, quisiera que prestarais oído a mis palabras:
8 Porque el Señor Dios ha dicho: En la medida en que guardéis mis mandamientos, prosperaréis en la tierra;
9 Y si no guardareis mis mandamientos, seréis cortados de mi presencia.
10 Pero he aquí, hijos míos e hijas mías, no puedo descender a mi sepulcro, a menos que deje una bendición sobre vosotros:
11 Porque he aquí, yo sé que si os educan en el camino por el que debéis andar, no os apartaréis de él.
12 Por tanto, si sois malditos, he aquí, dejo mi bendición sobre vosotros, para que la maldición sea quitada de vosotros, y sea respondida sobre la cabeza de vuestros padres.
13 Por tanto, a causa de mi bendición, el Señor Dios no permitirá que perezcáis; por tanto, él será misericordioso contigo y con tu descendencia para siempre.
14 Y aconteció que después que mi padre terminó de hablar a los hijos e hijas de Lamán, hizo que trajeran ante él a los hijos e hijas de Lemuel.
15 Y les habló, diciendo: He aquí mis hijos y mis hijas, que son los hijos y las hijas de mi segundo hijo;
16 He aquí, os dejo la misma bendición que dejé a los hijos e hijas de Lamán; por tanto, no serás completamente destruido; pero al final tu simiente será bendita.
17 Y aconteció que cuando mi padre terminó de hablarles, he aquí, habló a los hijos de Ismael, sí, ya toda su casa.
18 Y después que hubo terminado de hablarles, habló a Sam, diciendo:
19 Bendito seas tú y tu descendencia, porque heredarás la tierra, como tu hermano Nefi.
20 Y tu descendencia será contada con su descendencia;
21 Y serás como tu hermano, y tu descendencia como la suya; y serás bendecido en todos tus días.
22 Y sucedió que después que mi padre Lehi hubo hablado a toda su casa, de acuerdo con los sentimientos de su corazón y el Espíritu del Señor que estaba en él, envejeció.
23 Y aconteció que murió, y fue sepultado.
24 Y aconteció que no muchos días después de su muerte, Lamán y Lemuel, y los hijos de Ismael, se enojaron conmigo a causa de las admoniciones del Señor:
25 Porque yo, Nefi, me vi obligado a hablarles de acuerdo con su palabra.
26 Porque les había hablado muchas cosas a ellos, y también a mi padre, antes de su muerte;
27 Muchos de los cuales dichos, están escritos sobre mis otras planchas: porque una parte más de historia está escrita sobre mis otras planchas.
28 Y sobre esto escribo las cosas de mi alma, y muchas de las Escrituras que están grabadas sobre las planchas de bronce:
29 Porque mi alma se deleita en las Escrituras, y mi corazón las medita, y las escribo para enseñanza y provecho de mis hijos.
30 He aquí, mi alma se deleita en las cosas del Señor; y mi corazón medita continuamente sobre las cosas que he visto y oído.
31 Sin embargo, la gran bondad del Señor, al mostrarme sus grandes y maravillosas obras, mi corazón exclama: ¡Miserable de mí! sí, mi corazón se entristece a causa de mi carne.
32 Mi alma se entristece a causa de mis iniquidades.
33 Estoy rodeado por las tentaciones y los pecados que tan fácilmente me acosan.
34 Y cuando deseo regocijarme, mi corazón gime a causa de mis pecados; sin embargo, sé en quién he confiado.
35 Mi Dios ha sido mi apoyo; me ha guiado en mis tribulaciones en el desierto; y él me ha guardado sobre las aguas del gran abismo.
36 Me ha llenado de su amor, hasta el punto de consumir mi carne.
37 Ha avergonzado a mis enemigos, haciéndolos temblar delante de mí.
38 He aquí, él ha oído mi clamor de día, y me ha dado conocimiento en visiones de noche.
39 Y de día me he fortalecido en poderosa oración delante de él; sí, mi voz he hecho subir a lo alto; y ángeles descendieron y me servían.
40 Y sobre las alas de su Espíritu ha sido llevado mi cuerpo sobre montes muy altos.
41 Y mis ojos han visto grandes cosas; sí, incluso demasiado grande para el hombre; por lo tanto, se me ordenó que no los escribiera.
42 ¡Oh, pues, si he visto cosas tan grandes! si el Señor, en su condescendencia hacia los hijos de los hombres, me ha visitado con tanta misericordia, ¿por qué ha de llorar mi corazón, y mi alma deambular en el valle del dolor, y mi carne desfallecer, y mis fuerzas debilitarse, a causa de mi aflicciones?
43 ¿Y por qué he de ceder al pecado a causa de mi carne?
44 Sí, ¿por qué he de ceder a las tentaciones, para que el maligno tenga lugar en mi corazón, para destruir mi paz y afligir mi alma?
45 ¿Por qué estoy enojado a causa de mi enemigo?
46 ¡Despierta, alma mía! No caigas más en el pecado.
47 Alégrate, corazón mío, y no des lugar más al enemigo de mi alma.
48 No vuelvas a enojarte, a causa de mis enemigos.
49 No debilites mi fuerza a causa de mis aflicciones.
50 Alégrate, corazón mío, y clama al Señor, y di: Señor, por siempre te alabaré; sí, mi alma se regocijará en ti, mi Dios, y la roca de mi salvación.
51 Señor, ¿redimirás mi alma?
52 ¿Me librarás de las manos de mis enemigos?
53 ¿Me harás que tiemble ante la apariencia del pecado?
54 ¿Estarán cerradas delante de mí las puertas del Hades de continuo, porque mi corazón está quebrantado y mi espíritu contrito?
55 Oh Señor, ¿no cerrarás delante de mí las puertas de tu justicia, para que ande por la senda del valle bajo, para que sea estricto en el camino llano?
56 Oh Señor, ¿me rodearás con el manto de tu justicia?
57 Oh Señor, ¿has de abrirme un camino de escape delante de mis enemigos?
58 ¿Harás recto mi camino delante de mí?
59 ¿No pondrás tú piedra de tropiezo en mi camino?
60 sino que despejarás mi camino delante de mí, y no cercarás mi camino, sino los caminos de mi enemigo.
61 Oh Señor, en ti he confiado, y en ti confiaré para siempre.
62 No confiaré en el brazo de la carne; porque sé que maldito el que pone su confianza en el brazo de la carne.
63 Sí, maldito el que pone su confianza en el hombre, o hace de la carne su brazo.
64 Sí, sé que Dios dará generosamente al que pida.
65 Sí, mi Dios me dará, si no pido mal; por tanto, a ti alzaré mi voz; sí, clamaré a ti, mi Dios, la roca de mi justicia.
66 He aquí, mi voz ascenderá para siempre hasta ti, mi roca y mi Dios eterno. Amén.

 

2 Nefi, Capítulo 4
1 He aquí, sucedió que yo, Nefi, clamé mucho al Señor mi Dios a causa de la ira de mis hermanos.
2 Pero he aquí, su ira aumentó contra mí; tanto que sí buscaron quitarme la vida.
3 Sí, murmuraron contra mí, diciendo: Nuestro hermano menor piensa gobernarnos; y hemos tenido mucha prueba por causa de él; por tanto, matémosle ahora, para que no seamos afligidos más a causa de sus palabras.
4 Porque he aquí, no queremos que él sea nuestro gobernante; porque nos pertenece a nosotros, que somos los hermanos mayores, gobernar sobre este pueblo.
5 Ahora bien, no escribiré sobre estas planchas todas las palabras que murmuraron contra mí.
6 Pero me basta decir que trataron de quitarme la vida.
7 Y sucedió que el Señor me advirtió que yo, Nefi, debería apartarme de ellos y huir al desierto, y todos aquellos que quisieran ir conmigo.
8 Por tanto, sucedió que yo, Nefi, tomé a mi familia, y también a Zoram y su familia, y a Sam, mi hermano mayor, y su familia, y a Jacob y José, mis hermanos menores, y también a mis hermanas, y todos los que irían conmigo.
9 Y todos los que querían ir conmigo, eran los que creían en las advertencias y las revelaciones de Dios; por tanto, escucharon mis palabras.
10 Y tomamos nuestras tiendas y todo lo que nos fue posible, y viajamos por el desierto por espacio de muchos días.
11 Y después de haber viajado por espacio de muchos días, armamos nuestras tiendas.
12 Y mi pueblo quisiera que llamaramos el nombre del lugar Nefi; por lo tanto, lo llamamos Nefi.
13 Y todos los que estaban conmigo tomaron sobre sí mismos el nombre de pueblo de Nefi.
14 Y cuidamos de guardar los juicios, y los estatutos, y los mandamientos del Señor, en todas las cosas, de acuerdo con la ley de Moisés.
15 Y el Señor estaba con nosotros; y prosperamos en gran manera: porque sembramos semilla, y segamos de nuevo en abundancia.
16 Y comenzamos a criar ovejas y vacas y animales de todas clases.
17 Y yo, Nefi, también había traído los anales que estaban grabados sobre las planchas de bronce; y también la pelota, o compás, que fue preparado para mi padre, por la mano del Señor, conforme a lo que está escrito.
18 Y aconteció que comenzamos a prosperar en gran manera ya multiplicarnos en la tierra.
19 Y yo, Nefi, tomé la espada de Labán, y de acuerdo con su forma hice muchas espadas, no fuera que de alguna manera el pueblo que ahora se llamaba lamanitas viniera sobre nosotros y nos destruyera:
20 Porque yo conocía su odio hacia mí y mis hijos, y los que se llamaban mi pueblo.
21 Y enseñé a mi pueblo a construir edificios y a trabajar en toda clase de madera, y de hierro, y de cobre, y de bronce, y de acero, y de oro, y de plata, y de minerales preciosos, que estaban en gran abundancia.
22 Y yo, Nefi, construí un templo; y lo construí a la manera del templo de Salomón, excepto que no fue edificado con tantas cosas preciosas:
23 Porque no se los podía hallar sobre la tierra;
24 Por tanto, no se pudo construir como el templo de Salomón.
25 Pero la manera de la construcción era como el templo de Salomón; y su hechura era muy fina.
26 Y sucedió que yo, Nefi, hice que mi pueblo fuera industrioso y que trabajara con sus manos.
27 Y aconteció que querían que yo fuera su rey.
28 Pero yo, Nefi, deseaba que no tuvieran rey; sin embargo, hice por ellos conforme a lo que estaba en mi poder.
29 Y he aquí, las palabras del Señor se habían cumplido a mis hermanos, que él habló acerca de ellos, que yo sería su gobernante y su maestro;
30 Por tanto, yo había sido su gobernante y su maestro, según el mandamiento del Señor, hasta el momento en que procuraron quitarme la vida.
31 Por tanto, se cumplió la palabra del Señor que me habló, diciendo: Si no escuchan tus palabras, serán cortados de la presencia del Señor.
32 Y he aquí, fueron cortados de su presencia.
33 Y había hecho que viniera sobre ellos la maldición, sí, una maldición dolorosa, a causa de su iniquidad.
34 Porque he aquí, habían endurecido su corazón contra él, de modo que se habían vuelto como un pedernal;
35 Por tanto, como eran blancos y sumamente hermosos y deliciosos, para que no resultaran atractivos para mi pueblo, el Señor Dios hizo que cayera sobre ellos una piel de negrura.
36 Y así dice el Señor Dios: Haré que sean abominables para tu pueblo, a menos que se arrepientan de sus iniquidades.
37 Y maldita será la simiente del que se mezclare con la simiente de ellos; porque serán malditos con la misma maldición.
38 Y el Señor lo dijo, y fue hecho.
39 Y a causa de la maldición que había sobre ellos, se convirtieron en un pueblo ocioso, lleno de maldad y astucia, y buscaban en el desierto animales de rapiña.
40 Y el Señor Dios me dijo: Serán por azote a tu simiente, para que se acuerden de mí;
41 Y como no se acuerden de mí, ni escuchen mis palabras, los azotarán hasta la destrucción.
42 Y sucedió que yo, Nefi, consagré a Jacob ya José para que fueran sacerdotes y maestros sobre la tierra de mi pueblo.
43 Y sucedió que vivimos de una manera feliz.
44 Y habían pasado treinta años desde que salimos de Jerusalén.
45 Y yo, Nefi, había guardado en mis planchas los registros que había hecho de mi pueblo hasta el momento.
46 Y aconteció que el Señor Dios me dijo: Haz otras planchas; y harás grabar en ellas muchas cosas buenas a mis ojos, para provecho de tu pueblo.
47 Por tanto, yo, Nefi, para ser obediente a los mandamientos del Señor, fui e hice estas planchas sobre las cuales he grabado estas cosas.
48 Y grabé lo que es agradable a Dios.
49 Y si mi pueblo está complacido con las cosas de Dios, lo estarán con mis grabados que están sobre estas planchas.
50 Y si mi pueblo desea conocer la parte más particular de la historia de mi pueblo, deben escudriñar las mías en otras planchas.
51 Y me basta decir que habían pasado cuarenta años, y ya habíamos tenido guerras y contiendas con nuestros hermanos.

 

2 Nefi, Capítulo 5
1 La palabra de Jacob, el hermano de Nefi, que habló al pueblo de Nefi.
2 He aquí, amados hermanos míos, yo, Jacob, habiendo sido llamado por Dios y ordenado según su santo orden,
3 y habiendo sido consagrado por mi hermano Nefi, a quien ven como rey o protector, y de quien dependen para su seguridad,
4 He aquí, sabéis que os he hablado sobre muchas cosas;
5 Sin embargo, os hablo otra vez; porque deseo el bienestar de vuestras almas.
6 Sí, mi ansiedad es grande por vosotros; y vosotros mismos sabéis que lo ha sido alguna vez.
7 Porque os he exhortado con toda diligencia; y os he enseñado las palabras de mi padre;
8 Y os he hablado acerca de todas las cosas que están escritas desde la creación del mundo.
9 Y ahora bien, he aquí, quisiera hablaros acerca de cosas que son y que han de venir;
10 Por tanto, os leeré las palabras de Isaías.
11 Y estas son las palabras que mi hermano ha pedido que os hable.
12 Y os las hablo por vosotros, para que aprendáis y glorifiquéis el nombre de vuestro Dios.
13 Y ahora, las palabras que voy a leer, son las que habló Isaías acerca de toda la casa de Israel;
14 Por tanto, pueden ser semejantes a ti; porque sois de la casa de Israel.
15 Y hay muchas cosas que han sido dichas por Isaías, que pueden ser semejantes a vosotros, porque sois de la casa de Israel.
16 Y ahora, estas son las palabras:
17 Así dice el Señor Dios; He aquí, levantaré mi mano a los gentiles, y levantaré mi estandarte a los pueblos;
18 Y traerán a tus hijos en sus brazos, y tus hijas serán llevadas en hombros.
19 Y los reyes serán tus ayos, y sus reinas tus ayos.
20 A ti se postrarán con el rostro en tierra, y lamerán el polvo de tus pies;
21 Y sabréis que yo soy el Señor, porque no se avergonzarán los que en mí esperan.
22 Y ahora yo, Jacob, quisiera hablar algo concerniente a estas palabras: Porque he aquí, el Señor me ha mostrado que los que estaban en Jerusalén, de donde vinimos, han sido muertos y llevados cautivos;
23 Sin embargo, el Señor me ha mostrado que deben volver otra vez.
24 Y él también me ha mostrado que el Señor Dios, el Santo de Israel, se les manifestaría en la carne;
25 Y después que se manifieste, lo azotarán y lo crucificarán, conforme a las palabras del ángel que me las habló.
26 Y después que hayan endurecido sus corazones y endurecido su cerviz contra el Santo de Israel, he aquí, los juicios del Santo de Israel vendrán sobre ellos.
27 Y llegará el día en que serán heridos y afligidos.
28 Por tanto, después de que sean echados de un lado a otro, porque así dice el ángel, muchos serán afligidos en la carne y no se les dejará perecer, a causa de las oraciones de los fieles, serán esparcidos, y heridos, y aborrecidos. ;
29 No obstante, el Señor tendrá misericordia de ellos, de modo que cuando lleguen al conocimiento de su Redentor, serán reunidos de nuevo en las tierras de su heredad.
30 Y bienaventurados los gentiles, aquellos de quienes el profeta ha escrito:
31 Porque he aquí, si es que se arrepienten y no luchan contra Sión, y no se unen a esa iglesia grande y abominable, serán salvos;
32 Porque el Señor Dios cumplirá los pactos que ha hecho con sus hijos; y por eso el profeta ha escrito estas cosas.
33 Por tanto, los que peleen contra Sion y el pueblo del convenio del Señor, lamerán el polvo de sus pies;
34 Y el pueblo del Señor no será avergonzado.
35 Porque el pueblo del Señor son los que en él esperan, porque todavía esperan la venida del Mesías.
36 Y he aquí, según las palabras del profeta, el Mesías se levantará por segunda vez, para recobrarlos;
37 Por tanto, se les manifestará con poder y gran gloria, para destrucción de sus enemigos, cuando llegue el día en que crean en él;
38 Y a ninguno destruirá a los que creen en él.
39 Y los que no creyeren en él, serán destruidos por el fuego, por la tempestad, por los terremotos, por la sangre, por la pestilencia y por el hambre.
40 Y sabrán que el Señor es Dios, el Santo de Israel:
41 Porque ¿será quitado el botín al fuerte, o entregado el cautivo legítimo?
42 Pero así dice el Señor; Aun los cautivos de los fuertes serán arrebatados, y el botín de los terribles será entregado: porque el Dios fuerte librará a su pueblo del pacto.
43 Porque así ha dicho Jehová: Contenderé con los que contiendan contigo, y daré de comer con su propia carne a los que te oprimen;
44 Y se embriagarán con su propia sangre, como con vino dulce;
45 Y toda carne sabrá que yo, el Señor, soy tu Salvador y tu Redentor, el Fuerte de Jacob.
46 Sí, porque así dice el Señor: ¿Te he desechado, o te he desechado para siempre?
47 Porque así ha dicho Jehová: ¿Dónde está la carta de divorcio de vuestra madre?
48 ¿A quién te he repudiado, oa cuál de mis acreedores te he vendido?
49 Sí, ¿a quién os he vendido?
50 He aquí, por vuestras iniquidades os habéis vendido, y por vuestras transgresiones vuestra madre ha sido repudiada;
51 Por tanto, cuando llegué, no había nadie; cuando llamé, sí, no había nadie para responder.
52 ¡Oh, casa de Israel! ¿Se ha acortado mi mano en algo que no pueda redimir, o no tengo poder para librar?
53 He aquí, a mi reprensión, seco el mar, hago de sus ríos un desierto y hediondo sus peces, porque las aguas se han secado; y mueren de sed.
54 Visto los cielos de negrura, y hago de cilicio sus cubiertas.
55 El Señor Dios me ha dado lengua de sabios, para que sepa hablaros una palabra a tiempo, oh casa de Israel.
56 Cuando estáis cansados, él despierta mañana tras mañana.
57 Él despierta mi oído para que oiga como los sabios.
58 El Señor Dios ha puesto mi oído, y no fui rebelde, ni me volví atrás.
59 Di mi espalda al que me golpea, y mis mejillas a los que me arrancan el cabello.
60 No escondí mi rostro de la vergüenza y de los escupitajos, porque el Señor Dios me ayudará; por tanto, no seré avergonzado.
61 Por tanto, he endurecido mi rostro como un pedernal, y sé que no seré avergonzado; y el Señor está cerca, y él me justifica.
62 ¿Quién contenderá conmigo?
63 Pongámonos de pie juntos.
64 ¿Quién es mi adversario?
65 Que se acerque a mí, y lo heriré con la fuerza de mi boca, porque el Señor Dios me ayudará.
66 Y todos los que me condenaren, he aquí, todos ellos se envejecerán como un vestido, y la polilla se los comerá.
67 ¿Quién hay entre vosotros que tema al Señor? que obedece la voz de su siervo; que anda en tinieblas y no tiene luz?
68 He aquí, todos los que encendéis fuego, que os rodeáis de centellas, andad a la luz de vuestro fuego, y en las centellas que habéis encendido.
69 Esto tendréis de mi mano: con dolor yaceréis.
70 Oídme, los que seguís la justicia: Mirad la roca de donde fuisteis tallados, y el hoyo de la fosa de donde fuisteis excavados.
71 Mirad a Abraham, vuestro padre, ya Sara, la que os dio a luz, porque a él solo lo llamé y lo bendije.
72 Porque el Señor consolará a Sión, consolará todas sus soledades;
73 Y convertirá su desierto en Edén, y su desierto en huerto de Jehová.
74 En ella se hallará gozo y alegría, acción de gracias y voces de alabanza.
75 Oídme, pueblo mío; y escúchame, nación mía:
76 Porque de mí saldrá una ley, y haré descansar mi juicio para luz del pueblo.
77 Cercana está mi justicia; mi salvación ha salido, y mi brazo juzgará a los pueblos.
78 En mí esperarán las islas, Y en mi brazo confiarán.
79 Alzad a los cielos vuestros ojos, y mirad abajo a la tierra:
80 Porque los cielos se desvanecerán como humo, y la tierra como ropa de vestir se envejecerá; y los que en ella moren, morirán de la misma manera.
81 Pero mi salvación será para siempre; y mi justicia no será abolida.
82 Oídme, los que conocéis justicia, pueblo en cuyo corazón he escrito mi ley;
83 No temáis el oprobio de los hombres; ni tengáis miedo de sus ultrajes;
84 Porque la polilla los comerá como a un vestido, y el gusano los comerá como a la lana.
85 Pero mi justicia será para siempre; y mi salvación de generación en generación.
86 ¡Despierta, despierta! Vístete de fuerza, oh brazo del Señor: despierta como en los días antiguos.
87 ¿No eres tú el que cortó a Rahab, e hirió al dragón?
88 ¿No eres tú el que secó el mar, las aguas del gran abismo;
89 ¿Que tornó en camino las profundidades del mar para que pasaran los redimidos?
90 Por tanto, los redimidos del Señor volverán, y vendrán con cánticos a Sion; y gozo y santidad perpetuos estarán sobre sus cabezas;
91 Y tendrán alegría y gozo; huirán la tristeza y el lamento.
92 Yo soy él; sí, yo soy el que os consuela:
93 He aquí, quién eres tú, para que tengas miedo del hombre, que morirá, y del hijo del hombre, que será hecho como la hierba;
94 y te olvides del Señor tu Hacedor, que extendió los cielos y puso los cimientos de la tierra;
95 ¿Y has temido continuamente cada día, a causa de la furia del opresor, como si estuviera listo para destruir?
96 ¿Y dónde está la furia del opresor?
97 El cautivo se apresura al destierro, para que sea suelto, y no muera en la fosa, ni le falte el pan.
98 Pero yo soy el Señor tu Dios, cuyas olas rugen: el Señor de los ejércitos es mi nombre.
99 Y he puesto mis palabras en tu boca, y te he cubierto con la sombra de mi mano, para que pueda plantar los cielos y poner los cimientos de la tierra, y decir a Sión: He aquí, tú eres mi pueblo.
100 Despierta, despierta, levántate, oh Jerusalén, que bebiste de la mano del Señor el cáliz de su furor;
101 Bebiste las heces del cáliz de estremecimiento exprimido;
102 Y nadie que la guíe entre todos los hijos que ha dado a luz;
103 Ni quien la tome de la mano, de todos los hijos que crió.
104 Estos dos hijos vienen a ti; quién se entristecerá de ti: tu desolación y destrucción, y el hambre y la espada:
105 ¿Y por quién te consolaré?
106 Tus hijos se han desmayado, excepto estos dos: yacen en las cabeceras de todas las calles, como toro salvaje en la red: llenos están del furor del Señor, de la reprensión de tu Dios.
107 Oye, pues, ahora esto, afligida y ebria, y no de vino:
108 Así dice tu Señor: El Señor y tu Dios aboga por la causa de su pueblo:
109 He aquí, he quitado de tu mano el cáliz del temblor, las heces del cáliz de mi furor; no lo beberás más.
110 Pero la pondré en manos de los que te afligen; que han dicho a tu alma: Inclínate para que pasemos;
111 Y pusiste tu cuerpo como suelo, y como calle a los que pasaban.
112 Despierta, despierta, vístete de fuerza, oh Sion; vístete tus vestidos hermosos, oh Jerusalén, ciudad santa;
113 Porque nunca más volverá a ti incircunciso ni inmundo.
114 Sacúdete del polvo; levántate, siéntate, Jerusalén; suelta las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Sión.

 

2 Nefi, Capítulo 6
1 Y ahora bien, mis amados hermanos, he leído estas cosas para que podáis saber acerca de los convenios del Señor; que ha hecho pacto con la casa de Israel;
2 que él ha hablado a los judíos, por boca de sus santos profetas, aun desde el principio hacia abajo, de generación en generación, hasta que llegue el tiempo en que sean restaurados a la verdadera iglesia y redil de Dios;
3 Cuando sean reunidos en las tierras de su heredad, y sean establecidos en todas sus tierras de promisión.
4 He aquí, amados hermanos míos, os hablo estas cosas para que os regocijéis y levantéis la cabeza para siempre, a causa de las bendiciones que el Señor Dios derramará sobre vuestros hijos.
5 Porque yo sé que habéis buscado mucho, muchos de vosotros, para saber de las cosas por venir;
6 Por tanto, sé que vosotros sabéis que nuestra carne debe consumirse y morir;
7 Sin embargo, en nuestros cuerpos veremos a Dios.
8 Sí, sé que vosotros sabéis que en el cuerpo se manifestará a los que están en Jerusalén, de donde venimos;
9 Porque conviene que sea entre ellos;
10 Porque le corresponde al gran Creador permitirse someterse al hombre en la carne, y morir por todos los hombres, para que todos puedan llegar a estar sujetos a él.
11 Porque así como la muerte pasó sobre todos los hombres, para cumplir el plan misericordioso del gran Creador, es necesario que haya un poder de resurrección,
12 Y es necesario que la resurrección venga al hombre a causa de la caída;
13 Y la caída vino a causa de la transgresión;
14 Y debido a que el hombre cayó, fueron cortados de la presencia del Señor;
15 Por tanto, tiene que ser una expiación infinita;
16 A menos que sea una expiación infinita, esta corrupción no podría ponerse en incorrupción.
17 Por lo tanto, el primer juicio que vino sobre el hombre, necesariamente debe haber permanecido hasta una duración sin fin.
18 Y si es así, esta carne debe haberse acostado para pudrirse y desmoronarse en su madre tierra, para no levantarse más.
19 ¡Oh sabiduría de Dios! su misericordia y gracia!
20 Porque he aquí, si la carne no se levanta más, nuestros espíritus tienen que estar sujetos a ese ángel que cayó de delante de la presencia del Dios eterno, y se convirtió en el diablo, para no levantarse más.
21 Y nuestros espíritus deben haberse vuelto como él, y nos convertimos en demonios, ángeles para un diablo, para ser apartados de la presencia de nuestro Dios, y para permanecer con el padre de las mentiras, en miseria, como él mismo;
22 Sí, a ese ser que engañó a nuestros primeros padres;
23 quien se disfraza casi como un ángel de luz, e incita a los hijos de los hombres a combinaciones secretas de asesinato, y a toda clase de obras secretas de las tinieblas.
24 ¡Oh, cuán grande es la bondad de nuestro Dios, que prepara un camino para que escapemos de las garras de este terrible monstruo;
25 Sí, ese monstruo, la muerte y el infierno, que llamo la muerte del cuerpo, y también la muerte del espíritu.
26 Y por el camino de la liberación de nuestro Dios, el Santo de Israel, esta muerte de que he hablado, que es la temporal, entregará sus muertos, la cual muerte es el sepulcro.
27 Y esta muerte de que he hablado, que es la muerte espiritual, entregará sus muertos; cuya muerte espiritual es el infierno;
28 Por tanto, la muerte y el infierno deben entregar a sus muertos, y el infierno debe entregar sus espíritus cautivos,
29 Y la tumba tiene que entregar sus cuerpos cautivos, y los cuerpos y los espíritus de los hombres serán restaurados unos a otros;
30 Y es por el poder de la resurrección del Santo de Israel.
31 ¡Oh cuán grande es el plan de nuestro Dios! Porque por otro lado, el paraíso de Dios debe entregar los espíritus de los justos, y la tumba entregar los cuerpos de los justos;
32 Y el espíritu y el cuerpo vuelven a sí mismos, y todos los hombres se vuelven incorruptibles e inmortales, y son almas vivientes, que tienen un conocimiento perfecto como el nuestro, en la carne;
33 Salvo que nuestro conocimiento sea perfecto;
34 Por tanto, tendremos un conocimiento perfecto de toda nuestra culpa, y nuestra inmundicia, y nuestra desnudez;
35 Y los justos tendrán un conocimiento perfecto de su disfrute y de su justicia, estando vestidos con pureza, sí, sí, con el manto de justicia.
36 Y acontecerá que cuando todos los hombres hayan pasado de esta primera muerte a la vida, en la medida en que hayan llegado a ser inmortales, tendrán que comparecer ante el tribunal del Santo de Israel;
37 Y luego viene el juicio; y entonces deben ser juzgados según el santo juicio de Dios.
38 Y ciertamente, vive el Señor, porque el Señor Dios lo ha dicho, y es su palabra eterna, que no puede pasar, que los que son justos serán justos todavía, y los que son inmundos serán inmundos todavía;
39 Por tanto, los que son inmundos son el diablo y sus ángeles;
40 E irán al fuego eterno preparado para ellos; y su tormento es como un lago de fuego y azufre, cuyas llamas ascienden por los siglos de los siglos; y no tiene fin.
41 ¡Oh grandeza y justicia de nuestro Dios! Porque él ejecuta todas sus palabras, y han salido de su boca, y su ley debe cumplirse.
42 Mas he aquí, los justos, los santos del Santo de Israel, los que han creído en el Santo de Israel; los que han soportado las cruces del mundo, y despreciado la vergüenza de él; heredarán el reino de Dios, que les fue preparado desde la fundación del mundo, y su gozo será completo para siempre.
43 ¡Oh grandeza de la misericordia de nuestro Dios, el Santo de Israel! Porque él libra a sus santos de ese terrible monstruo que es el diablo, la muerte, el infierno y ese lago de fuego y azufre, que es un tormento sin fin.
44 ¡Oh cuán grande la santidad de nuestro Dios! Porque él sabe todas las cosas, y no hay nada sin que él lo sepa.
45 Y él viene al mundo para salvar a todos los hombres, si ellos escuchan su voz;
46 Porque he aquí, él sufre los dolores de todos los hombres: sí, los dolores de toda criatura viviente, tanto hombres como mujeres y niños, que pertenecen a la familia de Adán.
47 Y él sufre esto, para que la resurrección pase sobre todos los hombres, para que todos puedan comparecer ante él en el gran día del juicio.
48 Y él ordena a todos los hombres que deben arrepentirse y ser bautizados en su nombre, teniendo fe perfecta en el Santo de Israel, o no podrán ser salvos en el reino de Dios.
49 Y si no se arrepienten y creen en su nombre, y no son bautizados en su nombre, y perseveran hasta el fin, deben ser condenados;
50 Porque el Señor Dios, el Santo de Israel, lo ha dicho;
51 Por tanto, ha dado una ley; y donde no hay ley dada, no hay castigo;
52 Y donde no hay castigo, no hay condenación;
53 Y donde no hay condenación, las misericordias del Santo de Israel tienen derecho sobre ellos, a causa de la expiación:
54 Porque son librados por el poder de él: porque la expiación satisface las demandas de su justicia sobre todos aquellos a quienes no se les ha dado la ley, que son librados de ese monstruo terrible, la muerte y el infierno, y el diablo, y el lago de fuego y azufre, que es tormento sin fin;
55 Y son restaurados a ese Dios que les dio aliento, que es el Santo de Israel.
56 Mas ¡ay del que tiene la ley dada! sí, que tiene todos los mandamientos de Dios, como nosotros, y que los transgrede, y que desperdicia los días de su probación; porque horrible es su estado!
57 ¡Oh, ese plan astuto del maligno!
58 ¡Oh vanidad, y debilidades, y necedad de los hombres!
59 Cuando son instruidos, se creen sabios, y no escuchan el consejo de Dios, porque lo desechan, pensando que saben por sí mismos;
60 Por tanto, su sabiduría es locura, y no les aprovecha. y perecerán.
61 Pero ser instruido es bueno, si escuchan los consejos de Dios.
62 Pero ¡ay de los ricos, que son ricos en cuanto a las cosas del mundo!
63 Porque porque son ricos, desprecian a los pobres, y persiguen a los mansos, y su corazón está puesto en sus tesoros; por tanto, su tesoro es su Dios.
64 Y he aquí, su tesoro perecerá con ellos también.
65 ¡Ay de los sordos que no oyen! porque perecerán.
66 ¡Ay de los ciegos que no ven!, porque ellos también perecerán.
67 ¡Ay de los incircuncisos de corazón! porque el conocimiento de sus iniquidades los herirá en el día postrero.
68 ¡Ay del mentiroso!, porque será arrojado al infierno.
69 ¡Ay del homicida que deliberadamente mata! Porque morirá.
70 ¡Ay de los que cometen fornicaciones, porque serán arrojados al infierno!
71 Sí, ¡ay de los que adoran ídolos! porque el diablo de todos los demonios se deleita en ellos.
72 Y, finalmente, ¡ay de todos aquellos que mueran en sus pecados! porque volverán a Dios, y contemplarán su rostro, y permanecerán en sus pecados.
73 Oh, amados hermanos míos, recordad lo terrible de transgredir contra ese Dios Santo, y también lo terrible de ceder a las tentaciones de ese astuto.
74 Recuerden, tener una mente carnal es muerte, y tener una mente espiritual es vida eterna.
75 Oh, amados hermanos míos, escuchad mis palabras.
76 Acordaos de la grandeza del Santo de Israel.
77 No digas que he hablado cosas duras contra ti; porque si lo hacéis, injuriaréis la verdad; porque he hablado las palabras de vuestro Hacedor.
78 Yo sé que las palabras de verdad son duras contra toda inmundicia; pero los justos no los temen, porque aman la verdad, y no se conmueven.
79 Entonces, amados hermanos míos, venid al Señor, el Santo.
80 Acuérdate que sus caminos son de justicia.
81 He aquí, el camino del hombre es angosto, pero está derecho delante de él, y el guardián de la puerta es el Santo de Israel, y allí no emplea a ningún sirviente.
82 Y no hay otro camino, excepto que sea por la puerta, porque él no puede ser engañado; porque el Señor Dios es su nombre.
83 Y al que llama, le abre; y los sabios, y los doctos, y los que son ricos, que se envanecen a causa de su saber, y de su sabiduría, y de sus riquezas; sí, ellos son aquellos a quienes él desprecia;
84 Y a menos que desechen estas cosas y se consideren necios ante Dios, y caigan en las profundidades de la humildad, él no les abrirá.
85 Mas las cosas de los sabios y de los entendidos, les serán encubiertas para siempre; sí, esa felicidad que está preparada para los santos.
86 Oh, amados hermanos míos, acordaos de mis palabras: He aquí, me quito la ropa y la sacudo delante de vosotros:
87 Ruego al Dios de mi salvación que me mire con su ojo que todo lo escudriña;
88 Por tanto, sabréis en el último día, cuando todos los hombres serán juzgados por sus obras, que el Dios de Israel fue testigo de que sacudí vuestras iniquidades de mi alma, y que me presento con esplendor delante de él, y estoy libre de tu sangre.
89 Oh, amados hermanos míos, volveos de vuestros pecados; sacudid las cadenas de aquel que os ata con fuerza;
90 Venid a ese Dios que es la roca de vuestra salvación.
91 Preparad vuestras almas para aquel día glorioso, cuando se administrará justicia a los justos; aun el día del juicio, para que no os acobardéis con un pavor terrible;
92 Para que no os acordéis perfectamente de vuestra terrible culpa, y os veáis obligados a exclamar: Santos, santos son tus juicios, oh Señor Dios Todopoderoso.
93 Pero yo conozco mi culpa; transgredí tu ley, y mis transgresiones son mías; y el diablo me ha alcanzado, que soy presa de su terrible miseria.
94 Pero he aquí, hermanos míos, ¿es conveniente que yo los despierte a la terrible realidad de estas cosas?
95 ¿Desgarraría yo vuestras almas, si vuestras mentes fueran puras?
96 ¿Sería yo claro con vosotros según la claridad de la verdad, si fuerais libres del pecado?
97 He aquí, si fuerais santos, de la santidad os hablaría; pero como no sois santos, y me consideráis un maestro, debe ser conveniente que os enseñe las consecuencias del pecado.
98 He aquí, mi alma aborrece el pecado, y mi corazón se deleita en la justicia; y alabaré el santo nombre de mi Dios.
99 Venid, hermanos míos, todos los que tenéis sed, venid a las aguas; y el que no tiene dinero, venga a comprar y coma; sí, venid a comprar vino y leche sin dinero y sin precio.
100 Por tanto, no gastéis el dinero en lo que no vale la pena, ni vuestro trabajo en lo que no puede satisfacer.
101 Oídme atentamente, y recordad las palabras que he hablado; y venid al Santo de Israel,
102 Y deleitaos con lo que no perece ni se corrompe, y deja que tu alma se deleite en la grosura.
103 He aquí, amados hermanos míos, recordad las palabras de vuestro Dios; orad a él continuamente de día, y dad gracias a su santo nombre de noche.
104 Regocíjense sus corazones, y miren cuán grandes son los convenios del Señor, y cuán grandes sus condescendencias para con los hijos de los hombres;
105 Y debido a Su grandeza, y Su gracia y misericordia, Él nos ha prometido que nuestra descendencia no será completamente destruida, según la carne, sino que Él la preservará; y en las generaciones venideras serán renuevo justo para la casa de Israel.
106 Y ahora, hermanos míos, quisiera hablarles más; pero mañana os declararé el resto de mis palabras. Amén.

 

2 Nefi, Capítulo 7
1 Y ahora yo, Jacob, os hablo otra vez, amados hermanos míos, acerca de esta rama justa de la que os he hablado.
2 Porque he aquí, las promesas que hemos obtenido, son promesas para nosotros según la carne;
3 Por tanto, como se me ha mostrado que muchos de nuestros hijos perecerán en la carne a causa de la incredulidad, no obstante, Dios será misericordioso con muchos;
4 Y nuestros hijos serán restaurados, para que puedan llegar a lo que les dará el verdadero conocimiento de su Redentor.
5 Por tanto, como os dije, es necesario que Cristo (porque anoche el ángel me dijo que ese sería su nombre) viniera entre los judíos, entre los que son la parte más inicua de la mundo;
6 Y lo crucificarán, porque así conviene a nuestro Dios;
7 Y no hay ninguna otra nación en la tierra que crucificaría a su Dios.
8 Porque si se hicieran grandes milagros entre otras naciones, se arrepentirían y sabrían que él es su Dios;
9 Pero a causa de las astucias sacerdotales y de las iniquidades, en Jerusalén endurecerán su cerviz contra él, para que sea crucificado.
10 Por tanto, a causa de sus iniquidades, vendrán sobre ellos destrucciones, hambres, pestilencias y derramamientos de sangre;
11 Y los que no sean destruidos, serán esparcidos entre todas las naciones.
12 Mas he aquí, así dice el Señor Dios: Cuando llegue el día en que crean en mí, que yo soy el Cristo, entonces he hecho convenio con sus padres, que serán restaurados en la carne, sobre la tierra, a las tierras de su herencia.
13 Y acontecerá que serán recogidos de su larga dispersión de las islas del mar, y de las cuatro partes de la tierra;
14 Y las naciones de los gentiles serán grandes a mis ojos, dice Dios, para llevarlos a las tierras de su heredad.
15 Sí, los reyes de los gentiles les serán ayos, y sus reinas les serán nodrizas;
16 Por tanto, las promesas del Señor son grandes para los gentiles, porque él lo ha dicho, y ¿quién puede discutir?
17 Mas he aquí, esta tierra, dice Dios, será tierra de vuestra herencia; y los gentiles serán benditos sobre la tierra.
18 Y esta tierra será tierra de libertad para los gentiles; y no habrá reyes sobre la tierra que levanten a los gentiles.
19 Y fortificaré esta tierra contra todas las demás naciones;
20 Y el que peleare contra Sión, perecerá, dice Dios; porque el que levanta rey contra mí, perecerá.
21 Porque yo, el Señor, el Rey de los cielos, seré su rey; y seré luz para siempre a los que oyen mis palabras.
22 Por tanto, para que se cumplan mis convenios que he hecho con los hijos de los hombres, que haré con ellos mientras estén en la carne, debo destruir las obras secretas de las tinieblas y de los asesinatos. , y de abominaciones;
23 Por tanto, el que pelea contra Sion, tanto judío como gentil, tanto esclavo como libre, tanto hombre como mujer, perecerá;
24 Porque ellos son los que son la ramera de toda la tierra;
25 Porque los que no son conmigo, contra mí están, dice nuestro Dios.
26 Porque cumpliré mis promesas que he hecho a los hijos de los hombres, que les haré mientras estén en la carne.
27 Por tanto, amados hermanos míos, así dice nuestro Dios: Afligiré tu descendencia por mano de los gentiles;
28 Sin embargo, ablandaré el corazón de los gentiles, para que sean para ellos como un padre;
29 Por tanto, los gentiles serán bendecidos y contados entre la casa de Israel.
30 Por tanto, consagraré esta tierra a tu descendencia, y a los que sean contados entre tu descendencia, para siempre, como la tierra de su heredad;
31 Porque es tierra escogida, me dice Dios, más que todas las demás tierras;
32 Por tanto, haré que todos los hombres que moran en ella me adoren, dice Dios.
33 Y ahora bien, amados hermanos míos, viendo que nuestro Dios misericordioso nos ha dado un conocimiento tan grande acerca de estas cosas, acordémonos de él, y despojémonos de nuestros pecados, y no inclinemos la cabeza, porque no hemos sido desechados;
34 No obstante, hemos sido echados de la tierra de nuestra heredad; pero hemos sido llevados a una tierra mejor:
35 Porque el Señor ha hecho del mar nuestro camino, y estamos sobre una isla del mar.
36 Pero grandes son las promesas del Señor para los que están en las islas del mar;
37 Por tanto, como dice islas, debe haber más que esto; y también están habitadas por nuestros hermanos.
38 Porque he aquí, el Señor Dios se ha apartado de vez en cuando de la casa de Israel, según su voluntad y placer.
39 Y ahora, he aquí, el Señor se acuerda de todos los que han sido desgajados; por tanto, también se acuerda de nosotros.
40 Por tanto, animad vuestros corazones, y recordad que sois libres de actuar por vosotros mismos; elegir el camino de la muerte eterna, o el camino de la vida eterna.
41 Por tanto, amados hermanos míos, reconciliaos con la voluntad de Dios, y no con la voluntad del diablo y de la carne;
42 Y recordad, después de haberos reconciliado con Dios, que sólo en ya través de la gracia de Dios sois salvos.
43 Por tanto, que Dios os levante de la muerte por el poder de la resurrección, y también de la muerte eterna por el poder de la expiación,
44 para que seáis recibidos en el reino eterno de Dios, para que le alabais por la gracia divina. Amén.

 

2 Nefi, Capítulo 8
1 Y ahora Jacob habló muchas cosas más a mi pueblo en ese momento; sin embargo, solamente estas cosas he hecho escribir; porque las cosas que he escrito me bastan.
2 Y ahora yo, Nefi, escribo más de las palabras de Isaías; porque mi alma se deleita en sus palabras.
3 Porque compararé sus palabras a las de mi pueblo; y los enviaré a todos mis hijos: porque él verdaderamente vio a mi Redentor, así como yo lo he visto.
4 Y mi hermano Jacob también lo ha visto como yo lo he visto; por tanto, enviaré sus palabras a mis hijos, para probarles que mis palabras son verdaderas.
5 Por tanto, por las palabras de tres, Dios ha dicho: Yo confirmaré mi palabra.
6 Sin embargo, Dios envía más testigos; y él prueba todas sus palabras.
7 He aquí, mi alma se deleita en probar a mi pueblo la verdad de la venida de Cristo:
8 Porque para este fin ha sido dada la ley de Moisés:
9 Y todas las cosas que han sido dadas por Dios desde el principio del mundo al hombre, son su tipificación.
10 Y también mi alma se deleita en los convenios del Señor que él ha hecho con nuestros padres;
11 Sí, mi alma se deleita en su gracia, y su justicia, y poder, y misericordia, en el grande y eterno plan de liberación de la muerte.
12 Y mi alma se deleita en probar a mi pueblo que, salvo que Cristo venga, todos los hombres deben perecer.
13 Porque si no hay Cristo, no hay Dios; y si no hay Dios, no somos, porque no podría haber habido creación.
14 Pero hay un Dios, y él es Cristo; y él viene en la plenitud de su propio tiempo.
15 Y ahora escribo algunas de las palabras de Isaías, para que aquellos de mi pueblo que vean estas palabras, alcen sus corazones y se regocijen por todos los hombres.
16 Ahora, estas son las palabras; y podréis asemejarlos a vosotros ya todos los hombres.
17 Lo que vio Isaías, hijo de Amoz, acerca de Judá y de Jerusalén:
18 Y acontecerá en los postreros días, cuando el monte de la casa del Señor sea establecido como cabeza de los montes, y sea exaltado sobre el collado, y todas las naciones fluyan hacia él,
19 Y muchos pueblos irán y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y él nos enseñará sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor.
20 Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en podaderas; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.
21 Venid, oh casa de Jacob, y caminemos a la luz del Señor; sí, venid, porque todos os habéis descarriado, cada cual por sus malos caminos.
22 Por tanto, oh Señor, has desamparado a tu pueblo, la casa de Jacob, porque se han llenado del oriente, y escuchan adivinos como los filisteos, y se complacen en los hijos de los extraños.
23 Su tierra también está llena de plata y oro, y sus tesoros no tienen fin; también su tierra está llena de caballos, y sus carros no tienen fin;
24 Su tierra también está llena de ídolos; adoran la obra de sus propias manos, lo que han hecho sus propios dedos:
25 Y el hombre mezquino no se inclina, ni el grande se humilla; por tanto, no lo perdonéis.
26 Oh malvados, entrad en la peña, y escondeos en el polvo, porque el temor del Señor, y la gloria de su majestad os herirá.
27 Y acontecerá que la mirada altiva del hombre será humillada, y la altivez de los hombres será humillada, y solo el Señor será exaltado en aquel día.
28 Porque el día del Señor de los ejércitos pronto vendrá sobre todas las naciones; sí, sobre cada uno; sí, sobre los soberbios y altivos, y sobre todo el que se enaltece; y será abatido;
29 Sí, y el día del Señor vendrá sobre todos los cedros del Líbano, porque son altos y erguidos; y sobre todas las encinas de Basán,
30 y sobre todos los montes altos, y sobre todos los collados, y sobre todas las naciones que se alzan,
31 y sobre todo pueblo, y sobre toda torre alta, y sobre todo muro cercado,
32 y sobre todas las naves del mar, y sobre todas las naves de Tarsis, y sobre todas las bellas imágenes.
33 Y la soberbia del hombre será abatida, y la altivez de los hombres abatida; y el Señor solo será exaltado en ese día.
34 Y los ídolos abolirá por completo.
35 Y entrarán en las cavernas de las peñas, y en las cuevas de la tierra, porque el temor de Jehová vendrá sobre ellos, y la gloria de su majestad los herirá, cuando él se levante para hacer temblar la tierra.
36 Aquel día arrojará el hombre a los topos ya los murciélagos sus ídolos de plata y sus ídolos de oro que se había hecho para adorarlos;
37 Para entrar en las hendiduras de las peñas, y en las cumbres de los peñascos, porque el temor del Señor vendrá sobre ellos, y la majestad de su gloria los herirá cuando él se levante para hacer temblar la tierra.
38 Dejaos del hombre, cuyo aliento está en sus narices; porque ¿en qué ha de ser tenido en cuenta?
39 Porque he aquí, el Señor, el Señor de los ejércitos, quitará de Jerusalén y de Judá el sostén y el sostén, todo sostén de pan y todo sostén de agua,
40 El valiente y el hombre de guerra, el juez y el profeta, el prudente y el anciano,
41 El capitán de cincuenta, y el hombre de honor, y el consejero, y el artífice astuto, y el orador elocuente.
42 Y les daré niños para que sean sus príncipes, y niños los señorearán.
43 Y el pueblo será oprimido, cada uno por su compañero, y cada uno por su prójimo; el niño se ensoberbecerá contra el anciano, y el vil contra el honorable.
44 Cuando alguno tomare a su hermano de la casa de su padre, y dijere: Tú tienes ropa, sé tú nuestro gobernante, y no venga esta ruina bajo tu mano;
45 En aquel día jurará, diciendo: No seré gobernante; porque en mi casa no hay pan ni vestido; no me hagáis príncipe de pueblos.
46 Porque Jerusalén está arruinada, y Judá ha caído; porque sus lenguas y sus obras han sido contra el Señor, para irritar los ojos de su gloria.
47 La apariencia de su rostro testifica contra ellos, y declara que su pecado es como Sodoma, y no lo pueden ocultar. ¡Ay de sus almas, porque se han pagado mal a sí mismos!
48 Di a los justos que les va bien; porque ellos comerán el fruto de sus obras.
49 ¡Ay de los impíos! porque perecerán, porque el galardón de sus manos será sobre ellos.
50 Y mi pueblo, los niños son sus opresores, y las mujeres se enseñorean de ellos. Pueblo mío, los que te guían te hacen errar, y tuercen el camino de tus veredas.
51 El Señor se levanta para litigar, y se levanta para juzgar al pueblo.
52 El Señor entrará en juicio con los ancianos de su pueblo, y con sus príncipes; porque habéis comido la viña, y los despojos de los pobres en vuestras casas.
53 ¿Qué queréis? Vosotros hacéis pedazos a mi pueblo, y moléis los rostros de los pobres, dice el Señor, Dios de los ejércitos.
54 Dijo además el Señor: Por cuanto las hijas de Sion son altivas, y andan con la nuca estirada y los ojos lascivos, andando y regocijándose al andar, y haciendo resonar con los pies;
55 Por tanto, el Señor herirá con una costra la coronilla de las hijas de Sion, y el Señor descubrirá sus secretos.
56 En aquel día el Señor quitará la bravura de sus adornos tintineantes, y caladas, y llantas redondas como la luna,
57 Las cadenas y los brazaletes y las bufandas,
58 las cofias, los adornos de las piernas, las cintas para la cabeza, las tablas y los pendientes,
59 Los anillos y las narigueras,
60 Los vestidos de cambio, los mantos, los tocadores y los alfileres,
61 Los anteojos, el lino fino, las cofias y los velos.
62 Y acontecerá que en lugar de un olor fragante, habrá hedor; y en lugar de cinto, una rasgadura; y en lugar de cabello bien peinado, calvicie; y en lugar de un estomago, un ceñidor de cilicio; ardor en lugar de belleza.
63 Tus hombres caerán a espada; y tu poderoso en la guerra.
64 Y sus puertas se lamentarán y enlutarán; y ella será desolada, y se sentará en tierra.
65 Y en aquel día siete mujeres echarán mano de un hombre, diciendo: Nuestro pan comeremos, y nuestra ropa nos vestiremos: solamente déjanos llevar tu nombre para quitar nuestro oprobio.
66 En aquel día el renuevo del Señor será hermoso y glorioso; el fruto de la tierra excelente y hermoso para los escapados de Israel.
67 Y acontecerá que los que quedaren en Sión, y los que quedaren en Jerusalén, serán llamados santos, todos los que en Jerusalén estén escritos entre los vivientes:
68 Cuando el Señor lave las inmundicias de las hijas de Sión, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de ardimiento.
69 Y creará el Señor sobre toda morada del monte de Sion, y sobre sus asambleas, nube y humo de día, y resplandor de llamas de fuego de noche; porque sobre toda la gloria de Sion habrá una defensa.
70 Y habrá un tabernáculo para sombra contra el calor del día, y para refugio y refugio contra el turbión y contra la lluvia.
71 Y entonces cantaré a mi bien amado una canción de mi amado tocando su viña. Mi bien amado tiene una viña en un monte muy fértil:
72 Y la cercó, y quitó sus piedras, y plantó en ella vides escogidas, y edificó una torre en medio de ella, y también hizo en ella un lagar; y esperó que diese uvas, y produjo uvas silvestres.
73 Ahora pues, habitantes de Jerusalén y varones de Judá, os ruego que juzguéis entre mí y mi viña.
74 ¿Qué más se podría haber hecho a mi viña, que yo no haya hecho en ella? Por tanto, cuando miré que daría uvas, dio uvas silvestres.
75 Y ahora ve a; Os diré lo que haré con mi viña: le quitaré su vallado, y será consumida; y derribaré su muro, y será hollado.
76 Y la devastaré; no será podado ni cavado; pero subirán cardos y espinos; también mandaré a las nubes que no lluevan más sobre ella.
77 Porque la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá su planta deleitosa: y él esperaba juicio, y he aquí opresión; de justicia, pero he aquí un clamor.
78 ¡Ay de los que unen casa con casa, hasta que no queda lugar para que sean colocados solos en medio de la tierra!
79 A mis oídos, dice el Señor de los ejércitos, de verdad muchas casas serán asoladas, y ciudades grandes y hermosas sin habitantes.
80 Sí, diez acres de viña producirán un bat, y la semilla de un homer producirá un efa.
81 ¡Ay de los que se levantan temprano en la mañana para seguir la bebida fuerte! que continúan hasta la noche, y el vino los inflama!
82 Y el arpa y la viola, el tamborilero y la flauta, y el vino están en sus banquetes; pero no miran las obras del Señor, ni consideran la operación de sus manos.
83 Por tanto, mi pueblo ha ido en cautiverio, porque no tiene conocimiento; y sus hombres honrados pasan hambre, y su multitud se seca de sed.
84 Por tanto, el infierno se ha ensanchado, Y ha abierto su boca sin medida:
y su gloria, y su multitud, y su pompa, y el que se regocija, descenderá a ella.
85 Y el hombre humilde será abatido, y el valiente será humillado, y los ojos de los altivos serán humillados:
86 Pero el Señor de los ejércitos será exaltado en juicio, y el Dios santo será santificado en justicia.
87 Entonces los corderos serán apacentados según su costumbre, y los lugares desolados de los engordados los extraños comerán.
88 ¡Ay de los que arrastran la iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con cuerda de carreta!
89 Que digan: Apresúrese, apresúrese su obra, para que la veamos; y acérquese y venga el consejo del Santo de Israel, para que lo sepamos.
90 ¡Ay de los que a lo malo llaman bueno, ya lo bueno malo! que ponen tinieblas por luz, y luz por tinieblas; que ponen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!
91 ¡Ay de los sabios en su propia opinión, y prudentes en su propia opinión!
92 ¡Ay de los valientes que beben vino, y de los valientes que mezclan sidra!
93 ¡Que justifican al impío por recompensa, y al justo le quitan la justicia!
94 Por tanto, como el fuego consume el rastrojo, y la llama consume la paja, su raíz será podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la ley de Jehová de los ejércitos, y menospreciaron la palabra del Santo de Israel.
95 Por tanto, la ira de Jehová se encendió contra su pueblo, y extendió su mano contra ellos, y los hirió; y temblaron los montes, y sus cadáveres fueron desgarrados en medio de las calles. Con todo esto, su ira no se aparta, sino que su mano aún está extendida.
96 Y levantará pendón a naciones lejanas, y silbará a ellas desde lo postrero de la tierra; y he aquí, vendrán con rapidez, velozmente:
97 Ninguno se cansará ni tropezará entre ellos; nadie se adormecerá ni dormirá; ni será desatado el cinturón de sus lomos, ni quebrada la correa de sus zapatos;
98 cuyas flechas serán afiladas, y todos sus arcos tensos, y los cascos de sus caballos serán considerados como pedernal, y sus ruedas como torbellino, y su rugido como león.
99 Rugirán como cachorros de león: sí, rugirán, y echarán mano a la presa, y se la llevarán a salvo, y nadie podrá librarla.
100 Y en aquel día rugirán contra ellos como el bramido del mar; y si miran a la tierra, he aquí, tinieblas y tristeza, y la luz se oscurecerá en sus cielos.

 

2 Nefi, Capítulo 9
1 En el año que murió el rey Uzías, vi también al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.
2 Sobre ella estaban los serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrió su rostro, y con dos cubrió sus pies, y con dos voló.
3 Y el uno al otro daba voces, y decían: Santo, santo, santo es el Señor de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.
4 Y los postes de la puerta se estremecieron a la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.
5 Entonces dije: ¡Ay de mí! porque estoy deshecho; porque soy hombre de labios inmundos; y habito en medio de un pueblo de labios inmundos; porque mis ojos han visto al Rey, el Señor de los ejércitos.
6 Entonces voló hacia mí uno de los serafines, que tenía en su mano un carbón encendido que había tomado del altar con las tenazas;
7 Y él lo puso sobre mi boca, y dijo: He aquí, esto ha tocado tus labios; y es quitada tu iniquidad, y limpio tu pecado.
8 También oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces dije: Heme aquí; envíame.
9 Y él dijo: Id, y decid a este pueblo; en verdad oíd, pero no entendieron; y veréis a la verdad, pero ellos no percibieron.
10 Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y cierra sus ojos; no sea que vean con sus ojos, y oigan con sus oídos, y entiendan con su corazón, y se conviertan, y sean sanados.
11 Entonces dije: Señor, ¿hasta cuándo? Y dijo: Hasta que las ciudades sean asoladas y sin habitantes, y las casas sin hombre, y la tierra quede completamente desolada;
12 Y el Señor ha alejado a los hombres, porque habrá un gran abandono en medio de la tierra.
13 Pero aún habrá en él un décimo, y volverán, y serán comidos: como el árbol de teil, y como la encina cuya sustancia está en ellos, cuando echan sus hojas: así la simiente santa será el sustancia de la misma.
14 Y aconteció en los días de Acaz hijo de Jotham, hijo de Uzías, rey de Judá, que Rezín, rey de Siria, y Peka, hijo de Remalías, rey de Israel, subieron a Jerusalén a la guerra. contra ella, pero no pudo prevalecer contra ella.
15 Y fue dado aviso a la casa de David, diciendo: Siria está confederada con Efraín. Y se conmovió su corazón, y el corazón de su pueblo, como se conmueve el viento a los árboles del bosque.
16 Entonces dijo el Señor a Isaías: Sal ahora al encuentro de Acaz, tú y Shear-jasub tu hijo, al final del conducto del estanque superior en el camino del campo de los Fuller;
17 Y dile: Ten cuidado, y relájate; no temas, ni te desanimes por los dos cabos de estos tizones humeantes, por el furor de la ira de Rezín contra Siria, y el hijo de Remalías.
18 Porque Siria, Efraín y el hijo de Remalías han tomado malos consejos contra ti, diciendo:
19 Subamos contra Judá, y velémosla, y abramos brecha en ella para nosotros, y pongamos un rey en medio de ella, sí, el hijo de Tabeal;
20 Así ha dicho Jehová el Señor: No permanecerá, ni acontecerá.
21 Porque la cabeza de Siria es Damasco; y la cabeza de Damasco, Rezín; y dentro de sesenta y cinco años será quebrantado Efraín, hasta dejarlo sin pueblo.
22 Y la cabeza de Efraín es Samaria, y la cabeza de Samaria es el hijo de Remalías. Si no creéis, ciertamente no seréis establecidos.
23 Y el Señor volvió a hablar a Acaz, diciendo:
24 Pídele una señal al Señor tu Dios; pregúntalo ya sea en las profundidades, o en las alturas de arriba.
25 Pero Acaz dijo: No preguntaré, ni tentaré al Señor.
26 Y él dijo: Oíd ahora, oh casa de David; ¿Os es poco cansar a los hombres, pero queréis cansar también a mi Dios?
27 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí, la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.
28 Mantequilla y miel comerá, para que sepa desechar el mal y escoger el bien.
29 Porque antes que el niño sepa rechazar el mal y escoger el bien, la tierra que tú aborreces será abandonada de ambos reyes.
30 Jehová traerá sobre ti, y sobre tu pueblo, y sobre la casa de tu padre, días que no han venido, desde el día que Efraín partió de Judá, rey de Asiria.
31 Y acontecerá en aquel día, que Jehová silbará sobre la mosca que está en los confines de Egipto, y sobre la abeja que está en la tierra de Asiria.
32 Y vendrán, y descansarán todos ellos en los valles desolados, y en las cavernas de las peñas, y sobre todos los espinos, y sobre toda zarza.
33 En aquel mismo día el Señor afeitará con navaja alquilada, por los de la otra parte del río, por el rey de Asiria, la cabeza y el pelo de los pies, y también consumirá la barba.
34 Y acontecerá en aquel día que criará un hombre una vaca y dos ovejas;
35 Y acontecerá que por la abundancia de leche que darán, comerá manteca; porque mantequilla y miel comerá todo el que quede en la tierra.
36 Y acontecerá en aquel día que todo lugar será donde hubiere mil vides a mil platas, las cuales serán para cardos y espinos.
37 Con flechas y con arcos vendrán allá los hombres; porque toda la tierra se volverá cardos y espinos.
38 Y en todos los montes que se cavaren con azada, no llegará allá el temor de las zarzas y los espinos; sino que será para la cría de bueyes, y para el paso de las bestias menores.
39 Además, la palabra del Señor me dijo: Toma un gran rollo y escribe en él con pluma de hombre acerca de Mahershalal-hash-baz.
40 Y tomé para mí testigos fieles para registrar, Urías el sacerdote, y Zacarías el hijo de Jeberechiah.
41 Y fui a la profetisa; y ella concibió y dio a luz un hijo. Entonces me dijo el Señor: Ponle por nombre Mahershalal-hash-baz.
42 Porque he aquí, el niño no sabrá clamar: Padre mío y madre mía, antes que sean quitadas las riquezas de Damasco y los despojos de Samaria delante del rey de Asiria.
43 El Señor también me habló otra vez, diciendo:
44 Por cuanto este pueblo desecha las aguas de Siloé, que van mansas, y se regocija en Rezín y en el hijo de Remalías;
45 Ahora pues, he aquí, Jehová hace subir sobre ellos las aguas del río, fuerte y caudaloso, el rey de Asiria, y toda su gloria;
46 Y pasará por Judá; y rebosará y rebosará, llegará hasta la nuca; y sus alas extendidas llenarán la anchura de tu tierra, oh Emanuel.
47 Asociaos, oh pueblos, y seréis quebrantados; y escuchad todos los que sois de tierras lejanas: ceñíos, y seréis quebrantados; ceñíos, y seréis quebrantados.
48 Reuníos en consejo, y quedará en nada; habla la palabra, y no será firme, porque Dios está con nosotros.
49 Porque el Señor me habló así con mano fuerte, y me enseñó que no anduviera en el camino de este pueblo, diciendo:
50 No digáis confederación a todo aquel a quien este pueblo diga confederación; ni temáis el miedo de vosotros, ni tengáis miedo.
51 Santificad al mismo Señor de los ejércitos, y sea él vuestro temor, y sea él vuestro pavor.
52 Y él será por santuario; sino por piedra de tropiezo y por roca
tropiezo para ambas casas de Israel, y lazo para los moradores de Jerusalén.
53 Y muchos de ellos tropezarán, y caerán, y serán quebrantados, y serán enredados, y serán apresados.
54 Ata el testimonio, sella la ley entre mis discípulos.
55 Y esperaré a Jehová, que esconde su rostro de la casa de Jacob, y lo buscaré.
56 He aquí, yo y los hijos que el SEÑOR me ha dado somos por señales y prodigios en Israel de parte del SEÑOR de los ejércitos, que mora en el monte de Sion.
57 Y cuando os digan: Buscad a los que tienen espíritus familiares, ya los magos que miran furtivamente y murmuran, ¿no debería un pueblo buscar a su Dios? para que los vivos escuchen de los muertos?
58 A la ley y al testimonio: y si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido.
59 Y pasarán por ella a duras penas y hambrientos; y acontecerá que cuando tengan hambre, se enfadarán, y maldecirán a su rey ya su Dios, y mirarán hacia arriba.
60 Y mirarán a la tierra; y he aquí tribulación y tinieblas, oscuridad de angustia, y serán conducidos a las tinieblas.
61 Sin embargo, la oscuridad no será tal como fue en su aflicción, cuando primero afligió levemente la tierra de Zabulón y la tierra de Neftalí, y después afligió más gravemente por el camino del Mar Rojo, al otro lado del Jordán en Galilea de las Naciones.
62 El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; a los que habitaban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.
63 Multiplicaste la nación, y aumentaste el gozo; se gozan delante de ti como el gozo de la siega, y como se gozan cuando se reparten los despojos.
64 Porque tú quebraste el yugo de su carga, y la vara de su hombro, y la vara de su opresor.
65 Por cada batalla del guerrero con ruido confuso, y vestidos revolcados en sangre; pero esto será con quemazón y combustible de fuego.
66 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
67 Lo dilatado del imperio y la paz no tienen límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo del Señor de los ejércitos hará esto.
68 El Señor envió su palabra a Jacob y cayó sobre Israel.
69 Y sabrá todo el pueblo, aun Efraín y los moradores de Samaria, que con soberbia y con altivez de corazón dicen:
70 Cayeron los ladrillos, pero edificaremos con piedras labradas; cortaron los sicomoros, pero los cambiaremos en cedros.
71 Por tanto, el Señor levantará contra él a los adversarios de Rezín, y juntará a sus enemigos;
72 Los sirios por delante, y los filisteos por detrás; y a boca llena devorarán a Israel. Con todo esto, su ira no se aparta, sino que su mano aún está extendida.
73 Porque el pueblo no se vuelve al que los hiere, ni buscan al Señor de los ejércitos.
74 Por tanto, el Señor cortará de Israel cabeza y cola, rama y junco en un día.
75 El anciano, él es la cabeza; y el profeta que enseña mentiras, ése es cola.
76 Porque los príncipes de este pueblo los hacen errar; y los que son guiados por ellos son destruidos.
77 Por tanto, el Señor no tendrá alegría en sus jóvenes, ni tendrá misericordia de sus huérfanos y viudas; porque todos ellos son hipócritas y malhechores, y toda boca habla necedades. Con todo esto, su ira no se aparta, sino que su mano aún está extendida.
78 Porque la maldad quema como el fuego; devorará las zarzas y los espinos, y se encenderá en la espesura de los bosques, y se elevarán como humo que se eleva.
79 Por la ira de Jehová de los ejércitos se oscurecerá la tierra, y el pueblo será como pasto del fuego; nadie perdonará a su hermano.
80 Y arrebatará en la mano derecha, y tendrá hambre; y comerá con la mano izquierda, y no se saciarán; cada uno comerá la carne de su propio brazo:
81 Manasés, Efraín; y Efraín, Manasés; juntos estarán contra Judá. Con todo esto, su ira no se aparta, sino que su mano aún está extendida.
82 ¡Ay de los que decretan decretos injustos, y escriben las iniquidades que han prescrito!
83 para apartar del juicio a los necesitados, y quitar el derecho a los pobres de mi pueblo, para que las viudas sean presa de ellos, y para que roben a los huérfanos;
84 ¿Y qué haréis en los días de la visita, y en la desolación que vendrá de lejos? ¿A quién acudiréis en busca de ayuda? ¿Y dónde dejaréis vuestra gloria?
85 Sin mí se inclinarán debajo de los prisioneros, y caerán debajo de los muertos. Con todo esto, su ira no se aparta, sino que su mano aún está extendida.
86 Oh Asiria, la vara de mi ira, y la vara en su mano es su ira.
87 Lo enviaré contra una nación hipócrita, y contra el pueblo de mi ira le daré mandato, para tomar despojos y tomar presas, y hollarlos como el lodo de las calles.
88 Aunque él no lo pensó así, ni su corazón lo pensó así; pero en su corazón es destruir y cortar naciones no pocas.
89 Porque dice: ¿No son mis príncipes todos reyes?
90 ¿No es Calno como Carquemis? ¿No es Hamath como Arpad? ¿No es Samaria como Damasco?
91 Como mi mano fundó los reinos de los ídolos, y cuyas imágenes esculpidas sobrepujaron a los de Jerusalén y de Samaria;
92 Como hice con Samaria y sus ídolos, ¿no haré así con Jerusalén y sus ídolos?
93 Por tanto, sucederá que cuando el Señor haya terminado toda su obra sobre el monte de Sion y sobre Jerusalén, castigaré el fruto de la soberbia del corazón del rey de Asiria, y la gloria de su altivez.
94 Porque él dice: Con la fuerza de mi mano y con mi sabiduría he hecho estas cosas: porque soy prudente; y trasladé los términos de los pueblos, y despojé de sus tesoros, y derribé a los moradores como a un hombre valiente;
95 Y halló mi mano como un nido las riquezas del pueblo; y como quien recoge los huevos que quedan, he juntado yo toda la tierra: y no había quien moviese las alas, ni abriera la boca, ni espiase.
96 ¿Se jactará el hacha contra el que con ella corta? ¿Se engrandecerá la sierra contra el que la sacude? como si la vara se sacudiera contra los que la levantan, o como si la vara se alzara sola, como si no fuera de madera?
97 Por tanto, el Señor, el Señor de los ejércitos, enviará entre sus gordos flaqueza, y debajo de su gloria encenderá un ardor como el ardor de un fuego.
98 Y la luz de Israel será por fuego, y su Santo por llama, y arderá y consumirá sus espinos y sus cardos en un día;
99 y consumirá la gloria de su bosque y de su campo fértil, tanto en alma como en cuerpo; y serán como cuando se desmaya un portaestandarte.
100 Y el resto de los árboles de su bosque serán pocos, para que un niño los pueda escribir.
101 Y acontecerá en aquel día, que el remanente de Israel, y los que hubieren quedado de la casa de Jacob, nunca más se apoyarán en el que los hirió, sino que se apoyarán en el Señor, el Santo de Israel, en verdad.
102 El remanente volverá, sí, aun el remanente de Jacob, al Dios fuerte.
103 Porque aunque tu pueblo Israel sea como la arena del mar, un remanente de ellos volverá; la consumación decretada rebosará de justicia.
104 Porque el Señor Dios de los ejércitos hará un consumo, aun determinado, en toda la tierra.
105 Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de los ejércitos: Pueblo mío que moráis en Sion, no temáis al asirio; él te herirá con vara, y alzará contra ti su vara, a la manera de Egipto.
106 Porque de aquí a muy poco tiempo cesará la ira y mi furor en su destrucción.
107 Y Jehová de los ejércitos levantará sobre él azote como la matanza de Madián en la peña de Oreb; y como su vara estaba sobre el mar, así la levantará a la manera de Egipto.
108 Y acontecerá en aquel día, que su carga será quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo será destruido a causa de la unción.
109 Ha venido a Aiath, ha pasado a Migron; en Micmas ha dejado sus carruajes;
110 Han pasado el pasaje; se han alojado en Geba; Ramat tiene miedo; Huye de Gabaa de Saúl.
111 Alza la voz, hija de Gallim; haz que la oiga Lais, pobre Anatot.
112 Madmenah es removida: los habitantes de Gebim se juntan para huir.
113 Todavía permanecerá en Nob ese día; alzará su mano contra el monte de la hija de Sión, el collado de Jerusalén.
114 He aquí, el Señor, el Señor de los ejércitos cortará la rama con terror, y los altos de estatura serán talados, y los altivos serán humillados.
115 Y cortará con hierro la espesura del bosque, y el Líbano caerá con fuerza.
116 Y saldrá una vara del tronco de Jesé, y un vástago brotará de sus raíces;
117 Y reposará sobre él el Espíritu del Señor, y espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor;
118 Y lo hará de entendimiento vivo en el temor de Jehová; y no juzgará según la vista de sus ojos, ni censurará según el oír de sus oídos;
119 Mas con justicia juzgará a los pobres, y reprenderá con equidad a los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el aliento de sus labios matará a los impíos.
120 Y la justicia será el cinto de sus lomos, y la fidelidad el cinto de sus riñones.
121 El lobo morará con el cordero, y el leopardo se acostará con el cabrito; y el becerro y el león joven y el engordado juntos; y un niño los pastoreará.
122 Y la vaca y el oso comerán; sus crías se acostarán juntas; y el león comerá paja como el buey.
123 Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la guarida de la basilisco.
124 No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento del Señor, como las aguas cubren el mar.
125 Y en aquel día habrá una raíz de Isaí, la cual estará por pendón al pueblo; los gentiles la buscarán, y su reposo será glorioso.
126 Y acontecerá en aquel día, que Jehová volverá a extender su mano por segunda vez para recobrar el remanente de su pueblo, que quedará de Asiria, de Egipto, de Patros, de Cus, y de Elam, y de Sinar, y de Hamat, y de las islas del mar.
127 Y levantará pendón a las naciones, y reunirá a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Judá de los cuatro ángulos de la tierra.
128 La envidia de Efraín también se disipará, y los enemigos de Judá serán talados: Efraín no envidiará a Judá, y Judá no afligirá a Efraín.
129 sino que volarán sobre los hombros de los filisteos hacia el occidente; juntamente los saquearán del oriente; pondrán su mano sobre Edom y Moab; y los hijos de Amón les obedecerán.
130 Y el Señor destruirá por completo la lengua del mar de Egipto; y con su fuerte viento agitará su mano sobre el río, y lo herirá en los siete arroyos, y hará pasar a los hombres con calzado seco.
131 Y habrá un camino para el remanente de su pueblo, que quedará de Asiria, como lo hubo para Israel el día que subió de la tierra de Egipto.
132 Y en aquel día dirás: Señor, te alabaré; aunque te enojaste conmigo, tu ira se aplacó, y me consolaste.
133 He aquí, Dios es mi salvación; Confiaré, y no temeré: porque el Señor, JEHOVÁ, es mi fortaleza y mi canción; él también se ha convertido en mi salvación.
134 Por tanto, con gozo sacaréis agua de las fuentes de la salvación.
135 Y en aquel día él dirá: Alabad al Señor, invocad su nombre, proclamad sus obras entre el pueblo, haced mención de que su nombre es exaltado.
136 Cantad al Señor; porque ha hecho cosas excelentes: esto es conocido en toda la tierra.
137 Da voces de júbilo, habitante de Sión; porque grande es el Santo de Israel en medio de ti.

 

2 Nefi, Capítulo 10
1 La carga de Babilonia, que vio Isaías, hijo de Amoz.
2 Levantad pendón sobre un monte alto, alzad la voz a ellos, alzad la mano, para que entren por puertas de nobles.
3 He mandado a mis santificados, también he llamado a mis valientes, porque mi ira no está sobre los que se regocijan en mi grandeza.
4 El estruendo de la multitud en los montes como de un gran pueblo; estruendo de los reinos de las naciones reunidas: Jehová de los ejércitos pasa revista a las huestes de la batalla.
5 Vienen de un país lejano, de lo último de los cielos, sí, el Señor y las armas de su indignación, para destruir toda la tierra.
6 Aullad; porque cercano está el día de Jehová; vendrá como destrucción por el Todopoderoso.
7 Por tanto, todas las manos se debilitarán, el corazón de todo hombre se desanimará;
8 Y tendrán miedo; dolores y dolores se apoderarán de ellos; se asombrarán unos de otros; sus rostros serán como llamas:
9 He aquí, el día del Señor viene, cruel, con ira y ardor de ira, para dejar la tierra asolada, y exterminará de ella a sus pecadores.
10 Porque las estrellas del cielo y sus constelaciones no darán su resplandor; el sol se oscurecerá en su salida, y la luna no hará resplandecer su luz.
11 Y castigaré al mundo por el mal, ya los impíos por su iniquidad; Haré cesar la soberbia de los soberbios, y abatiré la altivez de los terribles;
12 Haré al hombre más precioso que el oro fino; aun un hombre que la cuña de oro de Ofir.
13 Por tanto, haré temblar los cielos, y la tierra se moverá de su lugar, en la ira de Jehová de los ejércitos, y en el día del furor de su ira.
14 Y será como gacela perseguida, y como oveja que nadie toma; cada cual se volverá a su pueblo, y huirá cada uno a su tierra.
15 Todo el que se envanece será traspasado; sí, y todo el que se une a los inicuos, caerá a espada.
16 Sus niños también serán estrellados delante de sus ojos; sus casas serán saqueadas y sus mujeres violadas.
17 He aquí, yo incitaré a los medos contra ellos, que no apreciarán la plata ni el oro, ni se deleitarán en ellos.
18 Sus arcos también despedazarán a los jóvenes; y no tendrán piedad del fruto del vientre; sus ojos no perdonarán a los niños.
19 Y Babilonia, la gloria de los reinos, la hermosura de la grandeza de los caldeos, será como cuando Dios destruyó a Sodoma y Gomorra.
20 No será habitada jamás, ni se habitará en ella de generación en generación, ni acampará allí el árabe; ni los pastores harán allí su majada:
21 Pero las fieras del desierto yacerán allí; y sus casas estarán llenas de criaturas tristes; y los búhos morarán allí, y los sátiros bailarán allí.
22 Y las fieras de las islas gritarán en sus casas asoladas, y los dragones en sus palacios deleitosos: y su tiempo está cerca de llegar, y su día no se prolongará. Porque la destruiré rápidamente; sí, porque seré misericordioso con mi pueblo; mas los impíos perecerán.
23 Porque el Señor tendrá misericordia de Jacob, y aún escogerá a Israel, y los pondrá en su propia tierra; y los extranjeros se juntarán con ellos, y se unirán a la casa de Jacob.
24 Y los tomará el pueblo, y los traerá a su lugar; sí, desde lejos hasta los confines de la tierra; y volverán a sus tierras de promisión. Y la casa de Israel los poseerá, y la tierra de Jehová será para siervos y siervas; y llevarán cautivos a los que fueron cautivos; y ellos se enseñorearán de sus opresores.
25 Y acontecerá en aquel día que el Señor te dará descanso de tu tristeza, y de tu temor, y de la dura servidumbre en que fuiste hecho servir.
26 Y acontecerá en aquel día que tomarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo cesó el opresor, cesó la ciudad de oro!
27 Quebrantó Jehová el bastón de los impíos, los cetros de los señores.
28 El que con ira hería a los pueblos con llaga continua, el que se enseñoreaba de las naciones con ira, es perseguido y no hay quien lo detenga.
29 Toda la tierra está en reposo y en quietud: prorrumpen en cánticos.
30 Sí, los abetos se regocijan en ti, y también los cedros del Líbano, diciendo: Desde que estás acostado, ningún talador sube contra nosotros.
31 El infierno de abajo se mueve para ti para encontrarte en tu venida; a los muertos te remueve, a todos los príncipes de la tierra; a todos los reyes de las naciones ha levantado de sus tronos.
32 Todos ellos hablarán y te dirán: ¿Eres tú también débil como nosotros? ¿Eres como nosotros?
33 Tu pompa es abatida hasta el sepulcro; el ruido de tus violas no se oye: el gusano se extiende debajo de ti, y los gusanos te cubren.
34 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! ¡Has sido cortado por tierra, tú que debilitabas a las naciones!
35 Porque tú has dicho en tu corazón: Subiré al cielo, y sobre las estrellas de Dios exaltaré mi trono; y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte;
36 Subiré sobre las alturas de las nubes; Seré como el Altísimo.
37 Mas tú serás abatido al infierno, a los lados del abismo.
38 Los que te vean, te mirarán con atención, y te considerarán, y dirán: ¿Es éste el varón que hacía temblar la tierra, que hacía temblar los reinos,
39 ¿E hizo el mundo como un desierto, y destruyó sus ciudades, y no abrió la casa de sus presos?
40 Todos los reyes de las naciones, sí, todos ellos, yacen con gloria, cada uno de ellos en su propia casa.
41 Mas tú echado eres de tu sepulcro como vástago abominable, y como resto de los muertos traspasados a espada, que descienden a las piedras de la fosa; como un cadáver pisoteado.
42 No te juntarás con ellos en sepultura, porque tú destruiste tu tierra y mataste a tu pueblo: la simiente de los malignos nunca será quitada.
43 Preparad el matadero de sus hijos por las iniquidades de sus padres; que no se levanten, ni posean la tierra, ni llenen de ciudades la faz del mundo.
44 Porque yo me levantaré contra ellos, dice el Señor de los ejércitos, y exterminaré de Babilonia el nombre y el remanente, hijo y sobrino, dice el Señor.
45 Y la convertiré en posesión de erizos, y en estanques de aguas; y la barreré con escoba de destrucción, dice Jehová de los ejércitos.
46 El Señor de los ejércitos ha jurado, diciendo: Ciertamente, como lo he pensado, así será; y como lo he determinado, así se mantendrá:
47 Que traeré al asirio a mi tierra, y sobre mis montes lo pisotearé; entonces será quitado su yugo de sobre ellos, y su carga se apartará de sobre sus hombros.
48 Este es el propósito que está determinado sobre toda la tierra, y esta es la mano que extendió sobre todas las naciones.
49 Porque el Señor de los ejércitos lo ha determinado, ¿y quién lo anulará? Y su mano extendida, ¿quién la hará retroceder?
50 En el año que murió el rey Acaz fue esta carga.
51 No te alegres, toda Palestina, porque se haya roto la vara del que te hería; porque de la raíz de la serpiente saldrá una cotorra, y su fruto será una serpiente voladora.
52 Y los primogénitos de los pobres serán apacentados, y los necesitados se acostarán seguros; y yo mataré de hambre tu raíz, y él matará tu remanente.
53 Aulla, oh puerta; llora, oh ciudad; tú, toda Palestina, disuelta eres; porque del norte vendrá humo, y ninguno quedará solo en sus tiempos señalados.
54 ¿Qué responderán, pues, los mensajeros de las naciones? Que el Señor ha fundado a Sión, y en ella confiarán los pobres de su pueblo.

 

2 Nefi, Capítulo 11
1 Ahora bien, yo, Nefi, hablo algo acerca de las palabras que he escrito, que han sido pronunciadas por boca de Isaías.
2 Porque he aquí, Isaías habló muchas cosas que fueron difíciles de entender para muchos de mi pueblo; porque no saben acerca de la manera de profetizar entre los judíos.
3 Porque yo, Nefi, no les he enseñado muchas cosas acerca de las costumbres de los judíos; porque sus obras eran obras de oscuridad, y sus obras, obras de abominación.
4 Por tanto, escribo a mi pueblo, a todos los que en adelante recibirán estas cosas que escribo, para que sepan los juicios de Dios, que vendrán sobre todas las naciones, conforme a la palabra que él ha hablado.
5 Por tanto, oíd, pueblo mío, que sois de la casa de Israel, y prestad oído a mis palabras; porque como las palabras de Isaías no son claras para vosotros, sin embargo, son claras para todos los que están llenos del espíritu de profecía.
6 Pero os doy una profecía, según el espíritu que está en mí; por tanto, profetizaré conforme a la claridad que he tenido desde que salí de Jerusalén con mi padre.
7 Porque he aquí, mi alma se deleita en la franqueza a mi pueblo, para que aprenda;
8 Sí, y mi alma se deleita en las palabras de Isaías, porque salí de Jerusalén, y mis ojos han visto las cosas de los judíos, y sé que los judíos entienden las cosas de los profetas, y no hay otro gente que entienda las cosas que se dijeron a los judíos, como ellos, salvo que se les enseñe a la manera de las cosas de los judíos.
9 Mas he aquí, yo, Nefi, no he enseñado a mis hijos a la manera de los judíos; mas he aquí, yo mismo he habitado en Jerusalén, por lo cual sé acerca de las regiones circundantes;
10 Y he hecho memoria a mis hijos acerca de los juicios de Dios, que ha acontecido entre los judíos, a mis hijos, conforme a todo lo que ha dicho Isaías, y no las escribo.
11 Mas he aquí, procedo con mi propia profecía, según mi claridad; en la cual sé que ningún hombre puede errar;
12 No obstante, en los días en que se cumplan las profecías de Isaías, los hombres sabrán con certeza los tiempos en que se cumplirán;
13 Por tanto, son valiosos para los hijos de los hombres, y al que crea que no lo son, les hablaré particularmente, y limitaré las palabras a mi propio pueblo:
14 Porque sé que les serán de gran valor en los últimos días; porque en aquel día los entenderán; por tanto, para su bien los he escrito.
15 Y como ha sido destruida una generación entre los judíos a causa de la iniquidad, así han sido destruidos ellos de generación en generación, según sus iniquidades;
16 Y nunca ninguno de ellos ha sido destruido, a menos que les haya sido predicho por los profetas del Señor.
17 Por tanto, se les ha dicho acerca de la destrucción que les ha de sobrevenir, inmediatamente después que mi padre salió de Jerusalén;
18 Sin embargo, endurecieron sus corazones; y según mi profecía, han sido destruidos, excepto los que fueron llevados cautivos a Babilonia.
19 Y ahora esto digo a causa del espíritu que está en mí.
20 Y a pesar de que han sido llevados, volverán otra vez, y poseerán la tierra de Jerusalén; por tanto, serán restaurados de nuevo a las tierras de su heredad.
21 Mas he aquí, tendrán guerras, y rumores de guerras; y cuando llegue el día en que el Unigénito del Padre, sí, el Padre del cielo y de la tierra, se les manifestará en la carne, he aquí, lo rechazarán a causa de sus iniquidades y de la dureza de su corazones, y la rigidez de sus cerviz.
22 He aquí, lo crucificarán, y después de ser puesto en un sepulcro por espacio de tres días, resucitará de entre los muertos, con sanidad en sus alas, y todos los que creyeren en su nombre, serán salvos en el reino de Dios;
23 Por tanto, mi alma se deleita en profetizar acerca de él, porque he visto su día, y mi corazón engrandece su santo nombre.
24 Y he aquí, acontecerá que después que el Mesías se haya levantado de entre los muertos y se haya manifestado a su pueblo, a todos los que crean en su nombre, he aquí, Jerusalén será destruida otra vez; porque ¡ay de ellos! que luchan contra Dios y el pueblo de su iglesia.
25 Por tanto, los judíos serán esparcidos entre todas las naciones; sí, y también Babilonia será destruida; por tanto, los judíos serán esparcidos por otras naciones;
26 Y después de que hayan sido esparcidos, y el Señor Dios los haya azotado con otras naciones, por el espacio de muchas generaciones, sí, de generación en generación hasta que sean persuadidos a creer en Cristo, el Hijo de Dios, y la expiación, que es infinita para toda la humanidad;
27 Y cuando llegue ese día en que creerán en Cristo y adorarán al Padre en su nombre, con corazones puros y manos limpias, y no esperarán más a otro Mesías, entonces, en ese momento, llegará el día. que debe ser conveniente que crean estas cosas,
28 Y el Señor volverá a extender su mano por segunda vez para restaurar a su pueblo de su estado perdido y caído.
29 Por tanto, él procederá a hacer una obra maravillosa, y un prodigio entre los hijos de los hombres.
30 Por tanto, él les dará a conocer sus palabras, las cuales las juzgarán en el último día;
31 Porque les serán dados con el propósito de convencerlos del verdadero Mesías, quien fue rechazado por ellos;
32 y para convencerlos de que ya no necesitan esperar más la venida del Mesías,
33 Porque no debe venir ninguno, sino un falso Mesías, el cual engañará al pueblo:
34 Porque hay un solo Mesías del que hablan los profetas, y ese Mesías es aquel que debe ser rechazado por los judíos.
35 Porque según las palabras de los profetas, el Mesías vendrá dentro de seiscientos años desde que mi padre salió de Jerusalén;
36 Y conforme a las palabras de los profetas, y también a la palabra del ángel de Dios, su nombre será Jesucristo, el Hijo de Dios.
37 Y ahora bien, hermanos míos, he hablado claramente para que no podáis errar;
38 Y vive el Señor Dios, que sacó a Israel de la tierra de Egipto, y dio a Moisés poder para sanar a las naciones, después de haber sido mordidas por las serpientes venenosas, si volvían sus ojos a la serpiente las cuales levantó delante de ellos, y también le dio poder para que golpeara la roca, y brotaran aguas;
39 Sí, he aquí, os digo que como estas cosas son verdaderas, y como el Señor Dios vive, no hay otro nombre dado bajo el cielo, sino el de este Jesucristo, del que he hablado, por el cual el hombre puede ser salvo. .
40 Por tanto, por esta causa el Señor Dios me ha prometido que estas cosas que escribo serán guardadas y preservadas, y transmitidas a mi descendencia, de generación en generación, para que se cumpla la promesa a José, que su descendencia nunca debe perecer mientras la tierra permanezca en pie.
41 Por tanto, estas cosas irán de generación en generación mientras la tierra permanezca; y ellos irán de acuerdo a la voluntad y voluntad de Dios;
42 Y las naciones que los heredaren, serán juzgadas de ellos conforme a las palabras que están escritas;
43 Porque nos esforzamos mucho en escribir, para persuadir a nuestros hijos, y también a nuestros hermanos, a creer en Cristo, y a reconciliarse con Dios;
44 Porque sabemos que es por la gracia por la que somos salvos, después de hacer cuanto podamos.
45 Y a pesar de que creemos en Cristo, guardamos la ley de Moisés, y esperamos con firmeza en Cristo, hasta que la ley se cumpla; porque, para este fin fue dada la ley;
46 Por tanto, la ley se ha hecho muerta para nosotros, y somos vivificados en Cristo, a causa de nuestra fe;
47 Sin embargo, guardamos la ley a causa de los mandamientos;
48 Y hablamos de Cristo, nos gloriamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo, y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados.
49 Por tanto, hablamos acerca de la ley, para que nuestros hijos conozcan la muerte de la ley;
50 Y ellos, al conocer la muerte de la ley, pueden mirar adelante a esa vida que es en Cristo, y saber para qué fin fue dada la ley.
51 y después que la ley se cumpla en Cristo, que no necesitan endurecer sus corazones contra él, cuando la ley debe ser abolida.
52 Y he aquí, pueblo mío, sois un pueblo de dura cerviz; por tanto, os he hablado claro, para que no podáis malinterpretar.
53 Y las palabras que he hablado quedarán como testimonio contra vosotros; porque son suficientes para enseñar a cualquier hombre el camino correcto:
54 Porque el camino correcto es creer en Cristo y no negarlo; porque negándolo, también negáis los profetas y la ley.
55 Y ahora he aquí, os digo que el camino correcto es creer en Cristo, y no negarle; y Cristo es el Santo de Israel:
56 Por tanto, debéis inclinaros ante él y adorarlo con toda vuestra alma, mente y fuerza, y con toda vuestra alma, y si hacéis esto, de ninguna manera seréis expulsados.
57 Y en cuanto sea conveniente, debéis guardar las obras y ordenanzas de Dios, hasta que se cumpla la ley que le fue dada a Moisés.
58 Y después que Cristo haya resucitado de entre los muertos, se manifestará a vosotros, hijos míos y amados hermanos míos;
59 Y las palabras que él os hablare, serán la ley que vosotros haréis.
60 Porque he aquí, os digo que he visto que pasarán muchas generaciones, y habrá grandes guerras y contiendas entre mi pueblo.
61 Y después que venga el Mesías, se darán señales a mi pueblo de su nacimiento, y también de su muerte y resurrección;
62 Y grande y terrible será aquel día para los inicuos; porque perecerán;
63 Y perecen porque echan fuera a los profetas ya los santos, y los apedrean, y los matan;
64 Por tanto, el clamor de la sangre de los santos subirá desde la tierra hasta Dios, contra ellos.
65 Por tanto, todos los soberbios y los que hacen lo malo, el día que viene los quemará, dice el Señor de los ejércitos, porque serán como hojarasca;
66 Y a los que mataren a los profetas y a los santos, los abismos de la tierra los tragarán, dice el Señor de los ejércitos:
67 Y las montañas los cubrirán, y los torbellinos se los llevarán, y los edificios caerán sobre ellos, y los desmenuzarán y los triturarán hasta convertirlos en polvo;
68 Y serán visitados con truenos y relámpagos y terremotos y toda clase de destrucciones;
69 Porque el fuego de la ira de Jehová se encenderá en ellos, y serán como estopa, y el día que viene los consumirá, dice Jehová de los ejércitos.
70 ¡Oh dolor y angustia de mi alma por la pérdida de los muertos de mi pueblo!
71 Porque yo, Nefi, lo he visto, y casi me consume ante la presencia del Señor; pero debo clamar a mi Dios: Tus caminos son justos.
72 Mas he aquí, los justos, que escuchan las palabras de los profetas, y no las destruyen, sino que esperan en Cristo con firmeza las señales que se dan, a pesar de todas las persecuciones; he aquí, son los que no perecerán.

73 Pero el Hijo de Justicia se les aparecerá; y él los sanará, y tendrán paz con él, hasta que hayan pasado tres generaciones, y muchos de la cuarta generación hayan pasado en justicia.
74 Y cuando estas cosas hayan pasado, una pronta destrucción vendrá sobre mi pueblo; porque, a pesar de las penas de mi alma, lo he visto; por tanto, sé que sucederá;
75 Y se venden por nada; porque en recompensa de su soberbia y de su necedad segarán destrucción;
76 Porque ceden al diablo, y escogen las obras de las tinieblas antes que las de la luz; por tanto, tienen que bajar al infierno, porque el Espíritu del Señor no siempre contenderá con el hombre.
77 Y cuando el Espíritu cesa de contender con el hombre, entonces viene una rápida destrucción; y esto aflige mi alma.
78 Y como hablé concerniente a convencer a los judíos de que Jesús es el mismo Cristo, es necesario que los gentiles se convenzan también de que Jesús es el Cristo, el Eterno Dios; y que se manifiesta a todos los que creen en él, por el poder del Espíritu Santo;
79 Sí, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, obrando poderosos milagros, señales y prodigios, entre los hijos de los hombres, según su fe.
80 Mas he aquí, os profetizo acerca de los últimos días; tocante a los días en que el Señor Dios sacará estas cosas a los hijos de los hombres.
81 Después de mi simiente, y la simiente de mis hermanos habrán decaído en la incredulidad, y habrán sido heridos por los gentiles;
82 Sí, después que el Señor Dios haya acampado contra ellos alrededor, y los haya sitiado con un monte, y levantado fuertes contra ellos;
83 Y después de que hayan sido abatidos en el polvo, aun cuando ya no lo sean, las palabras de los justos se escribirán, y las oraciones de los fieles serán oídas, y todos aquellos que han caído en la incredulidad, serán no ser olvidado;
84 Porque los que serán destruidos les hablarán desde la tierra, y su habla será baja desde el polvo, y su voz será como la de un espíritu familiar;
85 Porque el Señor Dios le dará poder para que susurre acerca de ellos, como si saliera de la tierra; y su habla susurrará desde el polvo.
86 Porque así dice el Señor Dios: Ellos escribirán las cosas que se harán entre ellos, y serán escritas y selladas en un libro, y aquellos que han caído en la incredulidad no las tendrán, porque buscan destruir el cosas de Dios;
87 Por tanto, como los que han sido destruidos, han sido destruidos rápidamente: y la multitud de sus terribles será como tamo que pasa.
88 Sí, así dice el Señor Dios: Será en un instante, de repente.
89 Y acontecerá que aquellos que se han reducido a la incredulidad, serán heridos por la mano de los gentiles.
90 Y los gentiles se enaltecieron en la soberbia de sus ojos, y tropezaron, a causa de la grandeza de su piedra de tropiezo, edificando muchas iglesias;
91 No obstante, menosprecian el poder y los milagros de Dios, y se predican a sí mismos su propia sabiduría y su propia instrucción, para obtener ganancias y moler el rostro de los pobres;
92 Y hay muchas iglesias edificadas que causan envidias, contiendas y malicia;
93 Y también hay combinaciones secretas, así como en tiempos antiguos, según las combinaciones del diablo, porque él es el fundamento de todas estas cosas; sí, el fundamento del asesinato y las obras de las tinieblas;
94 Sí, y los lleva por el cuello con una cuerda de lino, hasta que los ata con sus fuertes cuerdas para siempre.
95 Porque he aquí, amados hermanos míos, os digo que el Señor Dios no obra en la oscuridad.
96 Él no hace nada salvo que sea en beneficio del mundo; porque ama al mundo, hasta el punto de dar su propia vida, para atraer a todos hacia sí.
97 Por tanto, a nadie manda que no participen de su salvación.
98 He aquí, ¿grita a alguno diciendo: Apartaos de mí?
99 He aquí, os digo que no; pero él dice: Venid a mí, vosotros todos los términos de la tierra, comprad leche y miel, sin dinero y sin precio.
100 He aquí, ¿ha mandado a alguno que se aparte de las sinagogas, o de las casas de adoración?
101 He aquí, os digo que no.
102 ¿Ha mandado él a alguno que no participe de su salvación?
103 He aquí, os digo que no; pero él la ha dado gratis para todos los hombres; y ha mandado a su pueblo que convenza a todos los hombres al arrepentimiento.
104 He aquí, ¿ha mandado el Señor a alguno que no participe de su bondad?
105 He aquí, os digo que no; pero todos los hombres son privilegiados los unos como los otros, y ninguno está prohibido.
106 Él ordena que no haya artificios sacerdotales; porque, he aquí, las astucias del sacerdocio consisten en que los hombres prediquen y se pongan como luz para el mundo, a fin de obtener ganancia y alabanza del mundo; pero no buscan el bienestar de Sión.
107 He aquí, el Señor ha prohibido esto; por tanto, el Señor Dios ha dado un mandamiento, que todos los hombres tengan caridad, la cual caridad es amor.
108 Y a menos que tuvieran caridad, no eran nada; por tanto, si tuvieran caridad, no permitirían que pereciera el trabajador en Sión.
109 Pero el trabajador en Sion trabajará para Sion; porque si trabajan por dinero, perecerán.
110 Y, además, el Señor Dios ha mandado que los hombres no maten; que no deben mentir; que no roben; que no tomen el nombre del Señor su Dios en vano; que no tengan envidia; que no tengan malicia; que no contiendan unos con otros; que no cometieran fornicaciones; y que no hicieran ninguna de estas cosas;
111 Porque cualquiera que las haga, perecerá; porque ninguna de estas iniquidades viene del Señor; porque él hace lo que es bueno entre los hijos de los hombres;
112 Y él no hace nada a menos que sea claro para los hijos de los hombres;
113 Y los invita a todos a venir a él y participar de su bondad;
114 Y no niega a ninguno de los que vienen a él, negros o blancos, esclavos y libres, hombres y mujeres;
115 Y se acuerda de los paganos, y todos son semejantes a Dios, tanto judíos como gentiles.
116 Pero he aquí, en los últimos días, o sea, en los días de los gentiles; sí, he aquí todas las naciones de los gentiles, y también los judíos, tanto los que vendrán a esta tierra como los que estarán en otras tierras; sí, aun sobre todas las tierras de la tierra; he aquí, se embriagarán de iniquidad y de toda clase de abominaciones;
117 Y cuando llegue ese día, serán visitados por el Señor de los ejércitos, con truenos y con terremotos, y con gran ruido, y con tempestad y tempestad, y con llama de fuego consumidor;
118 Y todas las naciones que pelean contra Sión, y que la afligen, serán como sueño de visión nocturna;
119 Sí, les será como a un hombre hambriento que sueña, y he aquí que come, pero se despierta y su alma está vacía;
120 O como un hombre sediento que sueña, y he aquí que bebe, pero al despertar, he aquí, está desfallecido, y su alma tiene apetito:
121 Sí, así será la multitud de todas las naciones que pelearán contra el monte de Sion:
122 Porque he aquí, todos los que hacéis iniquidad, deteneos y maravillaos; porque clamaréis, y clamaréis, sí, os embriagaréis, pero no de vino; tambaleáis, pero no con licor;
123 Porque he aquí, el Señor ha derramado sobre vosotros espíritu de sueño profundo.
124 Porque he aquí, habéis cerrado vuestros ojos, y habéis desechado a los profetas ya vuestros gobernantes, ya los videntes ha cubierto a causa de vuestra iniquidad.
125 Y acontecerá que el Señor Dios os dará a conocer las palabras de un libro, y serán las palabras de los que se han dormido.
126 Y he aquí, el libro será sellado; y en el libro habrá una revelación de Dios, desde el principio del mundo hasta su fin.
127 Por tanto, a causa de las cosas que están selladas, las cosas que están selladas, no serán entregadas en el día de la iniquidad y abominaciones del pueblo.
128 Por tanto, el libro será guardado de ellos.
129 Pero el libro será entregado a un hombre, y él entregará las palabras del libro, que son las palabras de los que se han dormido en el polvo; y él entregará estas palabras a otro; mas las palabras selladas, no las entregará, ni entregará el libro.
130 Porque el libro será sellado por el poder de Dios, y la revelación que fue sellada, se guardará en el libro hasta el debido tiempo del Señor, para que puedan salir a la luz: porque, he aquí, revelan todas las cosas desde desde la fundación del mundo hasta su fin.
131 Y llega el día en que las palabras del libro que fue sellado, serán leídas desde los techos de las casas; y serán leídos por el poder de Cristo;
132 Y todas las cosas serán reveladas a los hijos de los hombres que alguna vez han estado entre los hijos de los hombres, y que alguna vez habrá, aun hasta lo último de la tierra.
133 Por lo tanto, en el día en que el libro sea entregado al hombre de quien he hablado, el libro será escondido de los ojos del mundo, para que los ojos de nadie lo vean, salvo que lo vean tres testigos. ello, por el poder de Dios, además de aquel a quien se entregará el libro; y ellos darán testimonio de la verdad del libro y de las cosas en él.
134 Y no hay otro que la vea, sino unos pocos, conforme a la voluntad de Dios, para dar testimonio de su palabra a los hijos de los hombres; porque el Señor Dios ha dicho que las palabras de los fieles deben hablar como si fuera de entre los muertos.
135 Por tanto, el Señor Dios procederá a sacar a luz las palabras del libro; y en boca de cuantos testigos le pareciere bien, confirmará su palabra; y ¡ay de aquel que rechaza la palabra de Dios!
136 Mas he aquí, acontecerá que el Señor Dios dirá a aquel a quien entregue el libro: Toma estas palabras que no están selladas, y entrégaselas a otro, para que las enseñe a los eruditos, diciendo: Lee esto, te lo ruego.
137 Y dirán los doctos: Traed el libro, y yo los leeré:
138 Y ahora, por la gloria del mundo, y para obtener ganancias, dirán esto, y no por la gloria de Dios.
139 Y el hombre dirá: No puedo traer el libro, porque está sellado.
140 Entonces dirán los eruditos: No puedo leerlo.
141 Por tanto, acontecerá que el Señor Dios devolverá el libro y sus palabras al que no es instruido; y el hombre que no es instruido, dirá: No soy instruido.
142 Entonces el Señor Dios le dirá: Los instruidos no las leerán, porque las han desechado, y yo puedo hacer mi propia obra; por tanto, leerás las palabras que te daré.
143 No toquéis las cosas que están selladas, porque las sacaré a la luz en mi debido tiempo: porque mostraré a los hijos de los hombres que soy capaz de hacer mi propia obra.
144 Por tanto, cuando hayas leído las palabras que te he mandado y obtenido los testimonios que te he prometido, entonces sellarás de nuevo el libro y me lo esconderás para que yo conserve las palabras que no has leído, hasta que vea conveniente en mi propia sabiduría, revelar todas las cosas a los hijos de los hombres.
145 Porque he aquí, yo soy Dios; y yo soy un Dios de milagros; y mostraré al mundo que soy el mismo ayer, hoy y por los siglos; y no obro entre los hijos de los hombres, sino de acuerdo con su fe.
146 Y otra vez acontecerá que el Señor dirá al que lea las palabras que le serán entregadas, por cuanto este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honran, pero se han alejado su corazón lejos de mí, y su temor hacia mí es enseñado por preceptos de hombres, por tanto, procederé a hacer una obra maravillosa entre este pueblo;
147 Sí, una obra maravillosa y un prodigio, porque la sabiduría de sus sabios e instruidos perecerá, y el entendimiento de sus entendidos se desvanecerá.
148 Y ¡ay de aquellos que buscan profundamente para ocultar su consejo del Señor!
149 Y sus obras están en la oscuridad; y dicen, quien nos ve; ¿Y quién nos conoce?
150 Y también dicen: Sin duda, tu inversión de las cosas será estimada como barro de alfarero.
151 Pero he aquí, les mostraré, dice el Señor de los ejércitos, que conozco todas sus obras.
152 Porque ¿dirán las obras del que las hizo: Él no me hizo a mí?
153 ¿O dirá la cosa enmarcada del que la enmarcó: No tenía entendimiento?
154 Mas he aquí, dice el Señor de los ejércitos, mostraré a los hijos de los hombres que aún no es muy poco tiempo, y el Líbano se convertirá en campo fértil; y el campo fértil será estimado como bosque.
155 Y en aquel día los sordos oirán las palabras del libro; y los ojos de los ciegos verán desde la oscuridad y desde las tinieblas:
156 Y los mansos también aumentarán, y su gozo estará en el Señor; y los pobres entre los hombres se regocijarán en el Santo de Israel.
157 Porque ciertamente como vive el Señor, verán que el terrible es reducido a la nada, y el escarnecedor es consumido, y todos los que velan por la iniquidad son exterminados; y los que hacen tropezar al hombre por la palabra, y ponen lazo en la puerta al que reprende, y apartan al justo por nada.
158 Por tanto, así ha dicho Jehová, que redimió a Abraham, acerca de la casa de Jacob: No será ahora avergonzado Jacob, ni palidecerá ahora su rostro.
159 Pero cuando vea a sus hijos, obra de mis manos, en medio de él, santificarán mi nombre, y santificarán al Santo de Jacob, y temerán al Dios de Israel.
160 También los que erraron en espíritu llegarán a entender, y los que murmuraron aprenderán doctrina.

 

2 Nefi, Capítulo 12
1 Y ahora bien, he aquí, hermanos míos, os he hablado según me ha constreñido el Espíritu; por lo tanto, sé que ciertamente deben suceder.
2 Y las cosas que se escribirán en el libro serán de gran valor para los hijos de los hombres, y especialmente para nuestra posteridad, que es un remanente de la casa de Israel.
3 Porque acontecerá en aquel día, que las iglesias que sean edificadas, y no para el Señor, cuando una diga a la otra: He aquí, yo soy del Señor; y el otro dirá: Yo, yo soy del Señor.
4 Y así dirá todo aquel que ha edificado iglesias, y no para el Señor;
5 Y contenderán el uno con el otro; y sus sacerdotes contenderán unos con otros; y enseñarán con su saber, y negarán el Espíritu Santo que da expresión.
6 Y niegan el poder de Dios, el Santo de Israel; y dicen al pueblo: Oídnos, y oíd nuestro precepto;
7 Porque he aquí, no hay Dios hoy, porque el Señor y el Redentor ha hecho su obra, y ha dado su poder a los hombres.
8 He aquí, oíd mi precepto: si os dijeren que se ha hecho un milagro por la mano del Señor, no lo creáis; porque este día no es un Dios de milagros; ha hecho su obra.
9 Sí, y habrá muchos que dirán: Comed, bebed y divertíos, porque mañana moriremos, y nos irá bien.
10 Y habrá también muchos que dirán: Comed, bebed y divertíos; sin embargo, teme a Dios, él justificará cometer un pequeño pecado: sí, miente un poco, toma ventaja de uno a causa de sus palabras, cava un hoyo para tu prójimo; no hay daño en esto.
11 Y haced todas estas cosas, porque mañana moriremos; y si es que somos culpables, Dios nos golpeará con algunos azotes, y al fin seremos salvos en el reino de Dios.
12 Sí, y habrá muchos que enseñarán de esta manera, doctrinas falsas, vanas e insensatas, y se envanecerán en sus corazones, y buscarán a fondo esconder sus consejos del Señor; y sus obras serán en tinieblas; y la sangre de los santos clamará desde la tierra contra ellos.
13 Sí, todos se han desviado del camino; se han corrompido.
14 A causa de la soberbia, ya causa de los falsos maestros y de la falsa doctrina, sus iglesias se han corrompido; y sus iglesias son levantadas; a causa del orgullo, se envanecen.
15 Roban a los pobres, a causa de sus hermosos santuarios; roban a los pobres, a causa de sus ropas finas; y persiguen a los mansos ya los pobres de corazón; porque en su soberbia se envanecen.
16 Llevan la nuca rígida y la cabeza alta; sí, ya causa del orgullo, la iniquidad, las abominaciones y las fornicaciones, todos se han descarriado, excepto unos pocos, que son los humildes seguidores de Cristo;
17 Sin embargo, son guiados, que en muchos casos yerran, porque son instruidos por los preceptos de los hombres.
18 ¡Oh, los sabios, los instruidos y los ricos, que se envanecen en la soberbia de sus corazones, y todos los que predican doctrinas falsas, y todos los que cometen
fornicaciones, y tuercen el camino recto del Señor; ay, ay, ay de ellos, dice el Señor Dios Todopoderoso, porque serán arrojados al infierno.
19 ¡Ay de los que desprecian al justo por nada, y vilipendian lo bueno, y dicen que no vale nada!
20 Porque vendrá el día en que el Señor Dios pronto visitará a los habitantes de la tierra; y en el día en que estén completamente maduros en iniquidad, perecerán.
21 Mas he aquí, si los moradores de la tierra se arrepintieren de su maldad y de sus abominaciones, no serán destruidos, dice Jehová de los ejércitos.
22 Mas he aquí, esa iglesia grande y abominable, la ramera de toda la tierra, tiene que caer por tierra; y grande debe ser su caída:
23 Porque el reino del diablo debe temblar, y los que pertenecen a él deben ser incitados al arrepentimiento, o el diablo los agarrará con sus cadenas eternas, y serán incitados a la ira y perecerán:
24 Porque he aquí, en aquel día él se enfurecerá en el corazón de los hijos de los hombres, y los despertará a ira contra lo que es bueno;
25 Y a otros los pacificará, y los adormecerá con seguridad carnal, de modo que dirán: Todo está bien en Sión; sí, Sion prospera, todo está bien;
26 Y así el diablo engaña sus almas, y los conduce cuidadosamente al infierno.
27 Y he aquí, a otros los lisonjea, y les dice que no hay infierno; y él les dijo: Yo no soy el diablo, porque no lo hay:
28 Y así susurra en sus oídos, hasta que los prende con sus terribles cadenas, de las cuales no hay salvación.
29 Sí, están apresados por la muerte y el infierno; y la muerte, y el infierno, y el diablo, y todos los que han sido tomados por ellos, deben comparecer ante el trono de Dios y ser juzgados de acuerdo con sus obras, de donde deben ir al lugar preparado para ellos, sí, un lago de fuego. y azufre, que es tormento sin fin.
30 Por tanto, ¡ay del que está reposado en Sion!
31 ¡Ay del que clama: Todo está bien! sí, ¡ay de aquel que escucha los preceptos de los hombres y niega el poder de Dios y el don del Espíritu Santo!
32 Sí, ¡ay de aquel que dice: Lo hemos recibido, y no necesitamos más!
33 Y finalmente, ¡ay de todos aquellos que tiemblan y se enojan a causa de la verdad de Dios!
34 Porque he aquí, el que está edificado sobre roca, con alegría lo recibe; y el que está edificado sobre cimiento de arena, tiembla, por temor a caer.
35 ¡Ay de aquel que diga: Hemos recibido la palabra de Dios, y no necesitamos más de la palabra de Dios, porque tenemos suficiente!
36 Porque he aquí, así dice el Señor Dios: Daré a los hijos de los hombres línea por línea, precepto por precepto, un poco aquí y un poco allá:
37 Y bienaventurados los que escuchan mis preceptos y prestan atención a mis consejos, porque aprenderán sabiduría;
38 Porque al que recibe, le daré más; ya los que digan: Tenemos bastante, aun lo que tienen les será quitado.
39 Maldito el que pone su confianza en el hombre, o hace de la carne su brazo, o escucha los preceptos de los hombres, a menos que sus preceptos sean dados por el poder del Espíritu Santo.
40 ¡Ay de los gentiles, dice el Señor, Dios de los ejércitos! porque aunque les extenderé mi brazo de día en día, me negarán;
41 No obstante, seré misericordioso con ellos, dice el Señor Dios, si se arrepienten y vienen a mí; porque mi brazo se alarga todo el día, dice el Señor, Dios de los ejércitos.
42 Pero he aquí, habrá muchos en ese día, cuando procederé a hacer una obra maravillosa entre ellos, para que pueda recordar mis convenios que he hecho con los hijos de los hombres, para que pueda volver a extender mi mano por segunda vez. para recobrar a mi pueblo, que es la casa de Israel;
43 Y también, para que pueda recordar las promesas que te he hecho a ti, Nefi, y también a tu padre, que me acordaré de tu posteridad; y que las palabras de tu simiente salgan de mi boca a tu simiente.
44 Y mis palabras silbarán hasta los confines de la tierra, por bandera de mi pueblo, los cuales son de la casa de Israel.
45 Y debido a que mis palabras silbarán, muchos de los gentiles dirán: Una biblia, una biblia, tenemos una biblia, y no puede haber más biblia.
46 Mas así ha dicho Jehová el Señor: ¡Oh necios, tendrán una biblia! y procederá de los judíos, mi antiguo pueblo del pacto.
47 ¿Y qué gracias tienen los judíos por la biblia que recibieron de ellos?
48 Sí, ¿qué significan los gentiles?
49 ¿Se acuerdan de los viajes, y los trabajos, y los dolores de los judíos, y su diligencia para conmigo, en llevar la salvación a los gentiles?
50 Oh gentiles, ¿os habéis acordado de los judíos, mi antiguo pueblo del pacto?
51 No; mas vosotros los maldijisteis, y los aborrecisteis, y no procurasteis recobrarlos.
52 Mas he aquí, yo devolveré todas estas cosas sobre vuestra propia cabeza; porque yo, el Señor, no me he olvidado de mi pueblo.
53 Necio, que dirás: Una biblia, tenemos una biblia, y no necesitamos más biblia.
54 ¿Habéis obtenido una biblia que no fuera de los judíos?
55 ¿No sabéis que hay más naciones que una?
56 ¿No sabéis que yo, el Señor vuestro Dios, he creado a todos los hombres, y que me acuerdo de los que están en las islas del mar; y que yo gobierno arriba en los cielos, y abajo en la tierra;
57 ¿Y traigo mi palabra a los hijos de los hombres, sí, aun a todas las naciones de la tierra?
58 ¿Por qué murmuráis, porque recibiréis más de mi palabra?
59 ¿No sabéis que el testimonio de dos naciones es un testimonio para vosotros de que yo soy Dios, que me acuerdo de una nación como de otra?
60 Por tanto, hablo las mismas palabras a una nación como a otra.
61 Y cuando las dos naciones se juntaren, el testimonio de las dos naciones se juntará también.
62 Y hago esto para probar a muchos que soy el mismo ayer, hoy y por los siglos; y que pronuncio mis palabras según mi propio placer.
63 Y porque he hablado una palabra, no tenéis por qué suponer que no puedo hablar otra; porque mi obra aún no está acabada; ni será, hasta el fin del hombre; ni desde entonces en adelante y para siempre.
64 Por tanto, debido a que tenéis una biblia, no debéis suponer que contiene todas mis palabras; ni debéis suponer que no he hecho escribir más:
65 Porque mando a todos los hombres, tanto en el oriente como en el occidente, y en el norte y en el sur, y en las islas del mar, que escriban las palabras que yo les hable:
66 Porque de los libros que se escribirán, juzgaré al mundo, a cada uno según sus obras, según lo que está escrito.
67 Porque he aquí, hablaré a los judíos, y ellos lo escribirán:
68 Y también hablaré a los nefitas, y ellos lo escribirán;
69 Y también hablaré a las otras tribus de la casa de Israel, que yo he llevado, y lo escribirán;
70 Y también hablaré a todas las naciones de la tierra, y ellas lo escribirán.
71 Y sucederá que los judíos tendrán las palabras de los nefitas, y los nefitas tendrán las palabras de los judíos:
72 Y los nefitas y los judíos tendrán las palabras de las tribus perdidas de Israel; y las tribus perdidas de Israel tendrán las palabras de los nefitas y de los judíos.
73 Y acontecerá que mi pueblo, que es de la casa de Israel, será recogido en las tierras de sus posesiones; y mi palabra también será reunida en uno.
74 Y les mostraré a los que pelean contra mi palabra y contra mi pueblo, que son de la casa de Israel, que yo soy Dios, y que hice pacto con Abraham, que me acordaría de su descendencia para siempre.
75 Y ahora bien, amados hermanos míos, quisiera hablaros: porque yo, Nefi, no permitiría que supusierais que sois más justos de lo que serán los gentiles.
76 Porque he aquí, a menos que guardéis los mandamientos de Dios, todos pereceréis igualmente; y por las palabras que se han dicho, no debéis suponer que los gentiles están completamente destruidos.
77 Porque he aquí, os digo que cuantos de los gentiles se arrepientan, son el pueblo del convenio del Señor; y cuantos de los judíos no se arrepientan, serán desechados;
78 Porque el Señor no hace pacto con nadie, sino con los que se arrepienten y creen en su Hijo, que es el Santo de Israel.
79 Y ahora, yo profetizaría algo más acerca de los judíos y los gentiles.
80 Porque después que salga el libro del cual he hablado, y sea escrito a los gentiles, y sellado de nuevo para el Señor, habrá muchos que creerán las palabras que están escritas; y ellos los llevarán al remanente de nuestra descendencia.
81 Y entonces el remanente de nuestra simiente sabrá acerca de nosotros, que salimos de Jerusalén, y que ellos son descendientes de los judíos.
82 Y el evangelio de Jesucristo será declarado entre ellos; por tanto, serán restaurados al conocimiento de sus padres, y también al conocimiento de Jesucristo, que fue tenido entre sus padres.
83 Y entonces se regocijarán; porque sabrán que es una bendición para ellos de la mano de Dios;
84 Y sus escamas de oscuridad comenzarán a caer de sus ojos; y muchas generaciones no pasarán entre ellos, sin que sean un pueblo blanco y deleitoso.
85 Y acontecerá que los judíos que están dispersos, también comenzarán a creer en Cristo: y comenzarán a acumularse sobre la faz de la tierra;
86 Y todos los que crean en Cristo, serán también un pueblo deleitable.
87 Y acontecerá que el Señor Dios comenzará su obra, entre todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos, para efectuar la restauración de su pueblo sobre la tierra.
88 Y con justicia juzgará el Señor Dios a los pobres, y con equidad reprenderá por los mansos de la tierra.
89 Y herirá la tierra con la vara de su boca; y con el soplo de sus labios matará al impío;
90 Porque el tiempo viene pronto, en que el Señor Dios causará una gran división entre el pueblo; y destruirá a los impíos; y perdonará a su pueblo, sí, aun cuando tenga que destruir a los inicuos con fuego.
91 Y la justicia será el cinto de sus lomos, y la fidelidad el cinto de sus riñones.
92 Y entonces morará el lobo con el cordero, y el leopardo se acostará con el cabrito; y el becerro, y el león joven, y el animal de engorde, juntos; y un niño los pastoreará.
93 Y la vaca y el oso comerán; sus crías se echarán juntas, y el león comerá paja como el buey.
94 Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la guarida de la basilisco.
95 No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento del Señor, como las aguas cubren el mar.
96 Por tanto, las cosas de todas las naciones se darán a conocer: sí, todas las cosas se darán a conocer a los hijos de los hombres.
97 No hay nada que sea secreto, a menos que sea revelado; no hay obra de las tinieblas, a menos que se manifieste en la luz; y nada hay que esté sellado sobre la tierra, a menos que sea desatado.
98 Por tanto, todas las cosas que han sido reveladas a los hijos de los hombres, serán reveladas en aquel día;
99 Y Satanás no tendrá más poder sobre los corazones de los hijos de los hombres, por mucho tiempo.
100 Y ahora mis amados hermanos, debo poner fin a mis dichos.

 

2 Nefi, Capítulo 13
1 Y ahora yo, Nefi, doy fin a mis profecías, amados hermanos míos.
2 Y no puedo escribir más que unas pocas cosas, que sé que ciertamente deben suceder; tampoco puedo escribir sino algunas de las palabras de mi hermano Jacob.
3 Por tanto, las cosas que he escrito me bastan, salvo unas pocas palabras que debo hablar acerca de la doctrina de Cristo; por tanto, claramente os hablaré, conforme a la claridad de mi profecía.
4 Porque mi alma se deleita en la claridad; porque así obra el Señor Dios entre los hijos de los hombres.
5 Porque el Señor Dios alumbra el entendimiento, porque habla a los hombres según el lenguaje de ellos, para su entendimiento.
6 Por tanto, quisiera que os acordáseis de que os he hablado acerca de aquel profeta que el Señor me mostró, que bautizaría al Cordero de Dios, que quitaría el pecado del mundo.
7 Y ahora bien, si el Cordero de Dios, siendo santo, tuviera necesidad de ser bautizado en agua para cumplir toda justicia, ¡oh, entonces, cuánto más necesitamos nosotros, siendo impíos, ser bautizados, sí, aun por agua!
8 Y ahora, amados hermanos míos, quisiera preguntarles, ¿en qué el Cordero de Dios cumplió toda justicia al ser bautizado por agua? ¿No sabéis que era santo?
9 Pero a pesar de ser santo, muestra a los hijos de los hombres que, según la carne, se humilla ante el Padre y da testimonio al Padre de que le será obediente en el cumplimiento de sus mandamientos;
10 Por lo cual, después que fue bautizado con agua, descendió sobre él el Espíritu Santo en forma de paloma.
11 Y además: Muestra a los hijos de los hombres lo recto del camino, y lo angosto de la puerta, por la cual deben entrar, habiéndoles dado el ejemplo.
12 Y dijo a los hijos de los hombres: Seguidme.
13 Por tanto, mis amados hermanos, ¿podemos seguir a Jesús, a menos que estemos dispuestos a guardar los mandamientos del Padre?
14 Y el Padre dijo: Arrepentíos, arrepentíos, y bautícese en el nombre de mi Hijo amado.
15 Y también vino a mí la voz del Hijo, diciendo: Al que es bautizado en mi nombre, el Padre le dará el Espíritu Santo, como a mí; por tanto, seguidme, y haced las cosas que me habéis visto hacer.
16 Por tanto, amados hermanos míos, sé que si seguís al Hijo con íntegro propósito de corazón, sin actuar con hipocresía ni engaño delante de Dios, sino con verdadera intención, arrepintiéndoos de vuestros pecados, dando testimonio al Padre, que estáis dispuestos tomar sobre vosotros el nombre de Cristo, por el bautismo; sí, siguiendo a tu Señor y Salvador hasta el agua, según su palabra; he aquí, entonces recibiréis el Espíritu Santo;
17 Sí, entonces viene el bautismo de fuego y del Espíritu Santo; y entonces podréis hablar con la lengua de los ángeles y gritar alabanzas al Santo de Israel.
18 Mas he aquí, amados hermanos míos, así vino a mí la voz del Hijo, diciendo: Después que os hayáis arrepentido de vuestros pecados, y dado testimonio al Padre de que estáis dispuestos a guardar mis mandamientos, por el bautismo de agua, y habéis Recibió el bautismo de fuego y del Espíritu Santo, y puede hablar con una nueva lengua, sí, incluso con la lengua de los ángeles, y después de esto, si me negara, mejor les hubiera sido no haberme conocido. .
19 Y oí una voz del Padre que decía: Sí, las palabras de mi amado son verdaderas y fieles.
20 El que persevere hasta el fin, ése será salvo.
21 Y ahora bien, amados hermanos míos, en esto sé que a menos que el hombre persevere hasta el fin, siguiendo el ejemplo del Hijo del Dios viviente, no puede ser salvo;
22 Por tanto, haced las cosas que os he dicho que he visto, que vuestro Señor y vuestro Redentor deben hacer:
23 Porque para esto me han sido mostradas, para que sepáis la puerta por la cual debéis entrar.
24 Porque la puerta por la cual debéis entrar es el arrepentimiento y el bautismo en agua; y luego viene la remisión de vuestros pecados por fuego y por el Espíritu Santo.
25 Y entonces estáis en esta senda estrecha y angosta que conduce a la vida eterna; sí, habéis entrado por la puerta; habéis hecho según los mandamientos del Padre y del Hijo;
26 Y habéis recibido el Espíritu Santo, que da testimonio del Padre y del Hijo, para el cumplimiento de la promesa que él ha hecho, que si entráis por el camino, recibiréis.
27 Y ahora, mis amados hermanos, después de haber entrado en este camino estrecho y angosto, quisiera preguntar, ¿si todo está hecho?
28 He aquí, os digo que no; porque no habéis llegado hasta aquí, sino por la palabra de Cristo, con fe inquebrantable en él, confiando totalmente en los méritos de aquel que es poderoso para salvar;
29 Por tanto, debéis seguir adelante con firmeza en Cristo, teniendo un fulgor perfecto de esperanza y amor por Dios y por todos los hombres.
30 Por tanto, si seguís adelante, deleitándoos en la palabra de Cristo, y perseveráis hasta el fin, he aquí, así dice el Padre: Tendréis la vida eterna.
31 Y he aquí, amados hermanos míos, este es el camino; y no hay otro camino ni otro nombre dado bajo el cielo, por el cual el hombre pueda ser salvo en el reino de Dios.
32 Y he aquí, esta es la doctrina de Cristo, y la única y verdadera doctrina del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, que es un solo Dios, sin fin. Amén.

 

2 Nefi, Capítulo 14
1 Y ahora bien, amados hermanos míos, supongo que meditaréis algo en vuestros corazones acerca de lo que debemos hacer, después de que hayáis entrado por el camino.
2 Mas he aquí, ¿por qué ponderáis estas cosas en vuestros corazones? ¿No os acordáis de que os dije que después de haber recibido el Espíritu Santo, podríais hablar con la lengua de los ángeles?
3 Y ahora bien, ¿cómo podríais hablar con la lengua de los ángeles, si no fuera por el Espíritu Santo? Los ángeles hablan por el poder del Espíritu Santo; por tanto, hablan las palabras de Cristo.
4 Por tanto, os dije: Deleitaos en las palabras de Cristo; porque he aquí las palabras de Cristo os dirán todas las cosas que debéis hacer.
5 Por tanto, después de haber dicho estas palabras, si no las podéis entender, será porque no pedís, ni llamáis; por tanto, no sois traídos a la luz, sino que debéis perecer en la oscuridad.
6 Porque he aquí, otra vez os digo que si entráis por el camino y recibís el Espíritu Santo, él os mostrará todas las cosas que debéis hacer.
7 He aquí, esta es la doctrina de Cristo; y no se dará más doctrina, hasta que él se os manifieste en la carne.
8 Y cuando se manifieste a vosotros en la carne, procuraréis hacer las cosas que os diga.
9 Y ahora yo, Nefi, no puedo decir más: el Espíritu detiene mi expresión, y me quedo para llorar a causa de la incredulidad, la iniquidad, la ignorancia y la obstinación de los hombres: porque no buscarán el conocimiento, ni comprender gran conocimiento, cuando se les da con claridad, incluso tan claro como puede ser la palabra.
10 Y ahora bien, amados hermanos míos, percibo que aún meditáis en vuestros corazones; y me apena tener que hablar de esto.
11 Porque si escucháis al espíritu que enseña al hombre a orar, sabréis que debéis orar; porque el espíritu maligno no enseña al hombre a orar, sino que le enseña que no debe orar.
12 Mas he aquí, os digo que debéis orar siempre, y no desmayar; que no debéis hacer nada para el Señor, sin que en primer lugar oréis al Padre en el nombre de Cristo, para que consagre vuestros cumplimiento para ti, para que tu desempeño sea para el bienestar de tu alma.

 

2 Nefi, Capítulo 15
1 Y ahora yo, Nefi, no puedo escribir todas las cosas que se enseñaron entre mi pueblo; ni soy tan hábil en escribir como en hablar; porque cuando un hombre habla por el poder del Espíritu Santo, el poder del Espíritu Santo lo lleva al corazón de los hijos de los hombres.
2 Mas he aquí, hay muchos que endurecen sus corazones contra el Espíritu Santo, que no tiene cabida en ellos; por tanto, desechan muchas cosas que están escritas, y las estiman como nada.
3 Pero yo, Nefi, he escrito lo que he escrito; y lo estimo como de gran valor, y especialmente para mi pueblo.
4 Porque continuamente oro por ellos de día, y mis ojos mojan mi almohada de noche, a causa de ellos; y clamo a mi Dios con fe, y sé que él oirá mi clamor; y sé que el Señor Dios consagrará mis oraciones, por el
ganancia de mi pueblo.
5 Y las palabras que he escrito en debilidad, él las fortalecerá; porque los persuade a hacer el bien; les hace saber acerca de sus padres; y habla de Jesús, y los persuade a creer en él, ya perseverar hasta el fin, que es la vida eterna.
6 Y habla duramente contra el pecado, según la claridad de la verdad; por tanto, nadie se enojará por las palabras que he escrito, a menos que sea del espíritu del diablo.
7 Me glorío en la sencillez; me glorío en la verdad; Me glorío en mi Jesús, porque ha redimido mi alma del infierno.
8 Tengo caridad por mi pueblo, y gran fe en Cristo, que encontraré muchas almas sin mancha en su tribunal.
9 Tengo caridad por los judíos: digo judíos, porque me refiero a aquellos de donde vengo. También tengo caridad para los gentiles.
10 Mas he aquí, porque ninguno de éstos puedo esperar, a menos que se reconcilien con Cristo, y entren por la puerta estrecha, y anden por la senda derecha que lleva a la vida, y continúen en la senda hasta el fin del día. de libertad condicional
11 Y ahora bien, amados hermanos míos, y también judíos, y vosotros todos los términos de la tierra, escuchad estas palabras, y creed en Cristo; y si no creéis en estas palabras, creed en Cristo.
12 Y si creéis en Cristo, creeréis en estas palabras; porque son las palabras de Cristo, y él me las ha dado; y enseñan a todos los hombres que deben hacer el bien.
13 Y si no son las palabras de Cristo, juzgad vosotros, porque Cristo os mostrará, con poder y gran gloria, que son sus palabras, en el último día.
14 Y tú y yo estaremos cara a cara ante su tribunal; y sabréis que él me ha mandado escribir estas cosas, a pesar de mi debilidad:
15 Y ruego al Padre en el nombre de Cristo, que muchos de nosotros, si no todos, seamos salvos en su reino, en ese gran y último día.
16 Y ahora bien, amados hermanos míos, todos los que sois de la casa de Israel, y vosotros todos los términos de la tierra, os hablo como la voz del que clama desde el polvo: Adiós hasta que venga el gran día;
17 Y vosotros que no participáis de la bondad de Dios, y no respetáis las palabras de los judíos, y también mis palabras, y las palabras que saldrán de la boca del Cordero de Dios, he aquí, os concedo un eterno adiós, porque estas palabras os condenarán en el último día;
18 Porque lo que yo sello en la tierra, será presentado contra vosotros en el tribunal; porque así me lo ha mandado el Señor, y debo obedecer. Amén.

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.