Trabajo

el libro de trabajo

 

CAPÍTULO 1

El cuidado de Job por sus hijos — Satanás obtiene permiso para tentar a Job — La integridad de Job.

1 Había un hombre en la tierra de Uz, cuyo nombre era Job, y ese hombre era perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.

2 Y le nacieron siete hijos y tres hijas.

3 Su hacienda fue también siete mil ovejas, y tres mil camellos, y quinientas yuntas de bueyes, y quinientas asnas, y una casa muy numerosa; de modo que este hombre era el más grande de todos los hombres del este.

4 Y fueron sus hijos y festejaron en sus casas, cada uno en su día; y mandó llamar a sus tres hermanas para que comieran y bebieran con ellas.

5 Y aconteció que pasados los días de sus banquetes, Job envió y los santificó, y se levantó de mañana y ofreció holocaustos conforme al número de todos ellos; porque Job dijo: Puede ser que mis hijos hayan pecado, y maldijeron a Dios en sus corazones. Así hizo Job continuamente.

6 Aconteció un día en que los hijos de Dios vinieron a presentarse delante del Señor, y Satanás vino también entre ellos.

7 Y el Señor dijo a Satanás: ¿De dónde vienes? Entonces Satanás respondió al Señor, y dijo: De andar de aquí para allá en la tierra, y de andar por ella.

8 Y el Señor dijo a Satanás: ¿Has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, un hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?

9 Entonces Satanás respondió al Señor, y dijo: ¿Teme Job a Dios de balde?

10 ¿No has hecho cercado alrededor de él, y alrededor de su casa, y alrededor de todo lo que tiene por todas partes? has bendecido la obra de sus manos, y su hacienda se multiplica en la tierra.

11 Pero extiende ahora tu mano, y toca todo lo que tiene, y te maldecirá en tu misma cara.

12 Y el Señor dijo a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu poder; solamente sobre sí mismo no extiendas tu mano. Entonces Satanás salió de la presencia del Señor.

13 Y hubo un día cuando sus hijos y sus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en la casa de su hermano mayor;

14 Y vino un mensajero a Job, y dijo: Los bueyes estaban arando, y los asnos paciendo junto a ellos;

15 Y los sabeos cayeron sobre ellos, y se los llevaron; sí, han matado a los siervos a filo de espada; y yo solo me escapé solo para decírtelo.

16 Mientras él aún estaba hablando, vino también otro, y dijo: Fuego de Dios ha caído del cielo, y quemó las ovejas y los siervos, y los consumió; y yo solo me escapé solo para decírtelo.

17 Mientras él aún estaba hablando, vino también otro, y dijo: Los caldeos formaron tres bandas, y cayeron sobre los camellos, y se los llevaron, sí, y mataron a los sirvientes a filo de espada; y yo solo me escapé solo para decírtelo.

18 Mientras él aún estaba hablando, vino también otro, y dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en la casa de su hermano mayor;

19 Y he aquí, vino un gran viento del desierto, y golpeó las cuatro esquinas de la casa, y cayó sobre los jóvenes, y murieron; y yo solo me escapé solo para decírtelo.

20 Entonces Job se levantó y rasgó su manto, y se rapó la cabeza, y se postró en tierra y adoró,

21 Y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá; Jehová dio, y Jehová quitó; bendito sea el nombre del Señor.

22 En todo esto no pecó Job, ni reprochó necedad a Dios. 


CAPITULO 2

Satanás obtiene más permiso para tentar a Job — Lo hirió con una llaga — Job reprende a su esposa — Sus amigos se compadecen de él.

1 Otra vez hubo un día en que los hijos de Dios vinieron a presentarse ante el Señor, y Satanás también vino entre ellos para presentarse ante el Señor.

2 Y el Señor dijo a Satanás: ¿De dónde vienes? Y Satanás respondió al Señor, y dijo: De andar de aquí para allá en la tierra, y de andar por ella.

3 Y el Señor dijo a Satanás: ¿Has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, un hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? y todavía retiene su integridad, aunque tú me incitaste contra él, para destruirlo sin causa.

4 Y Satanás respondió al Señor, y dijo: Piel por piel, sí, todo lo que el hombre tiene lo dará por su vida.

5 Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y él te maldecirá en tu misma cara.

6 Y el Señor dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; pero salva su vida.

7 Así salió Satanás de la presencia del Señor, e hirió a Job con una úlcera desde la planta del pie hasta la coronilla.

8 Y tomó para sí un tiesto para rasparse; y se sentó entre las cenizas.

9 Entonces su mujer le dijo: ¿Todavía conservas tu integridad? maldice a Dios y muere.

10 Pero él le dijo: Como habla una de las mujeres insensatas, hablas. ¿Qué? ¿Recibiremos el bien de la mano de Dios y no recibiremos el mal? En todo esto Job no pecó con sus labios.

11 Ahora bien, cuando los tres amigos de Job oyeron todo este mal que le había sobrevenido, vinieron cada uno de su propio lugar; Eliphaz el temanita, y Bildad el suhita, y Zofar el naamatita; porque se habían puesto de acuerdo para venir a llorar con él y consolarlo.

12 Y cuando alzaron sus ojos a lo lejos, y no le reconocieron, alzaron su voz y lloraron; y cada uno rasgó su manto, y esparcieron polvo sobre sus cabezas hacia el cielo.

13 Y se sentaron con él en tierra siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra; porque vieron que su dolor era muy grande. 


CAPÍTULO 3

Job maldice el día de su nacimiento — La facilidad de la muerte — Se queja de la vida.

1 Después de esto abrió Job su boca, y maldijo su día.

2 Y habló Job, y dijo:

3 Muera el día en que nací, y la noche en que se dijo: Un varón es concebido.

4 Que ese día sea oscuridad; no la mire Dios desde lo alto, ni la luz brille sobre ella.

5 Que las tinieblas y la sombra de muerte la manchen; que una nube more sobre él; que la negrura del día la aterrorice.

6 En cuanto a esa noche, que las tinieblas se apoderen de ella; que no se una a los días del año; que no entre en el número de los meses.

7 He aquí, que esa noche sea solitaria; que no entre en ella ninguna voz de júbilo.

8 Maldíganlo los que maldicen el día, los que están listos para levantar su duelo.

9 Que las estrellas de su crepúsculo se oscurezcan; que busque la luz, pero no la tenga; ni dejes que vea el amanecer del día;

10 Porque no cerró las puertas del vientre de mi madre, Ni ocultó el dolor de mis ojos.

11 ¿Por qué no morí yo desde el vientre? ¿Por qué no entregué el espíritu cuando salí del vientre?

12 ¿Por qué me lo impidieron las rodillas? o ¿por qué los pechos que debo chupar?

13 Porque si ahora me hubiera quedado quieto y quieto, me habría dormido; entonces si hubiera estado en reposo,

14 Con reyes y consejeros de la tierra, que se edificaron lugares asolados;

15 O con príncipes que tenían oro, que llenaban sus casas de plata;

16 O como un nacimiento intempestivo oculto no había sido; como niños que nunca vieron la luz.

17 Allí los impíos dejan de perturbar; y allí descansan los cansados.

18 Allí descansan juntos los presos; no oyen la voz del opresor.

19 Los pequeños y los grandes están allí; y el siervo queda libre de su amo.

20 Por tanto, se da luz al que está en la miseria, y vida al amargado de alma;

21 que anhelan la muerte, y no llega; y cava para ella más que para tesoros escondidos;

22 ¿Quiénes se regocijan y se alegran cuando encuentran el sepulcro?

23 ¿Por qué se da luz a un hombre cuyo camino está escondido, ya quien Dios ha cercado?

24 Porque mi suspiro viene antes que yo coma, y mis rugidos se derraman como las aguas.

25 Porque ha venido sobre mí lo que más temía, y ha venido a mí aquello que temí.

26 No estuve seguro, ni tuve descanso, ni estuve tranquilo; sin embargo, llegaron los problemas. 


CAPÍTULO 4

Elifaz reprende a Job.

1 Entonces Elifaz temanita respondió y dijo:

2 Si tratamos de comunicarnos contigo, ¿te afligirás? pero ¿quién puede abstenerse de hablar?

3 He aquí, tú has instruido a muchos, y has fortalecido las manos débiles.

4 Tus palabras sostuvieron al que caía, y fortaleciste las rodillas debilitadas.

5 Pero ahora te ha venido, y desfalleces; te toca, y te turbas.

6 ¿No es este tu temor, tu confianza, tu esperanza, y la rectitud de tus caminos?

7 Acuérdate, te ruego, de quien pereció siendo inocente; o ¿dónde fueron cortados los justos?

8 Como he visto, los que aran iniquidad, y siembran iniquidad, y la siegan.

9 Por el soplo de Dios perecen, y por el soplo de su nariz son consumidos.

10 El rugido del león, y la voz del león feroz, y los dientes de los leoncillos, son quebrantados.

11 El león viejo perece por falta de presas, y los cachorros de león robustos se desparraman.

12 Ahora bien, una cosa me fue traída en secreto, y mi oído recibió un poco de ella.

13 En los pensamientos de las visiones de la noche, cuando el sueño profundo cae sobre los hombres,

14 Me sobrevino temor y temblor, que hizo temblar todos mis huesos.

15 Entonces un espíritu pasó delante de mi rostro; el vello de mi carne se erizó;

16 Se detuvo, pero no pude discernir su forma; una imagen estaba ante mis ojos, se hizo el silencio, y oí una voz que decía:

17 ¿Será el hombre mortal más justo que Dios? ¿Será el hombre más puro que su Hacedor?

18 He aquí, en sus siervos no confía; ya sus ángeles acusó de necedad;

19 ¿Cuánto menos en los que habitan en casas de barro, cuyo fundamento está en el polvo, que son aplastados por la polilla?

20 Son destruidos desde la mañana hasta la tarde; perecen para siempre sin que nadie se dé cuenta.

21 ¿No se va la grandeza que en ellos hay? mueren, incluso sin sabiduría. 


CAPÍTULO 5

La reprensión de Elifaz continuó.

1 Llama ahora, si hay alguno que te responda; ¿Y a cuál de los santos te volverás?

2 Porque la ira mata al necio, y la envidia mata al necio.

3 He visto a las insensatas echar raíces; pero de repente maldije su habitación.

4 Sus hijos están lejos de la seguridad, y están aplastados en la puerta, y no hay quien los libre.

5 Cuya cosecha devora el hambriento, y la arrebata aun de los espinos, y el ladrón se traga sus bienes.

6 Aunque la aflicción no sale del polvo, ni la angustia brota de la tierra.

7 Sin embargo, el hombre nace para la angustia, como las chispas vuelan hacia arriba.

8 A Dios buscaría, ya Dios encomendaría mi causa;

9 que hace cosas grandes e inescrutables; cosas maravillosas sin número;

10 que hace llover sobre la tierra, y envía aguas sobre los campos;

11 Para poner en lo alto a los que están en lo bajo; para que los que lloran sean exaltados a la seguridad.

12 El defrauda las maquinaciones de los astutos, para que sus manos no puedan realizar su empresa.

13 Prende a los sabios en la astucia de ellos; y el consejo del perverso se precipita.

14 Se encuentran con las tinieblas durante el día, y andan a tientas en el mediodía como en la noche.

15 Mas él salva al pobre de la espada, de su boca, y de la mano de los valientes.

16 Así el pobre tiene esperanza, y la iniquidad cierra su boca.

17 He aquí, bienaventurado el hombre a quien Dios corrige; por tanto, no desprecies el castigo del Todopoderoso;

18 Porque hace lastimar y venda; él hiere, y sus manos sanan.

19 En seis tribulaciones te librará; sí en siete no te tocará mal alguno.

20 En el hambre te redimirá de la muerte; y en la guerra del poder de la espada.

21 Serás escondido del azote de la lengua; ni tendrás miedo de la destrucción cuando venga.

22 De la destrucción y el hambre te reirás; ni tendrás miedo de las bestias de la tierra.

23 Porque estarás aliado con las piedras del campo; y las bestias del campo estarán en paz contigo.

24 Y sabrás que tu tabernáculo estará en paz; y visitarás tu habitación, y no pecarás.

25 Y sabrás que tu simiente será grande, y tu descendencia como la hierba de la tierra.

26 Llegarás a tu sepulcro en su plenitud, como llega la espiga en su tiempo.

27 He aquí, lo hemos examinado, y así es; escúchalo, y conócelo para tu bien. 


CAPÍTULO 6

Las quejas de Job no carecen de causa: desea la muerte y reprende a sus amigos.

1 Pero Job respondió y dijo:

2 ¡Oh, si mi dolor fuera completamente pesado, y mi calamidad puesta en la balanza juntos!

3 Porque ahora sería más pesado que la arena del mar; por tanto, mis palabras son tragadas.

4 Porque las flechas del Todopoderoso están dentro de mí, cuyo veneno bebe mi espíritu; los terrores de Dios se ponen en orden contra mí.

5 ¿Rebuzna el asno montés cuando tiene hierba? ¿O muge el buey sobre su forraje?

6 ¿Se puede comer sin sal lo que es desagradable? ¿O hay algún sabor en la clara de un huevo?

7 Las cosas que mi alma se negó a tocar son como mi alimento doloroso.

8 ¡Ojalá pudiera tener mi petición! y que Dios me conceda lo que anhelo!

9 Aun que le agradaría a Dios destruirme; que soltaría su mano y me cortaría!

10 Entonces aún tendré consuelo; sí, me endurecería en el dolor; que no perdone; porque no he ocultado las palabras del Santo.

11 ¿Cuál es mi fuerza, para que yo tenga esperanza? y ¿cuál es mi fin, que debo prolongar mi vida?

12 ¿Es mi fuerza la fuerza de las piedras? ¿O es mi carne de bronce?

13 ¿No está en mí mi socorro? ¿Y la sabiduría se aleja completamente de mí?

14 Al que está afligido se le debe mostrar piedad de parte de su amigo; pero abandona el temor del Todopoderoso.

15 Mis hermanos han obrado con engaño como un arroyo, y como corriente de arroyos pasan;

16 que son negruzcos a causa del hielo, y en los que la nieve está escondida;

17 A la hora que se calientan, se desvanecen; cuando hace calor, se consumen fuera de su lugar.

18 Las sendas de su camino se tuercen; van a la nada, y perecen.

19 Las tropas de Tema miraron, las compañías de Sabá los esperaban.

20 Se avergonzaron porque tenían esperanza; vinieron allá y se avergonzaron.

21 Porque ahora nada sois; veis mi abatimiento, y tenéis miedo.

22 ¿Dije yo: Traedme? o, Dame una recompensa para mí de tu sustancia?

23 O, ¿Líbrame de la mano del enemigo? o, ¿redimirme de la mano de los poderosos?

24 Enséñame, y refrenaré mi lengua; y hazme entender en qué he errado.

25 ¡Cuán poderosas son las palabras correctas! pero ¿qué reprende vuestra argumentación?

26 ¿Os imagináis palabras de reprensión, y los discursos de un desesperado, que son como viento?

27 Sí, abrumáis al huérfano, y cavad un hoyo para vuestro amigo.

28 Ahora, pues, conténtense, mírenme; porque os es manifiesto si miento.

29 Vuélvete, te lo ruego, que no sea iniquidad; sí, vuélvete otra vez, mi justicia está en ello.

30 ¿Hay iniquidad en mi lengua? ¿Mi gusto no puede discernir cosas perversas? 


CAPÍTULO 7

Job disculpa su deseo de muerte — Se queja de su propia inquietud y de la vigilancia de Dios.

1 ¿No hay un tiempo señalado para el hombre sobre la tierra? ¿No son también sus días como los días de un asalariado?

2 Como el siervo ansía la sombra, Y como el jornalero busca la recompensa de su trabajo;

3 Así he sido hecho para poseer meses de vanidad, y me han sido señaladas noches fatigosas.

4 Cuando me acuesto, digo: ¿Cuándo me levantaré y la noche se habrá ido? y estoy lleno de sacudidas de un lado a otro hasta el amanecer del día.

5 Mi carne está cubierta de gusanos y de terrones de polvo; mi piel se rompe y se vuelve repugnante.

6 Mis días son más rápidos que la lanzadera de un tejedor, y se gastan sin esperanza.

7 Oh acuérdate que mi vida es viento; mis ojos no verán más el bien.

8 El ojo del que me vio, no me verá más; tus ojos están sobre mí, y yo no soy.

9 Como la nube se consume y se desvanece; así el que desciende al sepulcro no volverá a subir.

10 No volverá más a su casa, ni su lugar lo conocerá más.

11 Por tanto, no refrenaré mi boca; Hablaré en la angustia de mi espíritu; Me quejaré en la amargura de mi alma.

12 ¿Soy yo un mar, o una ballena, para que me pongas guardia?

13 Cuando digo: Mi lecho me consolará, Mi lecho aliviará mi queja;

14 Entonces me asustas con sueños, y me aterras con visiones;

15 De modo que mi alma escoge el ahogamiento y la muerte antes que mi vida.

16 Lo aborrezco; no viviría para siempre; dejame solo; porque mis días son vanidad.

17 ¿Qué es el hombre, para que lo engrandezcas? y que pongas tu corazón en él?

18 ¿Y que lo visites todas las mañanas y lo pruebes en todo momento?

19 ¿Hasta cuándo no te apartarás de mí, ni me dejarás hasta que trague mi saliva?

20 He pecado; ¿Qué te haré a ti, oh tú, preservador de los hombres? ¿Por qué me has puesto como señal contra ti, de modo que soy una carga para mí mismo?

21 ¿Y por qué no perdonas mi transgresión, y quitas mi iniquidad? porque ahora dormiré en el polvo; y me buscarás por la mañana, y no seré. 


CAPÍTULO 8

Bildad muestra la justicia de Dios.

1 Entonces respondió Bildad suhita, y dijo:

2 ¿Hasta cuándo hablarás estas cosas? ¿Hasta cuándo serán las palabras de tu boca como un fuerte viento?

3 ¿Pervierte Dios el juicio? ¿O pervierte el Todopoderoso la justicia?

4 Si tus hijos pecaron contra él, y él los desechó por su transgresión;

5 Si tú buscas a Dios de tiempo, y haces tu súplica al Todopoderoso;

6 Si fueras puro y recto; ciertamente ahora despertará por ti, y hará próspera la morada de tu justicia.

7 Aunque tu principio fue pequeño, sin embargo, tu fin postrero aumentará en gran manera.

8 Porque inquiere, te ruego, de la edad anterior, y prepárate para la búsqueda de sus padres.

9 (Porque nosotros somos de ayer, y nada sabemos, porque nuestros días sobre la tierra son una sombra;)

10 ¿No te enseñarán, y te hablarán, y sacarán palabras de su corazón?

11 ¿Puede el junco crecer sin lodo? ¿Puede crecer la bandera sin agua?

12 Mientras está todavía en su verdor, y no cortada, se seca antes que cualquier otra hierba.

13 Así son los caminos de todos los que se olvidan de Dios; y la esperanza del hipócrita perecerá;

14 Cuya esperanza será cortada, y cuya confianza será como una tela de araña.

15 Se apoyará sobre su casa, pero no se mantendrá firme; él la sujetará, pero no durará.

16 Reverdece delante del sol, Y su rama brota en su huerto.

17 Sus raíces envuelven el montón, y ve el lugar de las piedras.

18 Si lo destruye de su lugar, lo negará, diciendo: No te he visto.

19 He aquí, este es el gozo de su camino, y de la tierra crecerán otros.

20 He aquí, Dios no desechará al hombre perfecto, ni ayudará a los malhechores;

21 hasta que llene tu boca de risa, y tus labios de regocijo.

22 Los que te aborrecen serán vestidos de vergüenza; y la morada de los impíos será destruida. 


CAPÍTULO 9

La justicia de Dios — La inocencia del hombre no debe ser condenada por las aflicciones.

1 Entonces Job respondió y dijo:

2 Sé que es así de verdad; pero ¿cómo debe el hombre ser justo con Dios?

3 Si contiende con él, no puede responderle ni una entre mil.

4 El es sabio de corazón, y poderoso en fuerza; ¿Quién se endureció contra él y prosperó?

5 que remueve los montes, y no saben; que los trastorna en su ira;

6 que sacude la tierra de su lugar, y tiemblan sus columnas;

7 que manda al sol, y no sale; y sella las estrellas;

8 el único que extiende los cielos, y pisa las olas del mar;

9 que hace Arcturus, Orion, y Pleyades, y las cámaras del sur;

10 que hace grandes cosas inescrutables; sí, y prodigios sin número.

11 He aquí, pasa junto a mí, y no lo veo; él también pasa, pero yo no lo percibo.

12 He aquí, él quita, ¿quién se lo impedirá? ¿Quién le dirá: ¿Qué haces?

13 Si Dios no retira su ira, los ayudadores orgullosos se inclinan debajo de él.

14 ¿Cuánto menos le responderé y escogeré mis palabras para razonar con él?

15 al cual, siendo justo, no respondería, sino que haría súplica a mi juez.

16 Si yo hubiera llamado, y él me hubiera respondido; sin embargo, no creería que había escuchado mi voz.

17 Porque él me quebranta con tempestad, y multiplica mis heridas sin causa.

18 El no me deja respirar, sino que me llena de amargura.

19 Si hablo de fuerza, he aquí, él es fuerte; y si de juicio, ¿quién me señalará tiempo para litigar?

20 Si me justifico a mí mismo, mi propia boca me condenará; si digo que soy perfecto, también me resultará perverso.

21 Aunque fuera perfecto, no conocería mi alma; Despreciaría mi vida.

22 Esto es una cosa, por eso lo dije: El destruye al perfecto y al impío.

23 Si el azote mata de repente, se reirá del juicio de los inocentes.

24 La tierra es entregada en manos de los impíos; cubre los rostros de sus jueces; si no, ¿dónde y quién es?

25 Ahora mis días son más rápidos que un correo; huyen, no ven el bien.

26 Pasaron como veloces naves; como el águila que se apresura a la presa.

27 Si digo: Me olvidaré de mi queja, Dejaré mi tristeza y me consolaré a mí mismo;

28 Tengo miedo de todos mis dolores, sé que no me tendrás por inocente.

29 Si soy malo, ¿por qué entonces trabajo en vano?

30 Si me lavo con agua de nieve, y dejo mis manos nunca tan limpias;

31 Mas tú me hundirás en el hoyo, y mis propios vestidos me abominarán.

32 Porque no es hombre como yo, para que yo le responda, y nos reunamos en el juicio.

33 Ni hay entre nosotros quien ponga su mano sobre nosotros dos.

34 Quite de mí su vara, y no me asuste su temor;

35 Entonces hablaré, y no le temeré; pero no es así conmigo.


CAPÍTULO 10

Job regaña a Dios por sus aflicciones.

1 Mi alma está cansada de mi vida; Dejaré mi queja sobre mí mismo; Hablaré en la amargura de mi alma.

2 Diré a Dios: No me condenes; muéstrame por qué contiendes conmigo.

3 ¿Te parece bien que oprimas, que desprecies la obra de tus manos, y que ilumines el consejo de los impíos?

4 ¿Tienes ojos de carne? ¿O ves como el hombre ve?

5 ¿Son tus días como los días del hombre? son tus años como los días de un hombre,

6 ¿Que indagas en mi iniquidad, y escudriñas mi pecado?

7 Tú sabes que no soy malo; y no hay quien pueda librar de tu mano.

8 Tus manos me hicieron y me formaron alrededor; pero tú me destruirás.

9 Recuerda, te ruego, que me has hecho como el barro; ¿Y me volverás a convertir en polvo?

10 ¿No me derramaste como leche, y me cuajaste como queso?

11 De piel y carne me has vestido, y de huesos y tendones me has ceñido.

12 Vida y favor me has concedido, y tu visitación ha preservado mi espíritu.

13 Y estas cosas has escondido en tu corazón; Sé que esto es contigo.

14 Si peco, entonces me señalarás, y no me librarás de mi iniquidad.

15 Si soy malo, ¡ay de mí! y si fuere justo, no levantaré mi cabeza. Estoy lleno de confusión; por tanto, mira mi aflicción;

16 Porque aumenta. Me cazas como a un león feroz; y de nuevo te muestras maravilloso sobre mí.

17 Renuevas tus testimonios contra mí, y aumentas sobre mí tu indignación; los cambios y la guerra están en mi contra.

18 ¿Para qué, pues, me sacaste del vientre? ¡Oh, si hubiera entregado el espíritu y ningún ojo me hubiera visto!

19 Hubiera sido como si no hubiera sido; Debería haber sido llevado desde el útero hasta la tumba.

20 ¿No son pocos mis días? cesa, pues, y déjame, para que me consuele un poco,

21 antes de irme de donde no volveré, aun a la tierra de tinieblas y sombra de muerte;

22 Una tierra de tinieblas, como las tinieblas mismas; y de sombra de muerte, sin orden alguno, y donde la luz es como tinieblas.


CAPÍTULO 11

Zofar reprende a Job.

1 Entonces respondió Zofar naamatita, y dijo:

2 ¿No se debe responder a la multitud de palabras? y ¿debe ser justificado un hombre que habla mucho?

3 ¿Deben tus mentiras hacer callar a los hombres? y cuando te burlas, ¿nadie te avergonzará?

4 Porque tú has dicho: Mi doctrina es pura, y yo soy limpio a tus ojos.

5 Pero, ¡oh, que Dios hablara y abriera sus labios contra ti!

6 ¡Y que te mostraría los secretos de la sabiduría, que son el doble de lo que es! Sabe, pues, que Dios exige de ti menos de lo que merece tu iniquidad.

7 ¿Puedes tú buscar a Dios? ¿Puedes tú descubrir al Todopoderoso a la perfección?

8 Es tan alto como el cielo; ¿Qué puedes hacer? más profundo que el infierno; ¿Qué puedes saber?

9 Su medida es más larga que la tierra, y más ancha que el mar.

10 Si corta y cierra, o junta, ¿quién se lo impedirá?

11 Porque él conoce a los vanos; también ve la maldad; ¿No lo considerará entonces?

12 Porque el hombre vano quiere ser sabio, tú, hombre, nace como el pollino de un asno montés.

13 Si dispusieres tu corazón, y extendieres hacia él tus manos;

14 Si la iniquidad está en tu mano, aléjala, y no permitas que la iniquidad more en tus tabernáculos.

15 Porque entonces levantarás tu rostro sin mancha; sí, serás firme y no temerás;

16 Porque te olvidarás de tu miseria, y te acordarás de ella como las aguas que pasan;

17 Y tu edad será más clara que el mediodía; brillarás, serás como la mañana;

18 Y estarás seguro, porque hay esperanza; sí, cavarás alrededor de ti, y descansarás seguro.

19 También te acostarás, y nadie te atemorizará; sí, muchos se adaptarán a ti.

20 Mas los ojos de los impíos desfallecerán, y no escaparán, y su esperanza será como la entrega del espíritu.


CAPÍTULO 12

Job reconoce la omnipotencia de Dios.

1 Y Job respondió y dijo:

2 Sin duda, vosotros sois el pueblo, y la sabiduría morirá con vosotros.

3 Pero yo tengo tanto entendimiento como tú; no soy inferior a ti; sí, ¿quién no sabe cosas como estas?

4 Soy como el escarnecido de su prójimo, que invoca a Dios, y él le responde; el hombre justo y recto es objeto de burla.

5 El que está a punto de resbalar con los pies es como una lámpara despreciada en el pensamiento del que está tranquilo.

6 Las tiendas de los ladrones prosperan, y los que provocan a Dios están seguros; en cuya mano Dios trae abundantemente.

7 Pero pregunta ahora a las bestias, y ellas te enseñarán; y las aves del cielo, y ellas te lo dirán;

8 O habla a la tierra, y ella te enseñará; y los peces del mar te lo anunciarán.

9 ¿Quién no sabe en todo esto que la mano del Señor ha hecho esto?

10 En cuya mano está el alma de todo ser viviente, y el aliento de toda la humanidad.

11 ¿No prueba el oído las palabras? y la boca saborea su carne?

12 En el anciano está la sabiduría; y en la longitud de los días entendimiento.

13 Con él está la sabiduría y la fuerza, tiene el consejo y la inteligencia.

14 He aquí, él derriba, y no se puede volver a edificar; encierra al hombre, y no puede haber abertura.

15 He aquí, él detiene las aguas, y se secan; también los envía, y trastornan la tierra.

16 Con él está la fuerza y la sabiduría; el engañado y el engañador son suyos.

17 Despoja a los consejeros y enloquece a los jueces.

18 Desata las ataduras de los reyes, y ceñirá sus lomos con cinto.

19 El lleva a los príncipes despojados, y trastorna a los valientes.

20 Quita el habla de los fieles, y quita el entendimiento de los ancianos.

21 Derrama desprecio sobre los príncipes, Y debilita el poder de los valientes.

22 El descubre lo profundo de las tinieblas, y saca a la luz la sombra de la muerte.

23 El aumenta las naciones, y las destruye; ensancha las naciones, y vuelve a estrecharlas.

24 El quita el corazón de los principales de los pueblos de la tierra, y los hace vagar por un desierto sin camino.

25 Andan a tientas en la oscuridad sin luz, y él los hace tambalearse como un borracho.


CAPÍTULO 13

Job reprende a sus amigos: ruega conocer el propósito de Dios al afligirlo. 

1 He aquí, mis ojos han visto todo esto, mi oído ha oído y entendido.

2 Lo que vosotros sabéis, yo también lo sé; No soy inferior a ti.

3 Ciertamente quisiera hablar con el Todopoderoso, y deseo razonar con Dios.

4 Pero vosotros sois falsificadores de mentiras, sois todos médicos inútiles.

5 ¡Ojalá callarais del todo! y debe ser tu sabiduría.

6 Oye ahora mi razonamiento, y escucha las súplicas de mis labios.

7 ¿Hablaréis mal por Dios? y hablar engañosamente por él?

8 ¿Aceptaréis su persona? ¿Contenderéis por Dios?

9 ¿Es bueno que él os busque? ¿O como un hombre se burla de otro, así se burlan de él?

10 Ciertamente os reprenderá, si en secreto aceptáis a personas.

11 ¿No os atemorizará su excelencia? y su pavor caiga sobre vosotros?

12 Vuestros recuerdos son como ceniza, vuestros cuerpos como cuerpos de barro.

13 Calla, déjame que hable, y venga sobre mí lo que quiera.

14 ¿Por qué tomo mi carne entre mis dientes, y pongo mi vida en mi mano?

15 Aunque él me matare, en él confiaré; pero yo mantendré mis propios caminos delante de él.

16 El también será mi salvación; porque un hipócrita no vendrá delante de él.

17 Oíd atentamente mi palabra, y mi declaración con vuestros oídos.

18 He aquí ahora, he ordenado mi causa; Sé que seré justificado.

19 ¿Quién es el que me pleiteará? por ahora, si me muerdo la lengua, entregaré el espíritu.

20 Solamente que no me hagáis dos cosas; entonces no me esconderé de ti.

21 Aparta de mí tu mano; y no dejes que tu pavor me asuste.

22 Entonces llama tú, y yo responderé; o déjame hablar, y tú me respondes.

23 ¿Cuántas son mis iniquidades y pecados? hazme conocer mi transgresión y mi pecado.

24 ¿Por qué escondes tu rostro, y me tienes por enemigo?

25 ¿Romperás una hoja echada de aquí para allá? ¿Y perseguirás la hojarasca seca?

26 Porque escribes cosas amargas contra mí, y me haces cargo de las iniquidades de mi juventud.

27 Pones también mis pies en el cepo, y miras con atención todas mis veredas; huella pusiste en los talones de mis pies.

28 Y él, como cosa podrida, se deshace, como vestido que se come a polilla.


CAPÍTULO 14

Job ruega a Dios por favor.

1 El varón nacido de mujer es corto de días, y lleno de angustia.

2 Sale como una flor, y es cortado; él también huye como una sombra, y no permanece.

3 ¿Y sobre el tal abres tus ojos, y me traes a juicio contigo?

4 ¿Quién puede sacar cosa limpia de lo inmundo? ni uno.

5 Ya que sus días están determinados, el número de sus meses está contigo, has establecido sus límites que no puede pasar;

6 Apartaos de él, para que descanse, hasta que cumpla, como un asalariado, su día.

7 Porque hay esperanza de que un árbol, si es cortado, volverá a retoñar, y su rama tierna no cesará.

8 Aunque su raíz se envejezca en la tierra, y su tronco muera en la tierra;

9 Pero por el olor del agua reverdecerá, y echará ramas como una planta.

10 Mas el hombre muere y se consume; sí, el hombre entrega el espíritu, ¿y dónde está?

11 Como las aguas se van del mar, y la corriente decrece y se seca;

12 Así el hombre se acuesta, y no se levanta; hasta que los cielos no existan más, no despertarán, ni serán levantados de su sueño.

13 ¡Oh, si me ocultaras en el sepulcro, si me mantuvieras en secreto hasta que pase tu ira, si me fijaras un tiempo y te acordaras de mí!

14 Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir? todos los días de mi tiempo señalado esperaré, hasta que venga mi cambio.

15 Tú llamarás, y yo te responderé; tendrás deseo de la obra de tus manos.

16 Porque ahora cuentas mis pasos; ¿No velas por mi pecado?

17 Mi transgresión está sellada en una bolsa, y tú cosiste mi iniquidad.

18 Y ciertamente el monte que cae se deshace, y la peña es removida de su lugar.

19 Las aguas desgastan las piedras; tú lavas las cosas que brotan del polvo de la tierra; y destruyes la esperanza del hombre.

20 Prevalecerás para siempre contra él, y pasará; mudas su semblante, y lo despides.

21 Sus hijos vienen al honor, y él no lo sabe; y son abatidos, pero él no se da cuenta de ellos.

22 Pero su carne sobre él tendrá dolor, y su alma dentro de él se enlutará.


CAPÍTULO 15

Elifaz reprende a Job por impiedad.

1 Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo:

2 ¿Ha de proferir el sabio vanidad, Y henchir su vientre de viento solano?

3 ¿Ha de razonar con palabras inútiles? o con discursos con los que no puede hacer ningún bien?

4 Sí, desechas el temor y refrenas la oración delante de Dios.

5 Porque tu boca habla de tu iniquidad, Y escoges la lengua de los astutos.

6 Tu propia boca te condena a ti, y no yo; sí, tus propios labios testifican contra ti.

7 ¿Eres tú el primer hombre que nació? ¿O fuiste hecho antes que los montes?

8 ¿Has oído el secreto de Dios? ¿Y restringes la sabiduría para ti mismo?

9 ¿Qué sabes tú que nosotros no sepamos? ¿Qué entiendes tú que no esté en nosotros?

10 Con nosotros están tanto los canosos como los muy ancianos, mucho mayores que tu padre.

11 ¿Son pequeños para ti los consuelos de Dios? ¿hay algo secreto contigo?

12 ¿Por qué te arrebata tu corazón? y a qué guiñan tus ojos,

13 ¿Que vuelves tu espíritu contra Dios, y dejas que tales palabras salgan de tu boca?

14 ¿Qué es el hombre para que sea limpio? y el que nace de mujer, para que sea justo?

15 He aquí, en sus santos no confía; sí, los cielos no están limpios a sus ojos.

16 ¿Cuánto más abominable e inmundo es el hombre, que bebe la iniquidad como agua?

17 Te mostraré, escúchame; y lo que he visto, lo declararé;

18 Lo cual los sabios contaron de sus padres, y no lo encubrieron;

19 A quienes solo les fue dada la tierra, y ningún extraño pasó entre ellos.

20 El impío sufre dolores de parto todos sus días, y el número de los años está oculto al opresor.

21 Un sonido espantoso hay en sus oídos; en la prosperidad vendrá sobre él el destructor.

22 No cree que volverá de las tinieblas, y es esperado por la espada.

23 Anda errante por pan, diciendo: ¿Dónde está? él sabe que el día de la oscuridad está listo en su mano.

24 La angustia y la angustia lo atemorizarán; prevalecerán contra él, como un rey listo para la batalla.

25 Porque él extiende su mano contra Dios, y se fortalece contra el Todopoderoso.

26 Corre sobre él, sobre su cuello, sobre las gruesas cabezas de sus escudos;

27 Porque cubre su rostro con su grosura, y se llena de grasa sobre sus costados.

28 Y mora en ciudades asoladas, y en casas que nadie habita, que están a punto de convertirse en montones de ruinas.

29 No se enriquecerá, ni se prolongará su riqueza, ni se prolongará su perfección sobre la tierra.

30 No saldrá de las tinieblas; la llama secará sus ramas, y por el soplo de su boca se irá.

31 El que es engañado no confíe en la vanidad; porque la vanidad será su recompensa.

32 Será cumplido antes de tiempo, y su rama no reverdecerá.

33 Sacudirá su uva inmadura como la vid, y desechará su flor como la aceituna.

34 Porque la congregación de los hipócritas será asolada, y fuego consumirá las tiendas de soborno.

35 Conciben el mal y dan a luz vanidad, y su vientre prepara engaño.


CAPÍTULO 16

Job mantiene su inocencia. 

1 Entonces Job respondió y dijo:

2 He oído muchas cosas semejantes; Miserables consoladores sois todos vosotros.

3 ¿Tendrán fin las palabras vanas? ¿O qué te alienta para que respondas?

4 Yo también podría hablar como vosotros; si tu alma estuviera en lugar de mi alma, yo podría acumular palabras contra ti y mover mi cabeza hacia ti.

5 Pero quiero fortalecerte con mi boca, y el movimiento de mis labios aliviará tu dolor.

6 Aunque hablo, mi dolor no se calma; y aunque me abstenga, ¿en qué me aliviaré?

7 Mas ahora me ha hecho fatigar; has asolado toda mi compañía.

8 Y me has llenado de arrugas, lo cual es testimonio contra mí; y mi delgadez levantándose en mí da testimonio a mi rostro.

9 Me desgarra en su ira el que me aborrece; rechina sobre mí sus dientes; mi enemigo agudiza sus ojos sobre mí.

10 Me han abierto con su boca; me han golpeado en la mejilla con reproche; se han juntado contra mí.

11 Dios me ha entregado a los impíos, y en manos de los impíos me ha entregado.

12 Estaba tranquilo, pero él me ha quebrantado; también me tomó por el cuello, y me hizo pedazos, y me puso por su marca.

13 Sus flecheros me cercaron en derredor, partió en dos mis riñones, y no perdonó; él derrama mi hiel sobre la tierra.

14 Me quebranta brecha sobre brecha; corre sobre mí como un gigante.

15 Cosí cilicio sobre mi piel, y profané mi cuerno en el polvo.

16 Mi rostro está sucio de llanto, y sobre mis párpados sombra de muerte;

17 No por ninguna injusticia en mis manos; también mi oración es pura.

18 Oh tierra, no cubras mi sangre, y mi clamor no tenga lugar.

19 También ahora, he aquí, mi testimonio está en los cielos, y mi registro está en lo alto.

20 Mis amigos me desprecian; pero mis ojos derraman lágrimas hacia Dios.

21 ¡Oh, que uno pueda abogar por un hombre con Dios, como un hombre aboga por su prójimo!

22 Cuando pasen algunos años, iré por el camino del cual no volveré.


CAPÍTULO 17

Job apela a Dios: su esperanza no en esta vida.

1 Mi aliento está corrompido, mis días se han extinguido, los sepulcros están preparados para mí.

2 ¿No hay conmigo burladores? ¿Y no continúa mi ojo en su provocación?

3 Acuéstate ahora, ponme en fiador contigo; ¿Quién es el que me dará la mano?

4 Porque has escondido su corazón del entendimiento; por tanto, no los exaltarás.

5 El que habla lisonjas a sus amigos, Hasta los ojos de sus hijos desfallecerán.

6 También me ha puesto por refrán del pueblo; y antes yo era como un tabret.

7 Mis ojos también se han oscurecido a causa del dolor, y todos mis miembros son como una sombra.

8 Los hombres rectos se asombrarán de esto, y el inocente se levantará contra el hipócrita.

9 Proseguirá el justo su camino, y el limpio de manos se hará más y más fuerte.

10 Pero en cuanto a todos ustedes, vuélvanse y vengan ahora; porque no puedo encontrar un hombre sabio entre ustedes.

11 Mis días han pasado, mis propósitos se han roto, aun los pensamientos de mi corazón.

12 Cambian la noche en día; la luz es corta a causa de las tinieblas.

13 Si espero, el sepulcro es mi casa; He hecho mi cama en la oscuridad.

14 He dicho a la corrupción: Tú eres mi padre; al gusano, tú eres mi madre y mi hermana.

15 ¿Y dónde está ahora mi esperanza? en cuanto a mi esperanza, ¿quién la verá?

16 Descenderán a los barrotes de la fosa, Cuando nuestro descanso juntos sea en el polvo.


CAPÍTULO 18

Bildad cuenta las calamidades de los impíos.

1 Entonces respondió Bildad suhita, y dijo:

2 ¿Cuánto tiempo pasará antes de que terminen las palabras? marca, y después hablaremos.

3 ¿Por qué somos contados como bestias, y reputados como viles a tus ojos?

4 Se desgarra a sí mismo en su ira; ¿Será abandonada la tierra por ti? ¿Y será quitada la roca de su lugar?

5 Sí, la luz de los impíos se apagará, y la chispa de su fuego no brillará.

6 La luz se oscurecerá en su tabernáculo, y su vela se apagará con él.

7 Los pasos de su fortaleza se estrecharán, y su propio consejo lo derribará.

8 Porque él es arrojado en la red por sus propios pies, y anda sobre lazo.

9 La ginebra lo agarrará por el calcañar, y el ladrón prevalecerá contra él.

10 Lazo le está puesto en la tierra, Y trampa para él en el camino.

11 Los terrores lo atemorizarán por todos lados, y lo harán ponerse en pie.

12 Su fuerza será mordida por el hambre, y la destrucción estará lista a su lado.

13 Devorará la fuerza de su piel; aun el primogénito de la muerte devorará su fuerza.

14 Su confianza será desarraigada de su tabernáculo, y lo llevará al rey de los terrores.

15 Habitará en su tabernáculo, porque no es de él; azufre será esparcido sobre su habitación.

16 Abajo se secarán sus raíces, y arriba será cortada su rama.

17 Su recuerdo desaparecerá de la tierra, y no tendrá nombre en la calle.

18 Será arrojado de la luz a las tinieblas, y expulsado del mundo.

19 No tendrá hijo ni sobrino entre su pueblo, ni resto en sus moradas.

20 Los que vengan después de él se asombrarán de su día, como se espantaron los que fueron antes.

21 Ciertamente tales son las moradas de los impíos, y este es el lugar del que no conoce a Dios.


CAPÍTULO 19

Job anhela piedad y cree en la resurrección.

1 Entonces Job respondió y dijo:

2 ¿Hasta cuándo afligiréis mi alma y me quebrantaréis con palabras?

3 Estas diez veces me habéis afrentado; no os avergonzáis de haceros extraños a mí.

4 Y aunque en verdad he errado, mi error permanece en mí mismo.

5 Si en verdad os engrandecéis contra mí, y me juzgáis mi oprobio;

6 Sabed ahora que Dios me ha derribado, y me ha rodeado con su red.

7 He aquí, clamo por el mal, pero no soy oído; Lloro en voz alta, pero no hay juicio.

8 Ha cercado mi camino para que no pueda pasar, Y ha puesto tinieblas en mis veredas.

9 Me ha despojado de mi gloria, y quitado la corona de mi cabeza.

10 Me ha destruido por todos lados, y perezco; y mi esperanza ha quitado como un árbol.

11 También ha encendido su ira contra mí, y me tiene por uno de sus enemigos.

12 Sus tropas se juntan y levantan su camino contra mí, y acampan alrededor de mi tabernáculo.

13 Ha alejado de mí a mis hermanos, y mis conocidos en verdad se han distanciado de mí.

14 Mis parientes han fallado, y mis amigos familiares se han olvidado de mí.

15 Los moradores de mi casa y mis criadas me tienen por extraño; Soy un extraño a sus ojos.

16 Llamé a mi siervo, y no me respondió; Lo supliqué con mi boca.

17 Mi aliento es extraño para mi mujer, Aunque rogué por los hijos de mi propio cuerpo.

18 Sí, los niños pequeños me despreciaron; Me levanté y hablaron contra mí.

19 Todos mis amigos internos me abominaron; y los que yo amaba se vuelven contra mí.

20 Mis huesos se pegan a mi piel y a mi carne, y me escapo con la piel de mis dientes.

21 Tened piedad de mí, tened piedad de mí, oh mis amigos; porque la mano de Dios me ha tocado.

22 ¿Por qué me perseguís como a Dios, y no os saciáis de mi carne?

23 ¡Ojalá se escribieran ahora mis palabras! ¡Oh, que estuvieran impresos en un libro!

24 ¡Que fueron esculpidos con cincel de hierro y plomo en la roca para siempre!

25 Porque yo sé que mi Redentor vive, y que se levantará en el último día sobre la tierra;

26 Y aunque después de mi piel los gusanos destruyan este cuerpo; sin embargo, en mi carne veré a Dios;

27 A quien veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro; aunque mis riendas se consuman dentro de mí.

28 Pero debéis decir: ¿Por qué le perseguimos nosotros, si la raíz del asunto está en mí?

29 Temed la espada; porque la ira trae castigos de espada, para que sepáis que hay juicio.


CAPÍTULO 20

Zofar reprocha a los impíos. 

1 Entonces respondió Zofar naamatita, y dijo:

2 Por tanto, mis pensamientos me hacen responder, y por esto me apresuro.

3 He oído la prueba de mi afrenta, y el espíritu de mi entendimiento me hace responder.

4 ¿No sabes esto que desde la antigüedad, desde que el hombre fue puesto sobre la tierra,

5 ¿Que el triunfo de los impíos es breve, y el gozo del hipócrita sólo por un momento?

6 Aunque su majestad suba hasta los cielos, y su cabeza llegue hasta las nubes;

7 Sin embargo, perecerá para siempre como su propio estiércol; los que le han visto dirán: ¿Dónde está?

8 Volará como un sueño, y no será hallado; sí, será ahuyentado como una visión de la noche,

9 El ojo que le vio, no le verá más; ni su lugar lo contemplará más.

10 Sus hijos buscarán complacer a los pobres, y sus manos restituirán sus bienes.

11 Sus huesos están llenos del pecado de su juventud, el cual yacerá con él en el polvo.

12 Aunque la maldad sea dulce en su boca, aunque la esconda debajo de su lengua;

13 Aunque lo perdone, y no lo abandone, sino que lo conserve dentro de su boca;

14 Sin embargo, su comida en sus entrañas está revuelta, es hiel de áspides dentro de él.

15 Ha tragado las riquezas, y las vomitará de nuevo; Dios los echará de su vientre.

16 Veneno de áspides chupará; la lengua de la víbora lo matará.

17 No verá los ríos, las inundaciones, los arroyos de miel y mantequilla.

18 Aquello por lo cual trabajó, él restaurará, y no lo tragará; conforme a sus bienes será la restitución, y no se regocijará en ello.

19 Porque ha oprimido y desamparado a los pobres; porque con violencia ha quitado una casa que él no edificó;

20 Ciertamente no sentirá quietud en su vientre, no ahorrará de lo que desea.

21 No quedará nada de su comida; por tanto, nadie buscará sus bienes.

22 En la plenitud de su suficiencia estará en estrecho; toda mano de los impíos vendrá sobre él.

23 Cuando esté a punto de llenar su vientre, Dios descargará sobre él el furor de su ira, y hará llover sobre él mientras come.

24 Huirá del arma de hierro, y el arco de acero lo traspasará.

25 Se tira, y sale del cuerpo; sí, la espada reluciente sale de su hiel; los terrores están sobre él.

26 Toda oscuridad se esconderá en sus lugares secretos; un fuego que no se apague lo consumirá; le irá mal al que quede en su tabernáculo.

27 Los cielos revelarán su iniquidad, y la tierra se levantará contra él.

28 Los frutos de su casa se irán, y sus bienes se disiparán en el día de su ira.

29 Esta es la porción de Dios para el impío, y la heredad que Dios le ha señalado.


CAPÍTULO 21

Job muestra que los malvados prosperan y desprecian a Dios: tanto los felices como los infelices mueren.

1 Pero Job respondió y dijo:

2 Oíd atentamente mi palabra, y sea éste vuestro consuelo.

3 Déjame que hable; y después de haber hablado, burlaos.

4 En cuanto a mí, ¿es mi queja contra el hombre? y si fuera así, ¿por qué no ha de turbarse mi espíritu?

5 Mírame, y asómbrate, y pon tu mano sobre tu boca.

6 Aun cuando me acuerdo, tengo miedo, y un temblor se apodera de mi carne.

7 ¿Por qué los impíos viven, envejecen, sí, son poderosos en poder?

8 Su simiente se afirma en sus ojos con ellos, y su descendencia delante de sus ojos.

9 Sus casas están a salvo del temor, ni la vara de Dios está sobre ellos.

10 Su toro engendra, y nunca falla; su vaca da a luz, y su becerro no echa a perder.

11 Sacan a sus niños como un rebaño, y sus niños bailan.

12 Toman el pandero y el arpa, y se regocijan con el sonido del órgano.

13 Pasan sus días en riquezas, y en un momento descienden al sepulcro.

14 Por eso dicen a Dios: Apártate de nosotros; porque no deseamos el conocimiento de tus caminos.

15 ¿Qué es el Todopoderoso, para que le sirvamos; y ¿qué aprovecharemos si oramos a él?

16 He aquí, su bien no está en su mano; el consejo de los impíos está lejos de mí.

17 ¡Cuántas veces se apaga la vela de los impíos! y ¡cuán a menudo viene su destrucción sobre ellos! Dios distribuye dolores en su ira.

18 Son como hojarasca delante del viento, y como tamo que arrebata la tempestad.

19 Dios pone su iniquidad por sus hijos; él le recompensará, y él lo sabrá.

20 Sus ojos verán su destrucción; y beberá de la ira del Todopoderoso.

21 Porque ¿qué placer tendrá en su casa después de él, si el número de sus meses fuere cortado por la mitad?

22 ¿Enseñará alguno el conocimiento de Dios? viendo que juzga a los que son altos.

23 Uno muere en toda su fuerza, estando completamente tranquilo y tranquilo.

24 Sus pechos están llenos de leche, y sus huesos están humedecidos con tuétano.

25 Y otro muere en la amargura de su alma, y nunca come con placer.

26 Se acostarán igualmente en el polvo, y los gusanos los cubrirán.

27 He aquí, yo conozco vuestros pensamientos, y las maquinaciones que injustamente tramais contra mí.

28 Porque decís: ¿Dónde está la casa del príncipe? ¿Y dónde están las moradas de los impíos?

29 ¿No habéis preguntado a los que van por el camino? y no conocéis sus señales,

30 ¿Que el impío está reservado para el día de la destrucción? serán sacados para el día de la ira.

31 ¿Quién le declarará en su rostro su camino? ¿Y quién le pagará lo que ha hecho?

32 Mas será llevado al sepulcro, y permanecerá en el sepulcro.

33 Los terrones del valle le serán dulces, y todo hombre se arrastrará tras él, como hay innumerables delante de él.

34 ¿Cómo, pues, me consoláis en vano, viendo que en vuestras respuestas queda falsedad?


CAPÍTULO 22

Elifaz acusa a Job de pecados y lo exhorta a arrepentirse.

1 Entonces Elifaz temanita respondió y dijo:

2 ¿Puede un hombre ser útil a Dios, como el que es sabio puede serlo a sí mismo?

3 ¿Le agrada al Todopoderoso que tú seas justo? ¿O es ganancia para él que perfecciones tus caminos?

4 ¿Te reprenderá por temor a ti? ¿Entrará contigo en el juicio?

5 ¿No es grande tu maldad? y tus iniquidades infinitas?

6 Porque tomaste prenda de tu hermano de balde, y despojaste de sus vestidos a los desnudos.

7 No diste de beber agua a los cansados, y privaste de pan a los hambrientos.

8 Pero en cuanto al valiente, tenía la tierra; y el varón honorable habitó en ella.

9 A las viudas despediste vacías, y los brazos de los huérfanos fueron quebrantados.

10 Por tanto, lazos te rodean, y te asalta un pavor repentino;

11 ¿O tinieblas que no puedes ver? y abundancia de aguas te cubrirá.

12 ¿No está Dios en lo alto de los cielos? y he aquí la altura de las estrellas, ¡qué altas son!

13 Y tú dices: ¿Cómo sabe Dios? ¿Puede juzgar a través de la nube oscura?

14 Nubes densas son una cubierta para él, que no ve; y anda en el circuito del cielo.

15 ¿Has notado tú el camino antiguo que anduvieron los impíos?

16 Las cuales fueron cortadas fuera de tiempo, cuyos cimientos fueron desbordados por una inundación;

17 que dijeron a Dios: Apártate de nosotros; y ¿qué puede hacer el Todopoderoso por ellos?

18 Sin embargo, él llenó sus casas de cosas buenas; mas el consejo de los impíos está lejos de mí.

19 Los justos lo ven y se alegran; y los inocentes se burlan de ellos.

20 Mientras que nuestros bienes no son cortados, pero el resto de ellos los consume el fuego.

21 Vuélvete ahora en amistad con él, y ten paz; así te vendrá bien.

22 Recibe, te ruego, la ley de su boca, y guarda sus palabras en tu corazón.

23 Si te vuelves al Todopoderoso, serás edificado, quitarás la iniquidad de tus tabernáculos.

24 Entonces pondrás el oro como polvo, y el oro de Ofir como piedras de arroyos.

25 Sí, el Todopoderoso será tu defensa, y tendrás plata en abundancia.

26 Porque entonces te deleitarás en el Todopoderoso, y a Dios levantarás tu rostro.

27 A él harás tu oración, y él te oirá, y tú cumplirás tus votos.

28 También decretarás una cosa, y te será establecida; y la luz resplandecerá sobre tus caminos.

29 Cuando los hombres estén abatidos, entonces dirás: Hay altivez; y salvará al humilde.

30 El librará la isla de los inocentes; y es entregado por la pureza de tus manos.


CAPÍTULO 23

Job anhela a Dios, Dios observa nuestros caminos, la inocencia de Job. 

1 Entonces Job respondió y dijo:

2 Aun hoy es amarga mi queja; mi golpe es más pesado que mi gemido.

3 ¡Oh, si supiera dónde encontrarlo! para que pudiera llegar hasta su asiento!

4 Ordenaría mi causa delante de él, y llenaría mi boca de argumentos.

5 Quisiera saber las palabras que él me respondería, y entender lo que me diría.

6 ¿Me juzgará con su gran poder? No; pero él pondría fuerza en mí.

7 Allí los justos podrían disputar con él; así seré librado para siempre de mi juez.

8 He aquí, voy adelante, pero él no está allí; y hacia atrás, pero no puedo percibirlo;

9 A la izquierda, donde trabaja, pero no puedo verlo; se esconde a la derecha, que no puedo verlo;

10 Pero él conoce el camino que yo tomo; cuando me haya probado, saldré como el oro.

11 Mi pie retuvo sus pasos, guardé su camino y no me desvié.

12 Ni me he apartado del mandamiento de sus labios; He estimado las palabras de su boca más que mi alimento necesario.

13 Pero él está en una mente, y ¿quién puede hacerlo cambiar? y lo que su alma desea, eso mismo hace.

14 Porque él hace lo que me está ordenado; y muchas de esas cosas están con él.

15 Por eso estoy turbado en su presencia; cuando pienso, le tengo miedo.

16 Porque Dios ablanda mi corazón, y el Todopoderoso me turba;

17 Porque no fui cortado delante de las tinieblas, ni él cubrió las tinieblas de mi rostro.


CAPÍTULO 24

Hay un juicio para los impíos.

1 ¿Por qué, puesto que los tiempos no están ocultos al Todopoderoso, los que le conocen no ven sus días?

2 Algunos quitan los mojones; arrebatan violentamente los rebaños y los alimentan.

3 Ahuyentan el asno del huérfano, toman en prenda el buey de la viuda.

4 Apartan de en medio al necesitado; los pobres de la tierra se esconden juntos.

5 He aquí, como asnos monteses en el desierto, salen a su trabajo; levantándose temprano para una presa; el desierto da alimento para ellos y para sus hijos.

6 Cada uno siega su grano en el campo; y recogen la vendimia de los impíos.

7 Hacen que los desnudos se alojen sin ropa, para que no tengan abrigo en el frío.

8 Se mojan con las lluvias de las montañas, Y abrazan la roca por falta de refugio.

9 Arrancan del pecho a los huérfanos, Y toman prenda a los pobres.

10 Lo hacen andar desnudo y sin ropa, y al hambriento le quitan la gavilla;

11 que hacen aceite dentro de sus muros, y pisan sus lagares, y padecen sed.

12 Los hombres gimen desde fuera de la ciudad, y el alma de los heridos da voces; sin embargo, Dios no les concede necedad.

13 Son de los que se rebelan contra la luz; no conocen sus caminos, ni permanecen en sus veredas.

14 El homicida que se levanta con la luz mata al pobre y al menesteroso, y en la noche es como un ladrón.

15 También el ojo del adúltero aguarda el crepúsculo, diciendo: Ningún ojo me verá; y disfraza su rostro.

16 En la oscuridad cavan a través de las casas, que ellos mismos habían señalado durante el día; no conocen la luz.

17 Porque la mañana es para ellos como sombra de muerte; si uno los conoce, están en terrores de sombra de muerte.

18 Es veloz como las aguas; su porción es maldita en la tierra; no contempla el camino de los viñedos.

19 La sequía y el calor consumen las aguas de la nieve; así el sepulcro los que han pecado.

20 La matriz se olvidará de él; el gusano se alimentará dulcemente de él; no será más recordado; y la maldad será quebrada como un árbol.

21 Maltrata a la estéril que no da a luz; y no hace bien a la viuda.

22 El atrae también a los fuertes con su poder; se levanta, y nadie está seguro de la vida.

23 Aunque le sea dado estar en seguridad en que descansa; sin embargo, sus ojos están sobre sus caminos.

24 Son exaltados por un poco de tiempo, pero van y son abatidos; son quitados de en medio como todos los demás, y cortados como las puntas de las mazorcas de maíz.

25 Y si no es así ahora, ¿quién me hará mentiroso, y hará que mi palabra no valga nada?


CAPÍTULO 25

Las palabras de Bildad el suhita.

1 Entonces respondió Bildad suhita, y dijo:

2 Dominio y temor están con él; él hace la paz en sus lugares altos.

3 ¿Hay algún número de sus ejércitos? ¿Y sobre quién no amanece su luz?

4 ¿Cómo, pues, puede el hombre ser justificado ante Dios? ¿O cómo puede ser limpio el que nace de mujer?

5 He aquí hasta la luna, y no alumbra; sí, las estrellas no son puras a sus ojos.

6 ¿Cuánto menos el hombre, que es un gusano? y el hijo del hombre, que es un gusano?


CAPÍTULO 26

Job reconoce que el poder de Dios es infinito.

1 Pero Job respondió y dijo:

2 ¿En qué ayudaste al que no tenía poder? ¿Cómo salvas al brazo que no tiene fuerza?

3 ¿Cómo has aconsejado al que no tiene sabiduría? ¿Y cómo has declarado abundantemente la cosa tal como es?

4 ¿A quién has pronunciado palabras? ¿Y el espíritu de quién salió de ti?

5 De debajo de las aguas se forman cosas muertas, y sus habitantes.

6 El infierno está desnudo ante él, y la destrucción no tiene cobertura.

7 Extiende el norte sobre el lugar vacío, Y cuelga la tierra sobre nada.

8 Ata las aguas en sus densas nubes; y la nube no se rasga debajo de ellos.

9 Retiene la faz de su trono, Y sobre él extiende su nube.

10 Ha rodeado las aguas con límites, Hasta que el día y la noche lleguen a su fin.

11 Las columnas del cielo tiemblan, y se asombran de su reprensión.

12 El divide el mar con su poder, y con su inteligencia hiere a los soberbios.

13 Por su Espíritu ha adornado los cielos; su mano formó la serpiente tortuosa.

14 He aquí, estas son partes de sus caminos; pero, ¿cuán poca parte se oye de él? pero el trueno de su poder, ¿quién puede entender?


CAPÍTULO 27

La sinceridad de Job — El hipócrita — Las bendiciones de los malvados se convierten en maldiciones.

1 Y continuó Job su parábola, y dijo:

2 Vive Dios, que ha quitado mi juicio; y el Todopoderoso, que ha afligido mi alma;

3 Todo el tiempo mi aliento está en mí, y el Espíritu de Dios está en mis narices;

4 Mis labios no hablarán iniquidad, ni mi lengua pronunciará engaño.

5 Quiera Dios que yo os justifique; hasta que muera no quitaré de mí mi integridad.

6 Mi justicia retengo, y no la soltaré; mi corazón no me reprochará mientras viva.

7 Sea mi enemigo como el impío, Y el que se levanta contra mí como el inicuo.

8 Porque ¿cuál es la esperanza del hipócrita, aunque haya ganado, cuando Dios le quita el alma?

9 ¿Oirá Dios su clamor cuando le sobrevenga la tribulación?

10 ¿Se deleitará en el Todopoderoso? ¿Invocará siempre a Dios?

11 Os enseñaré por la mano de Dios; lo que está con el Todopoderoso no lo ocultaré.

12 He aquí, todos vosotros lo habéis visto; ¿Por qué, pues, sois así del todo vanos?

13 Esta es la porción del impío para con Dios, y la heredad de los opresores, que recibirán del Todopoderoso.

14 Si sus hijos se multiplican, es para la espada; y su descendencia no se saciará de pan.

15 Los que quedaren de él serán sepultados en la muerte; y sus viudas no llorarán.

16 Aunque amontone plata como el polvo, y prepare vestidos como el barro;

17 El lo preparará, pero el justo se lo vestirá, y el inocente repartirá la plata.

18 Edifica su casa como polilla, y como cabaña que hace el guardián.

19 El rico se acostará, pero no será recogido; abre sus ojos, y no es.

20 Terrores se apoderan de él como aguas, una tempestad lo arrebata en la noche.

21 El solano se lo lleva, y él se va; y como tempestad lo derriba de su lugar.

22 Porque Dios echará sobre él, y no perdonará; desearía huir de su mano.

23 Los hombres batirán sus manos contra él, y lo silbarán fuera de su lugar.


CAPÍTULO 28

Sabiduría un excelente don de Dios.

1 Ciertamente hay veta para la plata, y lugar para el oro donde lo hallen.

2 El hierro se saca de la tierra, y el bronce se funde de la piedra.

3 El pone fin a las tinieblas, y busca toda perfección; las piedras de la oscuridad, y la sombra de la muerte.

4 El diluvio brota del morador; aun las aguas olvidadas del pie; se secaron, se fueron de los hombres.

5 En cuanto a la tierra, de ella sale el pan; y debajo de él se ha vuelto como fuego.

6 Sus piedras son lugar de zafiros; y tiene polvo de oro.

7 Hay senda que ninguna ave conoce, Ni ojo de buitre ha visto;

8 No la pisaron cachorros de león, ni pasó por ella león feroz.

9 Extendió su mano sobre la peña; él trastorna los montes de raíz.

10 Corta ríos entre las peñas; y su ojo ve todo lo precioso.

11 El ata los ríos para que no se desborden; y lo que está escondido, él lo saca a la luz.

12 Pero ¿dónde se hallará la sabiduría? y ¿dónde está el lugar del entendimiento?

13 El hombre no sabe su precio; ni se halla en la tierra de los vivientes.

14 Dice el abismo: No está en mí; y el mar dice: No está conmigo.

15 No se puede conseguir por oro, ni se pesará plata por su precio.

16 No se puede valorar con oro de Ofir, con ónice precioso, ni con zafiro.

17 El oro y el cristal no pueden igualarlo; y su cambio no será por alhajas de oro fino.

18 No se hará mención de coral, ni de perlas; porque el precio de la sabiduría está por encima de los rubíes.

19 El topacio de Etiopía no lo igualará, ni será avaluado con oro puro.

20 ¿De dónde, pues, viene la sabiduría? y ¿dónde está el lugar del entendimiento?

21 Al verlo, está oculto a los ojos de todos los vivientes, y guardado lejos de las aves del cielo.

22 Destrucción y muerte dicen: Su fama hemos oído con nuestros oídos.

23 Dios entiende su camino, y conoce su lugar.

24 Porque él mira hasta los confines de la tierra, y ve debajo de todo el cielo;

25 Para hacer el peso de los vientos; y pesa las aguas por medida.

26 Cuando dio decreto a la lluvia, Y camino al relámpago del trueno;

27 Entonces él lo vio y lo declaró; él lo preparó, sí, y lo buscó.

28 Y al hombre dijo: He aquí, el temor de Jehová, eso es sabiduría; y apartarse del mal es entendimiento.


CAPÍTULO 29

La antigua prosperidad y honor de Job.

1 Y continuó Job su parábola, y dijo:

2 ¡Oh, si yo fuera como en los meses pasados, como en los días en que Dios me guardó;

3 Cuando su candela alumbró sobre mi cabeza, Y cuando a su luz anduve en tinieblas;

4 Como era yo en los días de mi juventud, cuando el secreto de Dios estaba sobre mi tabernáculo;

5 Cuando el Todopoderoso aún estaba conmigo, cuando mis hijos me rodeaban;

6 Cuando lavé mis pasos con manteca, y la peña me derramó ríos de aceite;

7 ¡Cuando salía a la puerta por la ciudad, cuando preparaba mi asiento en la calle!

8 Los jóvenes me vieron y se escondieron; y las ancianas se levantaron y se pusieron de pie.

9 Los príncipes se abstuvieron de hablar y se llevaron la mano a la boca.

10 Los nobles callaron, y la lengua se les pegó al paladar.

11 Cuando el oído me oyó, entonces me bendijo; y cuando el ojo me vio, dio testimonio de mí;

12 Porque libré al pobre que lloraba, al huérfano y al que no tenía quien lo socorriera.

13 La bendición del que estaba a punto de perecer vino sobre mí; e hice cantar de gozo el corazón de la viuda.

14 De justicia me vestí, y ella me vistió; mi juicio era como un manto y una diadema.

15 Yo era ojos para los ciegos, y pies para los cojos.

16 Fui padre de los pobres; y la causa que no conocía la busqué.

17 Y quebraré las quijadas de los impíos, y arrancaré despojos de sus dientes.

18 Entonces dije: Moriré en mi nido, y multiplicaré mis días como la arena.

19 Mi raíz se extendió junto a las aguas, y el rocío se posó toda la noche sobre mi rama.

20 Mi gloria se refrescó en mí, y mi arco se renovó en mi mano.

21 Los hombres me dieron oído, y esperaron, y callaron mi consejo.

22 Después de mis palabras no volvieron a hablar; y mi palabra cayó sobre ellos.

23 Y me esperaban como a la lluvia; y abrieron mucho su boca como para la lluvia tardía.

24 Si me reía de ellos, no lo creían; y la luz de mi rostro no abatieron.

25 Escogí su camino, y me senté como jefe, y habité como rey en el ejército, como quien consuela a los enlutados.


CAPÍTULO 30

El honor de Job se convierte en desprecio, su prosperidad en calamidad.

1 Pero ahora los que son más jóvenes que yo se burlan de mí, cuyos padres yo hubiera despreciado poner con los perros de mi rebaño.

2 Sí, ¿para qué podría aprovecharme la fuerza de sus manos, en quienes pereció la vejez?

3 Por miseria y hambre estaban solos; huyendo al desierto en otro tiempo desolado y desierto;

4 que cortan malvas junto a los arbustos, y raíces de enebro para su comida.

5 Fueron expulsados de entre los hombres (lloraban tras ellos como tras un ladrón),

6 Para habitar en los peñascos de los valles, en las cuevas de la tierra, y en las peñas.

7 Entre los arbustos rebuznaron; debajo de las ortigas se juntaron.

8 Eran hijos de necios, sí, hijos de hombres viles; eran más viles que la tierra.

9 Y ahora soy su canción, sí, soy su refrán.

10 Me abominan, huyen lejos de mí, y no escatiman en escupirme en la cara.

11 Por cuanto desató mi cuerda, y me afligió, también ellos soltaron el freno delante de mí.

12 A mi diestra se levanta el joven; apartan mis pies, y levantan contra mí los caminos de su destrucción.

13 Ellos estropean mi camino, adelantan mi calamidad, no tienen quien los ayude.

14 Cayeron sobre mí como grandes rompientes de aguas; en la desolación se revolcaron sobre mí.

15 Los terrores se vuelven sobre mí; persiguen mi alma como el viento; y mi bienestar pasa como una nube.

16 Y ahora mi alma se derrama sobre mí; los días de aflicción se han apoderado de mí.

17 Mis huesos son traspasados en mí en la noche; y mis tendones no descansan.

18 Por la gran fuerza de mi enfermedad se ha mudado mi vestido; me ata como el cuello de mi túnica.

19 Me ha echado en el lodo, y he quedado como polvo y ceniza.

20 Clamo a ti, y no me oyes; Me levanto, y tú no me miras.

21 Te has vuelto cruel conmigo; con tu mano fuerte te opones a mí.

22 Tú me levantas al viento; tú me haces cabalgar sobre él, y disuelves mi sustancia.

23 Porque yo sé que me llevarás a la muerte, ya la casa reservada para todos los vivientes.

24 Mas no extenderá su mano al sepulcro, aunque clamen en su destrucción.

25 ¿No lloré por el que estaba en la angustia? ¿No se afligió mi alma por los pobres?

26 Cuando esperaba el bien, vino a mí el mal; y cuando esperaba la luz, vino la oscuridad.

27 Hervían mis entrañas, y no reposaban; los días de aflicción me lo impidieron.

28 Anduve de luto sin el sol; Me levanté y lloré en la congregación.

29 Soy hermano de dragones y compañero de lechuzas.

30 Mi piel se ha ennegrecido sobre mí, y mis huesos están quemados por el calor.

31 Mi arpa se ha convertido también en luto, y mi flauta en voz de los que lloran.


CAPÍTULO 31

Job protesta por su integridad.

1 Hice un pacto con mis ojos; ¿Por qué entonces debo pensar en una doncella?

2 Porque ¿qué porción de Dios hay desde arriba? y ¿qué herencia del Todopoderoso desde lo alto?

3 ¿No es destrucción para los impíos? y un castigo extraño para los que hacen iniquidad?

4 ¿No ve él mis caminos, y cuenta todos mis pasos?

5 Si anduve con vanidad, O si mi pie se apresuró al engaño;

6 Sea yo pesado en balanza, para que Dios conozca mi integridad.

7 Si mi paso se desviare del camino, Y mi corazón anduviere tras mis ojos, Y si alguna mancha se hubiere pegado en mis manos;

8 Entonces déjame sembrar, y que otro coma; sí, que mi descendencia sea desarraigada.

9 Si mi corazón fuere engañado por mujer, O si hubiere puesto acecho a la puerta de mi prójimo;

10 Entonces que mi mujer muele a otro, y que otros se inclinen sobre ella.

11 Porque esto es un crimen atroz; sí, es una iniquidad para ser castigada por los jueces.

12 Porque es un fuego que consume hasta la destrucción, y desarraigaría todos mis frutos.

13 Si desprecié la causa de mi siervo o de mi sierva, cuando contendieron conmigo;

14 ¿Qué, pues, haré cuando Dios se levante? y cuando me visite, ¿qué le responderé?

15 El que me hizo en el vientre, ¿no lo hizo a él? ¿Y no nos formó uno en el vientre?

16 Si he privado al pobre de su deseo, o he hecho desfallecer los ojos de la viuda;

17 O he comido yo solo mi bocado, y el huérfano no ha comido de él;

18 (Porque desde mi juventud fue criado conmigo como con un padre, y yo la he guiado desde el vientre de mi madre);

19 Si he visto a alguno perecer por falta de ropa, o a algún pobre sin cobertura;

20 Si sus lomos no me han bendecido, Y si no se ha calentado con el vellón de mis ovejas;

21 Si contra el huérfano alcé mi mano, Cuando vi mi ayuda en la puerta;

22 Entonces que mi brazo caiga de mi omóplato, y mi brazo se rompa del hueso.

23 Porque la destrucción de parte de Dios era un terror para mí, ya causa de su majestad no podía soportar.

24 Si he hecho del oro mi esperanza, o he dicho al oro fino: Tú eres mi confianza;

25 Si me regocijé de que mis riquezas fueran muchas, y de que mi mano hubiese adquirido mucho;

26 Si viera el sol cuando brilla, o la luna caminando en su resplandor;

27 Y mi corazón ha sido seducido en secreto, o mi boca ha besado mi mano;

28 Esto también sería una iniquidad para ser castigada por el juez; porque debí haber negado al Dios que está arriba.

29 Si me regocijé en la destrucción del que me aborrecía, o me enaltecí cuando el mal lo halló;

30 (Ni he permitido que mi boca peque por desear una maldición para su alma.)

31 Si los hombres de mi tabernáculo no dijeran: ¡Oh, si tuviéramos de su carne! no podemos estar satisfechos.

32 El forastero no se alojó en la calle; pero abrí mis puertas al viajero.

33 Si encubrí mis rebeliones como Adán, escondiendo mi iniquidad en mi seno;

34 ¿Tuve miedo de una gran multitud, o me asustó el desprecio de las familias, para que callara y no saliera por la puerta?

35 ¡Ay, que me oiga! he aquí, mi deseo es que el Todopoderoso me responda, y que mi adversario haya escrito un libro.

36 Ciertamente lo tomaría sobre mi hombro, y lo ataría como una corona para mí.

37 Le declararé el número de mis pasos; como un príncipe me acercaría a él.

38 Si mi tierra clamare contra mí, o sus surcos igualmente se quejaren;

39 Si he comido de sus frutos sin dinero, o he hecho perder la vida a sus dueños;

40 Que crezcan cardos en lugar de trigo, y berberechos en lugar de cebada. Las palabras de Job han terminado.


CAPÍTULO 32

Eliú, enojado con Job, lo excusa — Él reprende a los amigos de Job.

1 Así que estos tres hombres dejaron de responder a Job, porque él era justo en sus propios ojos.

2 Entonces se encendió la ira de Eliú hijo de Baraquel buzita, de la familia de Ram; contra Job se encendió su ira, porque se justificó a sí mismo antes que a Dios.

3 También contra sus tres amigos se encendió su ira, porque no habían hallado respuesta; y sin embargo había condenado a Job.

4 Ahora bien, Eliú había esperado hasta que Job hubo hablado, porque ellos eran mayores que él.

5 Cuando vio Eliú que no había respuesta en la boca de estos tres hombres, entonces se encendió su ira.

6 Y respondió Eliú hijo de Baraquel buzita, y dijo: Yo soy joven, y vosotros sois muy viejos; por lo que tuve miedo y no me atreví a mostrarte mi opinión.

7 Dije: Los días deben hablar, y la multitud de años debe enseñar sabiduría.

8 Pero hay un espíritu en el hombre; y la inspiración del Todopoderoso les da entendimiento.

9 Los grandes hombres no siempre son sabios; ni los ancianos entienden de juicio.

10 Por eso dije: Oídme; También mostraré mi opinión.

11 He aquí, esperaba tus palabras; Escuché vuestras razones, mientras buscáis qué decir.

12 Sí, os atendí, y he aquí, ninguno de vosotros convenció a Job, ni respondió a sus palabras;

13 Para que no digáis: Sabiduría hemos descubierto; Dios lo derriba, no el hombre.

14 Ahora bien, él no ha dirigido sus palabras contra mí; ni le responderé con tus discursos.

15 Se asombraron, no respondieron más; dejaron de hablar.

16 Cuando hube esperado (porque no hablaban, sino que se detuvieron y no respondieron más),

17 Dije: Responderé también a mi parte; También mostraré mi opinión.

18 Porque estoy lleno de cosas; el espíritu dentro de mí me constriñe.

19 He aquí, mi vientre es como vino sin respiradero; está lista para reventar como botellas nuevas.

20 Hablaré para que me refresque; Abriré mis labios y responderé.

21 No me dejes, te lo ruego, aceptar la persona de ningún hombre; ni déjame dar títulos lisonjeros al hombre.

22 Porque no sé dar títulos lisonjeros; al hacerlo, mi Hacedor pronto me llevaría.


CAPÍTULO 33

Eliú se ofrece a razonar con Job: Dios llama al hombre al arrepentimiento mediante visiones, aflicciones y su ministerio.

1 Por tanto, Job, te ruego que escuches mis discursos y prestes atención a todas mis palabras.

2 He aquí, ahora he abierto mi boca, mi lengua ha hablado en mi boca.

3 Mis palabras serán conforme a la rectitud de mi corazón; y mis labios expresarán conocimiento claramente.

4 El Espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Todopoderoso me dio vida.

5 Si puedes responderme, ordena tus palabras delante de mí, levántate.

6 He aquí, yo soy conforme a tu deseo en lugar de Dios; Yo también soy formado del barro.

7 He aquí, mi terror no te atemorizará, ni mi mano será pesada sobre ti.

8 Ciertamente has hablado a mis oídos, y he oído la voz de tus palabras, diciendo:

9 Estoy limpio sin transgresión, soy inocente; ni hay iniquidad en mí.

10 He aquí, él encuentra ocasiones contra mí, me tiene por su enemigo;

11 El puso mis pies en el cepo, todas mis veredas marcó.

12 He aquí, en esto no eres justo; Te responderé que Dios es más grande que el hombre.

13 ¿Por qué contiendes contra él? porque no da cuenta de ninguno de sus asuntos.

14 Porque Dios habla una vez, sí, dos veces, pero el hombre no lo percibe.

15 En un sueño, en una visión de la noche, cuando el sueño profundo cae sobre los hombres, en los que se adormecen sobre la cama;

16 Entonces abre los oídos de los hombres, y sella su instrucción,

17 Para apartar al hombre de su propósito, Y esconder del hombre la soberbia.

18 El guarda su alma de la fosa, Y su vida de perecer a espada.

19 Es castigado también con dolor en su lecho, Y la multitud de sus huesos con fuerte dolor;

20 De modo que su vida aborrece el pan, Y su alma la comida delicada.

21 Su carne se ha consumido hasta el punto de no ser vista; y sus huesos que no se veían sobresalían.

22 Sí, su alma se acerca al sepulcro, y su vida a los destructores.

23 Si hubiere con él un mensajero, un intérprete, uno entre mil, para mostrar al hombre su rectitud;

24 Entonces tiene piedad de él, y dice: Líbralo de descender a la fosa; He encontrado un rescate.

25 Su carne será más fresca que la de un niño; volverá a los días de su juventud;

26 Orará a Dios, y le será favorable; y verá su rostro con alegría; porque él dará al hombre su justicia.

27 Mira a los hombres, y si alguno dice: He pecado, y pervertido lo recto, y no me ha aprovechado;

28 Librará su alma de caer en la fosa, y su vida verá la luz.

29 He aquí, todas estas cosas obra Dios muchas veces con el hombre.

30 para sacar su alma de la fosa, para que sea alumbrada con la luz de los vivos.

31 Fíjate bien, oh Job, escúchame; calla, y yo hablaré.

32 Si tienes algo que decir, respóndeme; habla, porque quiero justificarte.

33 Si no, escúchame; calla, y te enseñaré sabiduría.


CAPÍTULO 34

Eliú reprende a Job.

1 Respondió también Eliú y dijo:

2 Oíd mis palabras, oh sabios; y escuchadme, los que sabéis.

3 Porque el oído prueba las palabras, como la boca gusta la carne.

4 Escojamos para nosotros el juicio; sepamos entre nosotros lo que es bueno.

5 Porque Job ha dicho: Justo soy; y Dios ha quitado mi juicio.

6 ¿Debo mentir contra mi derecho? mi herida es incurable sin transgresión.

7 ¿Qué hombre como Job, que bebe el escarnio como agua?

8 que anda en compañía de los que hacen iniquidad, y anda con los impíos.

9 Porque ha dicho: De nada aprovecha al hombre que se deleite en Dios.

10 Por tanto, oídme, hombres de entendimiento; lejos esté de Dios que haga lo malo; y del Todopoderoso, para que cometa iniquidad.

11 Porque la obra del hombre le dará, y hará que cada uno halle según sus caminos.

12 Sí, ciertamente Dios no obrará inicuamente, ni el Todopoderoso pervertirá el juicio.

13 ¿Quién le encomendó la tierra? ¿O quién dispuso el mundo entero?

14 Si pone su corazón en el hombre, si recoge en sí su espíritu y su aliento;

15 Toda carne perecerá juntamente, y el hombre volverá al polvo.

16 Si ahora tienes entendimiento, oye esto; escucha la voz de mis palabras.

17 ¿Gobernará el que aborrece el derecho? ¿Y condenarás tú al más justo?

18 ¿Es justo decir a un rey: Eres malvado? ya los príncipes: ¿Sois impíos?

19 ¿Cuánto menos al que no acepta las personas de los príncipes, ni mira a los ricos más que a los pobres? porque todos ellos son obra de sus manos.

20 En un momento morirán, y el pueblo se turbará a medianoche, y pasará; y el fuerte será arrebatado sin mano.

21 Porque sus ojos están sobre los caminos del hombre, y ve todos sus pasos.

22 No hay tinieblas, ni sombra de muerte, donde se escondan los que hacen iniquidad.

23 Porque no impondrá al hombre más que lo justo; que entre en juicio con Dios.

24 El quebrantará a los valientes sin número, y pondrá a otros en su lugar.

25 Por tanto, él conoce sus obras, y los trastorna de noche, para que sean destruidos.

26 Los golpea como a hombres malvados a la vista de los demás;

27 Porque se volvieron de él, y no consideraron ninguno de sus caminos;

28 Para que le hagan llegar el clamor de los pobres, Y oiga el clamor de los afligidos.

29 Cuando él da quietud, ¿quién, pues, puede causar problemas? y cuando esconde su rostro, ¿quién podrá mirarle? ya sea contra una nación, o contra un hombre solamente;

30 Que no reine el hipócrita, para que el pueblo no caiga en la trampa.

31 Ciertamente conviene decir a Dios: He soportado castigo, no ofenderé más.

32 Lo que no veo, enséñame tú; si he hecho iniquidad, no haré más.

33 ¿Debe ser conforme a tu mente? él lo recompensará, ya sea que rehúses o elijas; y no yo; por tanto, habla lo que sabes.

34 Que me hablen los entendidos, y me escuche el sabio.

35 Job ha hablado sin conocimiento, y sus palabras sin sabiduría.

36 Mi deseo es que Job sea probado hasta el final, a causa de sus respuestas para los hombres malvados.

37 Porque a su pecado añade la rebelión, batirá palmas entre nosotros, y multiplicará sus palabras contra Dios.


CAPÍTULO 35

No debe hacerse comparación con Dios — Muchos no oyeron por falta de fe.

1 Eliú habló además, y dijo:

2 ¿Te parece bien que dijiste: Mi justicia es mayor que la de Dios?

3 Porque dijiste: ¿De qué te sirve? y, ¿Qué aprovecharé si fuere limpio de mi pecado?

4 Te responderé a ti, y a tus compañeros contigo.

5 Mirad a los cielos, y ved; y he aquí las nubes que son más altas que tú.

6 Si pecas, ¿qué haces contra él? o si tus transgresiones se multiplican, ¿qué le haces?

7 Si eres justo, ¿qué le das? ¿O qué recibe él de tu mano?

8 Tu maldad puede herir a un hombre como tú; y tu justicia beneficiará al hijo del hombre.

9 A causa de la multitud de opresiones hacen llorar a los oprimidos; claman a causa del brazo de los poderosos.

10 Pero ninguno dice: ¿Dónde está Dios, mi Hacedor, que da cánticos en la noche?

11 ¿Quién nos enseña más que a las bestias de la tierra, y nos hace más sabios que las aves del cielo?

12 Allí claman, y nadie responde, por la soberbia de los hombres malvados.

13 Ciertamente Dios no oirá vanidad, ni el Todopoderoso la considerará.

14 Aunque digas que no lo verás, el juicio está delante de él; por tanto, confía en él.

15 Pero ahora, porque no es así, ha visitado en su ira; sin embargo, no lo sabe en gran medida;

16 Por tanto, en vano abre Job su boca; multiplica palabras sin conocimiento.


CAPÍTULO 36

Eliú muestra cómo deben magnificarse las obras de Dios.

1 Eliú también se adelantó y dijo:

2 Sufridme un poco, y os mostraré que todavía tengo que hablar en nombre de Dios.

3 Tomaré mi conocimiento de lejos, Y atribuiré justicia a mi Hacedor.

4 Porque en verdad mis palabras no serán falsas; el que es perfecto en conocimiento está contigo.

5 He aquí, Dios es poderoso, y no desprecia a nadie; él es poderoso en fuerza y sabiduría.

6 No preserva la vida de los impíos; pero da derecho a los pobres.

7 No aparta sus ojos del justo; pero con los reyes están en el trono; sí, él los establece para siempre, y son exaltados.

8 Y si fueren atados con grillos, y sujetos con cuerdas de aflicción;

9 Entonces les hará saber su obra, y sus rebeliones en que se han extralimitado.

10 Les abre también el oído a la disciplina, y les ordena que se vuelvan de la iniquidad.

11 Si le obedecen y le sirven, pasarán sus días en prosperidad, y sus años en deleites.

12 Pero si no obedecen, perecerán a espada, y morirán sin conocimiento.

13 Mas los hipócritas de corazón amontonan ira; no lloran cuando los ata.

14 Mueren en la juventud, y su vida está entre las inmundas.

15 Libra al pobre en su aflicción, Y abre sus oídos en la opresión.

16 Así también te hubiera sacado del angosto a lugar espacioso, donde no hay angostos; y lo que se ponga en tu mesa debe estar lleno de grosura.

17 Mas tú has cumplido el juicio de los impíos; el juicio y la justicia se apoderarán de ti.

18 Por cuanto hay ira, mira que no te quite de su golpe; entonces un gran rescate no puede librarte.

19 ¿Estimará él tus riquezas; no, ni el oro, ni todas las fuerzas de la fuerza.

20 No desees la noche, cuando la gente es cortada en su lugar.

21 Mirad, no os fijéis en la iniquidad; porque esto has escogido antes que la aflicción.

22 He aquí, Dios exalta con su poder; ¿Quién enseña como él?

23 ¿Quién le ordenó su camino? ¿O quién puede decir: Tú has hecho iniquidad?

24 Acuérdate de engrandecer su obra, la cual contemplan los hombres.

25 Todo el mundo puede verlo; el hombre puede contemplarlo de lejos.

26 He aquí, Dios es grande, y no lo conocemos, ni se puede averiguar el número de sus años.

27 Porque él hace pequeñas las gotas de agua; derraman lluvia según su vapor;

28 que las nubes destilan y destilan abundantemente sobre el hombre.

29 ¿Puede alguno entender el correr de las nubes, o el ruido de su tabernáculo?

30 He aquí, él derrama su luz sobre él, y cubre el fondo del mar.

31 Porque por ellos juzga a los pueblos; él da comida en abundancia.

32 Con nubes cubre la luz; y manda que no brille por la nube que viene en medio.

33 Su estruendo habla de él, el ganado también del vapor.


CAPÍTULO 37

Se debe temer a Dios: se muestra su sabiduría.

1 Por esto también mi corazón se estremece, y se mueve de su lugar.

2 Oíd atentamente el ruido de su voz, y el sonido que sale de su boca.

3 Lo dirige debajo de todo el cielo, y su relámpago hasta los confines de la tierra.

4 Tras ella brama una voz; truena con la voz de su excelencia; y no los detendrá cuando se oiga su voz.

5 Dios truena maravillosamente con su voz; Él hace grandes cosas que nosotros no podemos comprender.

6 Porque dice a la nieve: Sé tú sobre la tierra; asimismo a la lluvia pequeña, y a la gran lluvia de su fuerza.

7 El sella la mano de todo varón; para que todos los hombres conozcan su obra.

8 Entonces las bestias van a sus madrigueras y se quedan en sus lugares.

9 Del sur viene el torbellino; y frío del norte.

10 Por el soplo de Dios se da escarcha; y la anchura de las aguas se estrechó.

11 También con el riego agota la espesa nube; él esparce su nube brillante;

12 Y se revierte por sus consejos; para que hagan todo lo que él les mande sobre la faz del mundo en la tierra.

13 El lo hace venir, ya sea para corrección, o para su tierra, o para misericordia.

14 Oye esto, oh Job; deténganse y consideren las maravillas de Dios.

15 ¿Sabes cuándo los dispuso Dios, e hizo resplandecer la luz de su nube?

16 ¿Conoces los equilibrios de las nubes, las maravillas del que es perfecto en conocimiento?

17 ¿Cómo se abrigan tus vestidos, cuando el viento del sur aquieta la tierra?

18 ¿Has extendido tú con él el cielo, que es fuerte, y como un espejo fundido?

19 Enséñanos lo que le diremos; porque no podemos ordenar nuestro discurso a causa de la oscuridad.

20 ¿Se le dirá que yo hablo? si un hombre habla, ciertamente será tragado.

21 Y ahora los hombres no ven la luz brillante que está en las nubes; pero el viento pasa y los limpia.

22 Buen tiempo viene del norte; con Dios es terrible majestad.

23 Tocando al Todopoderoso, no podemos encontrarlo; él es excelente en poder, y en juicio, y en abundancia de justicia; él no afligirá.

24 Por tanto, los hombres le temen; no respeta a los sabios de corazón.


CAPÍTULO 38

El Señor responde a Job.

1 Entonces el Señor respondió a Job desde el torbellino, y dijo:

2 ¿Quién es éste que oscurece el consejo con palabras sin conocimiento?

3 Ciñe ahora tus lomos como un hombre; porque te demandaré, y tú me responderás.

4 ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? declara, si tienes entendimiento.

5 ¿Quién puso sus medidas, si tú lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel?

6 ¿Sobre qué se asientan sus cimientos? o quién puso su piedra angular;

7 cuando las estrellas del alba alababan juntas, y todos los hijos de Dios gritaban de júbilo?

8 ¿O quién cerró con puertas el mar, cuando se rompía como si saliera de una matriz?

9 Cuando puse la nube por su vestidura, y las densas tinieblas por sus pañales,

10 Y destruid para ella mi lugar decretado, y poned cerrojos y puertas,

11 Y dijo: Hasta aquí llegarás, y no más adelante; ¿Y aquí se detendrán tus orgullosas olas?

12 Has mandado a la mañana desde tus días; e hizo que la aurora conociera su lugar;

13 para que se apodere de los confines de la tierra, para que los impíos sean sacudidos de ella?

14 Se vuelve como barro al sello; y quedan como una vestidura.

15 Y a los impíos se les quitará la luz, y el brazo alto será quebrantado.

16 ¿Has entrado tú en las fuentes del mar? ¿O has andado en busca de la profundidad?

17 ¿Se te han abierto las puertas de la muerte? ¿O has visto las puertas de la sombra de la muerte?

18 ¿Has percibido la anchura de la tierra? declara si lo sabes todo.

19 ¿Dónde está el camino donde mora la luz? y en cuanto a las tinieblas, ¿dónde está su lugar,

20 ¿Para que la lleves hasta su límite, y para que conozcas los senderos de su casa?

21 ¿Lo sabes porque entonces naciste? ¿O porque el número de tus días es grande?

22 ¿Has entrado en los tesoros de la nieve? o has visto los tesoros del granizo,

23 que he reservado para el tiempo de angustia, para el día de la batalla y de la guerra?

24 ¿Por qué camino se parte la luz, Que esparce el viento solano sobre la tierra?

25 ¿Quién dividió un curso de agua para la inundación de las aguas, o un camino para el relámpago del trueno;

26 para hacer llover sobre la tierra donde no hay hombre; en el desierto donde no hay hombre;

27 Para saciar la tierra asolada y desolada; y hacer brotar el capullo de la hierba tierna?

28 ¿Tiene padre la lluvia? ¿O quién engendró las gotas de rocío?

29 ¿De quién salió el hielo? y la escarcha del cielo, ¿quién la engendró?

30 Las aguas se ocultan como por una piedra, y la faz del abismo se congela.

31 ¿Puedes tú atar las dulces influencias de las Pléyades, o desatar las ligaduras de Orión?

32 ¿Podrás tú dar a luz a Mazzaroth en su tiempo? ¿O puedes guiar a Arcturus con sus hijos?

33 ¿Conoces las ordenanzas de los cielos? ¿Echaste tú y pusiste su dominio en la tierra?

34 ¿Alzarás tú tu voz a las nubes, para que te cubra la abundancia de las aguas?

35 ¿Puedes enviar relámpagos para que vayan y te digan: Aquí estamos?

36 ¿Quién puso sabiduría en las entrañas? ¿O quién ha dado entendimiento al corazón?

37 ¿Quién puede contar las nubes con sabiduría? o quién puede quedarse con las botellas del cielo.

38 cuando el polvo se endurece, y los terrones se pegan entre sí?

39 ¿Cazarás tú la presa del león? o saciar el apetito de los leoncillos.

40 cuando se acuestan en sus guaridas, y se quedan en el refugio para acechar?

41 ¿Quién da al cuervo su comida? cuando sus crías claman a Dios, deambulan por falta de alimento.


CAPÍTULO 39

La respuesta de Dios continuó.

1 ¿Sabes tú el tiempo en que paren las cabras monteses de la peña? ¿O puedes fijarte cuando paren las ciervas?

2 ¿Puedes contar los meses que cumplen? ¿O sabes tú el tiempo en que dan a luz?

3 Se encorvan, dan a luz a sus crías, desechan sus dolores.

4 Sus crías son de buen agrado, se crían con maíz; salen, y no vuelven a ellos.

5 ¿Quién echó en libertad al asno montés? ¿O quién soltó las ataduras del asno montés?

6 Para cuya casa he puesto el desierto, Y la tierra árida por morada.

7 Se burla de la multitud de la ciudad, Ni mira el clamor del conductor.

8 La cordillera de los montes es su pasto, y él busca todo lo verde.

9 ¿Estará dispuesto a servirte el unicornio, o se quedará junto a su pesebre?

10 ¿Puedes tú atar el unicornio con su ligadura en el surco? ¿O rastrillará los valles en pos de ti?

11 ¿Confiarás en él, porque su fuerza es grande? ¿O le dejarás tu trabajo a él?

12 ¿Le creerás, que traerá tu semilla a casa, y la recogerá en tu granero?

13 ¿Diste tú las hermosas alas a los pavos reales? o alas y plumas al avestruz?

14 la cual deja sus huevos en la tierra, y en el polvo los calienta,

15 y olvida que el pie los puede aplastar, o que las fieras los pueden quebrantar.

16 Se endurece contra sus hijos, como si no fueran suyos; su trabajo es en vano sin temor;

17 Porque Dios la ha privado de sabiduría, y no la ha impartido a su entendimiento.

18 Cuando ella se enaltece, se burla del caballo y de su jinete.

19 ¿Le has dado fuerza al caballo? ¿Has vestido su cuello con truenos?

20 ¿Podrás tú atemorizarlo como a un saltamontes? la gloria de sus narices es terrible.

21 Patea en el valle, y se regocija en su fuerza; va al encuentro de los hombres armados.

22 Se burla del miedo, y no se atemoriza; ni se aparta de la espada,

23 Contra él resuena la aljaba, la lanza resplandeciente y el escudo.

24 Se traga la tierra con fiereza y furor; ni cree que es el sonido de la trompeta.

25 Dice entre las trompetas: ¡Ja, ja! y huele la batalla de lejos, el trueno de los capitanes, y los gritos.

26 ¿Vuela el gavilán por tu sabiduría, Y extiende sus alas hacia el sur?

27 ¿Se remonta el águila por tu mandato, y en las alturas hace su nido?

28 Mora y permanece sobre la peña, sobre la peña de la peña, y sobre el lugar fuerte.

29 Desde allí busca la presa, Y sus ojos miran de lejos.

30 Sus crías también chupan sangre; y donde están los muertos, allí está ella.


CAPÍTULO 40

La respuesta de Dios continuó: Job se humilla ante Dios.

1 Y respondió Jehová a Job, y dijo:

2 ¿Le instruirá el que contiende con el Todopoderoso? el que reprende a Dios, que responda.

3 Entonces Job respondió a Jehová, y dijo:

4 He aquí, soy vil; ¿Qué te responderé? Pondré mi mano sobre mi boca.

5 Una vez he hablado; pero no responderé; sí, dos veces; pero no seguiré adelante.

6 Entonces respondió Jehová a Job desde el torbellino, y dijo:

7 Ciñe ahora tus lomos como un hombre; Te demandaré, y tú me declararás.

8 ¿También anularás mi juicio? ¿Me condenarás para que seas justo?

9 ¿Tienes tú un brazo como el de Dios? ¿O puedes tronar con una voz como él?

10 Cúbrete ahora de majestad y excelencia; y vístete de gloria y hermosura.

11 Extiende el furor de tu ira; y mirad a todo el que es soberbio, y lo humillad.

12 Mira a todo el que es soberbio, y abátelo; y pisotea a los impíos en su lugar.

13 Escóndanlos juntos en el polvo; y ata sus rostros en secreto.

14 Entonces también te confesaré que tu propia diestra puede salvarte.

15 He aquí ahora behemot, que hice contigo? come hierba como un buey.

16 He aquí ahora, su fuerza está en sus lomos, y su fuerza está en el ombligo de su vientre.

17 Mueve su cola como un cedro, los tendones de sus piedras están envueltos.

18 Sus huesos son como fuertes piezas de bronce; sus huesos son como barras de hierro.

19 Él es el jefe de los caminos de Dios; el que lo hizo puede hacer que su espada se acerque a él.

20 Ciertamente los montes le darán comida, donde juegan todas las bestias del campo.

21 Se acuesta a la sombra de los árboles, a la sombra de los juncos y de los pantanos.

22 Los árboles frondosos lo cubren con su sombra; los sauces del arroyo lo rodean.

23 He aquí, él bebe un río, y no se apresura; él confía en que él puede llevar Jordán a su boca.

24 Lo toma con los ojos; Su nariz perfora las trampas.


CAPÍTULO 41

El poder de Dios ilustrado.

1 ¿Sacarás tú al leviatán con el anzuelo, o su lengua con la cuerda que aflojes?

2 ¿Puedes ponerle un garfio en la nariz? ¿O le atravesó la quijada con una espina?

3 ¿Te hará muchas súplicas? ¿Te hablará palabras suaves?

4 ¿Hará pacto contigo? ¿Lo tomarás por siervo para siempre?

5 ¿Jugarás con él como con un pájaro? ¿O lo atarás para tus doncellas?

6 ¿Harán los compañeros un banquete de él? ¿Lo repartirán entre los mercaderes?

7 ¿Puedes llenar su piel con hierros de púas? o su cabeza con arpones de pescado?

8 Pon tu mano sobre él, recuerda la batalla, no hagas más.

9 He aquí, vana es la esperanza en él; ¿No se derribará alguno aun a la vista de él?

10 Ninguno es tan fiero que se atreva a despertarlo; ¿Quién, pues, podrá estar en pie delante de mí?

11 ¿Quién me lo ha impedido para que yo le pague? todo lo que hay debajo de todo el cielo es mío.

12 No ocultaré sus partes, ni su poder, ni su hermosa proporción.

13 ¿Quién podrá descubrir la faz de su manto? ¿O quién puede venir a él con su doble freno?

14 ¿Quién podrá abrir las puertas de su rostro? sus dientes son terribles alrededor.

15 Sus escamas son su orgullo, cerradas como con un sello cerrado.

16 El uno está tan cerca del otro, que el aire no puede pasar entre ellos.

17 Están unidos el uno al otro, pegados uno al otro, de modo que no pueden separarse.

18 Por sus necesidades brilla una luz, y sus ojos son como los párpados de la mañana.

19 De su boca salen lámparas encendidas, y saltan chispas de fuego.

20 De sus narices sale humo, como de una olla o de un caldero hirviendo.

21 Su aliento enciende las brasas, y una llama sale de su boca.

22 En su cuello permanece la fuerza, y la tristeza se convierte en alegría delante de él.

23 Los copos de su carne se juntan; son firmes en sí mismos; no se pueden mover.

24 Su corazón es tan firme como una piedra; sí, tan dura como una piedra de molino inferior.

25 Cuando se levanta, los valientes temen; a causa de las rupturas se purifican.

26 La espada del que lo ataca no puede empuñar; la lanza, el dardo, ni el coselete.

27 El estima el hierro como paja, y el bronce como madera podrida.

28 La flecha no puede hacerlo huir; las piedras de la honda se convierten con él en hojarasca.

29 Los dardos se cuentan como hojarasca; se ríe del temblor de una lanza.

30 Piedras afiladas hay debajo de él; él extiende cosas puntiagudas sobre el fango.

31 El hace hervir el abismo como una olla; él hace el mar como una vasija de ungüento.

32 Hace que la senda resplandezca tras él; uno pensaría que el abismo es canoso.

33 No hay sobre la tierra semejante a él, que esté hecho sin miedo.

34 El contempla todas las cosas elevadas; él es un rey sobre todos los hijos del orgullo.


CAPITULO 42

Job se somete a Dios — Dios acepta y bendice a Job — Edad y muerte de Job.

1 Entonces Job respondió a Jehová, y dijo:

2 Sé que todo lo puedes y que no se te puede ocultar ningún pensamiento.

3 ¿Quién es el que encubre el consejo sin conocimiento? por eso dije que no entendía; cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no sabía.

4 Oye, te ruego, y hablaré; Te demandaré, y tú me declararás.

5 De oídas he oído hablar de ti; pero ahora mis ojos te ven;

6 Por tanto, me aborrezco y me arrepiento en polvo y ceniza.

7 Y aconteció que después que el Señor hubo dicho estas palabras a Job, el Señor dijo a Elifaz temanita: Mi ira se ha encendido contra ti y contra tus dos amigos; porque no habéis hablado de mí lo recto, como lo ha hecho mi siervo Job.

8 Por tanto, tomad ahora siete becerros y siete carneros, y id a mi siervo Job, y ofreced por vosotros mismos un holocausto, y mi siervo Job orará por vosotros; por él aceptaré; no sea que os trate según vuestra necedad, por no haber hablado de mí lo recto, como mi siervo Job.

9 Fueron, pues, Elifaz temanita, Bildad suhita y Zofar naamatita, e hicieron como Jehová les había mandado; el Señor también aceptó a Job.

10 Y Jehová tornó la cautividad de Job, cuando oraba por sus amigos; también el Señor le dio a Job el doble de lo que tenía antes.

11 Entonces vinieron a él todos sus hermanos, y todas sus hermanas, y todos los que habían sido conocidos suyos antes, y comieron pan con él en su casa; y se lamentaron de él, y lo consolaron de todo el mal que el Señor había traído sobre él; cada uno le dio también una moneda, y cada uno un zarcillo de oro.

12 Así bendijo el Señor el fin de Job más que su principio; porque tenía catorce mil ovejas, y seis mil camellos, y mil yuntas de bueyes, y mil asnas.

13 Tuvo también siete hijos y tres hijas.

14 Y llamó el nombre de la primera Jemima; y el nombre de la segunda, Kezia; y el nombre del tercer Keren-hapuj.

15 Y en toda la tierra no se hallaron mujeres tan hermosas como las hijas de Job; y su padre les dio heredad entre sus hermanos.

16 Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, ya los hijos de sus hijos, hasta cuatro generaciones.

17 Y Job murió, siendo viejo y lleno de días.

Biblioteca de las Escrituras:

Sugerencia de búsqueda

Escriba una sola palabra o use comillas para buscar una frase completa (por ejemplo, "porque de tal manera amó Dios al mundo").

scripture

Para obtener recursos adicionales, visite nuestro Recursos para miembros página.